Entrada Destacada

Esta es la verdadera razón por la que la NASA nunca volvió a la Luna

El Dr. Edgar Mitchell, uno de los astronautas más famosos de la historia de la NASA, el hombre que participó en la misión Apolo 14 y el se...

domingo, 9 de febrero de 2014

Alta extrañeza, fuego en el cielo, cambios planetarios..


Primer episodio de una serie mensual, el siguiente video es una recopilación de imágenes de las "señales de los tiempos" alrededor del mundo durante el mes pasado. 

Desde "luces extrañas" en el cielo hasta sucesos climáticos extremos, desde alborotos geológicos bajo la forma de erupciones volcánicas, socavones, deslizamientos del suelo y terremotos, hasta explosiones fuertes que sacuden ciudades enteras y bolas de fuego que convierten la noche en día, ¡el planeta está como loco! 

Alta extrañeza 

Algunos de los puntos más resaltados en enero de 2014 incluyen extrañas apariciones de "ovnis". Muchos justifican esas luces extrañas afirmando que se trata de "linternas chinas" o de "ilusiones ópticas" causadas por la refracción en la atmósfera de fuentes de luz naturales o artificiales. Algunas de estas apariciones bien podrían explicarse de ese modo, ¿pero acaso podemos hacerlo con todas? Si duda, quienes realizan videos falsos con programas gratuitos de animación tienen tiempo de sobra y están aburridos, pero no todos son capaces ni tienen la inclinación de hacerlo. 

Fuego en el cielo 

Luego tenemos otro conjunto de "extrañas luces en el cielo": las bolas de fuego, y los meteoros. Difieren de las "luces de ovnis" ya que no se mantienen en un mismo lugar como estas últimas, y por lo general dejan un breve "flash" y una estela en el cielo nocturno, iluminando el suelo a lo largo de kilómetros y kilómetros. Como verán, muchos aparecieron lentamente, y algunos fueron filmados durante el día. Según el tamaño, la trayectoria y otras variables a la hora de analizar estas rocas del espacio, su fragmentación en la atmósfera superior puede también generar un sonido semejante al de una explosión, o una serie de estruendos. Sin embargo, algo que también debemos tener en cuenta es que muchos de estos "estruendos misteriosos" de los cuales hablan los testigos en EEUU y otros países pueden estar relacionados con el aumento de la actividad sísmica... 

Cambios planetarios 

... lo cual nos conduce a los "cambios planetarios". Más y más volcanes "durmientes desde hace tiempo" se despertaron en el anillo de fuego del Pacífico durante el mes pasado, otro gran sismo sacudió Nueva Zelanda, incendios salvajes se expandieron a temperaturas récord a lo largo de Australia, y un socavón se tragó un vecindario entero en Brasil. En el Hemisferio Norte, hizo tanto frío en Noruega que el agua del mar se congeló, dejando atrapados a miles de peces dentro del hielo... y mientras tanto, aparentemente hizo "tanto calor" en el círculo ártico que se desataron incendios en sus cercanías. Al mismo tiempo en que una serie de tormentas con la fuerza de huracanes inundaron el Reino Unido y el oeste de Europa con olas gigantes e inundaciones nunca antes vistas, el frío y la nieve batieron su récord de 100 años en Estados Unidos, cuando una "ola polar" envolvió la mitad este del país con un manto de hielo. 

Alboroto ambiental, señales en los cielos, guerras y rumores de guerras inminentes, de revolución social... no es nada que nuestro planeta no haya visto antes, pero sí es nuevo para nuestra civilización moderna. Como nos cuenta el dicho chino, "sin duda parecemos estar viviendo en tiempos interesantes"..


El conocimiento protege, la ignorancia nos pone en peligro.

Fuente: http://es.sott.net/article/25507-Resumen-SOTT-enero-de-2014-alta-extraneza-fuego-en-el-cielo-cambios-planetarios

La gran banca multiplica por cuatro sus beneficios en 2013

Santander, BBVA, Caixabank, Popular y Sabadell obtuvieron en 2013 un beneficio neto de 7.674 millones de euros mientras la economía cayó un 1,2% y se destruyeron 198.000 empleos.

Los presidentes del BBVA, Francisco González, Caixabank, Isidre Fainé, y Santander, Emilio Botín.REUTERS

Una semana después de conocer los datos de la EPA y de conocer que en 2013 se destruyeron 198.000 empleos; la misma semana en la que se ha conocido que la economía española cayó un 1,2% el año pasado, la banca española ha presentado su cuenta de resultados. Las noticias son buenas para los bancos: a falta de conocer los datos de la intervendida Bankia, las cinco grandes entidades españolas —Santander, BBVA, Caixabank, Popular y Sabadell— obtuvieron en 2013 un beneficio neto de 7.674 millones de euros, cuatro veces más que un año antes.

El excelente resultado se debe a la menor necesidad de provisiones y saneamientos. Aún así, los números de 2013 están aún lejos de las ganancias de 2011, cuando estas cinco entidades lograron más de 10.000 millones de euros de beneficios. Lo que marcan estas cifras es que las ayudas públicas que ha recibido el sector desde 2009 —según datos oficiales, 61.366 millones de euros, aunque otros las elevan a más de 275.000 millones— empiezan a surtir efecto: el cambio de rumbo es evidente y ya todos los bancos logran beneficios.

Un caso llamativo es el del Popular, que en 2012 sufrió pérdidas por importe de 2.461 millones de euros por los fondos apartados para cubrir créditos dudosos o fallidos de la cartera general o inmobiliaria, saneamientos que se elevaron a 9.600 millones. En 2013, el Popular volvió a la senda de los beneficios y ganó 325 millones de euros .

Obligados por la reforma financiera aprobada por el Gobierno en 2011, los bancos tuvieron que hacer frente en 2012 a cuantiosas provisiones, que en 2013 ya fueron mucho menores.

El Santander lideró la clasificación con 4.379 millones de euros de beneficios en 2013, casi el doble que un año antes, una vez cubierto su riesgo inmobiliario; la entidad espera ser pronto "más rentable que antes del inicio de la crisis", según aseguró su presidente, Emilio Botín. En 2012 la entidad ganó 2.295 millones de euros.

A pesar de las pérdidas que se anotó por la puesta en valor de mercado de su participación en el banco chino CNCB, BBVA logró un beneficio de 2.228 millones de euros en 2013, el 33% más que un año antes —ganó entonces 1.676 millones—, también gracias a las menores dotaciones para provisiones y las plusvalías por desinversiones.

CaixaBank ocupa la tercera posición por beneficios netos con 503 millones de euros, un 119% más que en 2012 —entonces obtuvo 230 millones de beneficios—, cerradas ya las integraciones de Banca Cívica y Banco de Valencia, gracias al aumento de los ingresos del negocio bancario y las plusvalías por operaciones corporativas.

Banco Sabadell, por su parte, triplicó el año pasado sus beneficios con 247,8 millones de euros tras ganar 81,8 en 2012, con lo que la entidad ha superado "un punto de inflexión" con "la recuperación de los márgenes y la vuelta a la senda de una mayor rentabilidad", en palabras de su presidente, Josep Oliu.

Entre las principales magnitudes, destaca la morosidad, que empeoró en todos los casos afectada por el proceso de reclasificación de préstamos dudosos.

Para el Santander, pasó del 4,54 % al 5,64%, en tanto que para BBVA se situó en el 6,8% desde el 5,1% del cierre de 2012; la ratio de mora del Populaer se disparó hasta el 14,27% desde el 8,98% del año anterior, en tanto que la de Caixabank pasó del 8,63% al 11,66%, y la del Sabadell, del 9,33% al 13,63%.
En la tabla a continuación se detallan los resultados de estas entidades en 2013 y 2012, expresado en millones de euros, así como su variación porcentual, si correspondiera.

Meteorólogo norteamericano: 'OVNIS están volando al rededor del Sol'

Un ovni se observó a partir de imágenes del proyecto SOHO publicadas por la NASA. Fue descubierto y publicado por el usuario de YouTube Myunhauzen74. 

El video parece mostrar un objeto haciendo un movimiento inteligente, descartando un cometa u otros cuerpos espaciales. Su tamaño parece ser la misma que la de la Tierra basado en la perspectiva del Sol en las fotos. 

El SOHO es un proyecto conjunto de la Agencia Espacial Europea y la NASA. El telescopio solar orbital ha estado tomando fotos del Sol, llamaradas solares y cualquier actividad alrededor del sol. Se coloca a 1.500.000 kilometros de la Tierra. Los datos enviados desde el telescopio se ha cargado en la página web de la NASA sin editar, dando a los investigadores de ovnis la oportunidad de examinar las imágenes en bruto. 

Informes sobre un OVNIs alrededor del Sol no es nada nuevo. De hecho, hay cientos de informes acerca de anomalías alrededor del Sol que implica un objeto volador no identificado. El Meteorólogo estadounidense Scott Stevens incluso ha hecho una teoría al respecto diciendo que las llamaradas solares son los resultados de la experimentación extraterrestre. Él dijo en una entrevista que él cree que los OVNIs están volando alrededor del sol.



Informando http://ovnisultimahora2.blogspot.com/
Fuente: http://www.youtube.com/user/myunhauzen74

La Generalitat, acorralada en los tribunales por la polémica privatización de ATLL

REVERTIR LA OPERACIÓN COSTARÁ 300 MILLONES


Agbar ha solicitado la ejecución de sentencia en la polémica privatización de Aigües del Ter Llobregat (ATLL) ante el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC). Esta opción coloca a la Generalitat en una situación financiera insostenible, ya que los ganadores, un consorcio liderado porAcciona, pagaron 298 millones, que ahora deberían devolverse por parte de la administración.

Como ha avanzado hoy La Vanguardia, Agbar ha presentado un recurso pidiendo formalmente la ejecución de sentencia, en un escrito donde reclama que se deshaga la privatización, tal y como ya dictó ese tribunal cuando denegó suspender de forma cautelar la resolución del Órgano Administrativo de Recursos Contractuales de Cataluña (OARCC). Pese a ello, Acciona y sus socios han seguido gestionando la empresa pública ATLL.

Acciona, el banco brasileño BTG Pactual –con un 39% cada uno– y un grupo de inversores catalanes, entre los que estaban las familias Godia y Rodés,ganaron gestionar la ATLL en régimen de concesión durante 50 años. El acuerdo se firmó en diciembre del 2012, al límite para que la Generalitat pudiese pagar las nóminas de los funcionarios. Pero días después la misma administración catalana lo anuló, generando una situación de caos jurídico en el que todas las partes han llegado hasta el Tribunal Supremo.

