jueves, 3 de agosto de 2017

De Mamuts congelados y catástrofes cósmicas (II)

Gota de agua que retrocede

Para entender mejor la erosión atmosférica, veamos un fenómeno análogo con el que estamos familiarizados. Se trata de la gota de agua que retrocede. 

Cuando uno deja caer un objeto en el agua, algunas veces puede verse el agua moviéndose hacia arriba en el lugar donde el objeto impactó el agua. El agua actúa como un resorte y retrocede hacia arriba. Este retroceso puede tomar la forma de una columna de agua y/o gotas de agua. 

De modo similar, después del impacto de un asteroide, la materia y los gases se mueven hacia arriba debido al efecto de retroceso animado por el calor ambiental que se eleva. 

Pero a diferencia de la gota de agua, no caerá de nuevo porque la velocidad del material que se eleva excede la velocidad de escape, es decir la velocidad requerida para escapar la gravedad del planeta, como por ejemplo un cohete espacial. 




El dibujo a continuación está inspirado en el trabajo del vulcanólogo ruso V.Shuvalov, qe calculó los efectos de los bombardeaos cometarios o de asteroides en términos de la erosión atmosférica. 

Sin embargo, los casos que Schuvalov estudió están limitados a cuerpos que son más pequeños y exhiben un ángulo de impacto mayor que los fragmentos cometarios que golpearon la Bahía de Hudson hace 12.900 años. He tratado de aplicar el análisis de Shuvalov al objeto de Hudson propuesto por Firestone: 


Impacto de un fragmento cometario de 50 millas (80 km) de diámetro con un ángulo de 15 grados.El fragmento cometario (bola naranja) se estima de 50 millas (80 km) de diámetro y entró en la atmósfera desde el norte con un ángulo bajo (alrededor de 15°) como se muestra por la línea naranja. 

Al momento del impacto, el fragmento cometario creó un cráter primario substancial pero poco profundo, de unas 300 millas (482.8 km) de diámetro (el cráter negro) y una columna de gas masiva (en rojo en el dibujo) que creará a su vez cráteres secundarios con los escombros (las Bahías de Carolina, por ejemplo). 

Note el cono de la ablación atmosférica, que es el área color turquesa, por debajo de la línea punteada azul (la frontera superior de la atmósfera antes de la ablación). El diámetro del cono a nivel del suelo es de 700 millas (1000 km) de diámetro. La parte de la atmósfera que no ha sido ablacida es el área de color azul oscuro visible a la izquierda y derecha del dibujo. 

Por supuesto, un solo dibujo no muestra la magnitud de las fuerzas y la dinámica que se encuentran muy probablemente en juego durante tal impacto, así que permítanme explicar un poco más: 

- Inicialmente, la atmósfera alrededor del cuerpo cometario se acelera por medio de la fricción (vea la flecha azul a lo largo de la estela naranja); esto es similar al viento que uno siente cuando está parado cerca de un coche que pasa. 

- Al momento del impacto, el poderoso viento creado a lo largo de la estela se combina con el flujo masivo de gases súper calientes y material vaporizado, parte del cual alcanza velocidad de escape y vuela hacia el espacio en una enorme corriente ascendente (vea la flecha roja en el dibujo), llevándose consigo un gran pedazo de la atmósfera terrestre (eyección roja). Mientras tanto, la eyección más lenta cae sobre la superficie de la Tierra (eyección negra y roja). 

- Por un corto periodo después del impacto la zona de ablación es un vacío de espacio (área turquesa). Como referencia, la temperatura del espacio exterior es de -270.5 °C o -455 F, mientras que la temperatura del espacio cerca de la Tierra es de 10.17 °C o 50.3 F. 


Temperatura de las capas atmosféricas- Al vacío le sigue una corriente descendiente tan poderosa como la corriente ascendente que le precedió. El aire súper enfriado rellena el vacío violentamente. 

La corriente descendiente consiste de aire principalmente localizado en varias capas de la atmósfera superior. Debido a que la atmósfera superior es menos densa, sus moléculas se mueven más rápido. 

En la atmósfera superior, la temperatura es de alrededor de -50 ºC (-58F) en promedio (vea línea azul vertical en el diagrama de la derecha) pero puede ser tan baja como -90 ºC (-130F), justo por encima de la mesopausa. 

El proceso de relleno en su totalidad involucra aire súper enfriado porque el aire alrededor sufrirá una pérdida de presión al llenar el vacío. 

Adicionalmente, la atmósfera, al haber sido ablacida en parte, pierde volumen en su totalidad y termina siendo más angosta, lo que lleva a una caída general de la presión atmosférica (caída en la altura de la columna atmosférica). 

