miércoles, 28 de diciembre de 2016

"Las Cuatro Nobles Verdades" de Buda: entrevista a Emilio Carrillo

Resultado de imagen para entrevista a Emilio CarrilloEn la tradición budista, la “iluminación” de Siddharta Gautama y su transfiguración en Buda se liga al discernimiento sobre el sufrimiento…

Realmente, entronca con una Sabiduría sin Edad y perenne que siempre ha estado ahí a lo largo de la historia de la humanidad. Pero sí, en el budismo se narra que lo primero que hizo Buda tras alcanzar la “iluminación” bajo el árbol Bodhi, hace aproximadamente 2.500 años, fue compartir las Cuatro Nobles Verdades, en las que el “duhkha” o “dukkha” ostenta un papel central.

Resultado de imagen para "Las Cuatro Nobles Verdades" de Buda: entrevista a Emilio CarrilloY aunque este vocablo abarca una amplia gama de significados en su idioma original y carece de una traducción directa en las lenguas occidentales, todos ellos giran en torno a la noción de sufrimiento: malestar, dolor, tristeza, pena, descontento, desilusión, insatisfacción, incomodidad, intranquilidad, imperfección, fricción, aflicción, padecimiento, impermanencia, insustancialidad, pesar, frustración, irritación, presión, ir contra corriente, agonía, tensión, angustia existencial…

Y ¿qué enseñó Buda por medio de esas Cuatro Nobles Verdades?

Lo expuso en su primer discurso, llamado Dhammacakkappavattana-Sutta (La puesta en movimiento de la rueda de la Verdad o Dharma). Estas son las Cuatro Nobles Verdades:


1ª. La noble verdad de dukkha: El nacimiento es dukkha, la vejez es dukkha; la tristeza, el lamento, el dolor, la pena y el desespero son dukkha; la asociación con lo que no se ama es dukkha; la separación de lo que se ama es dukkha; no conseguir lo que se quiere es dukkha. En breve, los cinco agregados del aferramiento son dukkha.

2ª. La noble verdad del origen de dukkha: El aferramiento que provoca el consiguiente devenir y que es acompañado por la pasión y el deleite, probándolo ahora aquí y ahora allí. El aferramiento al placer de los sentidos, el aferramiento a que algo aparezca, el aferramiento a que algo no aparezca.

3ª. La noble verdad del cese de dukkha: La disminución y cese del aferramiento, la renuncia, el abandono, la liberación, el dejar ir ese mismo aferramiento.

4ª. La noble verdad del camino de práctica que conduce al cese de dukkha o “Noble Camino Óctuple”: el correcto punto de vista, la correcta resolución, el habla correcta, la acción correcta, el modo de vida correcto, el esfuerzo correcto, la atención correcta y la concentración correcta.

Pensando en los lectores menos familiarizados con el magisterio de Buda, ¿podrías acercarnos más estas Verdades?

Es muy sencillo, porque lo que Buda hace a través de ellas es describir un procedimiento médico que, siguiendo los usos de la medicina de su época, está configurado por cuatro fases principales: observación del síntoma de la enfermedad; diagnóstico de la misma; pronóstico de las posibilidades de recuperación; y prescripción de una receta o tratamiento. Eso sí, aquí no se trata de una enfermedad física, sino del “dukkha”, que es una enfermedad de más calado.

¿Cómo se concretan cada una de estas “fases”?

La observación del síntoma se recoge en la primera de las Verdades: “El nacimiento es dukkha, la vejez es dukkha; la tristeza, el lamento, el dolor, la pena y el desespero son dukkha; la asociación con lo que no se ama es dukkha; la separación de lo que se ama es dukkha; no conseguir lo que se quiere es dukkha”.

Con ello se muestra que el sufrimiento está siempre presente: la muerte de uno mismo y de los seres amados es sufrimiento; la enfermedad de nuestros seres queridos y la propia es sufrimiento; incluso la convivencia con los seres amados conlleva sufrimiento; etcétera. El síntoma del sufrimiento es la insatisfacción ante la vida; y conlleva la compresión de que toda existencia genera sufrimiento.

Tras la observación del síntoma, el diagnóstico…

Centra la segunda de las Verdades: “El aferramiento que provoca el consiguiente devenir y que es acompañado por la pasión y el deleite, probándolo ahora aquí y ahora allí. El aferramiento al placer de los sentidos, el aferramiento a que algo aparezca, el aferramiento a que algo no aparezca”.