Estación de tratamiento de agua potable en Llobregat (www.atll.cat)La petición de la ejecución de sentencia para anular las medidas cautelares coloca a la Generalitat en una difícil situación financiera. Depende del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) para la gestión de su tesorería, pero este mecanismo no cubre nada como la reversión de la privatización de ATLL. Además, el conseller de Economía, Andreu Mas-Colell optó por no provisionar nada por este concepto en los Presupuestos del 2014 pese a la incertidumbre jurídica que pesaba sobre la operación.

Atrapada entre dos fuegos

La Generalitat se encuentra atrapada entre dos fuegos. Por un lado envió cartas a Acciona y BTG Pactual asegurándoles que los indemnizaría en caso de que se retrotrajese la privatización. Por otro, Agbar también exige ser compensada por todas las sentencias que le han dado la razón en la cuestión de las cautelares, si bien el fondo de la cuestión todavía está pendiente de resolución jurídica.

En el recurso de Agbar se señala la “nulidad radical del contrato, cosa que no genera derecho alguno de indemnización". Pero los abogados de Acciona consideran que en todo caso Agbar podría obtener una retrotracción de la operación hasta la fase de valoración de las ofertas, pero nunca la adjudicación automática, según fuentes jurídicas cercanas al grupo constructor.

En todo caso, la Generalitat está atrapada. O paga a los actuales gestores de ATLL o tiene que indemniza a Agbar que señala en el recurso que “se reserva el derecho a reclamar la indemnización al que pueda dar lugar el incumplimiento de lo denunciado, circunstancia que se esta evaluando”.

Negociación frustrada

A finales de noviembre y durante el pasado mes de diciembre se abrieron negociaciones entre Agbar y el consorcio ganador para llegar un pacto, unas conversaciones que había impulsado el propio Artur Mas, en un esfuerzo del presidente catalán para buscar una salida a esta situación.

Fuentes financieras han explicado que en estos contactos se acordó que BTG Pactual y los socios catalanes cambiasen de bando y se asociasen con Agbar en un nuevo consorcio que iba a gestionar ATLL. En este plan, Agbar asumía el 39% de Acciona en el consorcio. A Acciona se le ofreció recuperar 116 millones, su parte en la inversión pagada hasta ahora, más otros 23 millones más de compensación, un 20% de prima.

Finalmente las conversaciones se frustraron. Algunas fuentes aseguran que Acciona quería más dinero por retirarse. Otras, que se pretendía que no sólo fuera Agbar la que abonase una parte, sino que la Generalitat también asumiese el pago, de manera total o parcial, algo a lo que se negó Mas-Colell, alegando que no había una sentencia firme sobre el fondo de la cuestión. En todo caso, la presentación del recurso es la confirmación de que ya no es posible un acuerdo.

Fuentes de Acciona han evitado pronunciarse al respecto y han asegurado que pese al recurso de Agbar para la empresa de José María Entrecanalestodo sigue igual. No ha sido posible contactar con portavoces de la conselleria de Economía de la Generalitat.

La árnica de Ángel Simón

Tras el fracaso de las negociaciones, el presidente de Agbar, Ángel Simón, se limitó a ofrecer a la Generalitat esperar a principios de este 2014 a pedir la ejecución de sentencia, para no ahogar financieramente a la caja de la Generalitat a final de año. Una vez acabado el ejercicio, Agbar ha presentado la ejecución de sentencia y la Generalitat ha quedado al cabo de la calle.

ATLL factura 135 millones anuales, debía 800 millones que la Generalitat pensaba amortizar con la privatización y tenían previsto invertir 20 millones este año en una mejora general de las infraestructuras. En principio estos planes continúan, según la versión de Acciona. En cambio, se aplazó el pago de 33 millones a la Generalitat en concepto del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, cuyo plazo los ganadores han aplazado en previsión de que pasase lo peor. Exactamente, lo que ha ocurrido.

http://www.elconfidencial.com/espana/cataluna/2014-02-09/la-generalitat-acorralada-en-los-tribunales-por-la-polemica-privatizacion-de-atll_86750/

En Siberia Occidental cae nieve negra

En la ciudad siberiana de Omsk cayó nieve negra. Muestras de esta nevada fueron recolectadas para estudios de laboratorio. 

© vesti.ru

Los resultados del análisis se esperan en dos días. Además, los habitantes de la ciudad están convencidos que la causa del incidente ha sido otro lanzamiento de ceniza de la central termoeléctrica. 

No es la primera vez que en Omsk cae nieve negra. En particular, esto ocurrió dos veces en 2012. En ambas ocasiones la causa del incidente fueron las emisiones de ceniza de las centrales eléctricas. 

De acuerdo con la compañía de televisión Omsk, en el verano de ese mismo año la ciudad estuvo cubierta por un polvo blanco, que resultó ser polvo catalizador de la refinería de petróleo Gazprom Neft en Omsk.

sab, 08 feb 2014 14:15 CST

Trepanación: Cirugia craneal Maya y Egipcia

TREPANACION CRANEAL :

CIRUGIA DE MOMIAS EGIPCIA Y MESOPOTAMICA AL TIBET Y LOS MAYA

Las técnicas más primitivas de raspado se reconocen fácilmente por la presencia de cortes paralelos y perpendiculares en el hueso que forman un cuadrado óseo. Se realizaban con cuchillos o sierras.

La Trepanación

Trepanacion es la perforación de un hueso, se usa comúnmente para los orificios hecho en el cráneo. La trepanación es una escisión mediante cirugía de un fragmento de hueso del cráneo en forma de disco, para llegar al interior de la cavidad craneal.

Las indicaciones más comunes son los traumatismos craneales, en los cuales se produde una hemorragia interna que pone en peligro el cerebro y la estirpacion de tumores cerebrales. Se supone que en la antigüedad se empleaba la trepanación para tratamiento de dolores de cabeza y de la epilepsia. Los instrumentos usados mas frecuentes son de corte: cuchillos, sierras, tumis, de percusión: escoplos y martillos o perforadores.

No nos es difícil comprender atendiendo a la importancia de la parte de nuestra anatomía donde se produce la escisión, la delicadeza y la precisión con la que debe llevarse a cabo dicha operación. Podríamos suponer que a estas alturas de la medicina, con tantos y tan destacados avances en cirugía de los que estamos siendo testigos, la trepanación no produjese más problemas que otro tipo de intervención más o menos delicada.
Sin embargo lo que seguro nos sorprendería es saber que es concretamente la trepanación la intervención quirúrgica más antigua de la que se tiene constancia.

Para descubrir la primera trepanación de la que se tiene constancia, deberíamos remontarnos mucho antes de lo que la lógica puede hacernos creer. Los cráneos trepanados mas antiguos que se conocen de la época Mesolitica fueron hallados por Gorhman en Ukrania (1966). Las excavaciones de Vasilyevica II tienen una antigüedad de 8.020 a 7.620 años En la época neolítica el cráneo de Ensin en Alsacia con dos defectos parcialmente cicatrizados tienen una cronografía de 5.100 +/-155 años

Es difícil de creer pero es cierto. Hasta nosotros han llegado vestigios del pasado, en forma de fósiles de cráneos del neolítico con evidencias claras de haber sufrido una trepanación. Ya el hombre en aquellos tiempos oscuros demostraba su osadia, atreviéndose a abrir una de las cavidades más importantes del ser humano, la que protege el cerebro.

Imaginarnos como se llevaría a cabo esta escalofriante operación en un poblado neolítico, sin medidas higiénicas, sin las anestesias actuales, sin la maquinaria de un quirófano, es capaz de erizarle la piel al más osado. Y así a todo, había pacientes que se ponían en manos de primitivos médicos para que les libraran, posiblemente de terribles dolores de cabeza.

Aunque para recrear las escenas sucedidas en el neolítico tenemos obligatoriamente que echar mano de toda nuestra fantasía, para hacernos una idea de las llevadas a cabo en el antiguo Egipto disponemos de más datos que los investigadores han conseguido arrancarle al pasado.

Aun se conservan algunos trépanos de entonces. Eran estos los instrumentos que se utilizaban para cortar el hueso craneal. En la actualidad el fragmento óseo que se extrae vuelve a ocupar su lugar una vez terminada la intervención, aunque se puede sustituir con otros materiales, como metales o cementos especiales. Evidentemente esto era impensable en el antiguo Egipto. Los fragmentos extraídos eran conservados como amuletos religiosos y alguno de esos discos de hueso colgaban de los cuellos de los Egipcios.

Sin duda presenciar una trepanación faraónica debía resultar estremecedor. Durante un tiempo era costumbre entre los faraones, ser trepanados antes de morir. Era la misión del médico de la corte. En él recaía tan importante tarea. Cuando el hálito de vida del Dios de carne y hueso que era el faraón, llegaba a su ocaso, era el momento de llevar a cabo la intervención quirúrgica.

Hoy en día los orificios son tapados, pero inicialmente no era así.
El faraón ya estaba listo para pasar a la otra vida, solo esperaba que le abrieran una brecha en su cavidad craneana. Hay teorías que explican esta costumbre diciendo que se pensaba que su alma abandonaría mejor el cuerpo.

Por fortuna el paciente se hallaba ya inconsciente. El trépano y el médico estaban preparados. Solo faltaba el hemostático. Tendría que apresurarse sino quería que la ira de la familia del faraón le obligara a pasar a la otra vida al tiempo que su amo.

Y es que al contrario de lo que podamos pensar el hemostático era un ser humano.
Hoy día cuando tenemos problemas de coagulación sanguínea y por ejemplo, nos disponemos a ir al dentista, es normal que nos receten algún medicamento que responde al mismo nombre, hemostático, hemo de sangre y estático de detener. Exactamente ese es el efecto que se busca con la administración de este medicamento: detener el flujo sanguíneo.

En la operación en el antiguo Egipto que estamos presenciando, la cuantiosa pérdida de sangre que una trepanación debía producir, estaba solucionada a la llegada del curioso hemostático. Posiblemente sus rasgos físicos correspondieran al de cualquier compatriota de la época, aunque su dignidad y su distinción, eran heredadas de padres a hijos.

Según las creencias de la época su sola presencia en el gabinete preparado para la operación, era suficiente para detener la hemorragia. El puesto de hemostático del faraón se heredada pues en aquel tiempo se consideraba que la virtud de detener el flujo de la sangre se perpetuaba de una generación a otra dentro de la misma familia.

Aunque se tiene constancia de la existencia de los antiguos hemostáticos, hasta el momento no existe ninguna evidencia científica, ni explicación sensata, a este curioso fenómeno.

