viernes, 30 de diciembre de 2016

EEUU asume la destrucción de millones de empleos por el 'boom' de los robots

La Casa Blanca advierte de que la Inteligencia Artificial borrará profesiones de bajo perfil y propone aumentar los subsidios, reforzar sindicatos y repartir las jornadas.

Robot Method-2 Kim Hong-Ji Reuters

JOSÉ GALLEGO ESPINA @@josegallego81 Washington DC30.12.2016 02:42 h.

La llegada de los robots y la aplicación de la inteligencia artificial a la automatización de tareas van a protagonizar una revolución sin precedentes en la economía mundial que costará millones de empleos en las próximas décadas, ampliará las desigualdades sociales y generará enormes capas de población parada y empobrecida, si los gobiernos no actúan interviniendo directamente en el mercado para remediarlo. No se trata del argumento apocalíptico de una novela de ciencia ficción de Philip K. Dick, sino de las conclusiones de un informe publicado esta semana por la Casa Blanca sobre ‘Inteligencia Artificial, Automatización y Economía’, en el que la administración Obama traza una hoja de ruta para afrontar esta posible crisis, basada principalmente en el incremento del gasto público, algo que choca con las intenciones del gabinete entrante de Donald Trump de recortar la factura federal.

Esta preocupación de EEUU por la futura revolución tecnológica viene de antes de las elecciones del 8-N. En octubre, salía del Despacho Oval el estudio ‘Preparándose para el Futuro de la Inteligencia Artificial’, en el que se recomendaba elaborar para finales de este año un análisis sobre los impactos que estos nuevos desarrollos tendrán sobre la sociedad. El documento resultante, de 50 páginas, ha sido redactado por la Oficina Ejecutiva del Presidente, contando con el apoyo de órganos como el Council of Economic Advisers, la Oficina de Política de Ciencia y Tecnología o los departamentos de presupuesto y de política interior.

El trabajo dibuja un horizonte preocupante para aquellas profesiones poco remuneradas o que, como conductores o cajeros -que se citan expresamente-, requieren de una baja cualificación, y que probablemente dejarán de ser tareas de humanos. Pero a diferencia de lo ocurrido en otras revoluciones industriales, los expertos ponen en duda que se vayan a generar otro tipo de ocupaciones en cantidad o ritmo suficientes como para asimilar la destrucción de empleo, por lo que alerta de que “millones de americanos” verán modificado su modo de vida.

Pese a estas perspectiva, el informe destaca que la inteligencia artificial reportará beneficios económicos como el aumento de la productividad en las empresas, gracias a la automatización de algunas tareas que requieren mucha mano de obra. El desarrollo de esta tecnología arrancó en 2010 y, desde entonces, estos avances han hecho la economía más eficiente. Así, la Casa Blanca cita un estudio de 2015 de George Graetz y Guy Michaels realizado en 17 países, que concluyó que los robots ayudaron a incrementar la riqueza de los países en un 0,4% entre 1993 y 2007. Y va a más. Otro reciente análisis de Paul Daugherty y Mark Purdy sobre 12 economías desarrolladas del mundo -incluida la de EEUU- sostiene que la inteligencia artificial brinda el potencial para doblar el crecimiento económico anual en estos países para 2035.

Las esperanzas puestas en estas nuevas herramientas son tales que en el World Economic Fórum se llegó a calificarlas como “cuarta revolución industrial”, mientras que el economista Andrew McAfee las comparó con la máquina de vapor. “Las tecnologías digitales están haciendo por el poder cerebral lo que el vapor hizo por la fuerza física”, dijo antes de reconocer que el futuro, en este caso, es más “incierto”.

De hecho, el propio informe del equipo de Obama sostiene que no hay garantía de que el beneficio de la inteligencia artificial alcance a todos, y asegura que traerá cambios para el mercado laboral de los EEUU, provocando que algunos trabajadores pierdan sus empleos, incluso aunque se creen nuevos puestos. Por ello, incide en que los legisladores deben ayudar a esas familias y comunidades a integrarse nuevamente en el sistema económico y adaptarse a las nuevas necesidades laborales, para lo que apuesta por la formación y el reciclaje profesional, pero también por los subsidios para mantener a las víctimas del nuevo sistema económico mientras dura la transición.

La principal advertencia se basa en que los robots irán adquiriendo cada vez una mayor inteligencia que les permitirá realizar sofisticadas funciones hasta ahora reservadas para los humanos. En este punto, el análisis recuerda que muchos trabajos que existían hace 150 años desaparecieron, dando paso a otros que nadie podía imaginar. El documento rememora otros momentos históricos en los que se produjeron severos cambios en las vidas de muchos trabajadores, como cuando la tecnología llevó a los agricultores a dejar el campo, aunque recalca que entonces la tasa de paro siempre se mantuvo cercana al 5%. Ahora el impacto podría ser mayor.

