Entrada Destacada

Encuentran en San Luis Potosí a criatura que razona y habla. ¡ESCALOFRIANTE!

La semana pasada, en uno de los valles de San Luis Potosí, fue hallada una criatura que dejó impactados a todos los habitantes y medio...

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Destituciones de altos jefes del Ejército, animan los rumores de Golpe de Estado en USA

Comandante Darlak, destituido
[Tómese la siguiente información con mucha cautela, pues procede de "Sorcha Faal"].

Comandante Darlak, destituido
Las destituciones de altos mandos del ejército norteamericano relacionados con la inacción ante el ataque a su consulado en Bengasi, Libia, alimentan los rumores de que el Golpe de Estado está cerca.

La información de Sorcha Faal describe la persecución a los siguientes mandos, todos ellos relacionados entre sí, y que habrían tratado de salvar a su cónsul en Bengasi, Libia, ante la desaprobación del Ministro de Defensa, León Panetta. 

General Sinclair
-General de Brigada Jeffrey Sinclair. Ex jefe de una división aerotransportada en Afganistán. Acusado en septiembre pasado de abusos sexuales y conducta sexual inapropiada con militares y un civil.

General Sinclair-Comandante de la Navy, Joseph E. Darlak, destituido al igual que el resto de responsables del portaviones USS Vandegrift, el pasado 2 de noviembre durante su estancia en el puerto de Vladivostok, Rusia, acusados de “conducta inapropiada”.

Al parecer, Sinclair había informado a su compañero y amigo Darlak de lo que realmente había pasado en el consulado de Bengasi; el almirante Gaouette y el General de la Armada Carter Han dispusieron una división para rescatar la oficina que la CIA tenía en Bengasi, disfrazada de consulado, y que fue atacada por fuerzas de Al Qaeda, como todos sabemos.

Los citados altos mandos militares desobedecieron la orden del ministro de Defensa Leon Panetta de no socorrer a sus compatriotas, y la subsiguiente orden de este traidor a su patria, hizo que el segundo de Ham, General Rodríguez, detuviera a los verdaderos patriotas.

El fulminante despido del Ministro de Defensa Ruso, Anatoly Serdyukov, se debió a que pasó información a Obama sobre este intento de golpe de estado. Las fuerzas rusas apostadas en Florida para impedir el evento HAARP que se consumó con el huracán Sandy fueron quienes recopilaron esta información para Putin, que no dudó en despedir a su antiguo colaborador.

Los militares y milicianos detenidos hace semanas cuando tenían un plan para asesinar a Obama y provocar un golpe de estado formarían parte de un plan mucho mayor, comandado por altos mandos militares que conocen la traición a su país ejecutada por el reelegido presidente.

Fuente:  http://www.rafapal.com/?p=18431

Las antiguas aeronaves de la Atlántida

Las antiguas aeronaves de la AtlántidaAntes de los hermanos Wright el cielo fue conquistado por atrevidos hombres en asombrosas dirigibles: destartaladas cosas se mantenían unidas con clavos, pegamento y una oración. 
 
El aire caliente literalmente llevó al globo que los hermanos Joseph y Etienne Montgolfier lanzaron en el Wild Blue Yonder. 
 
Durante 1783 su globo los llevó hacia lo desconocido con ellos acurrucados en una cesta de mimbre endeble que precariamente se columpiaban debajo del globo hinchado. Más tarde, el ingeniero francés Henri Giffard voló el primer dirigible con hélice del mundo en 1852. La innovación y la tecnología de los materiales permiten al Conde alemán Von Zeppelin comandar el primer dirigible rígido y así deslizarse hacia los hosco límites de la tierra y perforar los cielos en 1900.

Pero algunos investigadores descartan que esos avances relativamente modernos abrieran los cielos a la navegación. Afirman que la humanidad sólo había redescubierto los principios y la tecnología del vuelo que los seres humanos sabían antes del final de la última Edad de Hielo. 
 
Las antiguas aeronaves de la AtlántidaEllos apuntan a la posibilidad de que el pueblo de Nazca podía volar alto por encima de las llanuras en globos de aire caliente hace apenas 1.000 años. Ellos refieren también a los famosos antiguos aviones indios, las legendarias Vimanas. Y ahora revelan la historia oculta de los majestuoso barcos del cielo que una vez dominó los desafiantes cielos de la legendaria super-ciudad perdida de la antiguedad: los antiguos dirigibles de la Atlantis...
 
El globo se eleva en el aire, Nazca.

Los globos de las llanuras de Nazca

¿Podría el antiguo pueblo de Nazca haber construido globos aerostáticos y haber dirigido las gigantes obras de arte grabada en las llanuras áridas debajo de ellos? 
 