Una vez este importante personaje estaba presente, podía comenzar la operación. Si la trepanación tenía como fin extirpar un tumor cerebral, el primer paso era localizarlo lo más exactamente posible. Para ello el médico se valía de un modernísimo mazo, muy parecido a los que hoy día se utilizan en la cocina. Golpeaba lentamente y con precisión el cráneo del paciente. Cuando este emitía un alarido de dolor, ya no cabía duda, acababa de localizar el tumor. Solo le restaba utilizar el trépano para cortar el hueso y alcanzar el cerebro. Una vez el tumor estuviese a la vista, sencillamente se cortaba y se sacaba. Después se limpiaba la herida y se encomendaba el éxito de la intervención a los dioses egipcios.

Así terminaba la trepanación. A veces con un cadáver en la mesa de operaciones pero otras muchas el paciente se recuperaba y volvía a su vida normal.

Las trepanaciones que salvaron la vida del paciente se pueden reconocer por la evidencia de regeneración ósea, que indicaba la supervivencia del sujeto después de la intervención. Con el microscopio electrónico se puede identificar el tipo de instrumento usado: madera, piedra o metal por los residuos que dejan los instrumentos en el hueso.


Hallan cráneos trepanados de 1000 años de antigüedad en Perú

Arqueólogos que excavaban en Santa Bárbara en la parte centro-sur de la provincia andina de Andahuaylas, en Perú, han desenterrado los restos de 32 personas cuyos cráneos presentaban signos reveladores de 45 trepanaciones diferentes (técnica médica consistente en agujerear el cráneo). Nueve de los 32 tenían más de un agujero perforado o un corte en sus cráneos.

Los entierros datan del Período comprendido entre el 1,000-1,250 d.C., un tiempo de gran agitación tras el colapso del Imperio Wari.

Según el Bioarqueólogo Danielle Kurin, durante cerca de 400 años, o sea, desde el 600 hasta el 1000 d.C., el área de trabajo – lugar donde residieron los Andahuaylas – estaba viviendo un periodo próspero dentro de un imperio enigmático conocido como Wari. “Por razones aún desconocidas, el imperio se derrumbó repentinamente y el colapso de la civilización trajo multitud de problemas”.

“Pero es precisamente en momentos de colapso donde se aprecia la resistencia y arrojo de la gente que vivía aquí”, continua Kurin. “De la misma manera que los nuevos tipos de heridas de bala de la Guerra Civil dieron lugar al desarrollo de mejores cascos, este pueblo en el Perú hizo lo mismo empleando trepanación para hacer frente a nuevos retos como la violencia, las enfermedades y la depravación hace 1.000 años“.

Se observó que los agujeros fueron perforados por encima o al lado de fracturas preexistentes en el 44% de los casos, y la cifra puede ser baja debido a que la trepanación podía ocultar fácilmente la evidencia de los traumatismos. De ello se puede inferir que los tiempos de conflicto verían importantes avances en cirugía craneal, simplemente porque hay más heridas a tratar.

Eso no quiere decir que los traumatismos cerrados fuesen la única condición para realizar la trepanación. Cualquier afección craneal, infecciones o la hinchazón de un dolor de cabeza persistente podrían haberse abordado a través de la cirugía de la perforación del cráneo.

No todo el mundo era un candidato, sin embargo. Hubo un tabú cultural en Andahuaylas contra trepanar los cráneos de las mujeres y los niños. De hecho, de los 32 cráneos encontrados, 25 eran masculinos y sólo tres femeninos (hay cuatro adultos cuyo sexo no se pudo establecer.)

El equipo de Kurin encontró una variedad de diferentes técnicas de trepanación: raspado, corte y perforación. En algunos casos se les administró post-mortem y son claramente experimentos, al igual que los estudios de cadáveres en las escuelas de medicina de hoy.

“Como Bioarqueólogos, podemos decir que se estaban experimentando con los cuerpos recién muertos, ya que podemos medir la ubicación y profundidad de los agujeros que hay“, apuntaba Kurin. “Por ejemplo, en uno de los cráneos había agujeros de diferentes profundidades, lo que corrobora que se estaba experimentando con ese cráneo”.

Un cráneo momificado ofreció una buena oportunidad para conocer los tratamientos. Se trata de un caso en el que se aprecia una trepanación en la que se utilizó la técnica de raspado en la parte posterior derecha del hueso parietal que se encontraba en el proceso de curación en el momento de la muerte.

Esta área no tiene el pelo largo, a diferencia del resto del cuero cabelludo y en el microscopio se ve un corte limpio: el corte está en un área asociada con el dolor de la migraña. No hay crecimiento óseo posterior a la cirugía, así que o bien el paciente no sobrevivió a la cirugía o era un experimento post-mortem.

Sin embargo, se han encontrado los restos de una sustancia oscura sobre el taladro, un lodo espeso con una huella digital incrustada en él. Los arqueólogos creen que puede ser los restos de una cataplasma a base de hierbas.

El grupo de cráneos que ya ha demostrado ser un tesoro de información, es la colección más grande y contextualizada de cráneos trepanados del mundo.

El Bioarqueólogo quiso añadir valor a este hallazgo mostrando dos ideas extraídas de la investigación: “Estos pueblos antiguos no pueden hablar con nosotros directamente, pero sí nos dan información que nos permite reconstruir algunos aspectos de sus vidas y sus muertes, e incluso lo que ocurrió después de sus muertes. Es importante destacar que no hay que mirar a una situación de colapso como el comienzo de una ‘edad oscura’, sino más bien como una época que engendra resistencia y fomenta impresionante innovación dentro de la población“.

Fuente: http://redhistoria.com/hallan-craneos-trepanados-de-1000-anos-de-antiguedad-en-peru/#.UvdAGWJ5Pp4

Miles de hombres mueren por una misteriosa epidemia en América Central

Una combinación de productos agroquímicos, metales pesados y consumo de azúcar podría estar detrás de la epidemia. 

La insuficiencia renal crónica ha matado a más de 24.000 personas en estos dos países centroamericanos sin que se conozca claramente las causas de la epidemia, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). En los últimos 20 años la tasa de mortalidad por esta enfermedad ha aumentado en cinco veces. 

Esta plaga afecta principalmente a los recolectores de la caña de azúcar que trabajan en las zonas costeras por un salario que a duras penas alcanza para cubrir sus necesidades básicas. 

La gente viene sudando y deshidratándose en los campos de caña de azúcar desde hace cientos de años, por lo menos desde el comienzo de la venta de esclavos en el Atlántico. ¿Y por qué vemos estos casos solo ahora? 

En caso de detección temprana, la enfermedad es tratada con medicamentos, pero en fases tardías se requiere diálisis o un trasplante renal.

Dado que más del 40% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza, la mayoría de los trabajadores no tienen acceso a los servicios médicos. 

Los que sí pueden permitirse la diálisis, frecuentemente la hacen en casa en condiciones poco estériles lo que obstaculiza la eficacia del tratamiento.Habitualmente la insuficiencia renal se detecta en personas por encima de los 70 años de edad, pero no es el caso de América Central. 

Muchos atribuyen la epidemia a las malas condiciones laborales: la deshidratación que sufren los trabajadores durante las horas de trabajo bajo el sol ecuatoriano.Otros creen que los trabajadores podrían estar dañando su salud inconscientemente masticando tallos de caña de azúcar mientras trabajan. 

El tronco de la caña de azúcar produce un jugo dulce refrescante, lo que lleva a los investigadores a preguntarse si los años de consumo de azúcar y la deshidratación podrían jugar un papel importante en la aparición precoz de esta enfermedad.Pero el doctor Peter Hotez, decano del Baylor College of Medicine, ubicado en Texas, opina que se trata de otros factores.Por estas razones, también aumentan las sospechas de que productos agroquímicos podrían estar detrás de la epidemia. 

Un estudio de 2012 sobre la enfermedad renal crónica en Sri Lanka detectó que dos metales tóxicos - el cadmio y el arsénico - podrían ser responsables del aumento de los casos allí en los últimos 20 años.Ambos metales se utilizan en la agricultura (el cadmio en los fertilizantes, el arsénico en los pesticidas), y los cultivadores de arroz de la región mostraron niveles relativamente altos de cada uno en la sangre. 

Los expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sugieren que la exposición continua a los metales podría explicar las tasas elevadas de la enfermedad renal en el país.

sab, 08 feb 2014 00:46 CST
http://es.sott.net/article/25488-Miles-de-hombres-mueren-por-una-misteriosa-epidemia-en-America-Central

Francia, campeón mundial de la censura en Twitter

Así es como la élite controla el mundo


Fuente: http://periodismoalternativoblog.wordpress.com/2014/02/09/asi-es-como-la-elite-controla-el-mundo/

El Foro Económico Mundial advierte del riesgo internacional de una tormenta solar extrema

El Foro Económico Mundial ha reconocido en su reciente informe de riesgos para 2014 las “tormentas geomagnéticas”, comunmente conocidas como “tormentas solares”, como uno de los concretos peligros naturales que podría desencadenar una gran catástrofe de magnitud internacional.

Dicho reconocimiento es del todo inédito y el Foro Económico Mundial nunca antes había reconocido tal riesgo de forma expresa como lo hace ahora. Aunque no es el primer organismo económico internacional que reconoce la realidad de la situación de riesgo potencial a este respecto.

La OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, integrada por 34 Estados miembro) tras un informe monográfico en 2011 sobre el clima espacial también declaró el riesgo de tormenta solar extrema como uno de los cinco grandes peligros potenciales para la humanidad y reconoció la necesidad de prevenirlo adecuadamente, en la misma línea quehabía venido haciendo NASA, o la Organización Meteorológica Mundial; particularmente desde que la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos elaborase en 2008 el que sería el primer gran informe internacional en esta materia, alertando a la comunidad internacional.

Los propios asesores científicos de los Presidentes Barak Obama y David Cameron firmaron conjuntamente un artículo desde el New York Times intentando concienciar a la comunidad internacional sobre la realidad de este riesgo, y hasta cuatro de las mayores compañías aseguradoras del planeta como Zurich, Lloyd’s, Allianz, o Aon Benfield han insistido en las graves implicaciones de distinto tipo, incluido el riesgo para las centrales nucleares, de una posible tormenta solar extrema que nos golpease, como tambien ha reconocido por su parte la NRC, o Comisión de Regulación Nuclear de Estados Unidos.

