Entrada Destacada

Encuentran en San Luis Potosí a criatura que razona y habla. ¡ESCALOFRIANTE!

La semana pasada, en uno de los valles de San Luis Potosí, fue hallada una criatura que dejó impactados a todos los habitantes y medio...

martes, 16 de mayo de 2017

Este sagrado pozo maya cerca de Chichén Itzá se cree que pudiera ser los restos de un antiguo silo de cohete

ESTE SAGRADO POZO MAYA CERCA DE CHICHÉN ITZÁ SE CREE SON LOS RESTOS DE UN ANTIGUO SILO DE COHETES


Un gran “pozo sagrado” de los mayas en el sitio de Chichén Itzá, México, es considerado por algunos investigadores como un silo de cohetes abandonado perteneciente a una civilización antediluviana que alguna vez había salido de la Tierra usando naves espaciales.

Los mayas tenían una fuerte conexión con los dioses, y debido a esto, tenían que traer la ofrenda final en forma de sacrificios humanos para complacer a sus creadores. Las víctimas eran en su mayoría niños o élites capturadas durante conflictos con clanes vecinos, pero otros objetos ornamentales de gran valor saqueados durante su conquista también fueron descubiertos dentro de fosas de sacrificio.



Para que sus ofrendas llegaran al inframundo con eficacia, los gobernantes religiosos mayas usaban ciertos cenotes que ellos consideraban sagrados. Un “cenote sagrado” particular, o “pozo de sacrificio”, se encuentra cerca del sitio arqueológico de Chichén Itzá, en la península de Yucatán, México.

Sus particularidades inusuales como el diseño circular, la apertura al cielo, el diámetro y la extendida profundidad, el significado sagrado, así como su ubicación cerca de la metrópolis maya de Chichén Itzá – que significa “en la boca del pozo de Itza”, han hecho que numerosos buscadores de conocimiento alternativo se pregunten si este cenote sagrado no ha desempeñado un papel diferente al de su propósito convencional de sacrificio.

Un cenote se considera un sumidero natural resultante del colapso del lecho rocoso de la piedra caliza que expone el agua subterránea de abajo. Hay más de 6.000 cenotes diferentes en la Península de Yucatán, aunque la mayoría de ellos son pequeños y no necesariamente tienen agua expuesta en la superficie. Conectan el mundo exterior a los cuerpos de agua subterráneos que se extienden generalmente por varias kilómetros a través de complejos sistemas de cuevas subacuáticos. El agua dentro de estos pozos es la mayor parte del tiempo extremadamente clara.

El cenote de Ik Kil, una vez sagrado, tiene 60 metros de diámetro y 40 metros de profundidad. Una escalera tallada que conduce dentro de esta cuenca subterránea. Para los seres humanos modernos, este cenote particular representa un punto turístico caliente; Sirvió con un propósito ritual a los mayas, mientras que para otras civilizaciones más antiguas, sólo podemos adivinar.

Sin embargo, este sitio se diferencia del resto de los pozos naturales en la península de Yucatán, principalmente debido a sus proporciones colosales y forma. Debido a esto, a los historiadores alternativos se les han crecido las sospechas de que es un silo de cohetes abandonado de un pasado lejano, o incluso la cicatriz dejada por un meteorito. Vamos a explorar las posibilidades.

La historia alternativa habla de civilizaciones antediluvianas que prosperaron antes del evento de la “Gran Inundación”. Estos pueblos son supuestamente responsables de erigir pirámides en varios rincones del mundo, y también son considerados como inventores de máquinas voladoras y otros dispositivos tecnológicamente avanzados.

Es posible que estos antepasados ​​avanzados hubieran terraformado la Tierra antes de abandonar el planeta en sus naves de cohetes, justo antes de que el inminente cataclismo global estuviera a punto de ocurrir. Prueba de su misterioso auge y desaparición se encuentra constantemente en todo el mundo.

Numerosas civilizaciones han mantenido vivo el legado de sus ancestros a través de estructuras, tallas, pinturas, figurillas y otros artefactos que representan a los seres humanos en trajes espaciales, dispositivos voladores y seres extraños para los que nuestro paradigma cultural no puede o no quiere dar una explicación.

