viernes, 28 de diciembre de 2012

Ministro israelí confirma que EEUU se prepara para atacar Siria


Pic
El ministro de asuntos estratégicos y el también vicepremier de Israel, Moshe Yaalon, ha revelado que Estados Unidos se está preparando para lanzar un posible ataque militar contra Siria, según ha informado este jueves el diario israelí ‘The Times of Israel’.
El alto cargo de Tel Aviv, asegura que Washington se prepara para una supuesta intervención militar en Siria con el objetivo de evitar que las armas químicas no “caigan en manos irresponsables”.
Esta información divulgada por el ministro israelí se ha hecho casi en menos de un mes después de que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, haya reconocido a la oposición armada siria conocida como la Coalición Nacional de Fuerzas de la Revolución y la Oposición Siria (CNFROS) como representante de la nación siria y haya invitado a su líder, Ahmad Moaz al-Jatib, a la Casa Blanca para mantener conversaciones.
Otros medios de comunicación occidentales, también han avisado sobre la posible preparación de las fuerzas armadas de Francia y Estados Unidos en la frontera de Jordania, para llevar a cabo una ofensiva en contra de Siria.
Según las mismas fuentes, últimamente las autoridades militares de Francia reiteradamente ordenaron misiones de reconocimiento desde Jordania, por lo cual unidades francesas presentes en la zona están atentas a los últimos cambios regionales.
Paralelamente, hay informes de que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se ha reunido en secreto con el rey de Jordania, Abdulá II, para conseguir la asistencia de dichas autoridades para atacar lo que llama Tel Aviv “las instalaciones de armas químicas” en Siria, según medios árabes y hebreos.
De todas formas, todas las noticias relacionadas al tema parecen ser una guerra mediática, ya que Damasco en reiteradas ocasiones ha rechazado enérgicamente el posible uso de armas químicas contra sus ciudadanos.
El pasado 17 de diciembre, el embajador sirio ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Bashar Yafari, sostuvo en una carta al Consejo de Seguridad de la ONU y el secretario general del organismo, Ban Ki-moon, que los insurgentes sirios podrían usar armas químicas contra la población siria y tratar de echarle la culpa al Gobierno.

Fuerzas especiales de EE.UU., Francia e Israel se preparan para una intervención en Siria


Diario alemán Die Welt asegura que la OTAN estudia una intervención militar en Siria


La OTAN analiza la posible intervención de sus tropas en Siria, según informa el diario conservador alemán Die Welt, citando como fuente a “círculos de la alianza atlántica”.
El rotativo, que suele mantener posiciones favorables hacia Estados Unidos e Israel, subraya también que Alemania recomienda “precaución” ante una nueva escalada del conflicto.
Según el Welt, son Estados Unidos, Turquía y Gran Bretaña los tres estados miembro de la alianza atlántica que impulsan los planes para una operación militar en Siria.
La idea la comparte también el comandante en jefe de la OTAN en Europa, el general James Stavridis.
El diario alemán vaticina que en los próximos días el secretario general de la organización militar, Anders Fogh Rasmussen, podría invitar a los 28 estados miembro de la OTAN a que estudien “todas las opciones para una intervención”.
De acuerdo con el artículo del Welt, el ministro de Asuntos Exteriores alemán, Guido Westerwelle, ha llamado a la precaución y ha pedido que se mejore primero el intercambio de informaciones entre los servicios secretos antes de decidir los planes para una intervención.
El debate se desarrolla en plenas fiestas navideñas y en medio de una campaña de desinformación sobre la situación en Siria y los orígenes del conflicto.
Como argumento para su agresión contra el Estado soberano de Siria, a los halcones de la OTAN les sirve el hecho de que desde marzo de 2011 más de 40.000 personas hayan muerto en este conflicto.
A pesar del masivo apoyo material y financiero que recibe el mercenario Ejército Libre Sirio con el propósito de derrocar militarmente al presidente sirio, Bashar al Assad, recursos que también proceden de Arabia Saudita y Qatar, el Ejecutivo de Damasco ha podido estabilizar la situación e incluso ha podido asentar unos duros golpes a los alzados en armas, que han tenido que pasar a la defensiva.
Otro argumento que emplean los partidarios de una intervención por parte de la OTAN es la supuesta existencia de armas químicas en los arsenales del Gobierno sirio.
Según informaciones difundidas por el servicio secreto exterior alemán, el BND, las fuerzas leales podrían estar en condiciones de emplear dichas armas contra los mercenarios.
El presidente estadounidense, Barack Obama, ha trazado su uso como la línea roja que él no va a permitir que se traspase.
Con esta excusa la OTAN decidió instalar baterías anti-cohetes del sistema Patriot, procedentes de la nación norteamericana y Alemania, en la frontera turco-siria, con el argumento de que así se quiere prevenir a un ataque con misiles por parte del ejército leal al presidente Al Assad.
AVN / LibreRed
Fuente: http://periodismoalternativoblog.wordpress.com/2012/12/27/ministro-israeli-confirma-que-eeuu-se-prepara-para-atacar-siria/

La cruz del Diablo: Por Andreas Faber-Kaiser (2)


Rumbo a la selva
Tengo que esperar tres días para obtener permiso de vuelo con la avioneta: falta areglar una pieza y además acaba de saberse que el general Frank Vargas Pazzos, jefe de la Fuerza Aérea Ecuatoriana, se ha alzado contra el presidente de la República, León Febres Cordero. 