Se pone así de manifiesto que el sufrimiento proviene de la postergación de nuestro “verdadero ser” y “naturaleza esencial” y la identificación exclusiva con el yo físico, emocional y mental y la personalidad a ello asociada. Tal aferramiento provoca la ignorancia consciencial acerca de lo que realmente Somos, de nuestra dimensión espiritual y divina. Y por esto, no percibimos la Felicidad que es nuestro Estado Natural –el “Bien-Ser” que Somos- y nos lanzamos fuera, al mundo exterior, a buscar desesperadamente un sucedáneo: el “bien-estar”.

¿La visión de un Dios exterior y la búsqueda del “bien-estar” en el exterior son la fuente del sufrimiento?

La idea de Dios aún prevaleciente en la Humanidad, que es la de un Dios exterior, y la búsqueda del bienestar en el exterior, que orienta la vida de la mayoría de la gente, son el origen y la causa del sufrimiento humano.

La idea de Dios que todavía comparten mayoritariamente los seres humanos, creyentes o no creyentes, es la de algo o alguien exterior a ellos: los creyentes creen en ese algo o alguien y los no creyentes no, pero ambos comparto idéntica percepción de lo divino, algo externo y ajeno a ellos mismos. Esta percepción sumerge a hombres y mujeres en el olvido de lo que realmente Son: en la ignorancia de su “verdadero ser” y “naturaleza esencial”. Y el olvido e ignorancia de algo tan sublime les impide, a su vez, sentir la Felicidad o “Bien-Ser” que es el Estado Natural de nuestra naturaleza divinal.

Al concebir un Dios exterior –para afirmarlo (creyente) o para negarlo (no creyente), da igual-, el ser humano se desune mentalmente de la divinidad que constituye su genuino ser y naturaleza y se contempla a sí mismo como algo separado de ella. La consecuencia directa es la identificación con un yo físico, emocional y mental, que realmente es sólo el vehículo que utilizamos para experienciar la vivencia humana. 

Es así como esa idea de Dios, que hacen consciencialmente suya la mayoría de las personas, las conduce a aferrarse a un yo y a una personalidad que no son reales, dado su carácter puramente instrumental, efímero y circunstancial, viviendo en un estado de “ensoñación” en el que no se percatan de la “naturaleza esencial” y divinal que todos, sin excepción, atesoramos y a todos, sin exclusión, nos caracteriza.

Y desde esa inconsciencia se lanzan con vehemencia hacia fuera de ellas mismas –hacia el mundo y hacia los demás- en búsqueda del “bien-estar” (placer, contento, cuidado, protección, seguridad, éxito, conocimientos, reconocimiento,...), que no es sino un pobre sustitutivo de la Felicidad o “Bien-Ser” que constituye el Estado Natural –innato, espontáneo, que no necesita ser buscado ni hallado- de nuestro “verdadero ser”.

Dios exterior y bienestar en el exterior…

La búsqueda del bienestar en el exterior es la derivación lógica de la visión de un Dios externo que impide a tanta gente percibir y constatar su “verdadero ser” y “naturaleza esencial” y divinal. Y esta búsqueda exterior de lo que de forma sublime y esplendorosa ya atesoramos en nuestro interior, se halla presidida por la inclinación vital y mental hacia el placer, que se plasma en un sinfín de deseos, anhelos, ansias, aspiraciones, pasiones y apegos.

Se pretende la satisfacción aquí y allá. Sin embargo, cuando no la conseguimos, nos frustramos y ofuscamos (“mal-estar”), lo que produce sufrimiento. Y cuando sí la alcanzamos, no nos percatamos de que esa satisfacción momentánea (“bien-estar”) es intrínsecamente origen y preámbulo de más sufrimiento, pues el “bien-estar” es siempre algo inevitablemente pasajero y vendrá seguido de “mal-estar”.

Además, por efecto de la polarización de las dicotomías, cualquier interpretación de las vivencias cotidianas en clave dual –ponerlas en un platillo (experiencias que consideramos mentalmente “positivas”) u otro (vivencias que estimamos mentalmente “negativas”)- provoca impactos en los dos bandos dicotómicos -en los dos platillos a la vez-, por lo que la búsqueda de contento crea igualmente dolor; la de cuidado, desprotección y soledad; la de conocimiento, incomprensión y desubicación; etcétera.

El “mal-estar” y el “bien-estar”, aunque para la mente parezcan experiencias muy distintas, forman parte realmente de una misma experiencia y beben de idéntica fuente: la omisión de nuestro “verdadero ser” y “naturaleza esencial” y la identificación con un falso yo. ¿Lo “ves”?