Sin embargo, desde entonces, y tras cinco años de advertencias de la seriedad de las referidas y desde todo tipo de sectores institucionales y científicos, incluida la Comisión Europea o Naciones Unidas, casi todo sigue por hacer en la mayoría de los países, con apenas un puñado de excepciones.

Una de ellas es Estados Unidos, dónde en febrero de 2010 tuvo lugar en Boulder, Colorado, el primer gran simulacro atlántico de tormenta solar extrema organizado por FEMA y NOAA, y con la participación de la Comisión Europa y varios gobiernos de nuestro entorno, pero entre los que no estuvo España pese a haber sido invitada, no dando, de hecho, inicio los esfuerzos españoles en esta materia hasta finales de marzo de 2011 con las Primeras Jornadas Técnicas sobre el Clima Espacial organizadas por el Ministerio del Interior y la Dirección General de Protección Cvil y Emergenciasy la creación del Observatorio del Clima Espacial y el Sistema de Alerta Civil para el EMP (SACE) apenas unas semanas después, el 16 de Abril de 2011 con lo que poco a poco fue abriéndose camino la comprensión de este nuevo riesgo natural entre distintas instituciones españolas y la propia ciudadanía.


En Estados Unidos todas estas acciones se verían seguidas, además, del simulacro militar “En la oscuridad” (“In the Dark”): “Planificación Militar para un Evento Catastrófico para las Infraestructuras Críticas“, llevado a cabo en la Academia de Guerra por parte del Comando Norte del Ejército de los Estados Unidos con la participación conjunta de los principales expertos civiles en la materia y, meses después, tendría lugar el primer gran simulacro nacional desde el Capitolio de los Estados Unidos después del cual Barack Obama terminaría reconociendo formalmente las tormentas solares como una de las grandes “amenazas para la seguridad nacional de los Estados Unidos” en la actualidad siendo mucho más recientemente el gran simularo de campo de “apagón continental” denominado “Grid EX II”, un escenario nunca antes visto y en el que participaron no sólo autoridades de EEUU, sino también de México y Canadá.

¿Qué es, por tanto, lo que está sucediendo realmente con todo este nuevo riesgo global, cada vez más reconocido pero cuyas efectivas medidas preventivas no terminan de ser puestas en práctica?

Desde el Observatorio del Clima Espacial explican que “por mucho que el propio Foro Económico Mundial ratifique y reconozca ahora lo ya tantas veces reconocido – que el riesgo natural del clima espacial en sus dos vertientes de máxima o mínima actividad es un riesgo muy real -, el hecho es que “las instituciones se muestran principalmente aturdidas, desbordadas, ante un riesgo de esta magnitud e implicaciones”.

“Y ello es así porque, realmente resulta difícil hasta pararse a reflexionar sobre el hecho de que éste pueda ser un riesgo tan cercano, y que todo esto, realmente, está pasando y puede llegar a desencadenarse de verdad, por lo que se tiende a producir una suerte de mecanismo psicológico de bloqueo, dónde se confunde el hecho de que afortunadamente estamos ante un riesgo de baja probabilidad con el hecho de que de desencadenarse y no haberlo prevenido de manera normal a causa de ello mismo, iríamos del mal escenario de partida a uno muchísimo peor, con unas consecuencias potenciales que en ocasiones nos han quitado el sueño por la noche”.

“Seguimos sin estar preparados dentro y fuera de España a demasiados niveles, e incluso las buenas prácticas de autoprotección familiar, las más cercanas a nosotros mismos y que no dependen de nadie más, son dejadas de lado no obstante todo lo anterior, y a pesar de haber sido formuladas ya al menos las primeras recomendaciones concretas y oficiales a la población desde hace más de un año“.

50 razones para temernos lo peor de Fukushima



Parte I

En Fukushima han desaparecido los núcleos derretidos pero las emisiones radioactivas siguen secretamente supurando.

La dura censura dictatorial de Japón ha ido acompañada de un apagón –exitoso- en los medios corporativos globales a fin de que Fukushima permanezca lejos de la mirada pública.

Pero todo eso no mantiene la radiación real alejada de nuestro ecosistema, nuestros mercados… o nuestros cuerpos.

Las especulaciones acerca del impacto final van desde lo totalmente inofensivo a lo intensamente apocalíptico.

Pero la realidad básica es muy simple: a lo largo de siete décadas, las fábricas de bombas del gobierno [EEUU] y los reactores de propiedad privada han estado arrojando a la biosfera cantidades masivas de radiación.

Se desconocen fundamentalmente los impactos de estas emisiones en la salud ecológica y humana porque la industria nuclear se ha negado rotundamente a estudiarlos.

En efecto, la presunción oficial ha sido siempre mostrar que las pruebas de los daños causados por las bombas nucleares y los reactores comerciales es un asunto de las víctimas y no de quienes los perpetran. Y que, en cualquier caso, la industria saldrá prácticamente sin perjuicio alguno.

Esa mentalidad de “no ver el mal y no pagar el daño” data de los bombardeos de Hiroshima hasta llegar a Fukushima y al próximo desastre… que podría estar sucediendo mientras leen estas líneas.

Aquí van 50 razones preliminares de por qué ese legado radioactivo exige que nos preparemos para lo peor respecto a nuestros océanos, nuestro planeta, nuestra economía y… nosotros mismos.

En Hiroshima y Nagasaki (1945), el ejército estadounidense negó inicialmente que se hubiera producido lluvia radioactiva u otro tipo de daño. A pesar de carecer de datos significativos, las víctimas (incluyendo un grupo estadounidense de prisioneros de guerra) y quienes las apoyaban fueron oficialmente “desacreditadas” y despreciadas.

Asimismo, cuando los ganadores del Nobel Linus Pauling y André Sajarov advirtieron acertadamente sobre el enorme número de víctimas en todo el mundo a causa de las pruebas con bombas nucleares, se les despachó con oficial desprecio… hasta que ganaron en el tribunal de la opinión pública.

Durante y después de las pruebas con bombas nucleares (1946-1963), a las personas que vivían al alcance de los vientos en el Pacífico Sur y en el oeste de EEUU, además de los miles de “veteranos atómicos” de EEUU, se les dijo que sus problemas de salud provocados por la radiación eran imaginarios… hasta que resultaron completamente irrefutables.

Cuando la doctora británica Alice Stewart demostró (1956) que incluso dosis diminutas de rayos X en mujeres embarazadas podrían duplicar las tasas de leucemia infantil, desde el establishment médico y el nuclear estuvieron atacándola durante treinta años, para lo cual dispusieron de amplia financiación.

Pero se demostró que los hallazgos de Stewart eran trágicamente exactos y eso ayudó a alcanzar un consenso en física sanitaria médica de que no hay “dosis segura” respecto a la radiación… y que las mujeres embarazadas no deberán ser expuestas a rayos X ni a una radiación equivalente.

En nuestra ecosfera hay inyectados más de 400 reactores nucleares comerciales sin haber contado con datos significativos que midan su potencial impacto en la salud y en el medio ambiente, y sin establecer ni mantener una base sistemática de datos globales.

Fue a partir los incorrectos estudios de la Bomba-A , iniciados cinco años después de Hiroshima, cuando se conjuraron los niveles de “dosis aceptables” para los reactores comerciales, y en Fukushima, y en más lugares, se ha sido todo lo laxo que se ha podido a fin de salvaguardar el dinero de la industria.

La lluvia radioactiva de la bomba/reactor esparce emisores de partículas beta y alpha que se introducen en el cuerpo y causan daños a largo plazo, que a menudo los patrocinadores de esa industria equiparan erróneamente con las dosis externas menos letales de rayos X/gamma por volar en un avión o vivir en Denver.

Al negarse a evaluar las consecuencias a largo plazo de las emisiones, la industria está ocultando sistemáticamente los impactos sobre la salud de los accidentes de Three Mile Island, Chernobil, Fukushima, etc., obligando a las víctimas a depender de aislados estudios independientes que automáticamente se consideran “desacreditados”.

A nivel amplio, se han sufrido daños en la salud a causa del radio presente en la pintura que hace brillar el dial de los despertadores, por la producción de bombas, por el enriquecimiento/fresado/minería del uranio, por la gestión de los deshechos radioactivos y por otros trabajos radioactivos, a pesar de las décadas de implacable negativa de la industria.

Cuando el Dr. Ernest Sternglass, que había trabajado con Albert Einstein, advirtió que las emisiones del reactor estaban dañando a la gente , miles de copias de su Low-Level Radiation (1971) desaparecieron misteriosamente de su almacén principal.

Cuando el Director Médico de la Comisión para la Energía Atómica (CEA), el Dr. John Gofman, instó a reducir en un 90% los niveles de la dosis del reactor, fue expulsado de la CEA y atacado públicamente, a pesar de su estatus de fundador de la industria.

Miembro del Manhattan Project, y médico responsable de la investigación pionera del colesterol LDL, Gofman llamó más tarde instrumento de “asesinato masivo premeditado” a la industria de los reactores nucleares.

Los controles de chimeneas y otros dispositivos de supervisión fallaron en la central nuclear de Three Mile Island –TMI- (1979), lo que impidió saber cuánta radiación escapó, dónde fue a parar y a quién y cómo impactó.

Sin embargo, a las 2.400 víctimas y a sus familias de lo que el viento arrastró desde TMI, una juez federal les negó un juicio con jurado para una acción popular, diciendo que no habían recibido “suficiente radiación” como para sufrir daños, aunque ella no podía decir ni cuánto fue ni dónde llegó.

Durante la fusión de TMI, la propaganda de la industria equiparó la lluvia radioactiva de la acción del viento con la radiación de una única radiografía de tórax, ignorando el hecho de que esas dosis pueden duplicar las tasas de leucemia entre los niños nacidos de madres irradiadas de forma involuntaria.

El Dr. Stephen Wing, Jane Lee, Mary Osbourne, la hermana Rosalie Bertell, el Dr. Sternglass, Jay Gould, Joe Magano y otros, junto con cientos de testimonios informales, confirmaron los extendidos daños y muertes causados por los vientos que llegaban desde TMI.

El Departamento de Agricultura de Pensilvania y la Baltimore News-American confirmaron los daños radioactivos causados en granjas y animales por las partículas radiactivas llevadas por el viento que llegaba desde TMI.

El propietario de la central de TMI pagó discretamente al menos 15 millones de dólares en daños a cambio del secreto del sumario de las familias afectadas, incluyendo al menos un caso que afectaba a un niño nacido con síndrome de Down.