Se prohiben todos los vuelos en el Ecuador, y el batallón de Selva en cuya pista debe de aterrizar mi avioneta se halla en estado de alerta máxima. De hecho despegamos de forma clandestina en cuanto se observa el primer claro entre las nubes y las brumas: un rápido contacto por radio para conocer la situación atmosférica en el área de destino permite intentar el vuelo.

 Sobre la cordillera selvática del Cutucú tenemos serios problemas de visibilidad y no parece que el pequeño aparato quiera remontar fácilmente las copas de los árboles más elevados: «Nosotros hace diez años que no tenemos ningún accidente mortal», me tranquiliza el piloto a mi lado. «Los de las misiones protestantes en cambio se la pegan con frecuencia, dado que salen a volar con el estómago lleno de alcohol para darse valor. Aquí en cuanto ves un claro entre las nubes tienes que despegar y rezar para que no se cubra durante el vuelo, para seguir teniendo visibilidad y llegar a tu destino.»
En la pequeña pista de selva me recibe un sargento a pie de avioneta: debo acompañarle para justificar mi llegada y el motivo de mi estancia en aquél último bastión del ejército ecuatoriano en los lindes de su territorio selvático cercano a la frontera peruana. Allí solamente se iba castigado, o voluntario para subir escalafón en dos años de estancia. 
El coronel Gordillo me da la bienvenida y me prohibe hacer fotografías en aquel lugar. A los pocos minutos, una botella de whisky que saco de mi mochila le hace cambiar de opinión y me pide fotografiarse conmigo en aquel mismo marco. 
Me facilita máquina de escribir y una canoa con escolta armada para un tramo del río que deberé remontar a partir de allí. A cambio me pide un informe de todo cuanto observe en mi ruta, dado que ellos mismos desconocen el lugar al que me dirijo. Les queda únicamente una dosis de antídoto contra las serpientes, pero no me la pueden dar porque es para cualquier emergencia que ellos puedan tener. 
Me internaré en la selva definitivamente sin armas de fuego ni antídoto contra las serpientes. Aunque sí: me llevo un botellín de keroseno: si te muerden lo tomas y vomitas, pero no te mueres. También sirve una lavativa de ajo, y los indígenas tienen un remedio eficaz: la curarina, una planta que nada tiene que ver con el veneno del curare, y que es eficaz remedio contra la mordedura de las serpientes.
ME DETIENEN LOS GUARDIANES
Un nuevo peligro lo representarán pronto los torbellinos de las aguas rápidas del río Santiago que estamos remontando. Uno de los dos últimos visitantes de esta zona murió al golpearse contra una roca y caer al agua. Pregunto qué hacer si te ataca una de las boas que acechan en los remansos del río: nada. No tienes tiempo. Si caes al agua te arrastra inmediatamente hacia el fondo te aprisiona el tórax y te devora entero. El último tramo es a pie, en una caminata ascendente, con una mochila de 22 kg a las espaldas, en que tienes que abrirte paso a machetazos hasta llegar al poblado nunkui del Coangos. 

Durante el viaje había ido oyendo silbidos en la selva: con el lenguaje de los pájaros se comunican los jívaros de estos parajes, y a mi llegada ya sabían de dónde y en qué circunstancias venía. Me ofrecieron chicha —raíz de yuca masticada por las mujeres del poblado— y aguardiente de caña. Al cabo de un rato me comunican que no puedo entrar en ninguna hea (cabaña), ni salir del poblado: soy su prisionero hasta que se aclare quién soy y para qué he venido.