¡Lo “veo”!. Y comprendo que la ruta que nos lleva al sufrimiento es una única ruta, pero cuenta con dos vías alternativas: el malestar y el bienestar. El malestar es la vía directa, sin parada, al sufrimiento. Y el bienestar es la vía que cuenta con una estación de tránsito: tal estación es precisamente la sensación pasajera de bienestar, que es sólo la antesala del sufrimiento

La ruta única al sufrimiento, con las dos vías que mencionas, tiene un nombre: “experiencia dual”. El sufrimiento es la consecuencia automática y lógica de las actitudes y las acciones que desarrollamos en libre albedrío cuando nos apartamos de lo que Somos y buscamos en lo que no somos nuestro contento, cuidado, protección, seguridad, conocimientos, reconocimiento, satisfacción, placer,... Y aunque tales actitudes y acciones, en su desenvolvimiento, parecen seguir caminos radicalmente distintos –malestar o bienestar-, realmente parten de un mismo punto de salida –el olvido de lo que Somos- y conducen inexorablemente a un mismo punto de llegada: el sufrimiento.

Bajo todo ello subyace el aferramiento a lo físico y material, la consiguiente percepción de la “realidad” por la única vía de los sentidos corpóreo-mentales y, derivado de ambas cosas, el encumbramiento del ego y la ignorancia acerca de la impermanencia e interdependencia de cuanto nos rodea.

Olvidamos nuestra “naturaleza esencial” y divinal, nos identificamos con una “naturaleza egocéntrica” y creemos ilusamente que algún acto, logro, objeto, persona o entorno propicio nos llevarán a la satisfacción permanente del “yo”, cuando el "yo" en sí no es más que una fabricación impermanente de la mente.

Es una pescadilla que se muerde la cola; una pesadilla que se enrosca sobre ella misma. Y responsabilizamos a los demás o a factores externos por el sufrimiento que hay en nuestras vidas, en vez de darnos cuenta y asumir que son nuestras actitudes y acciones personales las que generan ese sufrimiento y que la vida de cada uno es cien por cien responsabilidad de cada cual.

Y esta enfermedad, el sufrimiento, ¿tiene cura?

En la tercera de las Verdades, Buda afirma que sí, que el sufrimiento puede ser vencido: “La disminución y cese del aferramiento, la renuncia, el abandono, la liberación, el dejar ir ese mismo aferramiento”.

La sanación de esta enfermedad es posible por medio del recuerdo y el reencuentro con lo que Somos, lo que provocará paulatinamente la disolución del deseo, la liberación de los anhelos y los rechazos, la eliminación de los apegos y las renuncias y, en definitiva, el abandono de toda búsqueda de bienestar, no dándole acogida en nosotros.

Esto exige la auto-observación: introspección para detectar lo que nos impulsa a desear cosas y a perseguir nuestro cuidado y contento. Así hasta lograr lo que San Juan de la Cruz expone en el cierre de su Noche oscura: “Dejando mi cuidado entre las azucenas olvidado”.

Por tanto, el sufrimiento tiene cura: desaparecerá de nuestras vidas cuando dejemos nuestro cuidado y contento (la querencia de bienestar, en cualquiera de sus manifestaciones) entre las azucenas olvidado. Esto exige Confianza: dejarse fluir (“Vivir Viviendo”) con absoluta Confianza en la Providencia, en la Vida, en cuanto Es (Perfecto) y Acontece y en la Sabiduría innata –muy superior a cualquier tipo de conocimiento- que todos atesoramos en nuestro interior.

Y esta Confianza surge y se nutre, a su vez, del “cesar de ser yo”: la única forma de escapar de la insatisfactoriedad de la vida es enfrentarnos de manera directa a esta condición insatisfactoria, que siempre se dará y existirá mientras caminemos por la vida negando nuestro “verdadero ser” y con los zapatos del falso “yo”. Al mirar de frente esta realidad, entenderemos cómo es y sabremos las causas del sufrimiento y qué hacer para que no surjan.

Y llegados aquí, sólo queda la cuarta fase del procedimiento médico…

La cuarta de las Verdades. Se trata del “Noble Camino Óctuple”: 1. Comprensión correcta; 2. Pensamiento correcto; 3. Palabra correcta; 4. Acción correcta; 5. Ocupación correcta; 6. Esfuerzo correcto; 7. Atención correcta; y 8. Concentración correcta.

Este “Camino” conlleva método y atención interior para centrarnos en nuestro “verdadero ser” y “naturaleza esencial” y no volver a buscar el “bien-estar”.

La práctica del silencio y la meditación son muy importantes para esto. Y, sobre todo, conseguir que nuestras actitudes en el día a día –y las acciones que de ellas derivan- estén llenas de Amor, impregnando con su Frecuencia cualquier hecho, situación o circunstancia de la vida cotidiana. Para ello se requiere consciencia y vivir en el aquí-ahora, con nuestro componente emocional equilibrado y en armonía y con la mente a nuestro servicio y centrada en el momento presente.

28/12/16
http://emiliocarrillobenito.blogspot.com.es/2016/12/las-cuatro-nobles-verdades-entrevista.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...