La depresión sí enfría los gases: usted tiene un ejemplo de ello cuando utiliza un aerosol para limpiar su teclado. Mientras que la presión en la lata disminuye, el aire se enfría más y más. 

Al combinarse, las tres características atmosféricas enlistadas arriba: vientos con velocidad de tornado, flujo hacia el interior de la atmósfera superior y súper enfriamiento debido a la descompresión, puede haber llevado a factores de sensación térmica inconmensurables que fácilmente pudieron haber congelado súbitamente al mamut lanudo y a otros numerosos animales. 


Distribución del permafrost (hemisferio norte)Ahora que tenemos una idea de cómo se congelaron súbitamente los mamuts lanudos y sus amigos, la siguiente pregunta es, ¿cómo permanecieron congelados? 

Para permanecer congelados, hubieran tenido que estar en un medio ambiente donde las temperaturas quedaran por debajo de 0 °C (-32F). Aparte de las capas de hielo, tales condiciones sobre la Tierra sólo ocurren en el permafrost, que se encuentra en montañas con una alta altitud o una alta latitud (60° o más). 

Pero el norte de Siberia no tiene montañas altas y su latitud, en aquella época, era de alrededor de 40° Norte. Esto quiere decir que Siberia experimentaba temperaturas muy por encima de la congelación la mayor parte del año. 

Para explicar cómo permanecieron los mamuts congelados por alrededor de 13.000 años, debemos introducir el concepto de los polos geográficos en movimiento (no del tipo humano). 

Polos geográficos en movimiento 

Comúnmente se cree que el polo geográfico siempre ha estado en el mismo lugar que en el presente. Sin embargo, los datos prueban que esto no es así. La localidad del polo geográfico ha cambiado mucho, incluso en tiempos recientes. 

Alguna de la mejor evidencia de que los polos geográficos han cambiado de localidad es el coral. El arrecife de coral requiere de una temperatura mínima del agua de 68°F (20 °C). Sin embargo, el análisis geológico revela la presencia de coral en algunas de las áreas más frías de hoy:
"En la formación carbonífera una vez más nos encontramos con restos de plantas y arrecifes de verdadero coral en las regiones árticas. Lepidodendrones y calamitas, junto con grandes helechos de propagación, se encuentran en Spitzbergenm y en la Isla Bear en el extremo norte de Siberia oriental; mientras que los depósitos marinos de la misma época contienen una abundancia de grandes corales pétreos" (435:202). 

- C. Hapgood, El camino hacia los polos, p.159

La línea de coral durante la época siluriana (hace aproximadamente 430 millones de años)Por décadas, el oceanógrafo chino Ting Ying Ma estudió los corales y logró establecer las posiciones de antiguas líneas de coral que más o menos coinciden con la línea ecuatorial. Las líneas de coral/líneas ecuatoriales de Ma corren en todas direcciones, una incluso cruza el Océano Ártico. Algún coral viejo se encuentra muy lejos de la región ecuatorial actual. Las colonias de coral antiguas también se han encontrado en la Isla Ellesmere, dentro del Círculo Ártico

Otra manera de saber la localidad pasada de los polos geográficos es llamada paleomagnetismo. Se basa en el análisis de la dirección de las partículas de hierro en rocas como la magnetita o la hematita. 

Cuando estas rocas se forman mientras se solidifican de una fase líquida (la erupción volcánica, por ejemplo), el hierro magnetizado en las rocas derretidas actúa como una brújula y se solidifica en una posición que se alinea con el campo magnético de la Tierra. 

No sólo indican estas partículas de hierro la dirección del norte en cierto momento en el pasado, sino debido a su caída vertical también indican qué tan lejos está el polo (es decir la latitud). Mientras más cerca del polo esté la partícula de hierro, menos inclinación vertical tendrá. 

Ubicaciones del polo geográfico desde el PrecámbricoUn problema con este método es el hecho de que el polo magnético también se mueve. Sin embargo, a lo largo de un periodo de unos cuantos miles de años, el polo magnético regresa a su posición original, y la posición promedio del polo magnético por todo el periodo coincide con el eje de rotación de la Tierra. Por lo tanto, para que el paleomagnetismo revele de modo confiable la posición del polo geográfico, tienen que recolectarse muestras por un largo periodo de tiempo. Es por ello que los flujos de lava son tan valiosos; erupción tras erupción se acumulan unos sobre otros, mientras que cada flujo de lava indica la localidad del polo al momento de una erupción. 

