viernes, 24 de noviembre de 2017

¿Está Francia tratando de normalizar la Pedofilia?

Hace tres años y medio escribí un artículo titulado "Mamá, ¿por qué lleva Papá un vestido? Papá, ¿por qué tiene Mamá bigote", donde sugerí que uno de los objetivos del movimiento feminista/LGBT no era realmente la libertad o la igualdad, sino la normalización de la pedofilia. 

El artículo provocó bastante debate entre los lectores de Sott. Después de todo, el jurado aún estaba deliberando; la supuesta colusión entre las feministas/LGBT y la pedofilia era una suposición. Aún tenía dudas, y en julio de 2017 escribí otro artículo: "Postnihilismo: Una plantilla del futuro al que nos dirigimos," que incluía lo siguiente:
La pedofilia es, por supuesto, parte de la agenda. Y lo ha sido por mucho tiempo. Piénselo: las diferencias tangibles entre un hombre y una mujer son mayores que las diferencias tangibles entre una persona de 14 años de edad y otra de 18. 




Si logran lavarle el cerebro a las masas al punto de que crean que la dualidad masculina/femenina es sólo una construcción social, imaginen cuán fácil será borrar la línea entre los 18 y los 14 años, para subsecuentemente imponer una ley que reduzca la edad de mayoría sexual, es decir legalizar la pedofilia. 

Y esta abominación será promovida en el nombre de la igualdad (todos tienen derecho a tener sexualidad, incluso los niños), el amor (que es más fuerte que todo, incluso las barreras artificiales de la edad) y la libertad (libertad sexual).Es cierto que estas afirmaciones eran también meras posibilidades, porque a pesar de la evidencia circunstancial, no hay ninguna prueba contundente que demuestre que el lobby LGBT/feminista está promoviendo conscientemente una agenda propedofilia. Sin embargo, los recientes acontecimientos en Francia pueden haberse constituido en el siguiente paso para hacer de ello una realidad. 

La ley francesa sobre la violación a menores 

En la ley francesa la "edad de consentimiento" (la edad en que es ilegal tener relaciones sexuales con un niño) es de 15 años. Los actos sexuales que involucran a un adulto y a un menor de 15 años se consideran al menos "atteinte sexuelle", que es similar a la corrupción de un menor en los países anglófonos, y lleva a una pena máxima de cinco años y una multa de 75.000 euros. 

© American Psychological Association

Síntomas asociados con el abuso sexual infantilAl juzgar esos casos, la ley considera cuatro puntos: violencia, restricción, amenaza y sorpresa. Si uno o más de esos puntos se encuentra presente, entonces se presume que el menor no pudo haber consentido, y se aplica una pena mayor. Además, si hay penetración, entonces el acto se considera una violación, lo cual lleva a 15 años en prisión. Si ninguno de esos cuatro puntos está presente, entonces la pregunta del consentimiento se hace presente. 

El sentido común y la psicología, especialmente en el caso de un niño, muestran que no negar explícitamente el consentimiento, es decir, decir "no", no significa dar consentimiento, es decir, decir "sí". El miedo, la ingenuidad y la ignorancia son factores que pueden llevar a una situación en la que no son necesarias la violencia, la restricción, la amenaza o la sorpresa para que el adulto infractor coaccione efectivamente a un niño para que tenga relaciones sexuales. 

Mientras que un niño no puede decir "no" exteriormente, puede estar gritando "no" internamente. La sumisión o la apatía no equivalen al consentimiento. 

La mayoría de los niños menores de 15 años no saben lo que es la sexualidad, ciertamente no la sexualidad adulta. Y lo que es más importante, los niños no tienen idea de las consecuencias a largo plazo, y que son a menudo destructivas, de tales comportamientos. 

La coacción, particularmente la coacción moral, es también una realidad en la mayoría de los intercambios sexuales entre niños y adultos, en particular cuando la diferencia de edad es amplia. 

