jueves, 1 de diciembre de 2016

Facebook y Google dan un duro golpe a la libertad de expresión en Internet


Google y Facebook anunciaron por separado este lunes 14 de noviembre que están tomando medidas contra los sitios que difunden noticias falsas y en contra de las páginas que publican contenido engañoso en redes sociales.

Estas medidas dan lugar a algunas preguntas serias acerca de la libertad de expresión.

¿Qué noticias son “falsas”? ¿Y cómo y por quién se define eso? ¿Qué constituye contenido engañoso, y cómo se clasifica como tal? ¿Constituye por ejemplo un punto de vista político, una creencia religiosa extrema, o la crítica abierta sobre cuestiones tales como la operación para liberar a la ciudad iraquí de Mosul de ISIS, información de carácter engañoso y va por lo tanto a ser restringida?

No hay una respuesta clara a estas preguntas. Google anunció que va a castigar a los sitios mediante impedirles acceso a su red de AdSense, la que coloca anuncios en los sitios de Internet en todo el mundo. Facebook, por su parte, anunció que va a actualizar su política de publicidad y no permitirá obtener ingresos de los anuncios a páginas de medios sociales que distribuyen contenido “engañoso”.

Estos pasos son una dudosa extensión de las políticas que niegan los ingresos procedentes de publicidad a los sitios de Internet que publican pornografía, juegos de azar o violencia extrema.

El momento, sin embargo, es problemático: Estas iniciativas aparecen después de que los círculos demócratas estadounidenses culparan a los medios de comunicación sociales por la victoria electoral de Donald Trump. Fue rodeado por los usuarios durante la campaña y él mismo utilizaba ampliamente los medios de comunicación.

Hasta ahora, la libertad de expresión defendida por las organizaciones de usuarios, Facebook, Google, Whatsapp, Microsoft y otras han permitido la publicación de casi cualquier contenido político en las redes sociales y sin censura. Ahora, después de la elección de Trump como el 45º presidente de Estados Unidos, el contenido se enfrenta a revisión editorial. Su clasificación como noticia verdadera o falsa se pone en manos de censores sin rostro que pueden ser guiados por su visión del mundo político, religioso o personal al decidir que una noticia u opinión ses o no es apta para su publicación. ¿Quién puede saberlo?

El poder excesivo en manos de las redes sociales y sitios de noticias de Internet – a las cuales se estima unos 2,7 millones de usuarios – se demuestra por las últimas decisiones de Whatsapp y Facebook.

Estos gigantes globales han desarrollado otro método creativo para limitar la libertad de expresión. El bloqueo de los sitios “engañosos” fue anunciado junto con la presentación por Whatsapp, una de las herramientas de comunicación más populares en el mundo, de un servicio de videollamadas gratuito para sus clientes.

Jan Koum, CEO y fundador de Whatsapp, que fue vendida a Facebook en el 2014 por $19 millones de dólares, dijo el lunes que el nuevo servicio se cifra y se prueba en contra de intercepción o escuchas. Sus usuarios en todo el mundo podrán estar seguros de que sus mensajes de audio irán a través de los servidores protegidos contra la intercepción de inteligencia y los piratas informáticos.

Koum, un judío americano nacido en Ucrania, dijo en una entrevista con Reuters que el nuevo servicio estará disponible en unos 180 países dentro de varias horas tras su introducción en la India el 15 de noviembre, diciendo: “Obviamente, tratamos de estar en sintonía con lo que nuestros usuarios quieren”. Añadió que el cifrado podría funcionar en la mayoría de los teléfonos inteligentes, incluyendo los más básicos y de bajo costo.

Whatsapp, que ha cuadruplicado su fuerza de trabajo desde que fue adquirida por Facebook, comenzó a usar el hardware de la compañía matriz y ancho de banda enorme en todo el mundo, lo que garantiza una parte creciente de la infraestructura de comunicación local e internacional.

