viernes, 15 de diciembre de 2017

Estados Unidos 'mata' Internet tal y como lo conocemos acabando con la neutralidad de la red

Así será internet tras acabar con su neutralidad de la red: como una televisión de pago

El voto da vía libre a los proveedores de Internet para que puedan cobrar más por acceder a servicios como Netflix e, incluso, restringir el acceso a páginas web


Tras un acalorado debate en el seno de la sociedad estadounidense se ha producido la votación en la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, según sus siglas en inglés) que ha puesto fin a la neutralidad de la red en Estados Unidos por tres votos a favor y dos en contra.



La votación de esta tarde abre las puertas a que los operadores de Internet puedan establecer restricciones discrecionalmente. A partir de ahora, las compañías pueden decidir cuestiones como cambiar la velocidad de ancho de banda cuando los usuarios deseen visitar ciertas páginas o cobrar un precio extra a los usuarios por utilizar algunos servicios como Netflix e, incluso, impedir el acceso a determinadas páginas web o servicios.

La votación se ha realizado unos minutos más tarde de lo previsto debido a que la sala ha tenido que ser evacuada por una amenaza de seguridad justo antes de que los representantes emitiesen su voto.

Según ha recogido una retransmisión en directo del Washington Post, la sala ha sido revisada por unidades caninas especializadas en detección de explosivosantes de continuar con la sesión.


Pese a que la votación acaba con una parte importante de la legislación de protección de Internet de la era Obama, es probable que el asunto acabe dirimiéndose en los tribunales, según han advertido numerosas voces críticas a esta medida, entre las que se encuentran Netflix o Reddit.

Otra opción para revertir el fin de la neutralidad de la red es que el Congreso de Estados Unidos, de mayoría republicana, saque adelante una iniciativa legislativaque de marcha atrás a la decisión tomada esta tarde por la FCC. Un supuesto que, a día de hoy, resulta improbable.

La votación en la FCC ha arrojado el resultado esperado, según el posicionamiento de los representantes: tres de ellos alienados con el Partido Republicano y dos con el partido demócrata.

Durante la sesión, el presidente de la FCC, Ajit Pai, el hombre más odiado de internet, ha afirmado que la propuesta "no va a terminar con internet tal y como lo conocemos", como desde hace años vienen advirtiendo los grupos defensores de la neutralidad en la red como como la Internet Asociation.

Tras el voto favorable de la FCC, Netflix, la multinacional de televisión a la carta más importante del mundo ha sido una de las primeras en reaccionar mostrando su "decepción" y advirtiendo de que se 
trata del comienzo de "una larga batalla legal".

"Estamos decepcionados con la decisión de destripar las protecciones de la neutralidad en la red que marcaron el comienzo de una era sin precedentes de innovación, creatividad y compromiso cívico. Este es el comienzo de una larga batalla legal. Netflix se encuentra del lado de los pequeños y grandes innovadores en su oposición a esta orden equivocada de la FCC", señala la compañía.
"La lucha por preservar la neutralidad en la red está lejos de terminar y va a ser más larga de lo que esperábamos pero esto todavía no ha terminado", advierten los fundadores de Reddit, Alexis Ohanian y Steve Huffman, dos de los principales defensores de mantener la neutralidad en la red para evitar los abusos de las compañías telefónicas.

DANIEL J. OLLERO
14 DIC. 2017 19:58
http://www.elmundo.es/tecnologia/2017/12/14/5a32c03d22601d4d468b45b3.html

Así será internet tras acabar con su neutralidad: como una televisión de pago

PABLO PARDO
Corresponsal
Washington

15 DIC. 2017 10:31

A partir de ahora, los distribuidores de internet de Estados Unidos -es decir, las grandes telefónicas y las empresas de cable- podrán tratar de forma diferenciada a los productores de contenidos online. Es como si las telefónicas dieran un servicio mejor a unos clientes que a otros, o si las eléctricas proveyeran energía a diferentes horas y tarifas en función de los electrodomésticos que cada cliente tiene en casa. El cambio de la regulación no va a ser aplicado inmediatamente, pero sus consecuencias a nivel tecnológico, empresarial, económico, y social pueden ser inmensas en el largo plazo.



La decisión
ha sido adoptada por la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, según sus siglas en inglés) por tres votos a favor - los de los miembros republicanos del organismo - y dos en contra - los de los demócratas - y termina, así, con la regulación del sector puesta en práctica por el Gobierno de Barack Obama en 2015. En la Unión Europea, la neutralidad de la Red está garantizada por ley, lo que significa que el acceso a internet es un servicio público que no puede ser alterado en función de criterios empresariales.

La decisión de acabar con la neutralidad en la Red (también llamada "internet abierta") da un tremendo poder a los proveedores de contenidos online. Por poner un ejemplo, Comcast, que es la mayor empresa de cable de EEUU, puede hacer, a partir de ahora, que el vídeo en streaming de Netflix sea más lento, para perjudicar a esa empresa y favorecer el visionado de sus propios productos audiovisuales a través de su portal Xfinity. Al ser propietaria de la cadena de televisión NBC y del estudio de Hollywood Universal, Comcast tiene un incentivo, al menos en teoría, para llevar a cabo esa decisión.

Otras empresas que podrían adoptar esa política son la mayor telefónica de EEUU, Verizon - que es propietaria, a través de su división Oath, de Yahoo, AOL, y el Huffington Post -, y su principal rival, AT&T, que tiene una participación en el estudio de cine Lionsgate y está adquiriendo por 108.700 millones de dólares (92.000 millones de euros) Time Warner, aunque los reguladores estadounidenses se oponen.

Pero no se trata solo de proteger el negocio propio. Los distribuidores podrán también cobrar precios diferentes a las empresas de contenidos en la Red, de modo que los usuarios que quieran acceder a algunas webs deban pagar más. Es, en el fondo, la creación de un sistema similar al de la televisión de pago: en función de lo que se pague, se puede tener un paquete con más o menos canales. Pero, dadas las posibilidades de internet, la fragmentación será mayor, ya que las restricciones podrán ser aplicadas no solo a las webs, sino al tiempo que se pasa navegando en la red, y al tiempo que se pasa en cada web.

Paradójicamente, el sistema de televisión de pago en EEUU está viniéndose abajo por la presión de internet, que hace que los consumidores de ese país estén "cortando el cable", como se dice coloquialmente, para ver directamente sus series favoritas o a los equipos de que son fans en internet.

Por esa razón, prácticamente todos los productores de contenidos de internet se oponen a la medida. Eso incluye Alphabet - la matriz de Google -, Netflix, Amazon, Facebook, o Twitter, entre otras. Según estos críticos, la decisión es un golpe a la innovación en intenet y un intento de proteger a las viejas productoras de contenido - sobre todo en cine y televisión - y a las telefónicas, que han visto sus ingresos estancarse desde la transición del fijo al móvil, primero, y del móvil al smartphone, después. Es, así pues, una apuesta por 'la vieja economía'.

http://www.elmundo.es/tecnologia/2017/12/15/5a32dc0fca47410e228b4615.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".