El investigador Jim Woodman cree que sería posible utilizando los materiales que la gente de Nazca utilizaba en su vida cotidiana, por lo que se acercó a Julian Nott, el fundador del modern ballooning movement (movimiento moderno en globo).

Nott escuchó la idea de Woodman y aunque escéptico, decidió ver si era realmente posible.

Las antiguas aeronaves de la Atlántida
"Cuando Jim Woodman se acercó a mí con su idea de que las personas que crearon las líneas de Nazca podrían haberlo visto desde los globos de aire caliente yo estaba intrigado pero escéptico. 
 
Incluso con éxito volamos en un globo que podría haber sido construido por el pueblo de Nazca hace mil años.
 
Las antiguas aeronaves de la Atlántida Y si bien no veo ninguna evidencia de que la civilización de Nazca volará, esta fuera de toda duda que podrían haber volado.
 ¿Si el pueblo de Nazca podría haber hecho globos de aire caliente, por qué no otras civilizaciones? Nott aborda esta cuestión.
 
"Y podrían así los antiguos egipcios, los romanos, los vikingos, cualquier civilización. Con sólo un telar y fuego puedes volar! 
 
Esto plantea preguntas interesantes sobre el desarrollo de la ciencia y, sobre todo, el coraje intelectual para atreverse a volar, atreverse a invadir el territorio de los ángeles". [Nazca] 
 
El misterio de los Vimanas

Los antiguos textos indios Veda, mucho tiempo se pensó que estaba relacionado con el misticismo religioso, se le ha dado un vistazo en los últimos 100 años. Las investigaciones revelaron un impresionante sumario de una civilización avanzada que existía antes del final de la última Edad de Hielo. Esa civilización abarcó una región que es ahora parte de la India y puede haber peleado con otro estados avanzados situados en lo que hoy es el desierto de Gobi de Mongolia.
Las antiguas aeronaves de la AtlántidaEn los últimos decenios especialmente, algunos investigadores de la cultura antigua descritos en los antiguos escritos sánscritos han intentado convencer a arqueólogos fuera de India que existió una cultura increíble y los textos (o al menos parte de ellos) son historia real y no un mito.

Sus afirmaciones son reforzadas por el descubrimiento accidental de artefactos sorprendentes y adicionales escritos antiguos encontrados en otros documentos conservados en museos Indios y universidades: descripciones detalladas de aviones construidos por los antiguos. 
 
 Los textos no sólo describen la ingeniería, sino que también describen su construcción y características de vuelo.

Otras secciones de los textos de Veda describen la guerra aérea y una guerra atómica entre una ciudad-estado en lo que hoy es el norte de la India y una ciudad sin nombre ubicado en algún sitio en el desierto de Gobi.

Hay una región en el desierto de Gobi que es radiactivo y la arena se ha fundido en nódulos de vidrio verde.


Que una parte del desierto de Gobi este todavía radiactiva es increíble, pero otro descubrimiento realizado durante los años noventa eclipsa las arenas radiactivas de Mongolia: los restos de una antigua ciudad en el norte de la India que todavía es altamente radioactiva. Ese hallazgo envió a algunos arqueólogos de la Universidad de la India a luchar por el sitio.
 
Las antiguas aeronaves de la Atlántida¿Recordando al Vímana? Arte rupestre de hace miles de años después de la caída del super-estado Indio.
 

Y entonces, un artefacto muy extraño, la cuña de Aiud, primera vez desenterrado en 1973, recibió otra mirada: una pieza mecanizada de metal hecha de una aleación de aluminio. Originalmente se creía que era de hace 400 años de antigüedad pero nuevas pruebas han determinado que es de 18.000 ac., desde el Pleistoceno, casi 20.000 años antes del descubrimiento del aluminio en los tiempos modernos.

Más extraño aún, algunos expertos creen que el artefacto puede ser parte de un engranaje de aterrizaje de alguna nave... posiblemente de una de las antiguas máquinas voladoras indias llamadas Vímana descritas en los textos Veda. [Ver: Un tren de aterrizaje de aluminio de una aeronave de hace 20,000 años fue descubierto]
Las antiguas aeronaves de la Atlántida
Los dirigibles de la Atlántida

Las leyendas de la Atlántida estan impregnadas en los mitos de muchas culturas que se remontan hace miles de años. El griego Platón quien se refirió a la ciudad — antigua incluso en su día — la describió como una gran isla más allá de las columnas de Hércules.

Otros investigadores creen que su ubicación estaba a las afueras de las costas de España, cerca de las Islas Bimini en el Caribe, incluso que estaba ubicada en lo que hoy es la Antártida. Aunque el polo sur es improbable y ha sido cubierto con hielo durante millones de años, esta sin duda "más allá de las columnas de Hércules."

