miércoles, 16 de diciembre de 2015

Violencia y mutilaciones en el Neolítico: Hallan en Francia a la víctimas de un conflicto bélico de hace 6.000 años

neolitico-foso-intro
Investigadores han encontrado en un pozo en Bergheim, en el este de Francia, restos óseos de humanos del Neolítico muertos en algún tipo de guerra hace 6.000 años. La excavación del foso 157 demuestra que el Neolítico no fue un período tan pacífico e idílico como se creía… 

En su artículo publicado en la revista Antiquity, los científicos de las universidades de Burdeos y Estrasburgo describen la disposición de los huesos y su condición y ofrecen algunas ideas sobre cómo los huesos probablemente llegaron al fondo de un gran fosa común. 

Detalle de la primera fotografía que ilustra esta noticia.En la parte inferior del pozo de dos metros de profundidad, informaron los investigadores, aparecen piezas dispersas y trozos de huesos de la mano, junto con siete brazos humanos, todo del lado izquierdo del cuerpo. Por encima, se apilaban los restos óseos completos de una mujer, dos hombres y cuatro niños. 

Sólo uno de los esqueletos de hombre carecía de un brazo, pero no se tiene certeza de que esté entre los de la parte inferior. La condición de los esqueletos, sugiere el equipo, indica que los huesos pertenecieron a personas que murieron en algún tipo de guerra, ya que había daños que parecían infligidos por hachas. 

Los exámenes de los huesos indican que eran todos de un período de entre hace 5.500 y 6.500 años, ubicándolos temporalmente en el Neolítico. Una capa de sedimento estaba en la cima de los esqueletos y encima estaba el esqueleto de otra mujer, cuyo cuerpo había sido claramente puesto allí mucho después de los huesos de debajo. 

El depósito más profundo del foso 157 estaba formado por diferentes huesos del miembro superior izquierdo que habían sido amputados de forma violenta.

Detalle de la primera fotografía que ilustra esta noticia. Trofeos El equipo señala que había también una pieza de joyería entre los esqueletos, una punta de flecha, un hueso de la mandíbula de cerdo y los esqueletos de dos liebres, que podrían haber simplemente caído en el pozo y murieron porque no pudieron saltar. 

Estos pozos no eran inusuales para la época, señalan los investigadores, pero lo que es nuevo es que los huesos parecen haber pertenecido a las víctimas de la guerra y que había una colección de brazos cercenados.

 Los investigadores sugieren que los brazos cortados podrían haber sido parte de una colección de trofeos, aunque señalan que representaría la primera evidencia de esta práctica entre humanos de ese período. El depósito más profundo del foso 157 estaba formado por diferentes huesos del miembro superior izquierdo que habían sido amputados de forma violenta. 

En conjunto, la evidencia descarta la colocación de los huesos del brazo y restos óseos, como parte de un proceso funerario.

Artículo publicado en MysteryPlanet

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...