jueves, 31 de diciembre de 2015

Bail-in en Europa entra en vigor en Enero de 2016





Según se describe en la página de bbvareserarch, “el nuevo concepto de “capacidad de absorción de pérdidas” (TLAC por sus siglas en ingles) y la herramienta de bail-in son las piedras angulares del nuevo régimen de resolución, en la que los accionistas y los acreedores deben asumir gran parte de la carga de la recapitalización en un banco en caso de quiebra. Los bancos deben tener suficientes pasivos con la capacidad de absorción de pérdidas (TLAC)”.

Bajo el nombre de Reestructuración y Resolución de Entidades de Crédito y Empresas de Servicios de Inversión, se contempla el procedimiento de resolución. Este se aplicará cuando una entidad sea inviable o sea previsible que vaya a serlo en un futuro y que por razones de interés público y estabilidad financiera sea necesario evitar su liquidación concursal. El supervisor competente, previa consulta a la autoridad de resolución preventiva y al FROB, puede evaluar si una entidad se encuentra en situación de inviabilidad.

El FROB, en tanto que autoridad de resolución ejecutiva, podrá realizar esa evaluación en determinados supuestos. Finalmente, y tras realizar las actuaciones mencionadas, será el FROB quien analice si se dan el resto de circunstancias que deben concurrir para iniciar el procedimiento de resolución; es decir, que no haya una solución de carácter privado y que haya un interés público en el inicio de tal proceso. Una vez que se den las condiciones para la resolución, el FROB acordará la apertura del proceso de resolución y, salvo excepciones tasadas, procederá a la sustitución del órgano de administración.

A partir de ese momento, el FROB activará, como mejor considere, los instrumentos de resolución. Entre ellos la llamada recapitalización interna o bail-in, a través de la cual se pretende minimizar el impacto de la resolución sobre los contribuyentes, asegurando una adecuada distribución de los costes entre accionistas y acreedores. La gran novedad de este instrumento es que permite imponer pérdidas a todos los acreedores y no solo hasta el nivel de los subordinados como hace hoy la vigente Ley 9/2012. Estará operativo a partir de 2016.

El ciclo de absorción de perdidas será el siguiente:
En primer lugar, los accionistas y acreedores asumirían pérdidas hasta un valor del 8% del total de pasivos de la entidad.
Si esto no es suficiente, el Fondo de Resolución podría asumir pérdidas por un importe máximo de un 5% del total de pasivos de la entidad.
Si esto no fuera suficiente, se continuará la recapitalización interna sobre el resto de acreedores, afectándose en última instancia a los depósitos y quedando excluidos los depósitos cubiertos por el Fondo de Garantía de Depósitos.

La necesidad de imponer pérdidas a accionistas y acreedores es compatible con una especial protección a los depósitos:

-Los depósitos de menos de 100.000 euros mantienen la garantía directa del Fondo de Garantía de Depósitos.

-Los depósitos contarán además con un tratamiento preferente en la jerarquía de acreedores. De este modo, todos los depósitos de personas físicas o pymes tendrán reconocida preferencia como acreedores, solo subordinado al nivel de protección otorgado a los depósitos de menos de 100.000 euros.

El 1 de enero de 2016, un nuevo sistema de recapitalización entrará en vigor para todos los bancos europeos. Este nuevo sistema está basado en el Bail-in de los bancos de Chipre del que fuimos testigos hace unos años. Si recuerdas, el dinero necesario fue incautado a cualquier persona que tenía más de 100.000 euros en sus cuentas bancarias con el fin de rescatar a los bancos. Ahora los mismos principios exactos que se usaron en Chipre se van a aplicar a toda Europa. Y con todo el sistema financiero mundial tambaleándose al borde del caos, no es una buena noticia para aquellos que tienen grandes cantidades de dinero escondido en temblorosos bancos europeos.

A continuación, comparto parte de un anuncio sobre este nuevo sistema de recapitalización que viene directamente de la página oficial del Parlamento Europeo. Quiero que se den cuenta de que ellos dicen explícitamente que “los depositantes no asegurados se verían afectados”. Lo que realmente quieren decir es que cada vez que un banco en Europa falle, van a venir en pos de las cuentas bancarias privadas una vez que los accionistas y los tenedores de bonos hayan sido eliminados. Así que si tienes tiene más de 100.000 euros en un banco europeo en este momento, potencialmente serán el gancho cuando ese banco quiebre:

La Directiva establece un sistema de rescate en el que se asegurará que los contribuyentes serán los últimos en la línea de pago con sus cuentas de un banco en dificultades. En una recapitalización, los acreedores, de acuerdo con una jerarquía predefinida, pierden parte o la totalidad de sus tenencias para mantener vivo el banco. El sistema de recapitalización será aplicable a partir del 1 de enero 2016.