Aunque mucho se ha escrito de la tecnología Atlante, incluyendo que el "continente perdido" tenía naves submarinas, buques motorizados, un cristal de poder misterioso que suministraba electricidad a la ciudad principal. Sin embargo poco se ha escrito de los dirigibles que navegaron los cielos y exploró las cuatro esquinas del mundo en ese momento.

El primer libro que abordó la posibilidad de vuelo de la nave fue William Scott-Elliot en su libro The Story of Atlantis and the Lost Lemuria (La Historia de la Atlántida y La Perdida Lemuria) publicado en 1909.
Interpretación artista de un submarino Atlante
 
Las antiguas aeronaves de la AtlántidaScott-Elliot describe la increíble tecnología y aviones que navegaron los cielos con una majestad silenciosa usando un poder perdido en la antigüedad y todavía desconocido hoy. No obstante, el no se basa en artefactos, textos o evidencia física para apoyar sus increíbles afirmaciones. Scott-Elliot adivinaba las maquinarias de la Atlántida en sesiones periódicas de lo que hoy se llama 'Visión Remota'.
Arte sumerio, incluido lo que pudo haber sido un antiguo Vimana
Las antiguas aeronaves de la Atlántida
La Visión Remota, fue creíble por la la CIA y el Pentágono, surgió de los trabajos realizados décadas antes por respetados científicos como el genio de la electrónica Michael Faraday.

Los físicos estadounidenses Harold E. Puthoff y Russell Targ se asociaron con el laboratorio de electrónica y bioingeniería del Instituto de investigación de Stanford. A medida que su investigación comenzó a producir resultados medibles, el Pentágono se interesó. Al mismo tiempo, la CIA y la Inteligencia Militar que siguió el curso de los experimentos paranormales y psíquico realizados por los Soviéticos y los Chinos.

Scott-Elliot utilizó una técnicas similarar a la visión remota para discernir exactamente lo que hicieron los Atlantes y cómo funcionaba su sociedad. También investigó la tierra desaparecida de Lemuria.

En su libro sobre la construcción de los dirigibles escribió: "el material con que se construyeron los
Las antiguas aeronaves de la Atlántida barcos aéreos era de madera o metal. Los anteriores fueron construidos de madera — las plataformas utilizadas son sumamente delgada, sin embargo la inyección de una sustancia que no añadía material al peso, daba dureza como el cuero, proporcionaba la necesaria combinación de ligereza y resistencia. 
 
Cuando se utilizaba el metal era generalmente de una aleación — dos metales de color blanco y uno rojo entraban en su composición. La resultante fue de color blanco, como el aluminio y más ligero en peso. Sobre la áspera estructura de la nave fue extendida una gran hoja de este metal, que fue luego golpeado en la forma y soldada eléctricamente donde era necesario. 
 
Sin embargo si era construida de metal o madera su superficie exterior era perfectamente lisa y aparentemente sin problemas, y brillaban en la oscuridad como si estuviera recubierto con pintura luminosa. En forma eran como de barco, pero estaban invariablemente cubiertas, porque si iba a toda velocidad no podría haber sido conveniente, incluso seguro, para cualquier a bordo que permanezca en la cubierta superior. Su propulsor y mecanismo de dirección podría ser puesto en marcha en cada extremo."

Una descripción muy detallada, pero no más que el equipo de visualizadores remotos de la CIA describen los complejos militares soviéticos que más tarde fueron confirmados por las misiones de espionaje voladas por los aviones de vigilancia supersónico, el SR-71 Blackbird.

Que los Atlantes pueden haber tenido aviones es apoyado por algunos datos de información que sobrevivió a la destrucción de la gran biblioteca de Alejandría. Pedazos de pergaminos que han sobrevivido detallan mucho de la historia antigua que se ha perdido en los tiempos modernos.

También se cree por algunos eruditos que la Atlantis existió en el mismo tiempo que el super-estado de la antigua India hace unos 15.000 a 20.000 años. Los dos pueden incluso que hayan tenido acuerdos comerciales y si el Imperio de Rama (que es referido hasta hoy) ha volado en Vímanas, entonces los atlantes probablemente tuvieron sus propias aeronaves.

World Mysteries escribe sobre los imperios indios y Atlante: "el llamado Imperio de Rama del norte de la India y Pakistán desarrollado hace al menos 15 mil años en el subcontinente Indio y fue una nación de muchos grandes y sofisticadas ciudades, muchos de los cuales aún pueden ser encontrados en los desiertos de Pakistán, al norte, y oeste de la India. Rama existió, al parecer, paralelo a la civilización Atlante en el Océano Atlántico y fue gobernada por "ilustrados sacerdote-reyes" que rigen las ciudades, las siete grandes capitales de Rama fueron conocidas en textos hindúes clásicos como Las Siete Ciudades de Rishi."