La explosión de Chernobyl fue de conocimiento público sólo cuando las emisiones masivas llegaron hasta un reactor sueco situado a cientos de kilómetros, lo que significa que –al igual que en TMI y en Fukushima- nadie sabe con precisión cuánta radiación escapó ni hasta dónde llegó.

La continua lluvia radioactiva de Fukushima supera ya en gran medida la de Chernobyl, que a su vez fue mayor que la de Three Mile Island.

Poco después de que explotara Chernobyl (1986), el Dr. Gofman predijo que su radiación mataría al menos a 400.000 personas por todo el mundo.

Tres científicos rusos que recopilaron más de 5.000 estudios, llegaron en 2005 a la conclusión de que Chernobyl había matado ya a casi un millón de personas por todo el planeta.

Los niños nacidos en las zonas de Ucrania y Bielorusia donde llegaron los vientos siguen sufriendo una cifra masiva de mutaciones y enfermedades, como han confirmado un amplio grupo de organizaciones gubernamentales, científicas y humanitarias.

Las estimaciones de muertos a la baja proceden de la Organización Mundial de la Salud, cuyas cifras son supervisados por la Agencia Internacional de la Energía Atómica, una organización de las Naciones Unidas constituida para promover la industria nuclear.

Después de 28 años, la industria de los reactores no ha conseguido aún instalar un sarcófago definitivo sobre la Unidad 4 de Chernobyl, la que explotó, aunque se han invertido ya miles de millones de dólares.

Cuando las Unidades 1-4 de Fukushima empezaron a explotar, el Presidente Obama nos aseguró que la lluvia radioactiva no iba a llegar hasta aquí ni iba a dañar a nadie, a pesar de no tener prueba alguna para hacer esa aseveración.

Desde que el Presidente Obama afirmó lo anterior, EEUU no ha establecido ningún sistema integrado para controlar la lluvia radioactiva de Fukushima, ni una base de datos epidemiológicos para controlar sus impactos sobre la salud… pero sí dejó de registrar los niveles de radiación en el marisco del Pacífico.

Enseguida aparecieron informes sobre anormalidades de tiroides entre los niños de Fukushima, mientras, en Norteamérica, los patrocinadores de la industria nuclear dijeron de nuevo que no se había emitido “suficiente radiación” aunque no tenían ni idea de las cantidades en cuestión.

La industria y la Marina están negando los devastadores impactos sobre la salud de los que informaron los marineros estacionados a bordo del portaviones USS Ronald Reagan, que se encontraba cerca de Fukushima, diciendo que las dosis de radiación eran demasiado pequeñas para causar daños aunque no tienen ni idea del nivel que alcanzaron.

Aunque se produjo una tormenta de nieve en alta mar cuando se derritió Fukushima, los marineros informaron de una nube caliente que pasó sobre el Reagan que arrastraba un “sabor metálico” como el que describieron las víctimas de TMI y los pilotos que arrojaron la bomba sobre Hiroshima.

Aunque se niega que los marineros del Reagan se vieran expuestos a una radiación suficiente como para causarles daños, Japón (al igual que Corea y Guam) negó el acceso del barco al puerto porque era demasiado radioactivo (ahora se halla atracado en San Diego).

A los marineros del Reagan se les impide demandar a la Marina, pero han presentado una acción popular colectiva contra la Tokyo Electric Power (TEPCO), lo cual ha hecho que se unan los propietarios de TMI, a los de las fábricas de bombas, las minas de uranio, etc., para negar cualquier responsabilidad.

Un informe de las “lecciones aprendidas” por el ejército de EEUU de la campaña de limpieza de la Operación Tomodachi de Fukushima señala que “la descontaminación de los aviones y del personal sin que la población se alarme supone nuevos retos”.

El informe cuestionaba la limpieza porque “no se han llevado a cabo auténticas operaciones de descontaminación”, arriesgando por tanto “la potencial extensión de la contaminación radiológica entre el personal militar y la población local”.

Sin embargo, se informaba de que “el uso de cinta adhesiva y toallitas para bebés fue eficaz para la eliminación de partículas radioactivas durante la limpieza”.
Confabulado con el crimen organizado, TEPCO está llevando a cabo sus propias actividades de limpieza reclutando a personas sin techo y a personas mayores para trabajos “calientes” en el lugar, manteniendo las características de esas labores y la naturaleza de las exposiciones como secreto de estado

Al menos 300 toneladas de agua radioactiva continúan vertiéndose cada día en el océano en Fukushima, de acuerdo con las estimaciones oficiales hechas antes de que esos datos se convirtieran en secreto de estado.
Hasta donde puede saberse, las cantidades y composición de la radiación que sale de Fukushima constituyen también ahora un secreto de estado, y las mediciones independientes o las especulaciones públicas se castigan hasta con diez años de prisión.

De igual manera, según Eric Norman, profesor de ingeniería nuclear de la Universidad de Berkeley (California): “No se realizan pruebas sistemáticas de la radiación presente en el aire, alimentos y agua en EEUU”.

Muchos isótopos radioactivos tienden a concentrarse a medida que se vierten al aire y al agua, por tanto masas letales de radiación de Fukushima pueden estar emigrando a través de los océanos durante los próximos siglos antes de esparcirse, cuando eso ocurra no será de forma inofensiva.

El impacto mundial real de la radiación será aún más difícil de medir en una biosfera cada vez más contaminada, donde la interacción con las toxinas existentes crea una sinergia que es probable que acelere exponencialmente los daños causados a todos los seres vivos.

La devastación recogida entre las estrellas de mar, sardinas, salmones, leones marinos, orcas y otros animales oceánicos no puede negarse categóricamente sin una base fiable de datos a partir de anteriores experimentos y controles, que ni existe ni se tiene intención de crear.

El hecho de que dosis “diminutas” de rayos X puedan dañar los embriones humanos presagia que cualquier introducción no natural de isótopos radioactivos letales en la biosfera, aunque difusa, puede afectar a nuestra entretejida ecología global en una forma que no conocemos.

El impacto de esas supuestas dosis “minúsculas” que se extienden desde Fukushima afectará, con el tiempo, a los minúsculos huevos de criaturas que van desde las sardinas a las estrellas de mar y a los leones marinos, con su letal impacto reforzado por otros contaminantes ya presentes en el mar.

Las comparaciones con las dosis en plátanos y otras fuentes naturales son absurdas y engañosas porque los isótopos de la lluvia radioactiva del reactor impondrán impactos biológicos muy distintos durante los próximos siglos y una amplia gama de escenarios ecológicos.

Ninguno de los rechazos actuales respecto a los impactos ecológicos y humanos generales –“apocalíptico” o de otro tipo- podrá explicar con el paso del tiempo los largos períodos de vida media de los isótopos radioactivos que Fukushima está ahora arrojando a la atmósfera.

Cuando los impactos de Fukushima se extiendan con el correr de los siglos, la única certeza es que no importa qué prueba aparezca porque la industria nuclear nunca admitirá que está causando daños y nunca se va a ver obligada a pagarlos (este aspecto se concretará en la segunda parte de este artículo).

Hyman Rickover, padre de la marina nuclear, advirtió que aumentar los niveles de radiación en el interior de la envoltura de la Tierra es una forma de suicidio y que, si pudiera, “hundiría todos los reactores que ayudó a desarrollar”.

“Ahora que volvemos a utilizar energía nuclear”, dijo en 1982, “creo que la raza humana va de cabeza a destruirse, por lo que es importante que consigamos controlar esta horrible fuerza e intentemos eliminarla”.

Mientras Fukushima se deteriora tras una cortina de hierro de secretismo y engaños, necesitamos saber desesperadamente qué están haciendo con nosotros y con nuestro planeta.

Me veo tentado a decir que la verdad se encuentra en algún punto intermedio entre las mentiras de la industria nuclear y el creciente temor a un Apocalipsis tangible.

En realidad, las respuestas van más allá.

Definidas por siete décadas de engaños, negativas y de hacer la vista gorda, rozan el absurdo las simplistas seguridades ofrecidas por las corporaciones de que este último desastre de un reactor no nos va a afectar.

Fukushima derrama cada día inconmensurables cantidades masivas de radiación letal en nuestra frágil ecosfera y lo seguirá haciendo en las próximas décadas.

Cinco reactores nucleares han explotado ya en este planeta pero hay más de 400 que siguen en funcionamiento.

La mayor amenaza es el inevitable y próximo desastre… junto al siguiente y al que vendrá a continuación…

Herméticamente envueltos en negativas, protegidos por los privilegios corporativos, son los motores finales del terrorismo global.

La II parte de este artículo se titulará “De cómo Fukushima amenaza nuestra libertad humana y nuestra supervivencia material”.

Harvey Franklin Wasserman (1945) es periodista, escritor, activista por la democracia y defensor de las energías renovables. Ha sido uno de los estrategas y organizadores del movimiento antinuclear en Estados Unidos.

Ecowatch.com

Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández

El Libro Perdido de Enki

Hace unos 445.000 años, astronautas de otro planeta llegaron a la Tierra en busca de oro.

Tras amerizar en uno de los mares de la Tierra, desembarcaron y fundaron Eridú, «Hogar en la Lejanía». Con el tiempo, el asentamiento inicial se extendió hasta convertirse en la flamante Misión Tierra, con un Centro de Control de Misiones, un espaciopuerto, operaciones mineras e, incluso, una estación de paso en Marte.

Escasos de mano de obra, los astronautas utilizaron la ingeniería genética para darle forma a los Trabajadores Primitivos - el Homo sapiens. Más tarde, el Diluvio barrió la Tierra en una inmensa catástrofe que hizo necesario un nuevo comienzo; los astronautas se convirtieron en dioses y le concedieron la civilización a la Humanidad, transmitiéndosela a través del culto. Después, hace unos cuatro mil años, todo lo conseguido se desmoronó en una catástrofe nuclear provocada por los visitantes en el transcurso de sus propias rivalidades y guerras.

Todo lo ocurrido en la Tierra, y especialmente los acontecimientos acaecidos desde el inicio de la historia del ser humano, lo ha recogido Zecharia Sitchin en su serie de Crónicas de la Tierra, a partir de la Biblia, de tablillas de arcilla, de mitos de la antigüedad y de descubrimientos arqueológicos. Pero, ¿qué ocurrió antes de los acontecimientos en la Tierra, qué ocurrió en el propio planeta de los astronautas, Nibiru, que les llevó a los viajes espaciales, a su necesidad de oro y a la creación del Hombre?

