lunes, 9 de marzo de 2015

Presentadora libanesa pone en su sitio a un clérigo islamista que la mandó callar

La presentadora de la televisión libanesa Rima Karaki dejó con la palabra en la boca al clérigo islamista Hani Al-Seba'i después de que éste la mandara "callar" en el transcurso de una entrevista. "Yo dirijo el programa", dijo la presentadora antes de dar por concluida la conexión.

Una entrevista en Al-Jadeed TV sobre la unión de algunos cristianos a las filas del Estado Islámico tuvo un abrupto final cuando el clérigo islamista Hani Al-Seba'i, radicado en Londres, 'atacó' verbalmente a Rima Karaki, la presentadora del programa.
El hombre se fue por la tangente, dando explicaciones históricas, y se indignó cuando la presentadora le pidió que fuera más breve y se ciñera más a la actualidad. El clérigo mandó callar a la periodista, que interrumpió la entrevista apagando el sonido de su micrófono y diciendo "¿Cómo puede un clérigo respetado como usted mandar a callar a una presentadora de televisión?".

http://actualidad.rt.com/sociedad/168511-presentadora-television-libanesa-silencia-clerigo-islamista

Victoria Nuland: “Ahora es Cheney el que da las órdenes, no Obama”

Resultado de imagen de Cheney el que da las órdenes, no Obama”
Recordaréis a la secretaria de Estado USA para asuntos europeos porque fue aquella a la que grabaron ordenando el golpe de estado en Ucrania y, de paso, mandando a la mierda a la Unión Europea (“fuck the EU”).

En el último informe publicado en Whatdoesitmean, se detalla una conversación de esta alta funcionaria con el ministro de asuntos exteriores ruso, Lavrov, en la que Nuland amenazaba a Rusia con un ¡ataque militar! si no devolvía a los 4 agentes de la CIA detenidos en Irak comandando al Ejército Islámico, así como expresando su completa rabia por los sistemas electrónicos rusos que están inutilizando a los barcos de guerra norteamericanos (el último, en unas maniobras conjuntas con Francia).

La rabia de Nuland fue tal que, ante las preguntas de Lavrov sobre si esas eran las opiniones de Obama, Nuland acabó gritándole: “CHENEY ES EL QUE DA LAS ÓRDENES AHORA, COMO DEBERÍAIS SABER, ¡GILIPOLLAS!”.

Un dato del “corazón” que avala la información de Sorcha Faal: al parecer, Nuland es amante del comandante en jefe de las fuerzas de la OTAN, General Philip Breedlove, cuyas infundadas acusaciones sobre Rusia para provocar la guerra pueden tener una explicación. Nuland es, entre otras cosas, una “Matahari”.

Evidentemente, enrabietados por los golpes recibidos en casi todos los campos, la Casa Blanca ha lanzado un duro mensaje a Venezuela, que es prácticamente una amenaza de invasión (aunque, para vuestro consuelo, el espacio aéreo venezolano está protegido por este sistema ruso que, como queda dicho, inutiliza todos los dispositivos electrónicos de guerra y, de hecho, la semana pasada se fundó el banco ruso-venezolano que también protege al país de Hugo Chávez de los ataques financieros)
En su último informe, Benjamin Fulford coincide en que el momento soñado se acerca, en función de los escándalos sobre pedofilia que siguen apareciendo y, sobre todo, con la afirmación de que el servicio de inteligencia del Pentágono (DIA) ha tomado el control sobre la CIA, lo cual, de ser cierto, sería todo un notición.

Según él, las fraudulentas elecciones que llevaron al poder al actual presidente japonés, Abe, acabarán siendo impugnadas y su líder actual, depuesto.

PD. Los buenos seguidores de Rusia Today recordaréis que en las últimas semanas el ejército iraquí derribó varios aviones y helicópteros ingleses y norteamericanos que llevaban armas para el Ejército Islámico. Estas informaciones evidentemente filtradas desde el ejército USA y los caballeros blancos en el MI6 británico podrían ser la prueba de que los militares patriotas USA ya manejan la información privilegiada de la CIA. Me pregunto, también, si el conocimiento previo que el gobierno venezolano tenía del intento de golpe de estado no habrá provenido, también, de la misma vía.
Tendría sentido, ¿no?

- See more at: http://www.rafapal.com/?p=30032#sthash.iRAg2gGj.dpuf

Historia Mítica de la Antigua Erin II

'Los Jinetes de los Sidhe', por John Duncan, 1911.
Una vez adquiridos esos conocimientos maravillosos, Iarbonell y sus descendientes regresaron a Erin, a donde llegaron envueltos en oscuras nubes tempestuosas, que ocultaron el sol durante tres días, y la luna durante las correspondientes noches». 

Pero la supremacía de los tuatha —más allá de su procedencia divina o profana— pronto iba a sufrir una declinación tan misteriosa como su llegada, ya que, como veremos algo más adelante, pronto iban a ser reemplazados por los hijos de Miled, una raza invasora proveniente de España.


Sin embargo, los tuatha de Danann no se rinden: por obra de sus poderes mágicos se retiran a un mundo intangible e invisible, al cual los humanos no tienen acceso, a menos que ellos lo permitan. Irlanda queda, de esa forma, separada en dos niveles: el espiritual, dominado por los Dananns, y el terrenal, regido por Miled y sus descendientes. ‘Los Jinetes de los Sidhe’, por John Duncan, 1911. 

Y si bien se ignoran las razones por las cuales los tuatha de Danann decidieron abandonar la Erin terrenal, las tradiciones celtas sostienen que lo hicieron por considerar que su misión en el mundo había terminado y se retiraron a sus moradas divinas. Algunos de ellos se refugiaron en la Tir Tairn’giri (Tierra de Promisión) o Tir na n’Ög (Tierra de la Eterna Juventud), donde el tiempo no existe, las plantas florecen y fructifican todo el año y el mead mana de las grietas de las rocas. 