Charles Hapgood compiló las localidades de los polos geográficos a través de las eras y sus resultados fueron inesperados. Por ejemplo, durante el pleistoceno -la época que duró de alrededor de 2.588.000 años atrás hasta el Dryas Reciente- el polo geográfico ocupó 15 localidades diferentes. 

Desde la época precámbrica hasta ahora (alrededor de 100 millones de años), Hapgood identificó un total de 229 localidades diferentes para los polos geográficos. 

Ahora que sabemos que la localidad de los polos geográficos no es tan fija como hubiéramos pensado, intentemos determinar dónde se encontraban los polos geográficos antes de los impactos en cuestión. 

La capa de hielo del norte (alrededor del 13.000 a. C.)Localidad del Polo Norte geográfico antes del impacto 

La geología provee de un método sólido para determinar la localidad pasada de las capas de hielo, y como resultado, la localidad pasada de los polos geográficos (el polo se encontraría más o menos al centro de la capa de hielo) 

En efecto, los bordes de la capa de hielo se mueven por la presión del hielo detrás de ellas e inician su acción de restriegue, estriando la cama de roca del continente sobre el cual la capa de hielo se expande. 

Los estudios geológicos indican que durante la última fase del Pleistoceno (17.000 a 13.000 a. C.), la capa de hielo Lauréntida se centró alrededor de la Bahía de Hudson (vea el mapa a la derecha). 

La capa de hielo Lauréntida representó la mayor parte de la capa de hielo del norte que cubrió casi todo Canadá, Groenlandia (excepto su costa) y una pequeña fracción de Europa del Norte. Todo el resto del hemisferio norte, incluyendo el Océano Ártico, Alaska, Siberia y parte del Yukon estaban libres de hielo. 

Como ha notado Hapgood, la capa de hielo Lauréntida era similar tanto en tamaño como en forma a la presente capa de hielo ártica:
"La primera línea de evidencia de que la última capa de hielo de América del Norte fue una capa de hielo polar se basa en su forma, tamaño y peculiar localidad geográfica de la capa de hielo. Dos geólogos, Kelly y Dachille, han señalado que el área ocupada por el hielo era similar tanto en forma como en tamaño al actual Círculo Ártico. Muchos otros han comentado sobre su localidad antinatural. Parece haber ocupado el noreste, en lugar de la mitad norte del continente. Nadie ha explicado por qué la capa de hielo, que se extendía hacia el sur hasta Ohio, no cubría algunas de las islas norteñas del archipiélago canadiense ártico, islas que yacen entre la Bahía de Hudson y el polo, o por qué no cubría el distrito Yukon de Canadá o la parte norte de Groenlandia. Más adelante examinaremos una considerable cantidad de evidencia que indica que el Océano Ártico mismo era cálido durante la era de hielo." 

- C. Hapgood, El camino hacia los polos, p. 216

Ubicación del Mar Ross. El punto verde indica las antípodas de la Bahía de Hudson.Lo de arriba sugiere con fuerza que antes del Dryas Reciente, el Polo Norte geográfico estaba ubicado alrededor de la Bahía de Hudson, que está alrededor de 60° norte, es decir 30 grados en longitud lejos del Polo Norte actual. 

Pero la peculiar capa de hielo Lauréntida no es la única evidencia que tenemos. El estudio de los fósiles provee una muy buena idea del tipo de plantas y animales que vivieron en diferentes localidades del planeta justo antes del Dryas Reciente. Esta investigación tiende a confirmar que, a fines del Pleistoceno, el Polo Norte se encontraba en la Bahía de Hudson. 

En efecto, antes del Dryas Reciente, el océano Ártico era un océano templado (como lo indica la presencia de foraminifera en capas marinas), Siberia era una región templada, como lo indican los restos humanos, bosques enteros y flora templada. Japón era más cálido que hoy, como lo indica la flora que crece en clima templado y por los corales de Okinawa

Otra pieza de evidencia viene de la Antártida. Un Polo Norte geográfico ubicado alrededor de la Bahía de Hudson hubiera situado al Polo Sur geográfico unas siete veces más lejos del Mar de Ross en la Antártida de lo que está ahora. Por lo tanto, el Mar de Ross no debería haber estado congelado a finales del Pleistoceno (alrededor de 13.000 a. C.). 

Esto es exactamente lo que las capas de mar revelaron con capas de sedimento fino típico de climas templados. Este fino sedimento es llevado por ríos de continentes libres de hielo. Es interesante que el Polo Norte estuviera ubicado en Hudson antes del Dryas Reciente; esto explicaría dos misterios que han dejado perplejos a muchos expertos. 

