miércoles, 20 de enero de 2016

El Dow Jones cae en picado tras el desplome de los precios del petróleo

El primer índice bursátil del mundo, el Dow Jones, que incluye a las 30 mayores empresas del mercado, ha caído este miércoles a mínimos de casi dos años al sufrir una pérdida del 3,5 por ciento.

Dow Jones de Industriales / Reuters / Brendan McDermid

Este miércoles Wall Street ha abierto el Dow Jones Industrial Average, su principal indicador, con pérdidas de hasta el 2,43 por ciento, las cuales han sido causadas por la última caída de precios del petróleo en los mercados internacionales, informa 'The Telegraph'.

Según las últimas informaciones de la CNBC, a final del día el Dow Jones se ha desplomado 500 puntos y ha sufrido una pérdida del 3,5 por ciento.

Solo media hora después del inicio de las contrataciones, el índice Dow Jones Industrial Average bajaba 305,91 puntos hasta las 15.710,11 unidades. Los operadores de Wall Street se sumaban a las ventas en el resto de bolsas mundiales por la caída de precios del crudo de Texas hasta los 27,58 dólares por barril, mientras el crudo Brent alcanzaba un mínimo de 27,99 dólares.

"En sentido global, los mercados se encuentran presionados por las ideas de la desaceleración del crecimiento de la economía china dado el gran tamaño de su deuda, la oferta excesiva de petróleo y las inciertas perspectivas de la política monetaria del Sistema Federal de Reserva en el contexto de la recesión de los beneficios empresariales en EE.UU.", ha explicado a TASS la experta financiera Oksana Jolodenko.

Publicado: 20 ene 2016 16:43 GMT
https://actualidad.rt.com/economia/197370-dow-jones-picado-caida-precios-petroleros




La demanda mundial podría ser mucho más débil de lo que consideran los economistas. 

De acuerdo con la revista 'Time', a pesar del petróleo y la economía, hay más factores entre las razones de la caída de valores. El índice Dow Jones bajó más de 400 puntos en las primeras operaciones el pasado 15 de enero por la tarde, empujándolo por debajo de los 16.000 por primera vez desde el verano pasado. Es la séptima vez en el año que el índice de referencia se ha hundido por tres dígitos en un día, aumentando los temores de que el mercado alcista de los últimos 7 años podría estar llegando a su fin. Estas son las tres razones por las que Wall Street está en pánico. 

© REUTERS/Lucas Jackson
30 dólares 

Los precios del petróleo cayeron por debajo de los 30 dólares por barril, alcanzando niveles que no han sido registrados desde el 2004. El desplome de precios en la energía suelen considerar una tendencia alcista, debido a que se disminuye el costo para hacer negocios para una amplia variedad de industrias, desde la fabricación hasta el transporte. Además, de acuerdo con 'Time', los precios del petróleo podrían ser "una señal preventiva" y en este caso los inversores están preocupados de que el crudo históricamente barato es un signo ominoso de que la demanda mundial es mucho más débil de lo que consideran los economistas. 

Menos del 0,2% 

El Índice de Precios al Productor (IPP) cayó un 0,2% en diciembre y se hundió un 0,1% en los últimos 12 meses a 31 de diciembre. A nadie le gustaría una inflación galopante, aunque, de acuerdo con la revista, el punto central de los esfuerzos de la Reserva Federal de varios años para estimular la economía a través de las tasas de interés cercanas a cero y las compras de bonos se radicó en crear suficiente inflación en la economía para asegurar que ésta no se deslice en una espiral deflacionaria. Así, algunos datos económicos decepcionantes, incluyendo un informe que mostró que la producción industrial cayó un 0,4% en diciembre, generan temores de que EE.UU. podría caer en una nueva recesión si la economía mundial sigue con su deterioro. 

Reducción de un 12% 

Con 400 puntos de caída el 15 de enero, el Dow Jones se ha reducido un 12% desde sus máximos del 2015, es decir, el mercado de valores de EE.UU. está en una 'corrección' oficial que se define como una caída de 10% al 19,9%. El índice de Standard & Poor 500 también muestra un desplome. Estos factores produjeron una serie de preocupaciones de que el mercado alcista que comenzó en marzo del 2009 podría estar llegando a su fin. Y ese miedo ha llevado a un mayor aumento en las ventas.

mie, 20 ene 2016 04:06 UTC
http://es.sott.net/article/43829-Wall-Street-entra-en-panico-3-factores-que-no-dan-tregua



“Habrá caos y una tormenta perfecta: los precios del petróleo no se recuperarán hasta el 2040”

Por RT

La depresión actual del precio del petróleo continuará en el 2016 y se extendería a la década del 2020 y más allá.

Mientras que el 2015 llegaba a su fin, muchos en la industria energética mundial estaban rezando para que el precio del petróleo se recuperara del abismo, restaurando el mundo del petróleo céntrico del último medio siglo. Sin embargo, según afirma el reconocido experto en temas de recursos naturales, profesor y escritor estadounidense, Michael Klare, en su artículo para el portal Salon, la depresión actual del precio del petróleo continuará en 2016 y se extendería a la década del 2020 y más allá.