Precedente histórico 

Durante décadas los tribunales franceses juzgaron que los niños no estaban obligados a probar que no habían dado su consentimiento para que el adulto fuera procesado por violación (en el caso de penetración). Los tribunales consideraron que, debido a su corta edad, los niños por definición no daban su consentimiento y, en consecuencia, el acto sexual penetrante se consideraba violación, como explicó el Vicepresidente del Tribunal de París:

Évelyne Sire-Marin, vicepresidenta del tribunal de París, precisa: "Es una práctica constante del tribunal que presido especializado en los delitos que involucran a un menor de edad: la ausencia de consentimiento del menor que ha sido agredido sexualmente (agresión o violación) antes de los 15 años casi siempre se presume, a menos que la niña (o el joven) sea considerada plenamente informada en la materia (por ejemplo, ella ya ha tenido muchas relaciones sexuales...)". Pero a la edad de 11 años, el consentimiento es rechazado desde el principio, independientemente de la actitud de la presunta víctima.Sin embargo, en las últimas semanas, el resultado de dos causas judiciales amenaza con revocar la tradición jurídica francesa de la edad a la que se presume el consentimiento del niño y, por lo tanto, qué constituye o no la violación de un menor. 




El 27 de septiembre, un tribunal francés en un suburbio de París absolvió a un hombre de 22 años de violar a una niña de 11 años. El caso fue el siguiente: en 2009, el hombre conoció a la chica mientras jugaba frente a un edificio con su prima. Él entabló una conversación con ella, ella lo siguió a un parque donde tuvieron sexo penetrante. La chica quedó embarazada. La familia demandó por violación. La pregunta es: "¿El acusado es culpable de violación?" La mayoría de los seis miembros del jurado respondió "no culpable", declarando que la niña había dado su consentimiento. 

© Unknown

En París la marcha del orgullo LGBT ocurre una vez al mesSólo dos semanas antes de este caso, ocurrió un segundo caso y muy similar. Sereinte, un hombre de 28 años de edad, tuvo sexo penetrante con Sarah de 11 años de edad. El 11 de noviembre, el tribunal de Pontoise (suburbio de París) consideró que la víctima había dado su consentimiento y, como resultado, el tribunal anunció que juzgará a Sereinte no por violación sino por un delito menor ("atteinte sexuelle"). Estos dos casos judiciales, y los precedentes que sentaron, contradicen totalmente décadas de precedentes consistentes en lo que constituye la violación de un menor. Obsérvese también que estos dos precedentes anómalos no sólo se establecieron en un plazo de dos semanas, sino que también se produjeron en la misma región limitada parisina. 

¿Es tal concentración temporal y geográfica pura coincidencia? No se puede dejar de notar que estos casos judiciales tuvieron lugar en París, el centro mismo de la ideología liberal en Francia, y nos preguntamos si se habrían tomado decisiones tan chocantes en áreas más tradicionalistas/conservadoras del país. 

Nuevo Proyecto de Ley 

En medio de una conmoción pública ante la idea de que un niño de 11 años podría ser considerado capaz de consentir las relaciones sexuales con un adulto, el gobierno francés, representado por la ministra de Justicia, Nicole Belloubet, y por la ministra de Derechos de la Mujer, Marlene Schiappa, anunció un nuevo proyecto de ley que pretende "resolver el problema" fijando una edad de consentimiento a los 13 años. 

Note que esto no significa que la edad bajo la cual es ilegal tener relaciones sexuales con un niño en Francia haya sido rebajada de 15 a 13 años, sino que si el niño abusado sexualmente tiene por lo menos 13 años de edad, entonces los tribunales pueden presumir que el consentimiento fue dado. 

La ministra de Justicia ha sido bastante clara sobre este punto y ha declarado públicamente:
"13 años sería una edad que me parece que corresponde a lo que ha propuesto el Alto Consejo para la Igualdad entre Mujeres y Hombres y que otros países extranjeros han propuesto".Mientras que el gobierno francés y los medios de comunicación tradicionales elogian este desarrollo como evidencia de un gran progreso social, sólo se centran en los dos últimos precedentes anormales y olvidan que ya existía una edad implícita de consentimiento - de 15 años - que casi siempre fue impuesta por los tribunales durante décadas. Así pues, lo que se describe como un gran progreso en las leyes que protegen al niño es, en la práctica, una regresión importante en la que se ha reducido de 15 a 13 años la edad a la que se puede presumir que un niño ha consentido tener relaciones sexuales con un adulto. El resultado es que los adultos acusados de abuso sexual de un menor (entre 13 y 15 años de edad) probablemente recibirán sentencias menos severas. 