Los entretenimientos favoritos son los banquetes y las fiestas, y los guerreros reparten su tiempo entre combates simulados y bellas compañías femeninas El resto de los tuatha eligió como morada magníficos palacios subterráneos y submarinos, inaccesibles a los seres humanos, que sólo pueden percibirlos como semiderruidos sepulcros ancestrales. 

Fue al refugiarse en estas residencias celestiales, que los tuatha de Danann adoptaron su nuevo nombre de Aedh Sidhi, o ‘Habitantes de los sidhi’.2 La relación de los Aedh Sidhi con los humanos se pone de manifiesto en las narraciones de los siguientes ciclos de la historia de Irlanda; en el de Ulster, por ejemplo, interactúan frecuentemente con los seres humanos, tanto en sus sueños como en la realidad cotidiana, y en el de Finn McCumhaill participan en las batallas, luchando lado a lado con los héroes fennianos. 

[NOTA DEL EDITOR #2: Sidhi, plural de sidh, es un término en irish gaël —sith en scotish gaël— que designa los túmulos enterratorios celtas antiguos, a los que se supone que se retiraron los tuatha de Dannan cuando abandonaron el gobierno de Erin en manos de los milesios. También se los considera la morada de las hadas, duendes y otras criaturas feéricas.]

Los ciclos heroicos

'CuChulainn mata al perro de Culain'. por Stephen Reid, 1904. Se agrupan bajo esta denominación las leyendas referidas a los grandes héroes y semidioses irlandeses, com así también los relatos bélicos, combates individuales y batallas que tuvieron lugar durante la permanencia de los tuatha de Danann en el poder, hecho por el cual algunos autores los consideran como ‘subciclos’ de este período. 

El ciclo del Ulster o de Connor McNessa Llamado también ciclo de CuChulainn, por el relevante protagonismo en este período del paladín máximo de la historia de Erin, héroe del Tain bo Quailnge y defensor a ultranza del reinado de Connor McNessa. Las leyendas que componen este ciclo no figuran en la saga de Tuan McCarrell, y algunas de ellas ni siquiera aparecen en ninguna de las versiones del Leabhar Gabhalla, sino que han sido recogidas en manuscritos posteriores, como el Libro de Leinster y de Lecan, o en el Donn Cow. ‘CuChulainn mata al perro de Culain’. por Stephen Reid, 1904. 

Esto parece presentar cierta dicotomía, ya que varios de los personajes colaterales, como Lugh, padre de CuChulainn, Scatagh, la diosa herrera-guerrera, y otros, pertenecen indudablemente al entorno de los clanes de la diosa Dana, lo que hace presumir que los episodios aquí relatados han tenido lugar en el período de los tuatha, o en tiempos inmediatamente posteriores. 

Según los analistas especializados, Connor McNessa y CuChulainn habrían vivido en una época equiparable a la de Jesucristo; Tigernach, por ejemplo, afirma que CuChulainn habría muerto en el año 2 d.C., y Connor McNessa, en el 22. Sin embargo, algunos historiadores irlandeses del siglo XII afirman, basándose en narraciones orales recopiladas en el Libro de Leinster, que el reinado de Connor McNessa se remontaría al sigo III a. C.

 El ciclo de Finn McCumhaill o de Ossian 

'Ossian', por François Pascal Simon Gérard, 1801.
Posterior al ciclo del Ulster, narra las hazañas de los Fianna, un grupo militar al mando de Finn, hijo del rey Cumhaill, y Ossian (fonéticamente, Oissin), hijo del primero de ellos. Si bien no están incluidas en la saga de Tuan McCarrell, ni en el Leabhar Gabhalla, estas leyendas, más allá de sus componentes mágicos, parecen basarse en determinados sucesos históricos datados por los historiadores griegos y romanos alrededor de los siglos II y III de nuestra era. 

Sin embargo, las narraciones de este período, que comienzan aproximadamente hacia fines del siglo II d.C., con la batalla de Cnucha (cuya fecha se estima alrededor de 170), durante el reinado de Conn Cetchatar, y se extienden hasta la de Gowras, alrededor del 285, bajo el de Cormac McArt, permiten discernir una sociedad muy diferente de la del Ulster de CuChulainn y Connor McNessa; describen una vida más sosegada y pacífica, caracterizada por reyes y señores desahogando sus ansias de conquista en partidas de caza circunscritas a sus propios cotos de bosques umbríos y apacibles; guerreros y soldados sublimando sus instintos bélicos en torneos y justas, y artesanos dedicados a sus labores en la idílica tranquilidad de su taller. 

Desde este punto de vista, las sagas fennianas son la síntesis viva, no de un grupo de clanes luchando a brazo partido por motivos baladíes, sino de un pueblo con miras y metas comunes, marchando armónicamente en busca de una organización definitiva. ‘Ossian’, por François Pascal Simon Gérard, 1801. Los relatos del ciclo ossiánico narran, básicamente, la historia de los Fianna (plural y genitivo de fian, ‘grupo’ o ‘banda’), un cuerpo de caballería semiprofesional organizado, según se cree, por el rey Feradach Fechtnach, con el objeto de mantener el orden en la isla Emeralda y prevenirla contra toda invasión. 

Durante el siglo III, en el que transcurren la mayoría de los relatos ossiánicos, la orden de los Fianna —célebre por las hazañas guerreras y cinegéticas de sus hombres— ya contaba con casi 200 oficiales y más de 4.000 soldados, cuyo accionar se extendía a toda Erin, con la sola excepción del reino del Ulster. 