Pero los escépticos de la existencia de la Atlántida — y mucho menos las aeronaves Atlantes — son legión. Es de dudar que alguna vez aceptarán la evidencia de antiguas aeronaves a menos que una excavación arqueológica los descubra accidentalmente en el futuro.

[Before its News]
Fuente: http://conspiraciones1040.blogspot.com/2012/11/las-antiguas-aeronaves-de-la-atlantida.html

El Gran Deshielo: Trazando el final de la Edad de Hielo

Hace tan sólo 20.000 años, el hielo dominaba este planeta; pero, ¿qué hizo que su influencia se suavizara? Parece que por fin tenemos ya las respuestas.

 Durante el verano de 2008, los trabajadores de la excavación en la Zona Cero, debajo de Manhattan, llegaron excavando hasta un lecho de roca. Allí, se encontraron con algo inesperado: un enorme agujero de más de 10 metros de profundidad, las fisuras de alrededor estaban repletas de piedras de diferentes tipos de roca. El geólogo consultor reconoció de inmediato estas características. Las piedras habían sido arrastradas hasta allí desde muchos kilómetros de distancia por un glaciar a través del lecho de roca. En algún momento, un torrente de remolinos de agua de deshielo glacial había esculpido el agujero.

Desde los agujeros de la ciudad de Nueva York a los bosques que existen bajo el mar, la evidencia nos remite a un tiempo en que el hielo dominó el mundo. La última gran edad de hielo comenzó hace alrededor de 120.000 años. Una masiva capa de hielo de más de 3 kilómetros de espesor en algunos lugares, creció entre idas y venidas hasta cubrir casi por completo Canadá y se extendió hacia abajo hasta Manhattan. Otra capa se extendió por la mayor parte de Siberia, el norte de Europa y Reino Unido, deteniéndose justo antes de lo que ahora es Londres. En otros lugares crecieron muchas pequeñas capas de hielo y glaciares, que se convirtieron en grandes extensiones de tundra y los desiertos conforme el planeta se fue secando.

Con tanto hielo en tierra, el nivel del mar estaba 120 metros más bajo de lo que está hoy. Gran Bretaña e Irlanda formaban parte de la Europa continental. Florida tenía el doble del tamaño que ahora, donde Tampa (ciudad de Florida) quedaba lejos de la costa. Australia, Tasmania y Nueva Guinea formaban parte de una única masa de tierra llamada Sahul. El planeta apenas era reconocible.

Más tarde, hace unos 20.000 años, comenzó un gran deshielo. En los siguientes 10.000 años, la temperatura media global aumentó 3,5 ºC, y la mayoría del hielo se derritió. El aumento de los mares se fue tragando las zonas bajas, como el Canal Inglés y el Mar del Norte, lo que obligó a nuestros antepasados ​​a abandonar muchos de sus asentamientos. Así pues, ¿qué llevó a esta drástica transformación del planeta?

Cambios misteriosos

Sabemos desde hace tiempo que el deshielo se inició con el incremento de la luz solar de verano en el hemisferio norte, derritiendo el hielo y la nieve. Lo que pasó después es todo un misterio. Poco después comenzó el deshielo, por ejemplo, el hemisferio sur comenzó a calentarse, mientras el hemisferio norte se enfriaba, lo contrario de lo que cabría esperar de los cambios de la luz del Sol. Ahora, después de casi dos siglos de lucha libre con los resultados, aparentemente contradictorios, pensamos que por fin hemos conseguido entender cómo terminó la edad de hielo.

Todo comenzó en la década de 1830, cuando Louis Agassiz observó que los elementos característicos creados por los glaciares, como arañazos en el lecho de roca y las rocas ‘erráticas’ arrastradas lejos de su lugar de origen, descubiertas muy lejos de los glaciares existentes. En poco tiempo se hicieron descubrimientos similares a lo largo de todo el mundo, desde Canadá hasta Chile. Se fue haciendo cada vez más evidente que hubo toda una serie de edades de hielo.

¿Qué hizo que el hielo apareciera y desapareciera? En 1864, James Croll propuso que las causas fueron los cambios en la cantidad de luz solar que llegaba a diferentes partes de la superficie terrestre, debido a las variaciones en la órbita del planeta. También sugirió que los efectos orbitales fueron amplificados por diversos mecanismos de retroalimentación, como la fusión de los reflectores de calor de nieve y hielo, y los cambios en las corrientes oceánicas.