Para hacer clara la perspectiva del mercado el experto recuerda que tan solo en junio del 2014 el crudo Brent de referencia mundial de petróleo, se vendía a 115 dólares por barril. Entonces los analistas energéticos asumían que tal precio se mantendría también en el futuro y podría elevarse aún más. Sin embargo, hoy en día el mismo crudo se vende por 30 dólares por barril, un tercio del precio de hace 18 meses y, de acuerdo con un escenario recientemente ofrecido por la Agencia Internacional de Energía (AIE), los precios podrían alcanzar el rango de 50 a 60 dólares solo para la década del 2020, y llegar hasta los 85 dólares para el 2040.
Una tormenta perfecta

En términos generales, los precios del petróleo suben cuando la economía global es robusta, la demanda mundial está aumentando, los proveedores están produciendo a niveles máximos almacenado poco o el exceso de la producción está bien controlado. Pero tienden a caer cuando, como ahora, la economía global se ha estancado, la demanda de energía es tibia, proveedores claves no logran frenar la producción en consonancia con la caída de la demanda, que causa la acumulación innecesaria del petróleo sobrante.

Así, según explica Klare, los niveles de los precios del petróleo han alcanzado su récord de 143 dólares por barril en julio del 2008 cuando la economía mundial estaba en su apogeo, pero la quiebra de Lehman Brothers en septiembre de ese mismo año y la siguiente crisis económica mundial bajaron los precios hasta 34 dólares en diciembre. No obstante, el marcado pudo recuperarse para el 2011 cuando en febrero los precios cruzaron de nuevo el umbral de los 100 dólares, donde se mantuvieron hasta junio del 2014.

Esta recuperación puede ser explicada por varios factores, pero el más importante, según el analista, ha sido la decisión de las autoridades chinas de invertir en la infraestructura y estimular el automovilismo en el país, lo que aumentó significativamente su demanda de energía, saltando el consumo de petróleo en un 35%. No obstante, este escenario no va a servir en la situación actual, contrastan los expertos, ya que la demanda energética china ya no mantiene el mismo ritmo debido al crecimiento económico tibio del país provocado por la caída en la exportación de sus productos.

Este factor junto con la reducción de la demanda estadounidense del petróleo extranjero y el aumento de la extracción nacional en el país, de acuerdo con el plan de la Casa Blanca del 2012, han creado una tormenta perfecta de contención de los precios del petróleo.
Resistencia saudita

Los sauditas y sus aliados en la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), por su parte, según opinan muchos analistas, podrían frenar la producción como en el pasado para impulsar los precios. Sin embargo, el 27 de noviembre de 2014 la OPEP rompió esas expectativas votando a favor de mantener las cuotas de producción de sus Estados miembros. Al día siguiente, el precio del crudo se desplomó por 4 dólares por debajo de su mínimo histórico.

Algunos expertos explican tal resistencia a la reducción de la producción de petróleo con el deseo de Arabia Saudita de ‘castigar’ a Irán y Rusia por su apoyo al gobierno de Bashar al Assad. Además los sauditas se ven en mejor posición que sus rivales por la intemperie de un descenso de los precios a largo plazo debido a sus bajos costos de producción y sus grandes reservas de divisas.

De acuerdo con otra teoría, los sauditas están tratando de mantener un entorno de precios en el que los productores de esquisto de EE.UU. y otros operadores petroleros serán expulsados ​​del mercado.
Otros factores en Oriente Medio

Otro factor que no permite la recuperación de los precios del crudo es el aumento de la producción por parte de Irak e Irán. Dado que hoy en día el Estado Islámico poco a poco está perdiendo los territorios iraquíes ocupados, la mayoría de los yacimientos de petróleo más importantes está pasando a manos del Gobierno del país. Los expertos esperan que muy pronto este hecho pudiera llevar al crecimiento estelar del mercado petrolero iraquí.

En cuanto al petróleo iraní, durante años, la producción en este país ha sido obstaculizada por las sanciones impuestas por EE.UU. y la Unión Europea (UE), lo que impedía tanto las transacciones de exportación como la adquisición de tecnología de perforación occidental avanzada. No obstante, ahora, gracias a su acuerdo nuclear con Washington, esas sanciones están siendo levantadas, lo que le permite reingresar al mercado del petróleo y realizar la importación de tecnología necesaria.
Fuentes de energía alternativas

El analista además señala que hoy en día el petróleo en sí está empezando a perder parte de su atractivo debido al desarrollo de fuentes de energía alternativas que llevará a la disminución del consumo del crudo. Así, un número creciente de consumidores en las naciones industriales más antiguas están exhibiendo una preferencia por los coches híbridos y totalmente eléctricos o medios de transporte alternativos.

Por otra parte, mientras que la preocupación por el cambio climático crece a nivel mundial, un creciente número de jóvenes habitantes urbanos están optando por subsistir sin coches por completo, reemplazándolos con bicicletas y el transporte público. Además, el uso de fuentes renovables de energía como el sol, el viento y la energía del agua está en aumento y crecerán más en este siglo.

De acuerdo con los analistas, los precios del petróleo, por supuesto, subirán algún día. Eso es inevitable. Aun así, en un planeta en dirección a una revolución de la energía verde, no hay seguridad de que jamás se alcanzarán los niveles de los 100 dólares por barril.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...