La fusión de los colosos dos medios, sin embargo, ha dado un golpe a la privacidad. Whatsapp, que prometió después de su creación, no liberar los nombres de sus clientes, ha cambiado su política de privacidad y entregado a Facebook los datos personales de sus mil millones de clientes, incluyendo sus métodos de pago, números de teléfono y direcciones.

Las masas de gente, que cansadas de información unilateral por The New York Times, CNN y otros medios de comunicación – y, más recientemente, molestos por su fuerte sesgo a favor de Hillary Clinton, durante la campaña electoral de Estados Unidos – se volvieron hacia las redes sociales y blogs privados para emitir libremente sus puntos de vista. Ahora temen la pérdida de esta plataforma sin trabas de la censura sin control que determina arbitrariamente si la noticia es falsa o verdadera de acuerdo con criterios desconocidos.

¿Quién ha de hacer esta determinación? Al parecer, el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, o su homólogo en Google, Eric Schmidt.

Mientras que el cierre de las cuentas de medios sociales del Estado Islámico utilizados para reclutar e incitar el asesinato y la destrucción en Occidente estaba justificado, el poder desenfrenado de imponer sanciones económicas a los sitios de Internet, blogs o foros por su contenido político es una amenaza importante para la libertad de expresión individual. También da a los maestros de los medios de comunicación social, el poder para influir en la opinión pública fuera del proceso democrático.

En otro orden de cosas esta semana en relación con la libertad de expresión en línea, Twitter cerró las cuentas de tres movimientos de extrema derecha que apoyaron la candidatura de Trump. Richard Spencer, presidente y director del Instituto Nacional de Políticas, un organismo que aboga por la supremacía blanca cuya cuenta de Twitter fue suspendida, afirmó en una entrevista con la agencia de noticias Daily Caller que la acción de Twitter constituía “estalinismo corporativo”.

Fuente: Geopolíticos

Cruzada contra los 'cuentistas' en Facebook: Cuatro jóvenes crean un detector de noticias falsas

Un software de acceso público permite determinar si las noticia que circulan por la Red social son verdaderas o falsas.

Cuatro estudiantes estadounidenses han concebido un programa que resuelve el problema de las falsas publicaciones que últimamente han invadido Facebook. El proyecto, que se denomina 'FiB: Let’s Stop living a lie', lo desarrollaron en tan solo 36 horas.

"El control sobre la difusión del contenido se ha hecho casi tan importante como la creación y eso ha proporcionado a Facebook un enorme poder", opinan los autores del programa, que presuponen que estas noticias falsas de Facebook "probablemente afectaron a las elecciones de 2016 en EE.UU.".

El programa, que cualquiera puede descargarse por Internet, filtra la transmisión de la cuenta en Facebook en tiempo real a medida que navegas, verificando la autenticidad de las publicaciones, incluyendo actualizaciones del estado, imágenes y enlaces. El programa comprueba la veracidad de las publicaciones identificando imágenes, palabras clave, fuentes y tuits existentes, después de lo cual una notificación sobre la autenticidad de la noticia aparece en el rincón superior derecho. Si la publicación es considerada falsa, el programa trata de encontrar en Internet la información verdadera al respecto.

Los estudiantes, que participaron en un 'hackatón' financiado por Facebook, aseguran que aprendieron JavaScript y el lenguaje de programación Python en solo "un fin de semana", si bien reconocen que su tarea les ha supuesto "un gran desafío". Asimismo, se mostraron esperanzados ante la perspectiva de que este software sea utilizado por otras plataformas de las redes sociales para así "cerciorarnos de que hemos dejado de creer en mentiras".

LUNES 28 DE NOVIEMBRE DE 2016 22:00
http://www.elespiadigital.com/index.php/noticias/seguridad/15423-facebook-y-google-dan-un-duro-golpe-a-la-libertad-de-expresion-en-internet

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...