INTERROGATORIO A VIDA O MUERTE

Bien entrada la noche llega por fin un responsable con poder de decisión. Le pregunto qué significa aquella retención y aquella actitud hostil hacia mí, dado que tenía mis papeles en regla, venía desarmado y contaba con un salvoconducto del Gobernador de la zona, que instaba a todos los habitantes de la la misma a prestarme ayuda. Me contestó que aquel salvoconducto era papel mojado en el territorio de su tribu, y yo estaba en el fondo completamente de acuerdo con él en este extremo. Y continuó:
«Este es nuestra selva y nuestro territorio, y tu has entrado en él sin nuestro permiso. Si fueras portador de un permiso nuestro, la costumbre de nuestro pueblo nos obligaría a protegerte mientras estés aquí, y nos obligaría a acompañarte hasta que volvieras a salir de nuestra selva con vida, aunque en ello muriera alguno de los nuestros. Pero dado que has entrado en nuestro territorio sin avisarnos de tu llegada, debes saber que si mañana desapareces en estos parajes, si te matamos esta noche, nadie se va a enterar nunca de ello. Nadie conocería tu paradero ni podría venir en tu ayuda. Desaparecerías para siempre.» 
Aquella primera noche dormí sin llegar a pegar ojo. Con el machete a mano y el cuchillo escondido en una de mis botas. Si la cosa se ponía fea eran unos 50 individuos, repartidos en 9 cabañas, los que tendría frente a mi. Tampoco ellos se fiaban de mí. Nadie quiso acogerme en su cabaña. Al día siguiente seguí inquiriendo el motivo de aquella desconfianza y de aquella hostil acogida, que para mí no era lógica en una tribu de su estilo: «Es que puedes ser un espía». 
Me acordé de repente de que el Gobernador me había advertido que no me adentrara solo en aquella zona de la selva, dado que los jívaros shuaras estaba en guerra entre sí, entre tribus: unos querían ser ciudadanos ecuatorianos «oficiales» y los otros preferían seguir siendo los hijos de la selva y dueños de su propia libertad e independencia. Pensaban que yo podía ser un espía que trabajaba para alguno de los bandos contendientes.

HAS VENIDO PARA ESPIAR LAS PIEDRAS

Cuando insistí en que no tenía nada que ver en esta lucha, acabó por confesarme: «También puedes haber venido para espiar las piedras.» Aquello ya me intrigó muchísimo más. ¿Espiar las piedras? - «Sí, puedes haber venido para espiar las piedras que constituyen la razón de nuestra existencia aquí.» Le dije que sí, que ese era precisamente el motivo de mi viaje.
En los días siguientes fui indagando más y más aspectos de lo que había detrás de estas piedras: averigué así que la razón de vivir de estos indios —en esta zona concreta— se debía al hecho de que eran los guardianes de lo que se ocultaba debajo de sus pies, en el subsuelo de aquel pedazo de selva: los agujeros que pertenecían a otros seres que ellos desconocían, pero que el legado de sus padres y abuelos afirmaba vivían en aquellas profundidades. 
Nunca los habían visto ellos, pero cuando descendían a las cuevas en alguna ocasión veían sombras que huían rápidamente en la penumbra, y que dejaban huellas de pisadas en el lodo. Me fui ganando la confianza de aquellos jívaros distintos hasta lograr que por fin aceptaran tatuarme en el brazo el mismo signo que ellos llevan marcado en el rostro: sería mi salvoconducto para futuras incursiones en su territorio. El veterano Waharai acabó llenando de humo una gran hoja que tomó de los alrededores, afiló una rama en punta y fue pinchándome con paciencia hasta grabarme aquel signo con humo en la piel. Pero antes, con tiento y paciencia, fui averiguando dia a dia y noche a noche las historia de las piedras. Me acompañaron además hasta la boca de entrada de Tayu Wari, la gran boca negra en la que anidan los tayos, pájaro sagrado que guarda en la tradición el acceso al mundo subterráneo. 
De regreso, hicimos un alto en el río que separa la boca de la cueva del poblado en el que vivía. De repente, me dice uno de ellos: «La otra entrada que buscas está frente a tí. Mira atentamente. Nunca podrás penetrar en ella, pues la guardan las boas. Dos niños de una misma mujer de nuestra tribu han muerto devorados por las boas, uno cada año, el anterior y éste, mientras jugaban aquí en la orilla del río.»
LO QUE HAY DEBAJO