CAEN CONDUCTORES, NO LIMPIADORAS

Según el análisis que realiza la Casa Blanca, a corto plazo la inteligencia artificial que puede automatizar numerosos empleos, pero algunos se verán más afectados que otros. Las más perjudicadas serán las profesiones de bajo nivel formativo, como conductores o personal de limpieza. No obstante, no hay una regla fija. Así, paradójicamente -subrayan los expertos-, será más sencillo para la inteligencia artificial sustituir tareas de conducción, aparentemente más complejas, que las de adecentamiento del hogar, al menos inicialmente. El ejemplo más de actualidad lo encontramos en los recién estrenados UBER automáticos.

El gobierno norteamericano maneja varias investigaciones que sugieren que el gran desarrollo de esta tecnología llegará en la próxima década. Citan por ejemplo un trabajo de 2013 de la Universidad de Oxford, que señala que en los próximos diez o 20 años el 47% de los trabajos en EEUU estarán en riesgo de ser reemplazados por la inteligencia artificial. Sin embargo, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en un estudio de 2016 reduce esta cifra al 9%. Cualquiera de las dos estimaciones supondría que millones de americanos se verían afectados en el corto y medio plazo.

Según el Council of Economic Advisers (CEA), dependiente de la Oficina del Presidente, se puede hacer una clasificación por salario de las profesiones más amenazadas. Así, el 83% de los empleos que se pagan a menos de 20 dólares la hora se verán bajo la amenaza de la automatización. En el caso de aquellos que se paguen a entre 20 y 40 dólares, sólo el 31% correrán riesgo, cifra que se rebaja al 4% cuando el puesto supera los 40 dólares la hora. Por lo tanto, a mayor salario, menores posibilidades de ser sustituido por la inteligencia artificial.

A mayor salario, menores posibilidades de ser sustituido por la inteligencia artificial

En el caso de la OCDE, esta organización mide también el grado de los estudios. Así, cuanto menor es la formación requerida para un puesto, más probable es su automatización. Traducido en datos, el 44% de los trabajos de americanos que tienen estudios inferiores al bachillerato tienen altas posibilidades de ser automatizados, mientras que sólo el 1% de la de los ciudadanos con un título universitario o estudios superior corren ese peligro.

TRES MILLONES DE CONDUCTORES, AFECTADOS

La Casa Blanca se refiere específicamente en un capítulo a los conductores de vehículos, y estima que de los 3,7 millones de profesionales del sector, entre 2,2 a 3,1 millones de conductores del país podrían ver amenazados sustancialmente -o al menos alterados- sus trabajos. Se refiere tanto a autobuses, como camiones, tractores, vehículos especiales o taxis.

Pero también en este caso hay excepciones. Por ejemplo, la de los operarios que no sólo se dediquen a llevar el vehículo. El documento menciona a los chóferes de autocares escolares, que además de estar frente al volante deben hacerse cargo del cuidado de los niños. El cambio tecnológico les facilitará centrarse en esta segunda tarea.

Otro ejemplo que se plantea en el documento es el de los vendedores a domicilio, sobre los que se sugiere que durante el tiempo de conducción automática podrán dedicarse a otras funciones como rellenar el papeleo mientras el coche les lleva a su destino.

LOS ROBOTS NO SON CREATIVOS

Sin embargo, no hay que asustarse en exceso ya que hay ciertas habilidades humanas que la inteligencia artificial o los robots no pueden cubrir de momento. Así, según el informe, mientras las máquinas detectan patrones y crean predicciones, todavía no pueden replicar la inteligencia general o social, la creatividad, o el juicio de los humanos. Los empleos que requieren una alta destreza manual permanecerán también.

Y entre otros beneficios, el Gobierno estadounidense defiende que -aunque no afectará a todos por igual- gracias a esta automatización los estándares de vida de los ciudadanos mejorarán y las horas de relax podrían incrementarse. En este sentido, recuerda que el economista John Maynard Keynes predijo en 1930 que gracias al desarrollo tecnológico acabaríamos trabajando sólo 15 horas semanales. Este vaticinio permanece todavía lejos de cumplirse, si bien “en los últimos 65 años la mayoría de las economías desarrolladas han visto reducido sustancialmente el número de horas trabajadas”, apunta el documento, que agrega que en EEUU, en cambio, esta caída de horas se detuvo en la década de los 70 y desde entonces ha permanecido plana.

Robot Salto. Stephen McNally / University of California Reuters

Frente a la destrucción de millones de empleos, el informe contrapone que se crearán nuevos puestos de trabajo, aunque advierte de que es “extremadamente difícil” predecir de qué tipo serán. No obstante, augura que se desarrollarán en cuatro áreas: el desarrollo de estas tecnologías, su supervisión, la respuesta a las necesidades de nuevas legislaciones e infraestructuras, y complementando la tarea que lleven a cabo los robots. Como ejemplo, apunta que una máquina dotada de inteligencia artificial “puede mejorar la pronta detección de algunos cánceres o enfermedades, pero un profesional de la salud humano será necesario para trabajar con los pacientes a entender la enfermedad, trasladarles los síntomas, informarles de los tratamientos y las opciones y guiarlos”.