Alineación de la Calzada de los Muertos en Teotihuacán con la Bahía de HudsonPrimero, la torpe orientación de Stonehenge y Teotihuacán. El eje principal de estos dos sitios apunta más o menos hacia el norte, pero no exactamente (Teotihuacán está desviado 15°, mientras que Stonehenge lo está unos 40°). 

Sin embargo, ambos apuntan directamente hacia la Bahía de Hudson. Uno se pregunta si Stonehenge y Teotihuacán no habrían sido construidos antes del Dryas Reciente en alineación con el eje norte-sur de la época. 

Segundo, los mapas antiguos que representaban la Antártida libre de hielo. Un grupo de mapas antiguos, llamados "mapas de los reyes marítimos antiguos" fue publicado en 1531 por el geógrafo francés Oronce Fine, pero los mapas eran mucho más antiguos que 1531. Aparentemente fueron dibujados por algunas pueblos muy antiguos y luego preservados por algunas civilizaciones (griegos, fenicios...), y finalmente descubiertos por Fine. 

Las características verdaderamente sorprendentes de estos mapas es que muestran el continente de la Antártida completamente libre de hielo. Recuerde que al momento del descubrimiento (1531) la Antártida ni siquiera se conocía. 

Uno de los mapas de Oronce Fine muestra una Antártida libre de hieloInicialmente, los mapas fueron descartados, pero cuando los científicos comenzaron a hacer mapas del continente de la Antártida, hallaron que los mapas eran demasiado precisos como para ser resultado de la mera coincidencia:
"A lo largo de muchos años de investigación se trabajó la proyección de este antiguo mapa. Se halló que fue dibujado en una sofisticada proyección del mapeado, con el uso de trigonometría esférica, y que es tan científico que más de cincuenta localidades en el continente de la Antártida se habían encontrado con una precisión que no fue alcanzada por la ciencia cartográfica moderna sino hasta el siglo diecinueve." 

C. Hapgood, El camino hacia los polos, p. 258La anterior evidencia sugiere con fuerza que hace unos 13.000 años el Polo Norte geográfico se ubicaba alrededor de la Bahía de Hudson, que está unos 60º N o 30º lejos del Polo Norte actual. 

Esto hubiera ubicado a Siberia del Norte a 40º de latitud norte (la latitud actual del norte de Siberia es de 70º, a la cual restamos 30º, lo que resulta en 40º N) 

40º N es la latitud actual de España, Grecia, Italia, California y Nevada. Es una latitud típica de clima templado. Es bajo esta latitud templada que vivieron los mamuts lanudos, pero no fue bajo esta latitud que se preservaron sus cuerpos congelados. 

El bombardeo cometario tuvo efectos dramáticos para nuestro planeta, incluyendo la ubicación de sus polos geográficos. Ahora veamos cómo ocurrió. 

Estructura interna de la TierraDeslizamiento de la corteza 

Consideramos nuestro planeta como una pieza sólida de roca porque todo lo que vemos es su superficie, hecha de roca sólida (montañas, desiertos, el suelo del océano, etc.). Sin embargo, la roca sólida es sólo una pequeña parte del planeta Tierra, una delgada capa (llamada corteza o litosfera) que tiene un grosos de menos de 100 km (60 millas). 

Más allá de la corteza está el manto, una gruesa capa de magma con un grosor promedio de 2.886 kilómetros (1.793 millas). La parte inferior del manto se comporta como un sólido debido a las tremendas presiones que unen el material derretido, pero el manto superior, también conocido como astenosfera, que es caliente y está bajo relativamente baja presión, exhibe una viscosidad baja y tiene las propiedades mecánicas de un semi-fluido.

Esas propiedades fluidas están particularmente presentes en una capa específica de la astenosfera:
"Parece que tal capa ha sido descubierta en la astenosfera a una profundidad de alrededor de 100 millas. De acuerdo al geofísico ruso V. V. Belussov, los procesos químicos a esta profundidad, posibilitados por el cambio de fase, están cambiando de roca pesada a más ligera, por tanto, ocasionando inestabilidad gravitacional a medida que la roca más ligera intenta subir a la superficie. Beluossov ha nombrado esto la "capa guiada por ondas." Las observaciones del geofísico estadounidense Frank Press están de acuerdo en lo general. Press encuentra (a partir de observaciones de satélite) que esta capa es muy líquida. Parece que si la cáscara exterior de la Tierra sí se desliza como una unidad sobre el interior, entonces éste es el más probable nivel en donde el movimiento pueda ocurrir." 

Pierre Lescaudron
vie, 28 jul 2017 20:40 UTC
https://es.sott.net/article/53826-De-Mamuts-congelados-y-catastrofes-cosmicas


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...