De acuerdo con los relatos que personalmente me hicieran Janos Moricz y su compañero Zoltan en Guayaquil y en Vilcabamba, y de acuerdo también con los relatos que escuché en la selva de boca de los transmisores de los conocimientos antiguos de su tribu —entre ellos los jívaros shuaras Wamputsar y Kajekai Wajarai Nunkuich, así como Venancio, que me abordó mientras estaba solo en el riachuelo de la selva lavando mi ropa—, relatos que en lo esencial coinciden con los recogidos de boca de Moricz por Salvador Freixedo y por el matrimonio Marie-Thérèse Guinchard y Pierre Paolantoni, el interior de Tayu Wari alberga lo siguiente:
Una vez descendida la oscura chimenea de más de 80 metros de profundidad en la que anidan los pájaros sagrados llamados tayos, recorridos los primeros 300 metros de subterráneos y atravesada la gran estancia bautizada por Moricz como «Domo de Nuestra Señora del Guayas», hay que recorrer dos galerías largas, hasta que se dobla un recodo de 90 grados que forma el mismo pasadizo, y que a renglón seguido conduce a una curva en sentido contrario. De allí se desemboca en una sala circular.
En su centro hay una mesa redonda tallada en piedra, rodeada de siete asientos que son también de piedra. En la pared de roca, detrás de cada asiento, una abertura rectangular.
A partir de aquí hay que penetrar en la abertura que está orientada hacia el Sur. Un pasadizo pequeño, bajo y estrecho, asciende por una pendiente poco pronunciada. Al cabo de una hora larga de lenta ascensión, el túnel vira hacia el Sureste y asciende ahora en una pendiente más acentuada. Poco después, el túnel se estrecha aún más, ahora en descenso, y hay que continuar a gatas.
Al poco rato se percibe una luz, al final de la pendiente. La boca del túnel queda separada del exterior por una potente cascada de agua que la cubre por completo. Una vez cruzada la cascada, se llega a un promontorio, abierto en lo alto sobre la selva virgen, y que da paso a una enorme gruta. Junto a ella, en la pared de la roca que forma un precipicio a plomo sobre la selva virgen que se divisa abajo en el valle, un resbaladizo camino enlosado forma una estrechísima cornisa que conduce hasta otra abertura —esta vez pequeña— en la roca: se trata de una pequeña cavidad de solamente tres metros de profundidad.
En el piso de esta pequeña estancia hay dos losas cuadradas de medio metro de lado cada una. Debajo de ella, una estrecha escalera de piedra, que hay que descender hasta llegar a una galería de piso de tierra. Al final de la misma, una bajada extremadamente peligrosa que desemboca en una nueva gruta que alberga un pequeño lago de unos 40 metros de ancho.
Continúa a partir de aquí una galería horizontal que se extiendo a lo largo de algo más de un kilómetro, para virar luego hacia el Oeste e iniciar una bajada poco pronunciada. Por este camino se llega al cabo de una hora larga de marcha a una nueva gruta, mucho más pequeña que la anterior, y que también posee un pequeño lago interior.
Al retirarse el agua de este lago —fenómeno que se produce en determinadas circunstancias— aparece en su fondo, a unos diez metros de profundidad, una galería lateral. Al cabo de unos metros, una larga escalera ascendente conduce hacia un nuevo pasadizo superior, horizontal, extremadamente estrecho y de algo más de metro y medio de altura, que avanza en espiral. Al final, una escalera descendente muy pronunciada. Un poco más adelante, una nueva cavidad, en cuyo centro se halla una especie de altar. Más allá, un enorme pórtico abre el paso a una galería ancha, que se desanda cómodamente hasta llegar a una suave pendiente que desemboca en una gruta.
En esta gruta, una luz procedente de una especie de lámpara giratoria ilumina numerosos esqueletos humanos totalmente recubiertos de oro. Junto a ellos, ingentes cantidades de joyas de todo tipo. En el centro de la estancia se halla una mesa o pupitre de piedra, sobre el cual se hallan unos libros cuyas hojas son de oro. Sus páginas están cubiertas de jeroglíficos, y contienen la historia de todas las civilizaciones de la Tierra.
Allí moran los habitantes de estas cavernas. Más bajos que nosotros. Se mueven como sombras en la penumbra. Ningún extraño debe tocar nada de lo que allí ve. De lo contrario, nunca más hallará el camino de salida.

NO DES UN PASO EN FALSO

Esta es la historia y existe el lugar. Pero podría ser que no fuera éste el lugar de esta historia. Porque un lugar así, naturalmente, se cubre con habilidad. Si te aventuras tras las huellas que dejo en este reportaje, no hallarás más que un conjunto de cuevas entrelazadas, y unos indios que guardan silencio. Pocas son en estos momentos las personas que conocen las claves correctoras para llegar a la biblioteca de oro. Este reportaje te muestra la cerradura. Pero si no posees la llave, nunca llegarás a abrir la puerta. Si intentas forzarla, reventarás en el intento. Lee, escucha, documéntate en otras fuentes, en otros textos, en otros libros. Existen. La llave existe, por fortuna para los auténticos buscadores. Solamente hay que ser sincero consigo mismo, ser honesto, y saber leer cada frase en varios sentidos. De la habilidad y limpieza de propósitos del buscador depende —exclusivamente— el dar con la llave de este legado. Recuerda siempre que solamente llega aquél que realmente merezca llegar.
Andreas FABER-KAISER,
Fuente:http://veritas-boss.blogspot.com.es/2012/12/la-cruz-del-diablo-andreas-faber-kaiser_27.html

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...