Croll obtuvo muchos detalles erróneos, sin embargo, estaba en el camino correcto. A principios del siglo XX, el astrónomo serbio Milutin Milankovitch, concluyó que la luz del sol canicular en el hemisferio norte debió ser el factor decisivo, y se pasó años calculando minuciosamente cómo había cambiado en los últimos 600.000 años. Sus ideas no fueron aceptadas en su momento, pero en los años de 1970, los estudios de unos núcleos de sedimentos oceánicos revelaron que los avances y retrocesos de las edades de hielo, efectivamente coincidían con los "ciclos de Milankovitch".

Sin embargo, aún quedaban muchos enigmas. Para empezar, los cambios en la luz solar eran pequeños. Incluso en caso de su amplificación, el calor solar sería absorbido por el planeta conforme el hielo y la nieve se derretían, así que, con ello resultaba difícil relatar la magnitud de los cambios globales. Es más, cuando el sol estival aumentaba en el hemisferio norte, también disminuía en el hemisferio sur. Esto ha llevó a Croll a sugerir que las glaciaciones se alternaban entre los hemisferios: cuando se congelaba el norte se descongela el sur y viceversa. Pero quedaba clara que el mundo entero se había calentado aproximadamente en la misma época.

La respuesta a este rompecabezas pareció salir en la década de 1980, cuando se extrajeron unos núcleos de hielo de la Antártida, los cuales revelaron una correlación sorprendentemente cercana entre los niveles atmosféricos de dióxido de carbono y la temperatura.

"Durante el último millón de años, podemos ver que ambos suben y bajan juntos, y también en cada edad de hielo, casi a un ritmo perfecto", señala Jeremy Shakun de la Universidad de Harvard. "Es tan hermosa la correlación como la misma naturaleza."

Si los niveles de CO2 se había elevaron poco después de que el deshielo comenzara en el norte, eso explicaría por qué el hemisferio sur comenzó a calentarse demasiado. También serviría de ayuda para explicar la magnitud de los cambios. Pero esta prometedora idea la desmontaba un gran problema: desde hacía una década, quedó claro que el calentamiento de la Antártida empezó unos pocos cientos de años antes de que los niveles de CO2 comenzaran a aumentar. De tal manera, mientras los sofocantes niveles de CO2 calentaban el planeta (ahora se cree que fueron los responsables de aproximadamente la mitad del calentamiento cuando la edad de hielo terminó), tampoco fueron la causa inicial. "Hubo algo que originó el calentamiento de la Antártida", indica Daniel Sigman, de la Universidad de Princeton.

El enigma del polen

Este no era el único misterio. En la década de 1930, los estudios de los sedimentos que contenían polen de la flor alpina Dryas octopetalay otras plantas, sugerían que casi tan pronto como empezó el calentamiento en Europa, de repente volvió a enfriarse de nuevo. Esta fase fría, llamada la Dryas Antiguao el ‘Intervalo misterioso’, duró desde alrededor de 17.500 años a 14.700 años atrás. Los núcleos de hielo más tarde mostró Groenlandia enfría al mismo tiempo.

No obstante, durante este período la Antártida se calentó de forma constante. "A una escala más detallada, el sur parece calentarse antes de que el norte", comenta Sigman; pero, ¿qué hacía que el hemisferio sur se calentara, aunque el hemisferio norte se enfriara? Debido a los cambios orbitales o al aumento del nivel de CO2, no podía ser, pero pudo ser debido a las cambiantes corrientes oceánicas.

Cuando las enormes capas de hielo comenzaron a derretirse hace 19.000 años, impresionantes cantidades de agua dulce se vertieron en el Atlántico Norte (ver diagrama más abajo). Los estudios de los sedimentos marinos de la costa del Mar de Irlanda, por ejemplo, muestran que el nivel del mar se elevó unos 10 metros en tan sólo unos pocos cientos de años (Science, vol 304, p 1141).


Hoy, en el Atlántico Norte, el agua salada procedente de los trópicos se enfría, se vuelve muy densa hundiéndose hasta el fondo. Estas aguas profundas y frías fluyen hacia el hemisferio sur, en tanto que el agua caliente de la superficie -incluyendo la Corriente del Golfo-, fluye hacia el norte. Este sistema de corrientes se denomina circulación termohalina del Atlántico.

Las enormes cantidades de agua dulce que se vertieron al mar hace 19.000 años se diluyeron en el agua salada, por lo que es menos denso. El resultado fue una ralentización de la circulación de vuelta. La prueba llegó en 2004, a partir de un estudio de los sedimentos oceánicos. La ratio de dos elementos pesados, que indicaban la velocidad de la corriente profunda, mostró que la circulación de vuelta casi se había parado hace unos 17.500 años (Nature, vol 428, p 834).