La gran mayoría de las narraciones sobre este cuerpo se refiere a las hazañas del jefe de los Fianna del Condado de Leinster, Finn McCumhall, cuyo renombre como matador de monstruos y mago es sólo equiparable a su renombre como poeta. Altivo y orgulloso, su linaje se remonta a los invasores fir ãllom, con ramificaciones entre los tuatha de Danann, e incluso cierta relación con Sualtam, padre adoptivo de CuChulainn. Su madre, Murna, ‘la del Blanco Cuello’, era nieta de Nuadha, ‘el de la Mano de Plata’, y su padre fue Cumhaillel McTremmõir, quien, como jefe del clan Bascna, que competía con el clan Morna por el liderazgo de los Fianna, fue vencido y asesinado en la batalla de Knock. 

Otra de las características destacables de este período es su entorno mágico, en parte histórico y en parte mitológico, que permitió a los bardos del siglo III entretejer un gran número de relatos prodigiosos, muchos de los cuales transcurren en países ignotos y maravillosos, protagonizados por gigantes, enanos, hadas, magos, elfos, hechiceras, ogros y animales míticos, que se alternan con los dioses de los tuatha de Danann. 

Según algunos especialistas, como Margaret Sullivan y Lesley O’Connors, entre otros, la figura legendaria de Finn McCumhaill se identifica con el guardián de los sidhi, Gwynn ab Nudd, rey inmortal de las hadas y los elfos. 

La invasión de los goidels o milesios 

Milesios.Última de las leyendas de la saga de Tuan McCarrell incluidas en el Libro de las Invasiones. Al hacer su entrada en Erin, los goidels recibieron el nuevo nombre de milesios, aunque los datos recopilados no permiten saber a ciencia cierta si fue por considerárselos descendientes del rey Miled (o Milé), o por deformación del término romano miles = soldado, ya que provenían de grupos de militares desertores destacados en España.

 Esto parece confirmarse por el hecho de que la región del Ulster, durante cierto tiempo, se conoció bajo el nombre de Ibernia, que algunos autores señalan como un derivado de Iberia, nombre con el que se denominaba a España en esa época. Milesios. 

Artículo publicado en MysteryPlanet

Hongo Nuclear fotografisdo por el orbitador de la India confirma masiva explosión sobre Marte

HONGO NUCLEAR FOTOGRAFIADO POR EL ORBITADOR DE LA INDIA CONFIMA MASIVA EXPLOSIÓN SOBRE MARTE

Mientras que el resto del mundo estaba atento sobre el informe de los científicos de la NASA que Marte posiblemente tuvo un océano con más agua que el Océano Ártico de la Tierra hace unos 4,3 millones de años, el orbitador de Marte lanzada por la Organización India de Investigación Espacial (ISRO) estaba observando algo que pasó un poco más recientemente - lo que parece ser un hongo nuclear en la superficie del planeta.

La Misión Orbitador de Marte de la India (MOM) se puso en marcha el 5 de noviembre de 2013, y entró en la órbita de Marte el 24 de septiembre de 2014. Las imágenes tomadas por la Mars Color Camara (MCC) a bordo del orbitador, y que aparecen en el sitio web de la ISRO, son impresionantes en color y claridad. Especialmente el que tiene un hongo nuclear.

La nube está en el enorme Cañón Valles Marineris. Eso definitivamente tiene forma de un hongo y una vista ampliada muestran lo que parece ser un cráter formado debajo de la nube y una sombra de la nube que se extiende desde ella a través de la superficie.

Vista ampliada del hongo nuclear marciano

Entonces, ¿qué causó esta nube con forma de hongo? Probablemente podemos descartar el viento en la superficie porque es rara en Marte y la nube carece de un remolino de viento. El Rover Curiosity ha detectado recientemente metano, pero las cantidades son demasiado pequeñas para causar una explosión y cráteres de gran tamaño.

¿Es una nube nuclear? el Dr. John Brandenburg escribe en su reciente libro "Muerte en Marte: El Descubrimiento de una masacre nuclear planetaria", que la "alta concentración" de xenón-129 en la atmósfera marciana y el uranio y el torio en la superficie son los restos de una explosión nuclear por un invasor alienígena que acabó con dos civilizaciones marcianas antiguas. ¿Han regresado de nuevo? ¿Fue la explosión de una vieja bomba que quedo? ¿Hay una guerra en Marte del cual no tenemos conocimiento?

Otra explicación podría ser el cometa Siding Spring que pasó cerca de Marte el 19 de octubre de 2015. La NASA cortó el video en vivo del cometa antes de que pasara (qué sorpresa), pero el astrónomo aficionado Dr. Fritz Helmut Hemmerich hizo un vídeo desde la Islas Canarias después de que eso pasó mostrando una explosión.

 ¿Lo que sucedió es que la MOM estaba en el lugar correcto cuando un pedazo de Siding Spring saltó y se estrelló sobre Marte? ¿Cómo podrían ellos saber? ¿Por qué la ISRO estuvo fotografiando durante el paso del cometa, pero no la NASA? ¿Está la NASA ocultando la causa de la explosión?

¿Explosión nuclear? ¿Explosión de metano? ¿Accidente de un cometa? ¿Una advertencia para los próximos colonos terrestres que van a ir a Marte? ¿Algo más? Nunca se sabe cuando hay un hongo atómico.

