lunes, 21 de diciembre de 2015

Demuestran que un texto religioso egipcio incluye datos astrofísicos1

El recuadro marca el nombre de Horus dentro del papiro.
El calendario de papiro del Antiguo Egipto, Cairo 85637, es el documento histórico más antiguo conservado de observaciones a simple vista de una estrella variable, la binaria eclipsante Algol. El recuadro marca el nombre de Horus dentro del papiro. 

Este calendario —dedicado a Algol, una manifestación de Horus, el dios celeste de la mitología egipcia—, contiene pronósticos de buena o mala suerte para cada día de un año. Investigadores de la Universidad de Helsinki han realizado un análisis estadístico de los textos mitológicos de este calendario. 

Su análisis reveló que los periodos de Algol (2,85 días) y la Luna (29,6 días) regulan fuertemente las acciones de las deidades en este calendario. «Hasta ahora, sólo había conjeturas de que muchos de los textos mitológicos del Calendario El Cairo describen fenómenos astronómicos. 

Ahora podemos determinar sin ambigüedad que a lo largo de todo el año las acciones de muchas deidades en el calendario están conectadas a los cambios regulares de Algol y la Luna», dice el Maestro en Ciencias Sebastián Porceddu. 

El nombre Algol significa 'estrella endemoniada' (del árabe Ras al-gul), 'la cabeza del demonio'), y probablemente fue llamada así por su peculiar comportamiento. En épocas en las que se creía que el cielo era inmutable, el hecho de que una estrella pudiera variar de magnitud en ciclos casi exactos sólo podía ser obra del Diablo. IMAGEN: Posición de Argol.El nombre Algol significa ‘estrella endemoniada’ (del árabe Ras al-gul), ‘la cabeza del demonio’), y probablemente fue llamada así por su peculiar comportamiento. En épocas en las que se creía que el cielo era inmutable, el hecho de que una estrella pudiera variar de magnitud en ciclos casi exactos sólo podía ser obra del Diablo. 

IMAGEN: Posición de Argol. 

La variabilidad de Algol fue registrada por primera vez en la Edad Moderna en 1670 por Geminiano Montanari. Sin embargo, la reciente investigación confirma que la primera estrella variable, así como su periodo, fueron descubiertos mucho antes de lo que se pensaba. 

Parece bastante claro que los egipcios hace 3 milenios estudiaron tal variabilidad e indicaron que el periodo de Algol era de 2,85 días. Por razones religiosas, los antiguos egipcios registraron este periodo en uno de sus calendarios, que describe esos cambios repetitivos. Esto también confirma los dos resultados astrofísicos «modernos» reportados por el grupo de Helsinki en el año 2013: 

La primera observación directa del aumento esperado del periodo de Algol y la estimación precisa a largo plazo para la transferencia de masa en este sistema binario. 

En la constelación Perseo, Argol representa el ojo de la gorgona Medusa. «Yo tendría serias dudas, si alguien afirma, por ejemplo, que la Biblia contiene información sobre el agua en Marte. Hemos confirmado que los textos religiosos egipcios antiguos contienen información astrofísica sobre Algol. 

No fue una sorpresa para nosotros que hubiera escépticos, y que todavía haya», dice el profesor Lauri Jetsu. La investigación también confirma que las fases más brillantes de Algol y la Luna tenían significados especialmente positivos para los antiguos egipcios. El estudio se publica en PLOS One.

Artículo publicado en MysteryPlanet

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...