La consecuencia de esto fue una especie de efecto oscilante. Cuanto menos calor llegaba al norte a través de las corrientes superficiales, tanto más se enfriaba. Las regiones tropicales y subtropicales del hemisferio sur, en cambio, comenzaban a calentarse ya que perdían menos calor que no iba hacia el norte. Esto explica muchos hallazgos desconcertantes. La desaceleración de la corriente del Atlántico, también puede ayudar a explicar por qué los niveles de CO2 aumentaron durante el gran deshielo (ver diagrama siguiente).


En la década de 1990, la búsqueda de la fuente del CO2 se centraba en el Océano Austral. Los isótopos de sedimentos oceánicossugieren que durante la edad de hielo una enorme reserva de CO2 se estaba acumulando en las aguas profundas. Se cree que la ausencia de mezcla vertical, junto con la cubierta de hielo marino, atrapó el gas. Durante el deshielo, sin embargo, el océano lo volvió a liberar y gran parte de las emisiones de CO2 se escaparon a la atmósfera.

La confirmación llegó a principios de este año, gracias a un muy detallado análisis isotópico del CO2 atrapado en los hielos de la Antártida. "El CO2 debió haber venido de las profundidades del océano", comentó un miembro del equipo Jochen Schmitt, de la Universidad de Berna en Suiza.

El aumento de la mezcla vertical del Océano Austral está ahora ampliamente aceptado como subyacente a la liberación de CO2. En 2009, por ejemplo, Bob Anderson, del Observatorio Terrestre Lamont-Doherty, en Nueva York, informó que en el Océano del Sur se ha observado un gran aumento en el crecimiento de plancton con conchas de sílice durante el Dryas Antiguo, cuando el hemisferio sur comenzó el calentamiento (Science, vol 323 , p 1443). A medida que el crecimiento de estos organismos se queda limitado por la cantidad de sílice disuelto que existe en las aguas superficiales, los aumentos deben venir de la corriente ascendente de agua rica en sílice y otros nutrientes.

Pero, ¿qué los causa? Hay dos ideas. Sigman apunta a que la Antártida empezó el calentamiento casi al mismo tiempo que las aguas del sur del ecuador. Por sí misma, el cierre de la corriente atlántica sólo habría calentado las aguas de las zonas tropicales, no las lejanas de la Antártida. En 2007, su equipo propusoque cuando el transportador Atlántico cerró, fue sustituido por una circulación de vuelta local de las aguas que rodean la Antártida. Estas densas aguas superficiales se hundieron y las aguas profundas se llenaron, liberando calor y CO2. "Eso explicaría tanto el calentamiento de la Antártida como el aumento de CO2", dice Sigman.

Anderson y sus colegas, sin embargo, piensan que el aumento de ascenso del agua fue impulsado por los cambios en los vientos. La Tierra tiene distintas bandas de vientos prevalentes, dirigidos por las diferencias de temperatura entre los polos y los trópicos, junto con la rotación del planeta. Sus posiciones pueden cambiar cuando cambian las diferencias de temperatura.

Durante la edad de hielo, la banda de vientos del oeste del hemisferio sur, que los marineros llaman los cuarenta rugientesdebido a su latitud, estarían más al norte. El efecto oscilante se desplazó hacia el sur, sobre el Océano Antártico, calentando la Antártida y entremezclándose con el mar de todo el continente helado. En particular, la corriente circular impulsada por el viento provocaría más el ascenso en la región menos profunda, entre América del Sur y la Antártida.

Aunque los detalles están aún en debate, el panorama ahora parece claro. "Todavía hay un cierto desacuerdo acerca de los procesos que ocurren en la Antártida, como la finalización de la última edad de hielo", señala Anderson. "Pero al menos las características más generales están bien aceptadas."

A principios de este año, Shakun y sus colegas se unieron para revelar muchas de estas líneas de investigación con un análisis de 80 diferentes registros de la temperatura y la composición de la atmósfera, recogidas de los últimos 22.000 años (Nature, vol 484, p 49). Su trabajo al menos confirma la secuencia de acontecimientos que pusieron fin a la edad de hielo, a saber:

Alrededor de hace 20.000 años, las capas de hielo norteñas se habían extendido tan al sur que sólo un pequeño aumento en la luz solar producía una extensa fusión. Conforme el agua dulce se vertía en el Atlántico Norte, la circulación de vuelta se fue cerrando, enfriando el hemisferio norte, pero calentando el hemisferio sur. Estos cambios se debieron principalmente a una redistribución del calor, hace unos 17.500 años, la temperatura media global había aumentado sólo un 0,3 °C.

El cambio de vientos o corrientes, o ambas a la vez, trajeron entonces el agua más profunda a la superficie del Océano Austral, y es liberó el CO2 que habían quedado atrapado desde hace miles de años. Dado que los niveles atmosféricos subían por encima de 190 partes por millón, todo el planeta comenzó a calentarse. El lejano norte fue el más lento en responder; sin embargo, hace alrededor de 15.000 años, cuando los niveles de CO2 se acercaron a 240 ppm, y la circulación atlántica de vuelta se aceleró de nuevo, las temperaturas comenzaron a dispararse. La recuperación de la circulación del vuelta tuvo el efecto contrario en el hemisferio sur: el calentamiento se estancó y se detuvo la liberación de CO2.