Para hacer la decisión más aceptable al público, el proyecto de ley propuesto se ha presentado como un intento de abordar el "problema" causado por las dos decisiones judiciales mencionadas anteriormente; es decir, se está convirtiendo en una medida legal virtuosa para "salvar a nuestros hijos". Sin embargo, el proyecto de ley se basa en un informe de 46 páginas redactado por el "Alto Consejo para la Igualdad entre Mujeres y Hombres" que se hizo público el 5 de octubre de 2017 y una de sus principales recomendaciones ya se expresó hace un año en octubre de 2016:

"El Alto Consejo para la Igualdad entre Mujeres y Hombres pidió una vez más, como ya lo había hecho en un aviso publicado en octubre de 2016, que se estableciera por ley un umbral, por ejemplo, la edad de 13 años, y que por debajo de esta edad no se puede suponer que el menor haya consentido al acto sexual".Sabiendo que unas 40 personas de diversas instituciones participaron en la elaboración de este informe y que una de sus principales recomendaciones (fijar la edad de presunción de consentimiento en 13 años) se expresó ya en octubre de 2016, es muy poco probable que el informe se haya redactado como resultado de las decisiones judiciales mencionadas anteriormente. 

Por el contrario, el calendario sugiere que el informe se planificó en primer lugar y que los escandalosos precedentes de casos recientes se utilizaron cínicamente para histerizar a la opinión pública y forzarla a aceptar lo inaceptable: disminuir de 15 a 13 años la edad a la que un niño puede consentir tener relaciones sexuales con un adulto. 




En otras palabras, se tomaron decisiones judiciales propedofilia sin precedentes para desencadenar una reacción antipedofilia entre la gente y hacer que acepten una ley aparentemente antipedófila que en realidad es una ley propedófila. Éste es un ejemplo de libro de texto del 'bombero piromaniaco'. 

© INLIVE NETWORK

Edad de consentimiento en el mundoLa edad de consentimiento en el pasado y en el mundo 

El único país del mundo en el que no es ilegal mantener relaciones sexuales con un niño menor de 13 años es Angola, donde el umbral se ha fijado en 12 años. Sólo tres países fijaron este umbral en 13 años: Nigeria, Comoro y Burkina Faso. Esos cuatro países son culturalmente muy diferentes al mundo occidental. 

Lo anterior demuestra claramente que 13 años es muy bajo según los estándares internacionales modernos. Es aún más bajo en comparación con los estándares occidentales modernos, donde la edad de consentimiento se establece generalmente entre los 15 y los 18 años. 

Lo importante aquí es que, a diferencia de Francia, la mayoría de las demás naciones occidentales no hacen distinción entre la edad legal para las relaciones sexuales y el concepto de consentimiento. En Irlanda, por ejemplo, la edad legal por debajo de la cual es delito mantener relaciones sexuales con un niño es de 17 años; si un adulto mantiene relaciones sexuales con un niño menor de 17 años se presume que el niño no puede dar su consentimiento. 

La primera "edad legal de consentimiento" se registró en Inglaterra en 1275. Formaba parte de las disposiciones sobre la violación y constituía un delito menor "raptar" a una "doncella dentro de la edad", ya sea con o sin su consentimiento. La frase "dentro de la edad" se interpretó posteriormente como la edad mínima para contraer matrimonio, que en ese momento era de 12 años. 




En la misma Inglaterra, la edad de consentimiento se elevó a 16 años en 1885, que sigue siendo la edad de consentimiento en el Reino Unido hoy en día. Recuerde que 1885 es sólo quince años después de la muerte de Charles Dickens, quien con maestría representó a la Inglaterra victoriana donde los niños no eran mucho más que esclavos de sexo y trabajo. De esas cifras, ¿debemos concluir que Francia planea tratar a sus hijos hoy en día de una manera peor que Inglaterra a finales del siglo XIX? 

Incluso para las normas francesas promiscuas, el país del espantoso grupo pedófilo de Allègre, el país donde el "libertinaje" es una marca de distinción y sofisticación social, el país del Marqués de Sade, el país de las personalidades pedófilas autoproclamadas e impunes, declarar que se presumirá que un niño de 13 años consiente en tener relaciones sexuales con un adulto es chocante. 

Antecedentes del proyecto de ley 

© HCEFH

Portada del informe publicado por el Alto Consejo para la Igualdad entre Mujeres y Hombres.A pesar de estos intentos del gobierno y los tribunales franceses de introducir esta legislación de manera engañosa por la puerta de atrás, muchas personas en Francia todavía se preguntan: ¿por qué el proyecto de ley no hace que la edad de consentimiento sea completamente explícita y la mantiene en 15 años? 

© La Dépêche

Extracto de un periódico francés que afirma que en España y EEUU la edad de consentimiento es de 12 años.Para contrarrestar este argumento que es muy válido, los medios masivos y los políticos han hecho referencia al dramático ejemplo de una persona de 16 años enamorada de otra de 14 años de edad. Evidentemente, éste es un argumento de hombre de paja. 