La burla del grado 33: todo el que acuse a la MASONERIA es un conspiranóico? - Testimonio


El Misterio Del Hombre Que Viajo A Una Dimensión Paralela Y Trajo Un Misterioso Album De Los Beatles

Hoy Analizamos El Supuesto Hombre que Viajo a una Dimensión Paralela y Robo un Misterioso Album de los Beatles, Un album que Supuestamente no fue grabado en nuestro mundo










 



Veamos que dice Magia Critica sobre este caso:

Desde hace unas semanas circula la noticia de un álbum raro de Los Beatles. Digo raro, y no mágico y misterioso, porque ya saben con cuánto cuidado conviene analizar las evidencias. La historia es así: la tarde del 9 de septiembre pasado, James Richards (seudónimo) viajaba cerca de un sitio llamado Del Puerto Canyon, al oeste de Turlock, California. Como su perro, su único acompañante, comenzó a mostrarse inquieto, detuvo el coche a un costado de la ruta por si necesitaba hacer sus necesidades. En eso, un conejo llamó la atención de la mascota, que salió disparada para darle caza. James, que conoce la perseverancia del animalito, se unió al tren. En medio de la persecución nuestro hombre tropezó y cayó desmayado. Cuando despertó estaba en un living con la cabeza vendada y su pichicho al lado, moviendo la cola. Cerca de allí, un hombre alto, de cabello negro y algo impresentable que dijo llamarse Jonas, le preguntó cómo estaba. Miró a través de la ventana y el paisaje era irreconocible. “¿Dónde estoy?”, le preguntó a Jonas. Desde ese momento, la concepción de Richards de la realidad se puso patas para arriba. Su ángel salvador había resultado ser un viajero interdimensional que decidió intervenir para prestarle ayuda. Le explicó que había infinidad de Tierras paralelas, que lo había llevado a la suya hasta que se pusiera mejor y le dio abundantes detalles del planeta en esa otra dimensión.

INCREÍBLE SOUVENIR.

Mientras conversaban notó que en esa realidad paralela las cosas sucedían de un modo parecido, pero con ligeras diferencias. Otras no tan ligeras, bueno. En un momento, a las perdidas, Jonas le cuenta que su hermano acababa de volver de un concierto de Los Beatles. “¿Quieres decir que aquí todavía están juntos?”, preguntó. Sí, contestó Jonas, y le mostró una estantería llena de casetes. Vio algunos discos conocidos, como Sargento Peppers, pero la portada lucía algo diferente. También vio otros títulos totalmente desconocidos. Le pidió una copia, para traer a nuestro mundo, y a Jonas le cambió el humor. “¡No, nada de fotos, nada de recuerdos, nada de cintas, nada!”. Le explicó que, si se lo permitía, algo malo podía suceder. Richards dejó de mostrarse interesado y cambió de tema. Pero no bien su anfritrión se distrajo metió uno de los casetes en el bolsillo. “No soy el tipo de persona que va a pasar por todas estas cosas en un mundo paralelo sin tomar algo para demostrar mi experiencia”, explica en el web site The Beatles Never Broken Up, donde cuenta la historia completa. Como sea, Jonas lo acompañó hasta el portal dimensional y, en instantes, Richards ya estaba junto a su auto. Otra vez en la Tierra.

EL CALVARIO. James Richards (quien asegura preferir el anonimato por temor a represalias de la otra dimensión), es uno de los pocos protagonistas que ha regresado de una experiencia paranatural con pruebas concretas. En este caso, el único disco de Los Beatles grabado en una realidad alternativa, una Tierra II donde el grupo no se deshizo, Mark Chapman no leyó El guardián entre el centeno y George Harrison sobrevivió al cáncer. Otro mundo donde Paul McCartney parece haber sido incapaz de componer “Yesterday” y la banda aceptó a Yoko Ono como quinto beatle.

El título del álbum en cuestión es Everyday Chemistry(algo así como Química Cotidiana) y Richards, o como se llame, lo subió entero a la red, no sea cosa de resultar acusado de lucrar con una obra cuyos derechos son, por lo menos, materia controvertida. Por cierto, pocos le creen. Richards no los culpa. “Todavía tengo problemas para creer lo que me pasó. Yo no esperaría que usted me creyera, seguro que yo no lo haría, por eso tomé la cinta como prueba de que mi experiencia fue real”, explica. Los lectores que comentan las notas publicadas en cada medio anglosajón que se hizo eco de la novedad le saltan a la yugular: de todos los adjetivos que recibió, “charlatán” y “tarado” son los más cariñosos.

Si bien Los Beatles me fascinan, admito que lo mío no es la crítica musical. Pero me preocupó que nadie sometiera al disco a una evaluación ponderada. No para saber si alguien puede volver con un casete de Los Beatles de un universo paralelo, pero sí para pensar en cómo deberían sonar en una realidad donde siguen juntos. Para remediar esto convoqué a mis amigos Daniel Riera, por años crítico de rock en la edición argentina de la revista Rolling Stone, y a Alejandro Borgo, a este último no por su militancia escéptica -faltaba más- sino por sus conocimientos sobre la historia de Los Beatles y por ser un intérprete exquisito de sus canciones.