La Lista de Reyes Sumerios, junto con la línea de tiempo de los faraones egipcios, se extienden hasta un momento en que los así llamados dioses caminaban sobre este planeta. Las civilizaciones antiguas tenían un adelantado conocimiento de la astronomía y de la astrología, reflejando así su conocimiento superior de cuerpos celestes y de acontecimientos cósmicos.

Otra evidencia irrefutable de este pasado hace mucho tiempo olvidado es el conocimiento avanzado de la cartografía que los antiguos poseían. Además de cartografiar todo el globo, usaron la noción de longitud mucho antes de que fuera inventada por nuestros predecesores modernos.

Con esto en mente, podemos asumir con seguridad que los pueblos antes de la inundación tenían un gran interés en llegar a las estrellas porque ya habían terraformado este planeta, y es posible que tal logro haya sido reclamado.

La prueba de la extensión interplanetaria se puede remontar a través de varios lugares y épocas, y el pozo sagrado cerca de Chichen Itza podría ser un punto que demuestra apenas eso. Su amplio diámetro, forma circular y corte lineal en la piedra caliza lo diferencian de todos los demás cenotes naturales. ¿Podría este agujero haber sido tallado artificialmente para que un cohete pueda encajar allí?
Otro factor es el agua turbia que se encuentra dentro de este pozo. En la mayoría de cenotes el agua es muy clara porque el agua de lluvia que filtra a través del suelo contiene muy pocas impurezas y el agua subterránea tiene un flujo de agua constante que ayuda a mantener la cuenca limpia. Debido a esto, los cenotes tenían un valor más práctico para los mayas, que los usaban para llenar sus necesidades de abastecimiento de agua o para relajarse. Pero no el sagrado Ik Kil. Este en particular estaba reservado para propósitos ceremoniales.

Cuando Edward Herbert Thompson se había zambullido dentro del pozo sagrado en 1909, acompañado por dos buzos griegos desde las Bahamas, reportó una visibilidad reducida debido al agua turbia. Al llegar a la parte inferior del cenote, descubrió una capa de 16 pies (5 metros) de pigmento azul que cubre el suelo, entre otras particularidades.


[El fondo] estaba lleno de largas y estrechas grietas, que se irradiaban desde los centros como si el fondo de cristal de un plato hubiera sido roto por un instrumento puntiagudo”, dijo Thompson en su informe. “Encontramos en las grietas y agujeros un barro grisáceo en el que estaban incrustados los objetos de oro más pesados, jades y campanas de cobre en cantidades”.

Con tantas características fuera de lugar, el cenote sagrado en Chichén Itzá es seguro que plantea numerosos signos de interrogación. ¿Es realmente un sumidero natural? ¿O es más bien el lugar desde donde una civilización antigua había despegado con su nave espacial en el pasado lejano? ¿Es este pozo sagrado los restos de un silo de cohetes abandonado?

Una segunda hipótesis sugiere otro evento cataclísmico que ocurrió en la Península de Yucatán – la caída de un meteorito de 10 km de radio que había terminado con la edad de los dinosaurios hace unos 65 millones de años. Se cayó no muy lejos de aquí, en el sitio de Chicxulub, y es posible que piezas más pequeñas que fueron arrancadas de la roca principal han formado este pozo sagrado.

Sea cual fuere el caso, si comparamos todos los rasgos de un cenote con los de este sagrado pozo maya, encontramos muchas discrepancias que sólo nos hacen preguntarnos acerca de sus verdaderos orígenes y propósito. Probablemente no recibiremos la respuesta anhelada de las autoridades, pero este mundo rápidamente cambiante ofrece cada vez más indicios de que la vida en la Tierra puede ser cíclica.

Es por eso que Elon Musk se está preparando para su partida final a Marte en los próximos años. ¿Se repetirá la historia? ¿Qué opinas de ser el caso?

on: Mayo 15, 2017En: Enigmas
Source: Mundooculto.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...