¿Qué emociones, rivalidades, creencias, morales (o ausencia de éstas) motivaron a los principales protagonistas en las sagas celestes y espaciales? ¿Cuáles fueron las relaciones que llevaron a una escalada de la tensión en Nibiru y en la Tierra, qué tensiones surgieron entre viejos y jóvenes, entre los que habían llegado de Nibiru y los nacidos en la Tierra? ¿Y hasta qué punto lo sucedido vino determinado por el Destino -un destino cuyo registro de acontecimientos del pasado guarda la clave del futuro?

¿No sería prometedor que uno de los principales protagonistas, un testigo presencial que podía distinguir entre Suerte o Hado y Destino, registrara para la posteridad el cómo, el dónde, el cuándo y el porqué de todo, los Principios y los Finales?

Pues eso es, precisamente, lo que algunos de ellos hicieron; ¡y entre los principales de éstos estuvo el líder que comandó el primer grupo de astronautas!

Tanto expertos como teólogos reconocen en la actualidad que los relatos bíblicos de la Creación, de Adán y Eva, del Jardín del Edén, del Diluvio o de la Torre de Babel se basaron en textos escritos milenios antes en Mesopotamia, en especial escritos por los sumerios. Y éstos, a su vez, afirmaban con toda claridad que obtuvieron sus conocimientos acerca de lo acontecido en el pasado (muchos de ellos de una época anterior al comienzo de las civilizaciones, incluso anterior al nacimiento de la Humanidad) de los escritos de los Anunnaki («Aquellos Que del Cielo a la Tierra Vinieron»), los «dioses» de la antigüedad.

Como resultado de un siglo y medio de descubrimientos arqueológicos en las ruinas de las civilizaciones de la antigüedad, especialmente en Oriente Próximo, se han descubierto un gran número de estos primitivos textos; los hallazgos han revelado un gran número de textos desaparecidos -los llamados libros perdidos- que, o bien se mencionaban en los textos descubiertos, o se inferían a partir de ellos, o era conocida su existencia debido que habían sido catalogados en las bibliotecas reales o de los templos.

En ocasiones, los «secretos de los dioses» se revelaron en parte en relatos épicos, como en la Epopeya de Gilgamesh, que desvelan el debate que tuvo lugar entre los dioses y que llevó a la decisión de que la Humanidad pereciera en el Diluvio, o en un texto titulado Atra Hasis, que recuerda el motín de los Anunnaki que trabajaban en las minas de oro y que llevó a la creación de los Trabajadores Primitivos -los Terrestres. De cuando en cuando, los mismos líderes de los astronautas fueron los que crearon las composiciones; a veces, dictando el texto a un escriba, como en el titulado La Epopeya de Erra, en el cual uno de los dos dioses que desencadenaron la catástrofe nuclear intentó inculpar a su adversario; a veces, haciendo de escriba el mismo dios, como ocurre con el Libro de los Secretos de Thot (el dios egipcio del conocimiento), que el mismo dios había ocultado en una cámara subterránea.

Según la Biblia, cuando el Señor Dios Yahveh le dio los Mandamientos a su pueblo elegido, los inscribió en un principio por su propia mano en dos tablas de piedra que le entregó a Moisés en el Monte Sinaí. Pero, después de que Moisés arrojara y rompiera estas tablas como respuesta al incidente del becerro de oro, las nuevas tablas las inscribió el mismo Moisés, por ambos lados, mientras permaneció en el monte durante cuarenta días y cuarenta noches, tomando al dictado las palabras del Señor.

Si no hubiera sido por un relato escrito en un papiro de la época del faraón egipcio Khufu (Keops) concerniente al Libro de los Secretos de Thot, no se habría llegado a conocer la existencia de ese libro. Si no hubiera sido por las narraciones bíblicas del Éxodo y el Deuteronomio, nunca habríamos sabido nada de las tablas divinas ni de su contenido; todo esto se habría convertido en parte de la enigmática colección de los «libros perdidos» cuya existencia nunca habría salido a la luz. Y no resulta tan doloroso el hecho de que, en algunos casos, sepamos que hayan existido determinados textos, como que su contenido permanezca en la oscuridad. Éste es el caso del Libro de las Guerras de Yahveh y del Libro de Jasher (el «Libro del Justo»), que se mencionan específicamente en la Biblia. En al menos dos casos, se puede inferir la existencia de libros antiguos (textos primitivos conocidos por el narrador bíblico).

l capítulo 5 del Génesis comienza con la afirmación «Éste es el libro del Toledoth de Adán», traduciéndose normalmente el término Toledoth como «generaciones», pero su significado más preciso es «registro histórico o genealógico». De hecho, a lo largo de milenios, han sobrevivido versiones parciales de un libro que se conoció como el Libro de Adán y Eva en armenio, eslavo, siriaco y etíope; y el Libro de Henoc (uno de los llamados libros apócrifos que no se incluyeron en la Biblia canónica) contiene fragmentos que, según los expertos, pertenecieron a un libro mucho más antiguo, el Libro de Noé.

Un ejemplo que se menciona con frecuencia sobre el gran número de libros perdidos es el de la famosa Biblioteca de Alejandría, en Egipto. Fundada por el general Tolomeo tras la muerte de Alejandro en el 323 a.C, se dice que contenía más de medio millón de «volúmenes», de libros inscritos en diversos materiales (arcilla, piedra, papiro, pergamino). Aquella gran biblioteca, donde los eruditos se reunían para estudiar el conocimiento acumulado, se quemó y fue destruida en las guerras que se desarrollaron entre el 48 a.C. y la conquista árabe, en el 642 d.C. Lo que ha quedado de sus tesoros es una traducción al griego de los cinco primeros libros de la Biblia hebrea, y fragmentos que se conservaron en los escritos de algunos de los eruditos residentes de la biblioteca.

Y es así como sabemos que el segundo rey Tolomeo comisionó, hacia el 270 a.C, a un sacerdote egipcio al que los griegos llamaron Manetón para que recopilara la historia y la prehistoria de Egipto. Al principio, escribió Manetón, sólo los dioses remaron allí; luego, los semidioses y, finalmente, hacia el 3100 a.C, comenzaron las dinastías faraónicas. Escribió que los reinados divinos comenzaron diez mil años antes del Diluvio y que se prolongaron durante miles de años, presenciándose en el último período batallas y guerras entre los dioses.

En los dominios asiáticos de Alejandro, donde el cetro cayó en manos del general Seleucos y de sus sucesores, también tuvo lugar un empeño similar por proporcionar a los sabios griegos un registro de los acontecimientos del pasado. Un sacerdote del dios babilónico Marduk, Beroso, con acceso a las bibliotecas de tablillas de arcilla, cuyo centro era la biblioteca del templo de Jarán (ahora en el sudeste de Turquía), escribió una historia de dioses y hombres en tres volúmenes que comenzaba 432.000 años antes del Diluvio, cuando los dioses llegaron a la Tierra desde los cielos. En una lista en la que figuraban los nombres y la duración de los reinados de los diez primeros comandantes, Beroso decía que el primer líder, vestido como un pez, llegó a la costa desde el mar. Era el que le daría la civilización a la Humanidad, y su nombre, pasado al griego, era Oannes.

Encajando muchos detalles, ambos sacerdotes hicieron entrega de relatos de dioses del cielo que habían venido a la Tierra, de un tiempo en que sólo los dioses reinaban en la Tierra y del catastrófico Diluvio. En los trozos y en los fragmentos conservados (en otros escritos contemporáneos) de los tres volúmenes, Beroso daba cuenta específicamente de la existencia de escritos anteriores a la Gran Inundación -tablillas de piedra que se ocultaron para salvaguardarlas en una antigua ciudad llamada Sippar, una de las ciudades originales que fundaran los antiguos dioses.

Aunque Sippar fue arrollada y arrasada por el Diluvio, al igual que el resto de las ciudades antediluvianas de los dioses, apareció una referencia a los escritos antediluvianos en los anales del rey asirio Assurbanipal (668-633 a.C). Cuando, a mediados del siglo XIX los arqueólogos descubrieron la antigua capital asiría de Nínive (hasta entonces, conocida sólo por el Antiguo Testamento), hallaron en las ruinas del palacio de Assurbanipal una biblioteca con los restos de alrededor de 25.000 tablillas de arcilla inscritas. Coleccionista asiduo de «textos antiguos», Assurbanipal hacía alarde en sus anales:

«El dios de los escribas me ha concedido el don del conocimiento de su arte; he sido iniciado en los secretos de la escritura; incluso puedo leer las intrincadas tablillas en sumerio; entiendo las palabras enigmáticas cinceladas en la piedra de los días anteriores a la Inundación».

Sabemos ahora que la civilización sumeria floreció en lo que es ahora Iraq casi un milenio antes de los inicios de la época faraónica en Egipto, y que ambas serían seguidas posteriormente por la civilización del Valle del Indo, en el subcontinente indio. También sabemos ahora que los sumerios fueron los primeros en plasmar por escrito los anales y los relatos de dioses y hombres, de los cuales todos los demás pueblos, incluidos los hebreos, obtuvieron los relatos de la Creación, de Adán y Eva, Caín y Abel, el Diluvio y la Torre de Babel; y de las guerras y los amores de los dioses, como se reflejaron en los escritos y los recuerdos de los griegos, los hititas, los cananeos, los persas y los indoeuropeos. Como atestiguan todos estos antiguos escritos, sus fuentes fueron aún más antiguas; algunas descubiertas, muchas perdidas.

El volumen de estos primitivos escritos es asombroso; no miles, sino decenas de miles de tablillas de arcilla se han descubierto en las ruinas del Oriente Próximo de la antigüedad. Muchas tratan o registran aspectos de la vida cotidiana, como acuerdos comerciales o salarios de los trabajadores, o registros matrimoniales. Otros, descubiertos principalmente en las bibliotecas palaciegas, conforman los Anales Reales; otros más, descubiertos en las ruinas de las bibliotecas de los templos o en las escuelas de escribas, conforman un grupo de textos canónicos, de literatura sagrada, que se escribieron en lengua sumeria y se tradujeron después al acadio (la primera lengua semita) y, más tarde, a otras lenguas de la antigüedad. E, incluso, en estos escritos primitivos, que se remontan a casi seis mil años, encontramos referencias a «libros» (textos inscritos en tablillas de piedra) perdidos.

