martes, 8 de diciembre de 2015

La verdad detrás de la historia sobre las empresas que usan células fetales para saborizar alimentos


Cada vez que usted compra bebidas o productos preparados de las marcas Kraft, PepsiCo, o Nestlé, lo sepa o no, no solo le está dando a su familia venenos elaborados por ingeniería genética y aditivos químicos. También le está dando agentes saborizantes producidos a partir de tejidos procedentes de fetos humanos abortados.

Una empresa con sede en California, conocida como Senomyx, utiliza células embrionarias humanas para probar químicos aromatizantes falsos, tanto salados como dulces, que luego se agregan a refrescos y repostería. Senomyx ha admitido la colaboración con grandes corporaciones alimenticias para la elaboración de sus aditivos caníbales que serán añadidos a alimentos destinados al consumo por millones de personas.


Este artículo, y muchos otros similares, suelen ir acompañados de una fotografía en la que un niño coloca sobre el suelo centenares de fetos humanos.

El texto tiene toda la pinta de haber nacido en una web de noticias satíricas, del estilo de Weekly World News, pero no. Tiene una base cierta, y muchas tergiversaciones interesadas por encima.

Senomyx es una empresa americana dedicada a la investigación de nuevos aditivos alimenticios. La compañía afirma que ha investigado la manera en la que los seres humanos percibimos los sabores y los olores, y que ha orientado sus investigaciones a la elaboración de saborizantes y aromas que produzcan la misma percepción sensorial que los productos auténticos.

En 2011 la organización “Niños de Dios por la vida” acusó a Senomyx de utilizar células fetales en la elaboración de sus aditivos, basando sus alegaciones en un documento publicado por los investigadores de la compañía, en la que se afirma que se usaban células HEK 293 en sus experimentos.

Las células HEK 293 son un cultivo celular originalmente derivado de las células del riñón de un feto humano abortado en Holanda en 1972. Estas células se utilizan en investigaciones de bilogía celular y en desarrollos fármacos y vacunas.

Aparentemente, los científicos de Senomys han adaptado células HEK 293 como receptores gustativos. De esta manera la empresa puede probar millones de sustancias sin tener que recurrir a tediosos y lentos procesos de cata con seres humanos.

La noticia está redactada de tal manera que sugiere que los propios tejidos humanos son los que se añaden a los productos alimenticios, utilizando incluso la palabra “canibalismo”. Pero nada más lejos de la realidad. Puede parecernos poco ético utilizar células humanas en una investigación para probar aditivos, Pero lo cierto es que lo es tanto como utilizarlas en la elaboración de vacunas.

En 2010 Senomyx llegó a un acuerdo de colaboración de 4 años con PepsiCo para el desarrollo de nuevos endulzantes, aunque Senomys no proporciona ningún producto a la multinacional de refrescos.

La fotografía que acompaña a este artículo, es de una protesta que tuvo lugar en La Haya en 2010, donde la organización religiosa “gritos por la vida” colocó sobre el suelo miles de fetos de plástico para protestar por los abortos practicados en aquel país.

https://zonaparanormal2012.wordpress.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...