EL FIN DEL TRABAJO

La ciencia ficción ha soñado mucho con que la llegada de la robótica acabe por erradicar el trabajo humano, permitiendo a los hombres vivir del esfuerzo de las máquinas. La Casa Blanca aborda esta cuestión y, en uno de sus apartados, se pregunta si ha llegado el fin del trabajo.

En este punto, plantea que la inteligencia artificial podría ir más allá de generar una disfunción temporal en el mercado laboral, pudiendo incluso reducir drásticamente las necesidades de mano de obra. Esto, según el informe, podría obligar a la sociedad en su conjunto a buscar una alternativa al sistema utilizado hasta ahora de “compensación por trabajo”, requiriendo un cambio fundamental en la forma en la que las economías se han organizado. Sin embargo, este escenario “es especulativo y se incluye en el documento para fomentar la discusión poner el foco en el rol y el valor del trabajo”.

LA RESPUESTA: INTERVENCIONISMO

En opinión de los autores del citado estudio, la forma de frenar el impacto negativo de esta revolución tecnológica es mediante la inversión pública, en concreto, en políticas activas de empleo. Aquí se advierte a los Estados Unidos de que mientras los países de la OCDE gastan en esta materia un 0,6% de su PIB de media, Washington sólo dedica un 0,1%.

Más allá de la cantidades, el documento de la Casa Blanca advierte de cinco efectos a los que las instituciones públicas tendrán que enfrentarse en esta revolución en los próximos años: el crecimiento de la productividad; los cambios en las habilidades demandadas en el mercado de trabajo; un desigual impacto entre los ciudadanos; la desaparición de algunos puestos y la creación de nuevos, y la pérdida de empleos en el corto plazo y posiblemente en largo, dependiendo de la respuesta política.

Ante este reto, la fórmula que la administración Obama deja recomendada al nuevo equipo entrante se resume en tres estrategias: invertir en el desarrollo de inteligencia artificial "por sus muchos beneficios", formar y entrenar a los americanos para los trabajos del futuro y ayudar a los trabajadores para la transición entre el sistema actual y el venidero.

En este último apartado la recomendación general que se realiza es un incremento del gasto público en servicios sociales. Entre otras cosas se propone modernizar y reforzar la red de seguridad social añadiendo a los programas de atención médica, de subsidio del desempleo, de asistencia a las familias necesitadas y de apoyo nutricional, nuevos planes que aseguren la ayuda en casos de emergencia familiar, así como garantía de acceso a una pensión para aquellos trabajadores que posiblemente no vayan a poder dedicar toda su carrera en una sola compañía.

DUPLICAR LA AYUDA DE PARO Y ERTES

Sobre el seguro de desempleo el informe indica que ha sido una herramienta útil para prevenir la entrada en niveles de pobreza de las familias que perdieron sus trabajos, si bien avisa de que se encuentra en los niveles más bajos de los últimos 50 años. Actualmente sólo uno de cada tres desempleados recibe esta ayuda. El consejo de la Casa Blanca es restaurar el subsidio de 26 semanas a lo largo de todo el país, incluso duplicando su duración hasta las 52 semanas en aquellos estados que experimenten una rápida destrucción de empleos por la automatización.

Otra de las propuestas es introducir nuevas herramientas como el reparto de la carga de trabajo “con empleados que recortarían su jornada laboral y recibirían a cambio beneficios de desempleo”. “Los estados pueden también implementar temporalmente entrenamientos profesionales mientras los trabajadores están recibiendo estas ayudas”, apunta el informe. Esta medida se asemeja a lo que en España conoceríamos como o expedientes de regulación temporal (ERTE).

Otra idea planteada es la creación de un seguro para aquellos trabajadores que pierden su empleo y que sean contratados por mucho menos en otra empresa. El Gobierno complementaría esos sueldos y fomentaría que estas personas volvieran al mercado laboral.

El estudio desaconseja expresamente la creación de una renta universal básica, es decir, recibir una cantidad de dinero por el mero hecho de ser ciudadano estadounidense. A juicio de estos expertos, podría desincentivar el reciclaje profesional y la búsqueda de empleo.

Curiosamente, la administración Obama se despide con un guiño a los sindicatos, proponiendo también reforzar el papel de los trabajadores en la negociación de sus sueldos con las empresas, incrementar el salario mínimo, modernizar el sistema de horas extras y reforzar a las asociaciones sindicales. También propone reducir las barreras geográficas y legales para los trabajadores entre los diferentes estados del país, ya que actualmente algunas de las licencias profesionales no son válidas en todo EEUU, dependiendo de qué territorio las expida.

La última recomendación, y quizá la más alarmante, es la que concluye que el país debe prepararse para todo tipo de contingencias, por si la inteligencia artificial conlleva cambios más allá de los estimados en los diferentes análisis.

La continuación de estos estudios, que acababan de echar a andar en EEUU, dependerá a partir de enero de una administración republicana, reacia al gasto público y, según las promesas de la campaña electoral, más centrada en retornar al país las fábricas.

http://www.elespanol.com/economia/macroeconomia/20161229/181982063_0.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...