Entre los hallazgos increíbles (pues decir «afortunados» no transmitiría plenamente la idea de milagro) realizados en las ruinas de las ciudades de la antigüedad y en sus bibliotecas, se encuentran unos prismas de arcilla donde aparece información de los diez soberanos antediluvianos y de sus 432.000 años de reinado, una información a la que ya aludía Beroso. Conocidas como las Listas de los Reyes Sumerios (y exhibidas en el Museo Ashmolean de Oxford, Inglaterra), sus distintas versiones no dejan lugar a duda de que los compiladores sumerios tuvieron acceso a cierto material común o canónico de textos primitivos. Junto con otros textos, igualmente antiquísimos, descubiertos en diversos estados de conservación, estos textos sugieren rotundamente que el cronista original de la Llegada, así como de los acontecimientos que la precedieron y la siguieron, había sido uno de aquellos líderes, un participante clave, un testigo presencial.

Ese testigo presencial de los acontecimientos y participante clave en ellos era el líder que había amerizado con el primer grupo de astronautas. En aquel momento, su nombre-epíteto era E.A., «Aquel Cuyo Hogar Es Agua», y sufrió la amarga decepción de que el mando de la Misión Tierra se le diera a su hermanastro y rival EN.LIL («Señor del Mandato»), una humillación que no quedaría suficientemente mitigada con la concesión del título de EN.KI, «Señor de la Tierra».

Relegado de las ciudades de los dioses y de su espaciopuerto en el E.DIN («Edén») para supervisar la extracción de oro en el AB.ZU (África sudoriental), Ea/Enki fue, además de un gran científico, el que descubrió a los homínidos que habitaban aquellas zonas. Y, de este modo, cuando se amotinaron y dijeron «¡Ya basta!» los Anunnaki que trabajaban en las minas, fue él quien pensó que la mano de obra que necesitaban se podía conseguir adelantándose a la evolución por medio de la ingeniería genética; y así apareció el Adam (literalmente, «El de la Tierra», el Terrestre). Como híbrido que era, el Adán no podía procrear; pero los acontecimientos de los que se hace eco el relato bíblico de Adán y Eva en el Jardín del Edén dan cuenta de la segunda manipulación genética de Enki, que añadió los genes cromosómicos extras necesarios para la procreación.

Y cuando la Humanidad, al proliferar, resultó no adecuarse a lo que tenían previsto los dioses, fue él, Enki, el que desobedeció el plan de su hermano Enlil de dejar que la Humanidad pereciera en el Diluvio, unos acontecimientos en los que el héroe humano recibió el nombre de Noé en la Biblia, y Ziusudra en el texto sumerio original, más antiguo.

Ea/Enki era el primogénito de Anu, soberano de Nibiru, y como tal estaba versado en el pasado de su planeta (Nibiru) y de sus habitantes. Científico competente, Enki legó los aspectos más importantes de los avanzados conocimientos de los Anunnaki a sus dos hijos, Marduk y Nin-gishzidda (que, como dioses egipcios, eran conocidos allí como Ra y Thot respectivamente). Pero también jugó un papel fundamental al compartir con la Humanidad ciertos aspectos de tan avanzados conocimientos, enseñándoles a individuos seleccionados los «secretos de los dioses».

En al menos dos ocasiones, estos iniciados plasmaron por escrito (tal como se les indicó que hicieran) aquellas enseñanzas divinas como legado de la Humanidad. Uno de ellos, llamado Adapa, y probablemente hijo de Enki con una hembra humana, es conocido por haber escrito un libro titulado Escritos referentes al Tiempo -uno de los libros perdidos más antiguos. El otro, llamado Enmeduranki, fue con toda probabilidad el prototipo del Henoc bíblico, aquel que fue elevado al cielo después de confiar a sus hijos el libro de los secretos divinos, y del cual posiblemente haya sobrevivido una versión en el extrabíblico Libro de Henoch.

A pesar de ser el primogénito de Anu, Enki no estaba destinado a ser el sucesor de su padre en el trono de Nibiru. Unas complejas normas sucesorias, reflejo de la convulsa historia de los nibiruanos, le daba ese privilegio al hermanastro de Enki, Enlil. En un esfuerzo por resolver este agrio conflicto, Enki y Enlil terminaron en una misión en un planeta extraño -la Tierra-, cuyo oro necesitaban para crear un escudo que preservara la cada vez más tenue atmósfera de Nibiru. Fue en este marco, complicado aún más con la presencia en la Tierra de su hermanastra Ninharsag (la oficial médico jefe de los Anunnaki), donde Enki decidió desafiar los planes de Enlil de hacer que la Humanidad pereciera en el Diluvio.

El conflicto siguió adelante entre ambos hermanastros, e incluso entre sus nietos; y el hecho de que todos ellos, y especialmente los nacidos en la Tierra, se enfrentaran a la pérdida de longevidad que el amplio período orbital de Nibiru les proporcionaba incrementó aún más las angustias personales y agudizó las ambiciones. Y todo esto culminó en el último siglo del tercer milenio a.C, cuando Marduk, primogénito de Enki con su esposa oficial, proclamó que él, y no el primogénito de Enlil, Ninurta, debía heredar la Tierra. El amargo conflicto, que supuso el desarrollo de una serie de guerras, llevó al final a la utilización de armas nucleares; aunque no intencionado, el resultado de todo ello fue el hundimiento de la civilización sumeria.

La iniciación de individuos escogidos en los «secretos de los dioses» marcó los inicios del Sacerdocio, los linajes de mediadores entre los dioses y el pueblo, los transmisores de la Palabra Divina a los mortales terrestres. Los oráculos (interpretaciones de los pronunciamientos divinos) se mezclaron con la observación de los cielos en busca de augurios. Y a medida que la Humanidad se vio arrastrada a tomar parte en los conflictos de los dioses, la Profecía comenzó a jugar su papel. De hecho, la palabra para designar a estos portavoces de los dioses que proclamaban lo que iba a pasar, Nabih, era el epíteto del hijo primogénito de Marduk, Nabu, que en nombre de su padre, exiliado, intentó convencer a la Humanidad de que los signos celestes indicaban la inminente supremacía de Marduk.

Este estado de cosas llevó a la necesidad de diferenciar entre Suerte y Destino. Las promulgaciones de Enlil, y a veces incluso de Anu, que siempre habían sido incuestionables, se veían sujetas ahora al examen de la diferencia entre NAM (el Destino, como las órbitas planetarias, cuyo curso está determinado y no se puede cambiar) y NAM.TAR, literalmente, el destino que puede ser torcido, roto, cambiado (que era la Suerte o el Hado). Revisando y rememorando la secuencia de los acontecimientos, y el paralelismo aparente entre lo que había sucedido en Nibiru y lo que había ocurrido en la Tierra, Enki y Enlil comenzaron a ponderar filosóficamente lo que, ciertamente, estaba destinado y no se podía evitar, y el hado que venía como consecuencia de decisiones acertadas o equivocadas y del libre albedrío. Éstas no se podían predecir, mientras que las primeras se podían anticipar (especialmente, si eran cíclicas, como las órbitas planetarias; si lo que fue volvería a ser, si lo Primero también sería lo Último).

Las consecuencias climáticas de la desolación nuclear agudizaron el examen de conciencia entre los líderes de los Anunnaki y llevaron a la necesidad de explicar a las devastadas masas humanas por qué había ocurrido aquello. ¿Había sido cosa del destino, o había sido el resultado de un error de los Anunnaki? ¿Había algún responsable, alguien que tuviera que rendir cuentas?

En las reuniones de los Anunnaki en las vísperas de la calamidad, fue Enki el único que se opuso a la utilización de las armas prohibidas. De ahí la importancia que tuvo para Enki explicar a los supervivientes qué había sucedido en la saga de los extraterrestres que, a pesar de sus buenas intenciones, habían terminado siendo tan destructores. ¿Y quién, sino Ea/Enki, que había sido el primero en llegar y presenciarlo todo, era el más cualificado para relatar el Pasado, con el fin de poder adivinar el Futuro? Y la mejor forma de relatarlo todo era en un informe, escrito en primera persona por el mismo Enki.

Es cierto que hizo una autobiografía, por lo que se deduce de un largo texto (pues se extiende al menos en doce tablillas) descubierto en la biblioteca de Nippur, donde se cita a Enki diciendo:

Cuando llegué a la Tierra, había mucho inundado.
Cuando llegué a sus verdes praderas, montículos y cerros se levantaron a mis órdenes.
En un lugar puro construí mi hogar, un nombre adecuado le di.
Este largo texto continúa diciendo que Ea/Enki asignó tareas a sus lugartenientes, poniendo en marcha su Misión en la Tierra.

Otros muchos textos, que relatan diversos aspectos del papel de Enki en los acontecimientos que siguieron sirven para completar el relato de Enki; entre ellos hay una cosmogonía, una Epopeya de la Creación, en cuyo núcleo se halla el propio texto de Enki, que los expertos llaman La Génesis de Eridú. En ellos, se incluyen descripciones detalladas del diseño del Adán, y cuentan cómo otros Anunnaki, varón y hembra, llegaron hasta Enki en su ciudad de Eridú para obtener de él el ME, una especie de disco de datos donde se hallaban codificados todos los aspectos de la civilización; y también hay textos de la vida privada y de los problemas personales de Enki, como el relato de sus intentos por conseguir tener un hijo con su hermanastra Ninharsag, sus promiscuas relaciones tanto con diosas como con las Hijas del Hombre y las imprevistas consecuencias que se derivaron de todo ello.

El texto del Atra Hasis arroja luz sobre los esfuerzos de Anu por prevenir un estallido de las rivalidades Enki-Enlil al dividir los dominios de la Tierra entre ellos; y los textos que registran los acontecimientos que precedieron al Diluvio reflejan casi palabra por palabra los debates del Consejo de los Dioses sobre la suerte de la Humanidad y el subterfugio de Enki conocido como el relato de Noé y el arca, relato conocido sólo por la Biblia, hasta que se encontró una de sus versiones originales mesopotámicas en las tablillas de la Epopeya de Gilgamesh.

Las tablillas de arcilla sumerias y acadias, las bibliotecas de los templos babilónicos y asirios, los «mitos» egipcios, hititas y cananeos, y las narraciones bíblicas forman el cuerpo principal de memorias escritas de los asuntos de dioses y hombres. Y por primera vez en la historia, este material disperso y fragmentado ha sido reunido y utilizado, de la mano de Zecharia Sitchin, para recrear el relato presencial de Enki, los recuerdos autobiográficos y las penetrantes profecías de un dios extraterrestre.