Muchos países, incluido Estados Unidos, no sólo tienen en cuenta la edad de la víctima, sino también la diferencia de edad entre las dos personas. Se conoce como las "leyes de Romeo y Julieta", donde la severidad de la sentencia es proporcional a la diferencia de edad. 

Encima de eso, los principales medios de comunicación hicieron eco de la falsa afirmación hecha en el informe publicado por el Alto Consejo para la Igualdad (véase la imagen anterior): que la edad de consentimiento por debajo de la cual se considera automáticamente que las relaciones sexuales son violaciones es de 12 años en España y en Estados Unidos. 

Esto es falso. En España, la edad de consentimiento es de 16 años. Por debajo de esta edad, la actividad sexual entre un adulto y un niño se considera una violación:
La edad de consentimiento en España es de 16 años. La edad de consentimiento es la edad mínima a la que una persona se considera legalmente lo suficientemente mayor para acceder a participar en la actividad sexual. Las personas de 15 años o menos en España no tienen capacidad legal para consentir la actividad sexual, y dicha actividad puede dar lugar a la persecución por violación estatutaria o la ley local equivalente.De modo similar, en EEUU, las relaciones sexuales entre un adulto y una persona menor de la edad de consentimiento se consideran como violación estatutaria, mientras que la edad de consentimiento en EEUU está entre 16 y 18 años, dependiendo de la legislación de cada estado. 

Por supuesto, siendo España un vecino cercano de Francia, y Estados Unidos considerado como el faro luminoso de la libertad y el progreso, habría servido para predisponer de modo muy conveniente si la edad de consentimiento hubiera sido de 12 años en esos países, pero afortunadamente no es el caso (todavía).

© Legalmatch

Edad de consentimiento en EEUU¿Qué hay de los niños entre los 13 y 15 años? 

Uno de los mayores peligros de este proyecto de ley es que puede envalentonar a los adultos que se dirigen a niños de entre 13 y 15 años. Si se presume que los niños menores de 13 años no pueden dar su consentimiento, es probable que los jueces se vean tentados a presumir que los niños mayores de 13 años pueden dar su consentimiento. 

Esto fue ilustrado por el Senado cuando examinó una ley propuesta hace menos de un año (enero de 2017) que pretendía reducir la edad de consentimiento:
En la jurisprudencia, la ausencia de "consentimiento" [...] puede deducirse de la materialidad de los hechos sin que sea necesario probarlo explícitamente. Por lo tanto, introducir una noción de presunción de no consentimiento [menos de 13] sería considerar que existe una presunción de consentimiento para las otras víctimas. [mayor a 13] 

(Agregué corchetes con la edad)Esto parece haber sido reiterado por la Ministra de Justicia francesa, quien fue quien propuso reducir la edad de consentimiento y presentó de este modo la situación de los menores de 13 a 15 años:

"El umbral de los 15 años (mayoría sexual) se mantendrá, es decir que para los menores de 15 años, un 'atteinte sexuelle' será castigado de una manera particularmente severa".El punto importante en la cita anterior es que la Ministra de Justicia usó el término "atteinte sexuelle", un delito menor similar a la corrupción de menores, en el que se otorga el consentimiento de los niños. La ministra no utilizó la palabra "violación", con la cual no hay consentimiento. 

Ella agrega que tales delitos menores serán severamente castigados, pero en el informe del alto consejo no se menciona el aumento de la severidad de las sentencias relacionadas con este tipo de delito menor que generalmente lleva a unos pocos años en prisión. 

La presunción simple de no consentimiento contra la presunción irrefutable de no consentimiento 

La mayoría de los países han establecido la edad bajo la cual es ilegal entablar relaciones sexuales con un niño de 15 a 18 años, mientras que consideran que por debajo de esta edad existe una simple presunción de no consentimiento y que la diferencia de edad es un parámetro legal. 

Lo que esto significa es que, si bien el tribunal presume que la víctima no dio su consentimiento, el acusado puede presentar pruebas de que hubo consentimiento. Francia, por otra parte, está adoptando un enfoque casi exactamente opuesto al establecer en piedra una edad muy baja en la que se puede presumir que un niño es capaz de dar su consentimiento (13), mientras que considerar que por debajo de esta edad el no consentimiento es irrefutable, mientras que es jurídicamente impreciso sobre la diferencia de edad. 

