miércoles, 5 de julio de 2017

Ex camarógrafo de Hollywood: ¡ Yo fingí el aterrizaje del Apolo a la Luna ¡


En esta exclusiva confesión de OZY, el ex camarógrafo de Hollywood de 81 años, Max Canard, se limita a explicar su papel en lo que podría ser el mayor engaño jamás llevado a cabo: el aterrizaje lunar de Apolo.

Caminé por primera vez en la luna en el verano de 1965 – cuatro años completos por delante de Neil Armstrong. Por supuesto, ni yo ni los muchachos de Apolo realmente poner un pie en la luna, pero supongo que muchos de ustedes ya sospecharon mucho.



No estoy orgulloso de ello. Del engaño, eso es. Como dicen, una pequeña mentira para el hombre, un fraude gigante perpetrado sobre la humanidad.

¿Imposible? Bueno, viste a Argo, ¿verdad? Vieron las longitudes a las que la CIA estaba dispuesta a ir para rescatar a un puñado de diplomáticos estadounidenses. Disparar una película falsa era todo lo que realmente estábamos haciendo, también. Excepto que no lo estábamos haciendo sólo para salvar seis vidas estadounidenses en Teherán. Queríamos ahorrar los 200 millones.

Lo llaman un fraude masivo; Lo llaman una conspiración dirigida por el gobierno – lo que sea. Los aterrizajes en la luna de Apolo, en la humilde opinión de 81 años, fueron un golpe de relaciones públicas que logró nada menos que ganar la Guerra Fría. Período. No está mal para algún celuloide y un escenario de sonido – comprado, podría añadir, en aproximadamente un millonésimo del presupuesto general de la NASA Apolo.

Y hablando de escenarios de sonido, ningún aterrizaje lunar fue filmado en un estudio de Hollywood. Eso es cierto. Fueron filmados en el norte de Londres.

¿Cómo puedo saber? Yo era el que sostenía la cámara.

ENCUENTRO CON STANLEY KUBRICK

Cuando era niño, disfrutaba mirando el cielo nocturno de nuestra granja de Pensilvania tanto como el tipo siguiente. Pero las estrellas que realmente tenían mis ojos eran los que estaban en Hollywood. Y tan pronto como tenía mi grado de escuela secundaria en la mano, me dirigí hacia el oeste para perseguir mis sueños de estrellas de cine.

Después de unos años de mesas de espera y jugando un extra en las escenas de la multitud, se había convertido en abundante claro que tenía una cara que pertenecía detrás de la cámara. Y así fue donde pasé después, en 1961. Alrededor del tiempo que el presidente Kennedy decía que Estados Unidos pondría a un hombre en la luna para el final de la década, me mudé de nuevo al este, a Nueva York; Se casó y comenzó a trabajar como camarógrafo, filmando comerciales para cereales, enjuagues bucales y limpiadores de vasos sanitarios para las agencias de publicidad de Madison Avenue. Era un mundo tan loco como lo ves en Mad Men, pero creativamente fue tan inspirador como, bueno, un inodoro.

Pero ver al Dr. Strangelove en el Teatro Victoria en el invierno de 1964 cambió mi vida. Y cuando escuché que su director, el ya legendario Stanley Kubrick, estaba buscando un equipo para su próxima gran película, presuntuosamente envié mi solicitud. Cuando me invitaron a venir al apartamento de Kubrick en el Lower East Side, no podía creer mi suerte.

 Julio 4, 2017
Via: www.ozy.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...