La herramienta de rescate en la que figura en la Directiva requeriría que los accionistas y tenedores de bonos fueran los primeros. Los depositantes no garantizados (más de 100.000 €) se verían afectados, en muchos casos, incluso después de que el fondo de resolución bancaria europeo y el fondo de garantía de depósitos nacional en el país donde se encuentre el banco intervenido para ayudar a estabilizar el banco. Los pequeños depositantes estarían, en todo caso, excluidos explícitamente de cualquier recapitalización.

Y como hemos visto en el pasado, estas reglas pueden cambiar de la noche al día en medio de una gran crisis. Así que los que tienen menos de 100.000 euros no necesariamente significa que sea cierto que estén totalmente asegurados.

También es importante tener en cuenta que ha habido realmente una gran prisa para conseguir todo esto antes de enero. De hecho, a finales de octubre, la Comisión Europea demandó a seis naciones que aún no habían adaptado su legislación a las nuevas reglas del bail-in.

Mientras tanto, se han producido cambios importantes en los EE.UU. también. La Reserva Federal ha adoptado recientemente una nueva regla que limita lo que puede hacer para rescatar a los bancos “demasiado grandes para quebrar”. Si esta nueva regla hubiera estado en vigor durante la última crisis financiera, la Reserva Federal no hubiese sido capaz de rescatar a AIG o Bear Stearns.

Muchos asumen que cuando ponen dinero en el banco tienen derecho a que se les devuelva “su dinero” cuando lo deseen. Pero si todos fueramos al banco al mismo tiempo, no habría suficiente dinero para todos nosotros. La razón de esto es que los bancos sólo mantienen una pequeña fracción de nuestro dinero a su disposición para satisfacer las demandas de los que llevan a cabo los retiros en el día a día. Los bancos toman el resto del dinero que hemos depositado y lo utilizan para lo que ellos piensan que es lo mejor.

Si tienes dinero en un banco que entre en problemas, el banco seguirá obligado a devolverte el dinero, pero puede que no sea capaz de hacerlo. Aquí es donde entra el FGD (Fondo de Garantía de DepósitosI. La FGD supuestamente garantiza la seguridad de los depósitos en los bancos miembros inferiores a 100.000 euros, pero en un momento dado, sólo tiene un muy, muy pequeña cantidad de dinero en la mano.

Si alguna crisis importante viene puede hacer que los bancos comiencen a caer como fichas de dominó, el FGD estará en modo de pánico. Durante ese escenario, el FGD se verá obligado a pedir al Estado una enorme cantidad de dinero, y puesto que ya corremos un déficit gigante, el gobierno tendría que pedir prestado los fondos que serían necesarios o, cambiar la normativa para que los depositantes con menos de 100.000 “colaboren” en la colecta para que el banco no quiebre.

Personalmente, me parece muy interesante que hemos visto grandes cambios en las reglas de Europa y de la Reserva Federal al igual que estamos entrando en una nueva crisis financiera mundial. ¿Saben algo que el resto de nosotros no sabemos?

Nuestro sistema financiero puede ser visualizado como una pirámide invertida con las clases de activos de mayor tamaño (y el riesgo) en la parte superior. La mayoría de la gente es consciente de que el oro es un recurso escaso, pero por lo general no son conscientes de la gran cantidad de otros productos financieros que existen en la actualidad.

La mejor manera de entender el riesgo inherente en el sistema es imaginar lo que sucedería con los valores de los activos en el contexto de una crisis con tasas de interés elevándose cada vez más. Las capas superiores de la pirámide se liquidan en un pánico que probablemente implicaría a los opacos mercados de derivados. Algunos de los bancos más grandes del mundo poseen la mayor parte de todos los contratos de derivados, teniendo una cantidad 10 veces superior a sus activos y 100 veces superior a sus capitalizaciones de mercado. Algunos bancos tendrían pérdidas enormes y quebrarían; y algunos otros se beneficiarían enormemente, pero no podrían recuperar sus ganancias de las entidades quebradas. En un entorno de tasas de interés en aumento, los valores de deuda, los bienes raíces (financiado por la deuda) y las acciones caerían. Mientras que las capas superiores se evaporan cuando su liquidez se va secando, el capital buscará refugio en el “bien más comercial” o el activo más líquido, el que está más abajo en la pirámide. Muchas personas que tienen bienes situados en la parte superior de la pirámide perderán partes de su capital este camino de conseguir líquido y de activos con menos riesgo. 

Fuentes:





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...