lunes, 5 de diciembre de 2016

Una mujer duerme bajo un árbol del parque de O Castro tras ser operada en el hospital

Amalia Martínez fue desahuciada y lleva un año en la calle. Esta semana fue al albergue a pedir una habitación.

La viguesa Amalia Martínez, de 41 años, fue desahuciada hace un año de un piso de Sanjurjo Badía, la Federación Vecinal la apoyó en agosto pero, a día de hoy, sigue viviendo en la calle con su pareja. A principios de esta semana fue operada para retirarle una placa de su muñeca lesionada pero, al salir del hospital, no halló camas libres en el albergue para ella y su novio y durmieron bajo un abeto en el monte de O Castro. «Salí de Povisa con dolor, que luego fue más fuerte y hoy, en O Castro, me levanté fatal, con los ojos hinchados y mi pareja se asustó», relata.

En el 2015 la atropelló un coche y le pusieron placas en brazos y piernas. La clavícula quedó rota. «Aún estoy esperando que me indemnicen», dice. Su mano se infectó y necesitó una segunda operación para retirarle la placa porque «me hacía daño, los médicos me dijeron que a los bichos les gusta el metal».

Tras despertarse al raso en O Castro, se sentó ante la puerta del albergue municipal de Marqués de Valterra para solicitar que le concedan una habitación donde pernoctar por razones de salud y que la ayuden con el papeleo de obtener ayudas sociales.

Martínez relata que trabajó «toda la vida» como limpiadora de Linorsa e hizo un curso de cocinera pero ahora vive en la calle. Ser mujer en Vigo es una desventaja añadida para dormir en Vigo por falta de sitios idóneos. Por un lado, se ha cerrado el dormitorio femenino de la residencia de los Hermanos Misioneros de Teis por ejecución de obras. «Podían haber empezado en verano y no ahora que hace frío», dice. El otoño templado ayudó: «Durante meses he llevado el saco de dormir al Castro», dice.

Otro problema para las indigentes es que, según dice, un albergue particular de la calle Toledo tolera que hombres y mujeres duerman en colchones contiguos en el suelo, separados por una silla. «No son condiciones», dice.

El refugio municipal tampoco permite pernoctas de más de diez días seguidos, en horario de 20.00 a 8.30 horas. El resto de la jornada está cerrado. «Es increíble que el albergue no tenga una salita de juegos o una televisión para que la gente pueda estar dentro por el día sin pasar la barbaridad de frío que hace fuera. Muchos están en desintoxicación pero es difícil salir si estás en la calle; con un refugio abierto todo el día lo lograrían», afirma.

Teme que el albergue municipal, que pasará a Cruz Roja, elimine la cama cero, esas plazas libres que se adjudican a indigentes que agotaron su estancia y hacen cola por las vacantes. «El otro día quedaron tres chavales fuera. Si nos quitan la cama cero, será terrible», lamenta.

Por E. V. Pita
http://kaosenlared.net/marcaespana-una-mujer-duerme-bajo-un-arbol-del-parque-de-o-castro-tras-ser-operada-en-el-hospital/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...