En este contexto, imaginemos un muchacho de 18 años y una niña de 12 años y 11 meses. Incluso si el muchacho acusado aporta pruebas de que la víctima solicitó en repetidas ocasiones sexo, tenía una amplia experiencia en el ámbito, proporcionó una identificación falsa declarando que tenía, por ejemplo, 15 años de edad, según el proyecto de ley francés, la víctima no dio su consentimiento. En consecuencia, el acusado de 18 años será declarado culpable de violación y pasará unos 15 años entre rejas. 

Como puede ver, la "edad de consentimiento" no es un simple tema en blanco y negro. Cada caso es diferente y la ley debe dejar suficiente espacio para que los jueces examinen cada contexto y juzguen en consecuencia. Este enfoque específico del contexto permite al tribunal tratar de manera más justa y flexible los casos excepcionales. Desafortunadamente, los casos excepcionales están creciendo en número debido a poderosos factores culturales. 

Cultura y justicia 

Mientras que la cultura da forma a los pensamientos y comportamientos del individuo, el sistema legal intenta (y a menudo fracasa) corregir los que son culturalmente inaceptables. 

Desde esta perspectiva, es muy hipócrita que la "élite" diga que está protegiendo a nuestros hijos a través de leyes mientras ellos están ocupados creando una cultura' liberal' que en todos los frentes empuja a nuestros hijos hacia la sexualidad prematura, incluyendo la pedofilia:
A nivel hormonal, el aumento de los alteradores endocrinos en el medio ambiente, especialmente el xenoestrógeno, lleva a un número creciente de niños que llegan prematuramente a la pubertad. Sus cuerpos parecen completamente formados y pueden experimentar la presión hormonal de los adolescentes, pero, muy a menudo, su mente sigue siendo la de un niño.

En términos de educación, la nueva generación está expuesta desde edades más tempranas al contenido sexual. Las clases obligatorias a partir del jardín de niños promueven la sexualidad, la masturbación, los juguetes sexuales, la homosexualidad, la libertad para elegir pareja, la libertad de hacer lo que uno quiera con su cuerpo. Bajo el pretexto de la libertad sexual y el amor, a nuestros hijos se les lava el cerebro para que acepten cualquier práctica sexual que crean que quieren, sin importar cuán destructiva sea para ellos en la vida futura.

El mismo sistema educativo ha abandonado clases fundamentales como la lógica, el dominio del idioma, las habilidades analíticas, los conocimientos básicos, el pensamiento crítico o incluso el mero pensamiento. El sistema educativo está preparando una nueva generación de niños tontos cuya ignorancia los hace mucho más vulnerables a las ideologías más tóxicas, incluyendo la variedad feminista/LGBT.

El colapso de la religión y la consiguiente hegemonía del relativismo han eliminado cualquier sentido de conciencia moral. El lema hedonista/individualista/narcisista ha definido la gratificación instantánea de cualquier impulso (incluidos los impulsos sexuales destructivos) como el único objetivo legítimo en sustitución de la búsqueda tan "pasada de moda" del bien moral más elevado del individuo y de la sociedad.

El colapso de la familia, y en particular la separación del padre del hogar, ha destruido una de las últimas fuentes de autoridad y disciplina. Como resultado, no queda nadie que diga "no" a las ideas locas proyectadas en el cerebro de nuestros hijos por los medios de comunicación y el sistema educativo desviados.

La hipersexualización, incluida la de los niños, está presente en todos los medios de comunicación. En las películas, revistas, videoclips, anuncios publicitarios donde se transmite una imagen cada vez más ambigua de los niños.

El límite fundamental entre un niño y un adulto es sistemáticamente desdibujado y trasladado a una edad más tempranamediante el uso de maquillaje y ropa engañosos, letras de canciones sugestivas, y actitudes provocativas. 

La hipersexualización de los niños normaliza la sexualidad prematura en la mente de las víctimas (los propios niños) y en la mente de los delincuentes adultos, pero también en la mente de la sociedad en su conjunto, incluyendo testigos de casos penales, jueces, familiares, amigos, abogados: todas las personas que conforman el contexto social y legal en el que ocurren los abusos sexuales de niños.