Presentado como un texto que hubiera dictado Enki a un escriba escogido, un Libro Testimonial para ser desvelado en el momento apropiado, trae a la mente las instrucciones de Yahveh al profeta Isaías (siglo vii a.C):

Ahora ven,
escríbelo en una tablilla sellada,
grábalo como un libro;
para que sea un testimonio hasta el último día,
un testimonio para siempre.
Isaías 30,8

Al tratar del pasado, el mismo Enki percibió el futuro. La idea de que los Anunnaki, ejercitando el libre albedrío, eran señores de su suerte (así como de la suerte de la Humanidad) desembocó, en última instancia, en la constatación de que se trataba de un Destino que, después de todo lo dicho y hecho, determinaba el curso de los acontecimientos; y, por tanto, como reconocieron los profetas hebreos, lo Primero será lo Último.

El registro de los acontecimientos dictado por Enki se convierte, así pues, en el fundamento de la Profecía, y el Pasado se convierte en Futuro.

ATESTACIÓN

Palabras de Endubsar, escriba maestro, hijo de la ciudad de Eridú, sirviente del señor Enki, el gran dios.

En el séptimo año después de la Gran Calamidad, en el segundo mes, en el decimoséptimo día, fui citado por mi maestro el Señor Enki, el gran dios, benévolo creador de la Humanidad, omnipotente y misericordioso.

Yo estaba entre los supervivientes de Eridú que habían escapado a la árida estepa cuando el Viento Maligno se estaba acercando a la ciudad.

Y vagué por el desierto, buscando ramas secas para hacer fuego. Y miré hacia arriba y he aquí que un Torbellino llegó desde el sur. Tenía un resplandor rojizo, y no hacía sonido alguno. Y cuando tocó el suelo, salieron de su vientre cuatro largos pies y el resplandor desapareció. Y me arrojé al suelo y me postré, pues sabía que era una visión divina.

Y cuando levanté mis ojos, había dos emisarios divinos cerca de mí.

Y tenían rostros de hombres, y sus vestidos brillaban como metal bruñido. Y me llamaron por mi nombre y me hablaron, diciendo: Has sido citado por el gran dios, el señor Enki. No temas, pues has sido bendecido. Y estamos aquí para llevarte a lo alto, y llevarte hasta su retiro en la Tierra de Magan, en la isla en medio del Río de Magan, donde están las compuertas.

Y mientras hablaban, el Torbellino se elevó como un carro de fuego y se fue. Y me tomaron de las manos, cada uno de ellos de una mano. Y me elevaron y me llevaron velozmente entre la Tierra y los cielos, igual que se remonta el águila. Y pude ver la tierra y las aguas, y las llanuras y las montañas. Y me dejaron en la isla, ante la puerta de la morada del gran dios. Y en el momento en que me soltaron de las manos, un resplandor como nunca había visto me envolvió y me abrumó, y caí al suelo como si hubiera quedado vacío del espíritu de vida.

Mis sentidos vitales volvieron a mí, como si despertara del más profundo de los sueños, por el sonido de mi nombre al llamarme. Estaba en una especie de recinto. Estaba oscuro, pero también había un aura. Entonces, la más profunda de las voces pronunció mi nombre otra vez.

Y, aunque pude escucharla, no hubiera sabido decir de dónde venía la voz, ni pude ver quién era el que hablaba. Y dije, aquí estoy.

Entonces, la voz me dijo: Endubsar, descendiente de Adapa, te he escogido para que seas mi escriba, para que pongas por escrito mis palabras en las tablillas.

Y de pronto apareció un resplandor en una parte del recinto. Y vi un lugar dispuesto como el lugar de trabajo de un escriba: una mesa de escriba y un taburete de escriba, y había piedras finamente labradas sobre la mesa. Pero no vi tablillas de arcilla ni recipientes de arcilla húmeda. Y sobre la mesa sólo había un estilo, y éste relucía en el resplandor como no lo hubiera podido hacer ningún estilo de caña.

Y la voz volvió a hablar, diciendo: Endubsar, hijo de la ciudad de Eridú, mi fiel sirviente. Soy tu señor Enki. Te he convocado para que escribas mis palabras, pues estoy muy turbado por la Gran Calamidad que ha caído sobre la Humanidad. Es mi deseo registrar el verdadero curso de los acontecimientos, para que tanto dioses como hombres sepan que mis manos están limpias. Desde el Gran Diluvio, no había caído una calamidad tal sobre la Tierra, los dioses y los terrestres. Pero el Gran Diluvio estaba destinado a suceder, no así la gran calamidad. Ésta, hace siete años, no tenía que haber ocurrido. Se podía haber evitado, y yo, Enki, hice todo lo que pude por impedirla; pero, ¡ay!, fracasé. ¿Y fue hado o fue destino?

El futuro juzgará, pues al final de los días un Día del Juicio habrá. En ese día, la Tierra temblará y los ríos cambiarán su curso, y habrá oscuridad al mediodía y un fuego en los cielos por la noche, será el día del regreso del dios celestial. Y habrá quien sobreviva y quien perezca, quien sea recompensado y quien sea castigado, dioses y hombres por igual, en ese día se descubrirá; pues lo que venga a suceder, por lo que ha sucedido será determinado; y lo que estaba destinado, en un ciclo será repetido, y lo que fue fruto del hado y ocurrió sólo por la voluntad del corazón, para bien o para mal vendrá a ser juzgado.

La voz cayó en el silencio; después, el gran señor habló de nuevo, diciendo: Es por esta razón que contaré el relato veraz de los Principios y de los Tiempos Previos y de los Tiempos de Antaño; pues, en el pasado, el futuro se halla oculto. Durante cuarenta días y cuarenta noches, yo hablaré y tú escribirás; cuarenta será la cuenta de los días y las noches de tu trabajo aquí, pues cuarenta es mi número sagrado entre los dioses. Durante cuarenta días y cuarenta noches, no comerás ni beberás; sólo esta onza de pan y agua tomarás, y te mantendrá durante todo tu trabajo.

Y la voz se detuvo, y de pronto apareció un resplandor en otra parte del recinto. Y vi una mesa y, sobre ella, un plato y una copa. Y me levan te para ir allí, y había pan en el plato y agua en la copa.

Y la voz del gran señor Enki habló de nuevo, diciendo: Endubsar, come el pan y bebe el agua, y te mantendrás durante cuarenta días y cuarenta noches. E hice como me indicó. Y después, la voz me indicó que me sentara ante la mesa de escriba, y el resplandor se intensificó allí. No pude ver ninguna puerta ni abertura donde me encontraba, sin embargo el resplandor era tan fuerte como el del sol del mediodía.

Y la voz dijo: Endubsar el escriba, ¿qué ves?

Y miré y vi el resplandor que iluminaba la mesa, las piedras y el estilo, y dije: Veo unas tablillas de piedra, y su tono es de un azul tan puro como el cielo. Y veo un estilo como nunca antes había visto, su cuerpo no parece de caña, y su punta tiene la forma de una garra de águila.

Y la voz dijo: Son éstas las tablillas sobre las cuales inscribirás mis palabras. Por expreso deseo mío, se han tallado del más fino lapislázuli, cada una de ellas con dos caras lisas. Y el estilo que ves es la obra de un dios, el cuerpo está hecho de electro y la punta de cristal divino. Se adaptará firmemente a tu mano, y te será tan fácil grabar con él como marcar sobre arcilla húmeda. En dos columnas inscribirás la cara frontal, en dos columnas inscribirás el dorso de cada tablilla de piedra. ¡No te desvíes de mis palabras y mis declaraciones!

Y hubo una pausa, y yo toqué una de las piedras, y sentí su superficie como una piel lisa, suave al tacto. Y tomé el estilo sagrado, y lo sentí como una pluma en mi mano.

Y, después, el gran dios Enki comenzó a hablar, y yo empecé a escribir sus palabras, exactamente como las decía. A veces, su voz era fuerte; a veces, casi un susurro. A veces, había gozo u orgullo en su voz; a veces, dolor o angustia. Y cuando una tablilla quedaba inscrita en todas sus caras, tomaba otra para continuar.

Y cuando fueron dichas las últimas palabras, el gran dios se detuvo, y pude escuchar un gran suspiro. Y dijo: Endubsar, mi sirviente, durante cuarenta días y cuarenta noches has anotado fielmente mis palabras. Tu trabajo aquí ha terminado. Ahora, toma otra tablilla, y en ella escribirás tu propia atestación; y al final de ella, como testigo, márcala con tu sello; y toma la tablilla y ponla junto con las otras en el cofre divino; pues, en el momento designado, los escogidos vendrán hasta aquí y encontrarán el cofre y las tablillas, y sabrán todo lo que yo te he dictado a ti; y que el relato veraz de los Principios, los Tiempos Previos, los Tiempos de Antaño y la Gran Calamidad será conocido en lo sucesivo como Las Palabras del Señor Enki. Y habrá un Libro de Testimonios del pasado, y un Libro de dicciones del futuro, pues el futuro en el pasado se halla, y lo primero también será lo último.

Y hubo una pausa, y tomé las tablillas y las puse una a una en el orden correcto dentro del cofre. Y el cofre estaba hecho de madera de acacia con incrustaciones de oro en el exterior.

Y la voz de mi señor dijo: Ahora, cierra la tapa del cofre y fija el cierre. E hice como se me indicó.

Y hubo otra pausa, y mi señor Enki dijo: Y en cuanto a ti, Endubsar, con un gran dios has hablado y, aunque no me has visto, en mi presencia has estado. Por tanto, estás bendecido, y serás mi portavoz ante el pueblo. Los amonestarás para que sean justos, pues en ello estriba una buena y larga vida. Y los confortarás, pues en el plazo de setenta años se reconstruirán las ciudades y las cosechas volverán a crecer. Habrá paz, pero también habrá guerras. Nuevas naciones se harán poderosas, reinos se elevarán y caerán. Los dioses de antaño se apartarán, y nuevos dioses decretarán los hados. Pero al final de los días prevalecerá el destino, y ese futuro se predice en mis palabras acerca del pasado. De todo ello, Endubsar, a la gente le hablarás.

Y hubo una pausa y un silencio. Y yo, Endubsar, me postré en el suelo y dije: Pero, ¿cómo sabré qué decir?
Y la voz del señor Enki dijo: Habrá señales en los cielos, y las palabras que tengas que pronunciar vendrán a ti en sueños y en visiones. Y, después de ti, habrá otros profetas escogidos. Y al final, habrá una Nueva Tierra y un Nuevo Cielo, y ya no habrá más necesidad de profetas.

Y, entonces, se hizo el silencio, y las auras se extinguieron, y el espíritu me dejó. Y cuando recobré los sentidos, estaba en los campos de los alrededores de Eridú.

Sello de Endubsar, escriba maestropor Zecharia Sitchin
http://veritas-boss.blogspot.com.es/2014/02/el-libro-perdido-de-enki.html
Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...