Hará unos 12.900 años, el efecto oscilante volvió de nuevo. Las temperaturas de las latitudes del norte se desplomaron repentinamente y se enfriaron durante unos 1.300 años. Esta ola de frío, denominada Dryas Reciente, se cree que fue causada ​​por un colosal lago de agua derretida en América del Norte, que tenía más agua que todos los Grandes Lagos juntos, que inundaron de repente el Atlántico cerrando una vez más la circulación del vuelta.

El océano austral, por su parte, comenzó a liberar CO2 de nuevo. Los niveles de la atmósfera se dispararon a 260 ppm, haciendo que el planeta se calentara rápidamente en los siguientes milenios. Hace unos 10.000 años, la Tierra ya se había transformado. El hielo se había retirado, el mar se había levantado y nuestros antepasados ​​aprendían a cultivar.

Técnicamente, sin embargo, la edad de hielo en realidad no había terminado. El hielo avanzó y retrocedió varias veces en los últimos millones de años, pero un poco de hielo siempre se ha mantenido en los polos. Tal vez no por mucho tiempo. Tan sólo necesitó un pequeño aumento de la luz del sol y un gradual aumento de 70 ppm de CO2 para derretir las grandes capas de hielo que una vez cubrieron Eurasia y América. Desde los albores de la era industrial, los niveles se han ido incrementado en 130 ppm y continúa haciéndolo. Si aún no ha bombeado suficiente CO2 a la atmósfera para derretir las capas de hielo en Groenlandia y la Antártida, no tardará muho.

Afortunadamente para nosotros, aún puede tardar miles de años el que las últimas grandes capas de hielo desaparezcan por completo. Si esto ocurre, quizás un día alguien en la Antártida se encuentre agujeros enormes en el lecho de roca, tallados por el agua del deshielo, y reflexionen sobre alguna otra transformación dramática del planeta.


Referencia: NewScientist.com .
Por Anil Ananthaswamy, 5 de noviembre 2012
- Imagen 1) BBC 2) Fin edad de hielo y 3) Temperaturas edad de hielo. Las dos últimas de NewScientist.com

Fuente: http://bitnavegante.blogspot.com.es/2012/11/el-gran-deshielo-trazando-el-final-de.html?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed:+bitnavegante+%28BitNavegantes%29&utm_term=Google+Reader

Sergio Torres, Niño Indigo






En Cianjur, Indonesia encuentran la estructura bajo montaña mas antigua conocida.

En Cianjur región de Indonesia entre Java y Sumatra esta la montaña prado o más conocida y denominada en Ingles "Gunung Padang". 

Es un yacimiento prehistórico lleno de misterios en el que en estos momentos arqueólogos investigan la probabilidad de que exista una estructura antigua bajo la montaña, que podría ser la estructura más antigua del mundo.
Los investigadores se han basado para comenzar con la investigación en las leyendas de los lugareños que cuentan que una civilización muy avanzada se estableció en Cianjur en el pasado.
cianjurLos investigaciones creen que podría existir una estructura bajo la montaña, han realizado la prueba del carbono a la arena, tierra y carbón de varios sustratos de suelo en donde se ubican las ruinas de lo que debió ser una especie de santuario, templo o construcción gigantesca en el pasado, la datación colocaría a la estructura en el 14000 A.C..
Los resultados han sido acogidos con un gran escepticismo por parte de todos los investigadores que están sobre el terreno y sus colegas de diferentes universidades del mundo. Aunque los investigadores que estan en Cianjur aseguran que si algo se encuentra bajo la montaña seguro que es más antiguo que la pirámide de Guiza, en Egipto.

Las rocas de este remoto y misterioso lugar en Indonesia, muestran los restos derruidos de algo que debió de estar ubicado en la montaña, los arqueólogos creen que una estructura podría encontrarse bajo la tierra y maleza de los sustratos superiores de la montaña.

estructura cianjur
Estructura visible de las ruinas de Gunung Padang, Cianjur.
Algo parecido a lo que ocurrió con las pirámides de Bosnia, pero en esta ocasión se sabe por las rocas dispersas que un templo, santuario u algún tipo de construcción estuvo ubicado en Gunung Padang.
 Así que no debería de extrañar mucho si aparece una construcción que no había estado prevista en anteriores investigaciones de la montaña, pues parece que los arqueólogos que están sobre el terreno tomando muestras e investigando, creen haber descubierto las evidencias de que algo muy grande podría estar bajo las capas superiores de la montaña.