La disponibilidad y el uso generalizado de la pornografía por parte de individuos cada vez más jóvenes difunde una visión muy distorsionada y prematura de la sexualidad. Actrices de aspecto joven que se hacen pasar por alumnas o animadoras en ausencia total de cualquier cosa que se parezca al amor, el romance y los sentimientos. Como todo lo que es importante para una sociedad sana, el sexo está siendo desacralizado y tratado como una mercancía vulgar, un mero artículo vendible entre muchos otros que se ofrecen a nuestra mentalidad consumista.Ahora bien, si usted combina los siete factores mencionados anteriormente, puede predecir fácilmente lo que podría ocurrir a continuación. Algunos niños pedirán encuentros sexuales, incluso los exigirán, incluyendo por supuesto a los adultos. Y las autoridades que elaboraron cuidadosamente un ambiente cultural que empujó a los niños a hacer tales demandas obligarán y dejarán caer la edad de consentimiento una y otra vez en nombre del amor y la libertad. 

Inconsistencia en los derechos de menores 

Jazz Jenings, de 13 años, nace varón y sigue una terapia de cambio de sexo.Una de las piedras angulares del sistema legal occidental es considerar a los niños como incapaces de tomar decisiones informadas. Como resultado, sus derechos están limitados hasta que alcanzan la mayoría. En la mayoría de los países, los niños no pueden votar, no pueden conducir un coche, ni pueden tener un arma. 

Mientras tanto, dos tribunales franceses decidieron que los niños de 11 años podían consentir en tener relaciones sexuales con adultos y las autoridades están elaborando una ley que pretende implícitamente presumir el consentimiento de los niños mayores de 13 años. En la misma línea, hay un número creciente de casos en los que los menores solicitan y obtienen cirugía de cambio de sexo. 

¿Qué tipo de sociedad esquizofrénica considera, por un lado, que los niños son lo suficientemente maduros para decidir sobre temas tan complejos e importantes como mantener relaciones sexuales con un adulto o ir a terapia de cambio de sexo mientras que, por otro lado, los considera incapaces de conducir un coche, votar o llevar un arma? 

Si esta inconsistencia se convierte en una cuestión de debate legal, dada la deriva cultural actual, la solución probablemente será permitir que los niños voten, conduzcan y lleven un arma. Elevar la edad de consentimiento para armonizarla con los otros umbrales de edad es el resultado menos probable en nuestra sociedad global distópica. 

El antecedente de Macron 

Emmanuel y Brigitte Macron durante el año escolar 1992-1993Es interesante que junto con los dos casos descritos anteriormente, el 6 de septiembre surgió un tercer caso en el que un profesor de 30 años que tenía una relación sexual con un estudiante de 14 años fue procesado por el tribunal de Arras, de nuevo no por violación sino por "atteinte sexuelle" (delito menor). 

A diferencia de los dos casos descritos anteriormente, éste no tuvo mucha cobertura en los medios de comunicación convencionales aunque ocurrió primero. Una de las razones de esta escasa atención de los medios de comunicación podría deberse a sus similitudes con la situación del autodenominado gobernante "júpiteriano" de Francia y su esposa. 

Brigitte Macron es 24 años mayor que Emmanuel Macron. Se conocieron en la escuela en 1993 donde Brigitte enseñaba clases de actuación y Emmanuel era uno de sus estudiantes de 10º grado. En ese momento, Brigitte Macron tenía 39 años de edad y Emmanuel Macron tenía 15 años. 

Según la ley francesa, la edad de consentimiento se eleva de 15 a 18 años cuando existe una relación de autoridad entre el adulto y el niño(como en una relación profesor-alumno). 

No sé qué pasó entre Brigitte Macron y Emmanuel Macron, pero si se "conocieron" antes de que el niño tuviera 18 años, aunque no hubiera violencia, coacción, sorpresa o amenaza, es ilegal y, como tal, podría llevar a unos cuantos años de prisión para el delincuente adulto. 

A pesar de esto, cuando los principales medios de comunicación tratan con el presidente Macron y su esposa, parecen olvidarse por completo de la ley y presentan su relación como un "amor que es más fuerte que el tiempo", como se muestra en la captura de pantalla a continuación: 

© L'illustré
Título de un artículo sobre la pareja Macron que dice "Brigitte Macron, un amor más fuerte que el tiempo".A diferencia del caso de Macron, el profesor de 30 años de edad en el caso judicial mencionado anteriormente fue encarcelado, recibió una orden de mordaza y se le prohibió realizar actividades que involucraran a menores de edad. Fue procesado por "abuso sexual" y su posición de autoridad se consideró un factor agravante en el caso. Este individuo probablemente pasará unos diez años en prisión. 

Esta diferencia en los medios de comunicación y el trato legal suscita algunas preguntas importantes: ¿Son los agresores sexuales masculinos y femeninos tratados de la misma manera? ¿Son los delincuentes sexuales pobres y ricos tratados de la misma manera? 