Escuchar Everyday Chemistry

NUESTROS BEATLES SON MEJORES
Por Daniel Riera

No sé si es una buena noticia que exista una banda llamada “Los Beatles” en otra dimensión. Por lo menos, no me queda claro luego de haber escuchado su casete (en esa otra dimensión, sigue siendo el soporte sonoro favorito de los usuarios)Everyday Chemistry. Los Beatles de la otra dimensión se llaman John Lennon, Paul Mc Cartney, George Harrison y Ringo Starr, igual que los nuestros. Pero no son iguales: en Everyday Chemistry queda clarísimo. James Richards, el hombre que importó el casete de aquellos Beatles (que todavía hoy siguen tocando allí donde viven), no aclara si la banda grabó allí un álbum parecido a lo que de este lado conocemos como Album Blanco (aunque su verdadero título sea The Beatles). Si así fuera, uno deduciría que aquellos John, Paul, George y Ringo han decidido profundizar en la senda experimental iniciada con “Revolution 9”. Aquí hay cintas invertidas, caos sonoro, muy poco de lo que en esta dimensión denominaríamos “canciones”.Para aquellos que gustamos de la música de “nuestros Beatles”, este es un problema. Porque si algo hacían bien “nuestros” Beatles, era precisamente… ¡canciones! En ese revoltijo sonoro que es Everyday Chemistry, podemos identificar sin dificultad fragmentos de temas de lo que aquí conocimos como Wings, como Band On The Run, o de la carrera solista que Lennon desarrolló en nuestra dimensión, como Isolation. Al no haberse separado jamás, aquellos Beatles fueron teniendo ideas con algún punto de contacto con las que se le ocurrieron a “nuestros” Beatles cuando se convirtieron en solistas. El problema es que en la otra dimensión no lograron desarrollarlas como lo hicieron en este: se disuelven en un collage monótono que por momentos evoca más a los Residents que a “nuestros” Beatles. Ignoro qué representa este álbum en la carrera de la legendaria banda que existe y hace música en otra dimensión. Si todos sus discos son comoEveryday Chemistry, no tengo ninguna duda de que “nuestros” Beatles son muchísimo mejores.

UN REGRESO A LA NADA AUTORAL
Por Alejandro Borgo

No suenan a temas compuestos y desarrollados de acuerdo a ideas centrales. Un pedazo de letra por acá, una voz por allá, una base rítmica que se repite. No parecen temas que tengan una línea melódica y armónica coherente. Se deben haber renovado bastante en esa realidad paralela, porque no parecen Los Beatles. Pero ellos eran así, innovadores. Lamentablemente, este disco marca, yo diría, una involución. Comparado con la última obra conocida grabada por Los Beatles, Abbey Road, este disco representa una verdadera regresión a la nada autoral. Igualmente, resulta grato saber que se mantuvieron en actividad, volviendo a ingerir gran cantidad de drogas psicodélicas al componer y grabar. O tal vez una suerte de Alzheimer prematuro les afectó la creatividad y balbucearon aleatoriamente lo que recordaban de sus vidas anteriores.

https://despiertacordoba.wordpress.com/2015/03/05/el-misterio-del-hombre-que-viajo-a-una-dimension-paralela-y-trajo-un-misterioso-album-de-los-beatles/#more-29304

¿Por qué renuncian en masa los operadores de drones de EE.UU.?

Reuters

La guerra protagonizada por los drones que Estados Unidos desplegó en Oriente Medio y África ha entrado en una crisis, puesto que los operadores de los aviones no tripulados están renunciando masivamente.

Actualmente unos 1.000 operadores de drones están trabajando para la Fuerza Aérea de EE.UU., y 180 anualmente finalizan un programa de entrenamiento en dos bases aéreas.

Según el portal 'Salon', unos 240 pilotos entrenados renunciaron durante los últimos 12 meses, algo extremadamente preocupante para la Fuerza Aérea de EE.UU. Aunque esta rama militar lo atribuye simplemente al sobrecargo laboral.

Mientras tanto, los propios operadores citan entre las razones de su renuncia la humillante actitud hacia ellos por parte de los pilotos de aviones tripulados, así como los horrores de la guerra que tienen que avistar a diario en sus pantallas, una versión distanciada deltrastorno de estrés postraumático.

"¿Cuántas mujeres y niños habéis visto incinerados por un misil Hellfire? ¿Cuántos hombres habéis visto arrastrarse sin piernas cruzando un campo hacia un recinto cercano para pedir ayuda?", dijo Heather Linebaugh, exanalista de imágenes facilitadas por drones, a 'The Guardian'.

"Cuando uno tiene que verlo reiteradamente, esto pasa a ser como un breve video implantado dentro de tu cabeza, siempre repetido y causando dolor y sufrimiento psicológico que mucha gente es mejor que no experimente", agregó. 

"Me sentí un cobarde por estar en otra parte del mundo sin que el hombre lo supiera. Me sentí perseguido por una legión de muertos", relató a la emisora KNPR Brandon Bryant, un exoperador de drones.

Psicólogos militares, quienes investigaron el fenómeno, encontraron en la mitad de los casos un "alto estrés operacional", y diagnosticaron depresión o estrés severo que afecta a la vida personal, según un informe emitido en 2011.

http://actualidad.rt.com/actualidad/168401-operadores-drones-despedirse-eeuu

Historia antígua de la Mítica Erin I


Colina de Tara donde se encuentra el menhir Lia Fáil (que en irlandés significa Piedra del Destino). Según la mitología celta, la Lia Fáil fue traída a Irlanda en la antigüedad por la raza divina de los tuatha de Danann.La tradición celta es una de las más ricas en lo que respecta a mitos y leyendas, en toda la historia de la humanidad.

Sus tramas, basadas en tradiciones que datan desde antes del siglo X a.C. hasta aproximadamente el siglo VII d.C., que fue cuando comenzaron a recopilar en forma escrita las primeras tradiciones orales, abarcan infinidad de temas, entre los que cuentan: historias de guerras y conquistas; situaciones mágicas; y un bagaje de personajes y objetos con poderes y características preternaturales. Colina de Tara donde se encuentra el menhir Lia Fáil (que en irlandés significa Piedra del Destino). 

Según la mitología celta, la Lia Fáil fue traída a Irlanda en la antigüedad por la raza divina de los tuatha de Danann. La riqueza en temas y personajes de las leyendas celtas, hace imposible abarcar en un solo artículo todas sus facetas, por lo que a fin de proporcionar al lector una línea conductiva coherente y comprensible, hemos reagrupado y resumido las leyendas de las Tochomladda (invasiones) que integran la Saga de Tuan McCarrell, en el Leabhar Gabhalla, reordenándolas en seis ciclos aproximadamente correlativos, que conforman la crónica mítica de Irlanda: los reinados de los formoré, Partholan, Nemed, los fir-bolg, los Tuatha de Danann y los milesios, con los que se inicia la historia documentada de la Irlanda contemporánea.