Habrá que estar atentos al trabajo que se esta realizando en este remoto lugar de Cianjur en la Indonesia.

Fuente:  http://enigmasmisterio.blogspot.com/2012/11/cianjur-indonesia-estructura-antigua.html

El misterio de los iPads perdidos

Según el ABC por la mañana, cincuenta diputados dicen haber perdido sus iPads, y el Congreso se niega a reponerlos. Por la tarde, ya los iPads son treinta (que sigue siendo una barbaridad… ¡imaginemos que entre el 10% y el 20% de los empleados de una empresa lo perdiesen!), y el tono de la noticia ha sido “convenientemente moderado”.

Treinta o cincuenta iPads, la cosa está más que clara: que no uno ni dos, sino nada menos que ¡cincuenta (o treinta)! parlamentarios “extravíen” sus iPads da una idea muy clara de muchas cosas. 

Y los pasos a seguir son claros: uno, usar de inmediato Find my iPad. Dos, lanzar una investigación exhaustiva y transparente sobre el tema. Y tres, si se detecta falsedad alguna, interponer denuncia inmediata e inhabilitación permanente. No, no hablamos de reponer el iPad con su dinero y santas pascuas: hablamos de ser un sinvergüenza, condición que en un país serio debería ser completamente incompatible con el desempeño de un cargo público.

En el caso de la pérdida de un iPad de un representante público, es preciso además hacer notar un matiz: que el iPad puede incluso ser lo de menos. Que lo importante es su contenido: dado que un parlamentario puede manejar, por su condición, información sensible, perder un iPad con información reservada puede representar como tal un delito.

Que en un país los cargos público ostenten una cosa llamada “inmunidad” ya debería ser, de por sí, una cuestión revisable. Se pueden entender algunas de las razones esgrimidas para ello, pero en modo alguno la inmunidad puede ni debe ser total ni prácticamente incondicional. Y fundamentalmente, cuando el problema principal de este país a estas alturas se denomina, con todas sus letras, en mayúsculas y en negrita, CORRUPCIÓN.

Corrupción es lo que convierte a España en el hazmerreír de Europa. Lo que hace que los países que aportaron recursos para intentar equiparar la situación de nuestro país a la su contexto natural se planteen si hicieron bien al ver que una parte sustantiva de ese dinero ha sido malversado, desviado o absorbido por tramas organizadas corruptas y circuitos de comisiones infinitas. Corrupción es lo que hace que se nos caiga la cara de vergüenza cada vez que abrimos un periódico, sobre todo cuando llega ya a los extremos del putiferio barato, de los alias cutres, de la destrucción de pruebas y de la sensación de impunidad. Corrupción asquerosa, putrefacta y maloliente, a todos los niveles. Corrupción es lo que, como ciudadanos, no podemos en modo alguno aceptar como norma ni considerar “parte del panorama”, por mucho que desayunemos, almorcemos y cenemos con noticias que la tienen como protagonista principal. Y en España hay corrupción. Mucha corrupción. Peor aún: hay corrupción institucionalizada. Y es fundamental y perentorio detenerla como sea.

¿Cómo se detiene la corrupción? Solo hay una manera: con transparencia total, y con el recurso a medidas radicales. Una situación así, de auténtica emergencia nacional, solo puede detenerse con medidas extremas. Medidas extremas suponen aprobar con urgencia leyes que permitan detectar la corrupción de manera inmediata se produzca al nivel que se produzca, supone decretar la inhabilitación inmediata de cualquier implicado y una pena mínima de cárcel suficientemente ejemplarizante tanto para el corrupto como para el corruptor. Supone que no solo el representante público implicado, sino también el empresario o ciudadano que paga, pasen por la cárcel un número de años suficiente como para disuadir la comisión del delito. Ni un solo atisbo de medias tintas: la corrupción es perfectamente reconocible por todo aquel que la quiere reconocer.

Los iPads son una maldita anécdota, pero también una verdadera llamada de atención. Pretender justificar su pérdida con un “es que viajamos mucho” es completamente impresentable: hablamos de un recurso pagado con dinero publico y que puede contener información sensible: lo mínimo es custodiarlo adecuadamente. Va en el cargo. Si además no se han perdido, sino que se han “perdido” entre “comillas”, la cosa es infinitamente más grave, y precisa de medidas inmediatas y tajantes. No por los iPads, sino por lo que significan. Que quien tenía que legislar, se dedica a “despistar”, a “descuidar”, a “extraviar”. Muy grave. Muy significativo. Y el problema fundamental que están en la raíz de todos los demás que tiene este país.

Fuente: http://www.enriquedans.com/2012/11/el-misterio-de-los-ipads-perdidos.html
Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...