domingo, 6 de diciembre de 2015

Desentierran sarcófagos de una tumba etrusca intacta

tumba-etruscaUna tumba etrusca intacta, completa con sarcófagos, ajuar funerario, y una misteriosa cabeza de mármol, ha salido a la luz en la región italiana de Umbria, y se postula como uno de los hallazgos arqueológicos más importantes de la historia reciente. 

Con una antigüedad que se remonta al siglo IV a.C., el sitio funerario fue encontrado fortuitamente por un agricultor que abrió un hueco en la tierra mientras trabajaba con su pala en un campo cercano a Città della Pieve, un pequeño pueblo a pocos kilómetros de Perugia.

 «Fue un descubrimiento totalmente inesperado. El área está aislada de los lugares usualmente conocidos por los saqueadores de tumbas, de hecho, el sepulcro se encuentra incólume», dijo Clarita Natalini del la Superintendencia Arqueológica de Umbria. Cultura enigmática Los etruscos fueron un pueblo de la antigüedad cuyo núcleo geográfico fue la Toscana, Italia. Entre otras cosas, enseñaron a los franceses cómo hacer vino, a los romanos cómo construir carreteras, e introdujeron el arte de la escritura en Europa. En cierto modo predecesora de Roma y heredera del mundo helénico, su cultura y sus técnicas militares superiores hicieron de este pueblo el dueño del norte y centro de la Península Itálica desde el siglo VIII a.C. hasta la ascensión de de Roma en el siglo V a.C. 

El poderío etrusco perdió su impulso en gran medida al tener que afrontar casi al mismo tiempo las invasiones de los celtas y los ataques de griegos y cartagineses. Su derrota definitiva, por los romanos, se vio facilitada por tales enfrentamientos y por el hecho de que los etruscos nunca formaron un estado sólidamente unificado sino una especie de débil confederación de ciudades de mediano tamaño. 

Sin embargo, a pesar de su gran influencia en Europa, apenas sobreviven restos de la cultura etrusca, y mucho de lo que sabemos nos llega de fuentes de segunda mano griegas y romanas. 

Este hecho pone de manifiesto la gran importancia del reciente hallazgo, el cual promete revelar nuevas pistas sobre esta fascinante cultura antigua. La apertura de la tumba Cuando Natalini y su equipo alcanzaron el dromos (el corredor que lleva a la entrada de la tumba), se encontraron frente a una doble puerta de piedra perfectamente sellada. 

Una vez abierta, ante los ojos de los arqueólogos apareció una cámara rectangular de 5 metros cuadrados en cuyo interior yacían dos sarcófagos, cuatro urnas de mármol y un cuantioso ajuar. 

Ejemplo de arte funerario etrusco. Tumba de los leopardos en la necrópolis de Monterozzi.Uno de los sarcófagos, hecho de piedra, está grabado con una larga inscripción. Hasta ahora, los investigadores solo han sido capaces de leer la palabra «Laris», que podría referirse a un nombre propio masculino común entre los etruscos. Algo que encaja con el hecho que dentro del sarcófago se halla encontrado el esqueleto de un hombre. Ejemplo de arte funerario etrusco. Tumba de los leopardos en la necrópolis de Monterozzi. 

El otro sarcófago, de 3 toneladas de peso, también tiene inscripciones en él, aunque parte del recubrimiento colapsó producto de un derrumbe, por lo que lo inscrito se halla repartido en miles de fragmentos, tal como si fuera un rompecabezas. «Esperamos encontrar otro esqueleto dentro de este segundo sarcófago», dijo Natalini. El rostro de un hermoso hombre 

En la tumba también se halló una cabeza de mármol, claramente perteneciente a una estatua decapitada. «Retrata el rostro de un joven hermoso. Aún no sabemos de quién se trata. Tal vez era una estatua en honor a uno de los difuntos», explicó la arqueóloga. Los artefactos que acompañan a los sarcófagos incluyen pequeñas ofrendas votivas, y jarros de cerámica, posiblemente utilizados para almacenar comida para la otra vida. 

Por otro lado, cuatro urnas contienen los restos cremados, cada una hecha de alabastro, y tres de ellas esculpidas finamente con la figura de un hombre semidesnudo con un collar de flores y reclinado en dos almohadones en una posición típica de los ancestrales banquetes. 

«Todo el conjunto indica que la tumba pertenece a una familia de la aristocracia etrusca del baluarte de Clusium (actual ciudad de Chiusi)», concluyó Natalini. Los objetos encontrados en la tumba han sido trasladados al Museo de Città della Pieve donde se llevarán a cabo los estudios pertinentes y una posible restauración.

Artículo publicado en MysteryPlanet

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...