Paralelamente, hemos intercalado en esa base cronológica relatos extractados de varios manuscritos antiguos que relatan la construcción nacional irlandesa, como otras secciones del mismo Leabhar Gabhalla, el Libro de Leinster y el de Lecan, el Dunn Cow y otros que, si se los incluye en la secuencia correcta, complementan y enriquecen el contenido de los anteriores. 

Estos relatos integran los llamados Ciclo del Ulster o de Connar McNessa y el Ciclo de Finn McCumhaill o de Ossian. De esta reorganización surgió la subdivisión que se pasa a describir. 

La reina maga y los formoré 

Si bien no figura en la Saga de Tuan McCarrell, otras fuentes tradicionales cuentan que, luego del Gran Diluvio Universal, la isla que llegaría a ser Erin (Irlanda) estaba habitada por dos razas totalmente diferentes: los formoré, gigantes cíclopes que moraban en las islas que rodeaban a Irlanda, y las tribus de la reina-maga Cessair, según algunos autores, una reencarnación de Circe.

Quizás por esta razón no existen en las leyendas descripciones de la forma física de las huestes de Cessair, ya que en repetidas oportunidades se menciona el hecho de que la reina las cambiaba a voluntad. Por razones que la tradición oral no ha conservado, o que se han perdido en la transición, hacia el siglo XXVI a.C, Cessair pereció junto con toda su raza —probablemente a manos de los formoré—, dejando a estos últimos dueños absolutos de la isla durante largo tiempo. ‘Los Formoré’, por John Duncan, 1912. 

Respecto de la constitución física de los formoré, no han sobrevivido tampoco muchas precisiones, pero uno de los relatos del Libro de Lecan los describe con «un solo pie, un solo ojo y una sola mano, mientras que la mayoría de ellos poseen cabezas de animales, generalmente de cabra o chivo». Según un autor irlandés del siglo XVII, autor de una traducción del Libro de Lecan, «los formoré eran demonios expulsados del averno. Arribaron a Erin doscientos años antes que Partholan, a bordo de catorce navíos tripulados por veintiocho hombres y veintiocho mujeres cada uno». La llegada de Partholan El episodio se encuentra incluido en la Saga de Tuan McCarrell y narra la llegada del mismo Tuan y el hermano de su padre, Partholan, a Erin, y su lucha contra los gigantescos y monstruosos formoré, a quienes lograron expulsar hacia los mares del Norte, desde donde siguieron mandando eventuales ataques, cada vez menos frecuentes.

Durante 300 años la gente de Partholan, «proveniente de una tierra más allá del Océano Atlántico», se expandió por Irlanda, llegando a sumar «dos mil quinientos hombres de la misma raza y otras tantas mujeres», según cuenta Tuan McCarrell. Se dice que la tierra fue engrandecida por Partholan, ya que desde su llegada cuatro llanuras y siete lagos nuevos aparecieron en Irlanda (posiblemente, ya existían y fueron descubiertos recién con la llegada de este pueblo). 

La invasión de los nemedianos 

Corresponde al período en que los nemedianos gobernaron Erin, luego de la desaparición de los descendientes de Partholan, víctimas de una plaga. 

Según la saga de Tuan McCarrell, única fuente que los menciona en profundidad, luego de derrotar en una oportunidad a los formoré, fueron finalmente vencidos por éstos en la batalla de la Torre de Connan, sobreviviendo solamente treinta de ellos, que se establecieron en Gran Bretaña. 

El ciclo de Domna, hijo de Stariath

La escasez de referencias sobre el origen de los fir-ãllom en la saga de Tuan McCarrell —que se concentra en su actuación en las Islas Británicas—, y la ausencia total en otras fuentes, ha generado severas discrepancias en los autores posteriores, que sostienen tres ponencias diferentes: la primera de ellas asegura que procedían de Bélgica y los Países Bajos, y que el grupo estaba compuesto por tres subgrupos, los fir-bolg, cuyo nombre significaría ‘hombres belgas’ u ‘hombres de las bolsas’, los fir-dammoind o fir-domnan y los fir-galloin, término que la versión interpreta como un derivado de ‘galos’. 

A pesar de las diferencias raciales, los tres sectores estaban agrupados en una fracción única, bajo el nombre genérico de fir-ãllom, si bien el contingente más numeroso, y el que parecía llevar la voz cantante, era el de los fir-bolg. H. d’Arbois de Jubainville, sin embargo, no comparte esta opinión, que parece ser la más difundida y, si bien menciona a los tres pueblos por sus nombres, precisa que: … el orden en que se los menciona tradicionalmente probablemente se debe a su secuencia alfabética, ya que, si bien las letras no ocupan el mismo lugar en el alfabeto oghámico que en el latino, ambos coinciden, no obstante, en colocar la b antes que la d, y la g después de ambas. 

Así, pues, los Galloin son los últimos alfabéticamente, y los hombres de Bolg preceden a los de Domna. Sin embargo, el más importante de estos tres pueblos parece haber sido aquél que la costumbre nombra en segundo término: los Fir Domnand u hombres de Domna. Según la tradición, tal como se ha conservado en un poema del siglo XI (no aclara el título, ni el autor o recopilador del mismo), éstos habrían ocupado tres de las cinco provincias en que se dividía Erin en la época heroica: el Munster meridional, el Munster septentrional y el Connaught. Los fir-galloin se habrían contentado con el Leinster y los fir-bolg con el Ulster.