Huellas dactilares de feministas 

El proyecto de ley que he discutido aquí fue presentado por la ministra de Justicia francesa Nicole Belloubet y la ministra de Derechos de la Mujer, Marlène Schiappa. Esta última es una autoproclamada feminista. 

© Closer

De izquierda a derecha: Macron, Schiappa, Belloubet durante la obra de teatro "Las Cosquillas".Observe que el informe en el que se basa el proyecto de ley no proviene de una organización relacionada con la protección de los niños, sino del "Consejo Superior para la Igualdad entre Mujeres y Hombres". Observe también que el título del informe no menciona la palabra "niños" y mucho menos su protección. El título es "Una opinión sobre una condena social y judicial justa de la violación y otros ataques sexuales". 

De 46 páginas, sólo 3 están dedicadas a los niños y recomienda que la edad de consentimiento se reduzca de 15 a 13 años. Las otras 43 páginas tratan de proponer leyes que hagan cumplir la "igualdad de género" y luchen contra el "patriarcado", la "misoginia" y el "sexismo". Para darle una idea del espíritu del informe, el título del primer capítulo es "Una sociedad imbuida de la cultura de la violación". 

Muchas de las medidas enumeradas se centran principalmente en la protección de las mujeres, la provisión de refugios para mujeres, la formación profesional obligatoria sobre el sexismo, los programas escolares que hacen hincapié en una sexualidad global y positiva, etc, etc. 

Es difícil evitar la conclusión de que los dos precedentes legales en cuestión se utilizaron cínicamente para introducir un proyecto de ley escandaloso que explota la reacción pública contra la pedofilia para reducir la edad de consentimiento y servir a una agenda feminista radical para aprobar leyes que no tienen nada que ver con la pedofilia y que no tienen nada que ver con la protección de los niños. De hecho, es todo lo contrario. 

En el informe también se propone una extensión del plazo de prescripción de 20 a 30 años para las violaciones. ¿Recuerda el caso hipotético de una relación entre un muchacho de 18 años y una niño de casi 13 años? A causa de la presunción irrefutable de no consentimiento, a pesar de todas sus pruebas, el joven de 18 años podría terminar pasando 15 años tras las rejas. Si la situación no se descubre en el momento de su ocurrencia, esta espada de Damocles permanecerá sobre su cabeza durante treinta años. 

El equilibrio es importante aquí. Garantizar la justicia para las víctimas es un objetivo fundamental de una sociedad justa, pero también lo es un juicio justo. El hecho es que la violación es un crimen muy difícil de probar. Las pruebas a menudo son escasas, discutibles y poco duraderas. Por lo tanto, debemos preguntarnos ¿qué tan justamente tratará nuestra sociedad las acusaciones de violación que ocurrieron hace 20 o 30 años? 

Y así empezamos a ver otro aspecto irónico de esta historia: la ministra de Derechos de la Mujer, Marlene Schiappa, una auto-proclamada feminista que se supone que defiende a las mujeres, aboga por la reducción de la edad de consentimiento. Obviamente, este proyecto pone en peligro a los niños y contradice directamente uno de los papeles más fundamentales y nobles de las mujeres como protectoras de los niños. 

Mientras tanto, la ministra Schiappa está extendiendo la histeria sobre una "cultura de violación" en la que, básicamente, cada hombre es un violador e incluso la mirada, movimiento o palabra más benigna podría ser considerada pronto como "agresión" o "acoso". 

¿Qué clase de mandato paradójico está enviando nuestra sociedad a los hombres? Está bien tener sexo con niños mayores de 13 años, ¿pero no está bien mirar a una mujer? 

¿Por qué Francia? 

Copia del manifiesto original de 1977 (subrayado en rojo añadido).Una cuestión importante aún merece ser abordada. ¿Por qué está planeando Francia reducir la edad a la que un niño es capaz de consentir las relaciones sexuales con un adulto mientras que tiende a aumentar en otros países? 

Por ejemplo, Túnez elevó la edad de consentimiento a 16 años en 2017 y España la elevó a 16 años en 2015. 

Francia es la cuna de la ilustración y la revolución. Pensadores ilustrados como Voltaire, Rousseau, Diderot o Montesquieu vieron las semillas ideológicas del nihilismo. 

Los revolucionarios implementaron esta ideología, mataron al clero y quemaron las iglesias. Dios fue sacrificado en el altar del materialismo y del individualismo. Una vez que Dios fue retirado, no quedó mucho para justificar la existencia del bien y el mal moral. 

El siguiente paso notable en el proceso de decadencia fue el postmodernismo. Surgió de Francia con Sartre y Beauvoir en los años 40 y dio origen a la infame "teoría francesa" defendida por "filósofos" dañados del cerebro como Derida, Foucault y Deleuze. 

Los postmodernistas se adhieren al "relativismo radical" donde la verdad y el bien ya no existen. Todo se trata de poder y opresión. Esas ideas fueron plasmadas en la revolución sexual de mayo de 1968. La autoridad, los padres, los maestros fueron sacrificados en el altar de la libertad y la igualdad. 

La teoría francesa se difundió en las universidades estadounidenses durante los años 70 y condujo directamente al activismo LGBT y feminista que están detrás del intento de disminuir la edad del consentimiento. 

Cada uno de los cinco "pensadores" occidentales preeminentes del siglo XX mencionados anteriormente tomaron posiciones oficiales defendiendo la pedofilia.

En 1971, firmaron un manifiesto de protesta contra la sentencia dictada a tres hombres que abusaron de niños de tan sólo 13 años. 

Seis años después de su primer manifiesto, en 1977, firmaron un segundo manifiesto en el que pedían a las autoridades francesas que disminuyeran la edad de consentimiento a los 13 años. ¿Le suena familiar? 

Conclusión 

El "arte" de Djurdevic. Algunos de esos cuadros pertenecen a Podesta.

En este artículo nos hemos encontrado con una serie de hechos convergentes: los dos precedentes legales sin antecedentes históricos que ocurrieron prácticamente al mismo tiempo en la misma área, la existencia del proyecto de ley y el informe que antecede a los dos precedentes, el objetivo de reducir la edad de consentimiento a los 13 años, que es exactamente la edad solicitada por los postmodernistas en 1971 y 1977, el intento de abandonar la edad de consentimiento en enero de 2017, la ley apoyada por una ministra feminista de los derechos de la mujer, el reporte que sale de un consejo feminista, mismo reporte que está lleno de nuevas leyes feministas. 

Todos estos elementos sugieren fuertemente que lo que estamos enfrentando es un esfuerzo concertado por parte de los ideólogos postmodernistas/LGBT/feministas para disminuir la edad del consentimiento. 

Sin embargo, el proyecto de ley descrito más arriba es sólo eso, un proyecto de ley. Será promulgada o no por el parlamento francés en enero de 2018. Por lo tanto, aunque la reducción de la edad a la que se considera que un niño puede dar su consentimiento a los 13 años es una posibilidad muy clara, todavía no se ha concretado. 

Sin embargo, incluso si se adopta esta ley, sería excesivo afirmar que Francia ha legalizado repentinamente la pedofilia. 

La verdad es que la pedofilia "real" no se trata de niñas de 13 o 14 años abusadas por hombres mayores. La pedofilia real, como afirman las sobrevivientes de los anillos pedófilos, involucra a mujeres y hombres abusadores, y niños y niñas prepúberes, incluidos los recién nacidos. 

Obviamente la pedofilia real no se trata del amor. Pero, a pesar de la creencia popular y el giro mediático, tampoco se trata de sexo. Más bien se trata de torturas sádicas, sacrificios, destrucción, sufrimiento, miedo y la lujuria por el "poder" máximo. 

Así pues, la "evolución" legal descrita anteriormente no es más que un movimiento sutil hacia una normalización muy "progresiva" e insidiosa de la pedofilia, que se produce sobre todo en los niveles fundamentales del sustrato cultural que define la forma en que actuamos y pensamos. 

Como consecuencia, toda sociedad que pretenda ser civilizada debe, ante todo, cambiar su cultura y poner fin de inmediato a toda forma de sexualización de los niños, en particular a través de los medios de comunicación y el sistema educativo.
La prueba de la moralidad de una sociedad es lo que hace por sus niños. 

-Dietrich Bonhoeffer 
Teólogo alemán y disidente antinazi



Pierre Lescaudron (MSc, MBA) siguió la carrera en la gestión ejecutiva, consultoría y enseñanza de posgrado en áreas de alta tecnología.

Luego se convirtió en editor y escritor de SOTT.net, cumpliendo su sueño de investigación la ciencia, la tecnología y la historia.

Pierre es un Instructor Certificado de Éiriú Eolas y disfruta construyendo cosas en su tiempo libre.

Pierre Lescaudron
jue, 23 nov 2017 14:52 UTC
https://es.sott.net/article/56426-Esta-Francia-tratando-de-normalizar-la-pedofilia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".