La leyenda de Tuan McCarell, en cambio, que parece más coherente que los demás textos, nombra a los fir-domnan antes que a los otros dos pueblos. 

La segunda versión indica que el nombre fir-bolg significa ‘hombres de las bolsas’, y sostiene que provenían de Grecia, donde trabajaban en condiciones de esclavitud, acarreando tierra desde las fértiles praderas de la costa hasta los valles de las colinas, donde se encontraban los sembrados.

Finalmente, cansados de la opresión, construyeron sus propios curraghs1 con las bolsas de cuero en que transportaban la tierra (de allí su nombre) y navegaron hacia Erin, que suponían desierta. 

Finalmente, la tercera ponencia, la más difundida, sugiere que pertenecían al grupo de nemeds sobrevivientes al combate final con los formoré que, luego de reponerse de sus pérdidas en Gran Bretaña —isla que, según esta versión, debe su nombre al jefe nemed Brittan—, se unieron a otros grupos locales (tal vez los fir domnand y los fir-galloin de la segunda versión) para integrar los fir-ãllom que regresaron a recuperar el trono de Erin.

[NOTA DEL EDITOR #1: Curragh: embarcación ligera, de armazón de madera forada en cuero, similar a los kayaks esquimales, aunque con la parte superior abierta, utilizada para navegar y pescar en los ríos y aguas marinas someras.]

El ciclo de los tuatha de Danann 

Comprende la etapa en que los clanes de la diosa Dana, llegados de los cielos, impusieron su inteligencia y su superioridad técnica y científica sobre los antiguos residentes de la isla Esmeralda que aún residían en ella, venciendo tanto a los fir-bolg como a los formoré. 


Al igual que sucedió con los fir-bolg, también existen dos versiones acerca del origen de las tribus de la diosa Dana; la primera de ellas, como vimos, los señala como uno de los tres grupos supervivientes de los nemeds, que habían permanecido largos años en «las islas del oeste» (probablemente Anglesey y Holyhead, en la bahía de Caernarvon), estudiando magia, música y, en general, todas las bellas artes. Danu o Dana, también llamada Anu o Ana es el nombre irlandés de la madre de Dagda (el Buen Dios), por lo que por nacimiento pertenecía a los dioses de la vida, la luz y el día. 

Era compañera del Bile irlandés, que parece corresponderse con el Dis Pater latino, dios del que creían descender los galos. Sus seguidores eran conocidos como Tuatha De Danann. Una segunda versión sugiere para los tuatha de Danann una procedencia divina, afirmando que fueron depositados por una nube mágica en una región al norte del actual condado de Connacht; cuando la niebla se disipó, los fir-bolg se encontraron, sorprendidos, con un campamento ya fortificado. 

Esta última interpretación parece corroborarse por el hecho de que los personajes de los tuatha de Danann coinciden con los dioses principales de la religión de los celtas insulares; desafortunadamente, la información que ha trascendido sobre estas coincidencias no aporta pruebas suficientes para abrir un juicio racional al respecto. 

Analizando los textos irlandeses referidos a los tuatha de Danann, inmediatamente surge una marcada dicotomía: por un lado, los que expresan tendencias netamente paganas, y los que, influidos por la creciente presión de los clérigos cristianos, trataron de crear para Erin una tradición modelada bajo los cánones de la cosmogonía bíblica. Las arraigadas tradiciones celtas insulares consideran a los tuatha de Danann como dioses venidos del cielo para encauzar la descarriada conducta de los hombres en los tiempos anteriores. 

Un poema atribuido a Eochaid ua Flainn (desaparecido alrededor del 980 d.C), cuya procedencia aún no ha sido debidamente establecida, pero que resulta indiscutiblemente anterior al Leabhar Gabhalla, hace una evidente referencia, aunque no se atreve a confirmarla abiertamente: «…no llegaron en ninguna nave visible… En realidad no se sabe si vinieron del cielo o de la tierra… ¿Eran hombres? ¿Eran demonios expulsados del infierno? ¿Eran dioses descendidos de los cielos para detener la maldad de los hombres?…». ‘

La llegada de los Tuatha’, por Jim Fitzpatrick. 

El nombre mismo de los tuatha de Danann consolida esta teoría, ya que, en irish gaël, el término tuatha (plural de tuath) unifica ‘clanes’ o ‘pueblos’, mientras que Dana era el nombre de la diosa mayor del panteón celta, a la cual, al ‘cristianizarla’ se le otorgó el de Birgitt o Brigitte, adoptado más tarde por los galos o celtas continentales. En conjunto, su significado ‘los clanes de la diosa Dana’ daría consistencia a la teoría de su pagana procedencia divina. Para los textos ‘cristianizados’, por su parte, todos los pueblos celtas, especialmente los de Erin, derivan de un tronco común descendiente de Jafet, a través del cual se remontan hasta Adán y Eva, ancestros primigenios del género humano. 

Sin embargo, curiosamente, ambas tendencias, la pagana y la cristiana, coinciden en que, entre los ancestros de los tuatha se encuentra Nemed, uno de cuyos hijos, Iarbonell, escapó de la matanza de la Torre de Connan, en que los formoré diezmaron a las huestes de Nemed, arrojándolos de Erin. Iarbonell poseía el don de la profecía y cuando abandonó Irlanda se retiró, según Eochaid, «… a las regiones septentrionales del mundo, donde se dedicó a estudiar en profundidad el druidismo, el arte de obtener visiones y escudriñar el porvenir, así como la práctica de hechizos y encantamientos. 

Artículo publicado en MysteryPlanet

El inexplicable encuentro OVNI de un Seminarista

Había sido una jornada muy larga para el joven religioso Javier Bosque. Los días estaban siendo muy duros en el Seminario de los Escolapios de Logroño. Horas de concentración y estudio eran el pan nuestro de cada día.

Aquel 22 de junio de 1972 había sido caluroso. 

El desgaste de la jornada le pasó factura nada más llegar a su habitación del colegio mayor. Era ya de madrugada cuando terminó las últimas tareas y dejó planificado el trabajo para la mañana siguiente.

Decidió ordenar su ropa y tumbarse en la cama para relajarse antes de dormir. Sacó un libro y encendió la radio que tenía en la mesita de noche.
Momentos después ocurrió algo que le marcó para el resto de su vida.

Las puertas de su ventana se abrieron súbitamente. Un viento fuerte movió las cortinas y una bola luminosa surgió ante el futuro miembro de la curia.

Estaba aterrado, pero a pesar de no poder mover ni un solo músculo de su cuerpo, presa del terror, observó con detenimiento aquella luz.

Era un extraño artefacto, de brillo metálico, parecido al aluminio, de forma ovoide, con un tamaño aproximado de 30 por 40 centímetros y que despedía una gran luminosidad. Se introdujo por la ventana de mi habitación, que se encontraba entreabierta mientras estaba acostado, leyendo un libro y con la radio puesta.

Tras superar el impacto inicial contempló cómo aquello parecía rastrear toda la estancia, escrutando cada rincón del cuarto.

“Era sólido y no tenía final. Además, avanzaba siempre en posición recta y se contraía. El rayo se dirigió al aparato de radio y lo movió; seguidamente rozó el micrófono y los cables, para después retroceder. Avanzó unos dos metros, distanciándose del aparato y finalmente retrocedió hasta desaparecer por completo. Después el objeto permaneció en la misma posición que en un principio y comenzó a oírse un fuerte pitido de radio. Entonces el artefacto ascendió, oyéndose una serie de cambios de tono.

Una vez en mi habitación se paró a dos metros del suelo. El magnetófono lo tenía junto a mí con la intención de grabar un programa de radio y estaba desconectado. El artefacto no emitía ninguna clase de ruido, pero por el aparato se escuchaba una tonalidad extraña. Entonces intenté grabar precisamente ese sonido, y sacando la mano izquierda de las mantas, puse en funcionamiento el magnetófono. Al cabo de unos segundos el objeto descendió hasta una altura aproximada de 20 centímetros del suelo y se quedó inmóvil. Después salió de él una especie de rayo sólido, de unos cuatro centímetros de diámetro.”

Javier Bosque saltó como un resorte y se dirigió hacia la ventana. La curiosidad produjo aquel movimiento de inercia. No había nada. Aquello, fuese lo que fuese, se había esfumado en el aire.

“Durante el tiempo que permaneció en mi habitación estuve atemorizado, sin saber qué hacer. No sé cómo se me ocurrió poner en marcha el magnetófono”

Tras cerrar el ventanuco, se giró, y su mirada se fue de forma inconsciente hacia la mesilla de noche que estaba pegada a la cama, a la pequeña grabadora que descansaba sobre el mantelito color café. Quería saber si aquel sonido habría quedado registrado como prueba de una visión imposible.

Dudó por un instante. Apretó el botón de arranque. Se escuchaba un sonido agudo, irritante en algunos momentos. Ahí había una resonancia de otra realidad, el timbre de otro mundo.
A las pocas horas, Javier Bosque puso la cinta a disposición del técnico de Radio Rioja y profesor de electrónica en la Escuela Maestra Industrial de Logroño. Eduardo Romero. Cuando éste analizó el registro sonoro dictaminó que no había fraude alguno. No se trataba de ningún engaño o truco acústico. 

Para ello hizo una comparativa con un osciloscopio de doble vía de la marca Tektronic.
Las frecuencias del sonido iban desde los 1.000 a los 4.000 hercios, y no pudieron ser duplicadas con exactitud.

Las notas de Eduardo Romero decían lo siguiente:

“Podían ser un dispositivo del gobierno manejado a distancia. Lo registrado en la cinta no era la verdadera señal (la original), sino una señal de campo magnético. Era un armónico de la señal que cualquier receptor genera con el propio dispositivo y crea un campo de perturbación. La señal fue generada por la cercanía de un objeto. Creí que se trataba de una falsificación de no sé porque al final, la nota se perdía cuando se alejaba el supuesto artefacto. Lo más inverosímil desde mi punto de vista es el brazo de una luz sólida que mueve las cosas cuando los toca. Eso no tiene explicación científica porque se oye claramente en cinta cuando se mueve el micrófono y la radio.”

Diferentes grupos de investigación ovni como el Centro de Estudios Interplanetarios(CEI) o elCIOVE de Santander se hicieron eco de la noticia y después de estudiar el caso a fondo llegaron a algunas conclusiones;

“Por las descripciones del testigo, pertenece al grupo denominado avión de fuego, aunque su tamaño fuera pequeño. Se trataba de un objeto luminoso, inmaterial, repetidamente observado a finales de la Segunda Guerra Mundial en acciones de aparente seguimiento de aviones y que indicaban, por sus evoluciones, que muy bien pudieran ser dirigidos inteligentemente. El caso de Logroño es apasionante, muy interesante por su originalidad, ya que ha conseguido grabar algún sonido causado por el aparato en cuestión, que al testigo le pareció una especie de brazo en forma de rayo sólido.”

Ninguno de los estudiosos observó en las declaraciones del joven religioso sospecha alguna que hiciera pensar en el fraude. Eran correctas y sinceras, sin ningún ánimo de buscar publicidad.

A día de hoy el misterio de este caso continúa en vilo.

Gran Misterio
Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...