viernes, 10 de noviembre de 2017

Los gigantes del antiguo Egipto: 1ª parte – El legado perdido de los faraones

Un artículo reciente titulado Ancient Egyptian Pharaoh May Be the 1st Known 'Giant' (“Faraón del antiguo Egipto podría ser el primer ‘gigante’ conocido”), publicado en Live Science el pasado 4 de agosto, reveló que el faraón Sa-Nakht de la Dinastía III, excavado en el Wadi Maghara (situado en la región de la península del Sinaí), podría haber sido considerado un "gigante" –el primer faraón gigante conocido del antiguo Egipto. Era 5 pulgadas (unos 12,5 centímetros) más alto que el robusto Ramsés II, y 8 pulgadas (unos 20 centímetros) más alto que el hombre promedio de la época. Aunque Sa-Nakht solo medía 1,87 metros de estatura, este descubrimiento causó sensación en los medios de comunicación. Pero por favor, tengamos en cuenta que yo mismo soy de la misma altura que este 'gigante'.

A lo largo de toda la historia del antiguo Egipto ha habido numerosos ejemplos de gigantes mucho más altos registrados, excavados, y representados en el arte, además de ejemplos momificados que han sido ocultados al público. Hemos descubierto documentos que hablan de alturas entre los siete pies (2,13 metros) y los 16 pies (4,88 metros). Una investigación minuciosa de los registros arqueológicos, textos arcaicos, periódicos y análisis de representaciones de jeroglíficos y arte egipcio han comenzado a arrojar algo de luz sobre este fenómeno.




Toda la región del Próximo Oriente tiene míticas leyendas de seres humanos gigantes, junto con referencias en la Biblia –entre ellas el relato de Moisés huyendo de Egipto y siendo atacado por los poderosos cananeos en lo que hoy son Israel y el Líbano. Artículos de periódicos confirman la realidad de estas tribus, y esqueletos y huesos de enormes proporciones han sido desenterrados en esta región de las tierras bíblicas, y también en otros lugares de África y el Próximo Oriente. 

Los descubrimientos de 'esqueletos gigantes' que se han desvelado en América y otras regiones del mundo han revelado el legado perdido de una raza de colosos, un legado que está empezando ahora a ser incluido lentamente en los registros histórico y arqueológico. Egipto no es la excepción, y mi coautor Jim Vieira y yo hemos recopilado a lo largo de los últimos años documentos que serán revelados por primera vez en este artículo.

¿Construyeron gigantes la Gran Pirámide?

La élite gobernante del Khemit prehistórico siempre fue vista como una raza de superhombres, algunos de ellos con cráneos elongados, otros de los que se decía que eran seres semi-espirituales, e incluso algunos descritos como gigantes. Una leyenda arcaica cuenta que las pirámides de Guiza podrían haber sido construidas por una raza de gigantes. Esta teoría se hizo pública en una conferencia impartida por el ocultista y masón Manly P. Hall, y el gigantólogo Kristan T. Harris subió a internet parte de su audio (grabado probablemente en la década de 1980) en un vídeo de Youtube. Formaba parte originalmente de una conferencia titulada La Atlántida y los dioses de la antigüedad .

Se nos dice que en el año 820 d. C. …remontándonos a los días de la gloria de Bagdad, el gran sultán, sucesor y descendiente del gran El-Rashid de ‘Las mil y una noches’, el sultán El-Rashid Al-Ma’mun, decidió abrir la Gran Pirámide. Le habían dicho que había sido construida por gigantes llamados ‘los Sheddai’, seres sobrehumanos, y que dentro de aquella y otras pirámides habían guardado un gran tesoro que iba más allá de la comprensión humana.

Las enormes piedras del antiguo revestimiento de la Gran Pirámide. En el 832 d. C. la pirámide estaba aún enteramente cubierta por estos bloques. (Imagen proporcionada por el autor)


Es cierto que en el 832 d. C. Al-Ma’mun viajó a Egipto y fue el primer ‘excavador’ de la Gran Pirámide, en una época en la que se encontraba completamente revestida de bloques de piedra caliza blanca. Quienes son los Sheddai es otro misterio, pero el término podría estar refiriéndose a otro nombre de los Shemsu Hor , o ‘Seguidores de Horus’. También podría referirse a Shaddād bin 'Ad (rey de Ad), quien se cree que habría sido el rey de la ciudad perdida árabe de Iram de las columnas , un relato de la cual es mencionado en la Sura 89 del Corán. En ocasiones se habla del rey de Ad como un gigante.

La 'entrada' a la Gran Pirámide por la que se accedió a ella en el 832 d. C. ( Olaf Tausch /CC BY 3.0 )

Los gigantes de ‘Ad y las construcciones megalíticas de Egipto

El Akhbār al-zamān , también conocido como El Libro de las Maravillas (ca. 900 – 1000 d. C.), es una compilación árabe de la tradición medieval sobre Egipto y el mundo antes del Gran Diluvio. Afirma que el pueblo de 'Ad eran gigantes, por lo que Shaddad era muy probablemente uno de ellos, y se dice de él que "construyó los monumentos de Dahshur con las piedras que habían sido talladas en la época de su padre" . 

Antes de esto, el gigante Harjit habría comenzado ya su construcción. En una fecha posterior, Qofṭarīm, otro gigante, "depositó secretos en las pirámides de Dahshur y otras pirámides, para imitar lo que se había hecho antiguamente. Él fundó la ciudad de Dendera" . Dahshur cuenta con la Pirámide Roja y la Pirámide Acodada, construidas durante el reinado del faraón Seneferu (2613-2589 a. C.). Dendera, por su parte, alberga columnas ricamente decoradas dedicadas a la diosa Hathor.



Izquierda: Pirámide Roja de Dahshur. Derecha: El autor del artículo ante la Pirámide Acodada de Dahshur. Fotografías: Hugh Newman.

El texto continúa diciendo que Naqraus, el primer rey de Egipto (después del Diluvio), con sus compañeros “construyeron monumentos, erigieron altas torres y ejecutaron estas obras maravillosas,” mientras que la ciudad de Menfis habría sido fundada por un grupo posterior de gigantes que trabajaría para el rey Misraim, otro gigante. Incluso más adelante aún sigue describiendo la obra de más de estos colosos: “Adīm era un gigante, con fuerza insuperable y el más grande de los hombres. Ordenó la extracción de rocas y su transporte para construir pirámides, como se había hecho en épocas anteriores”. 

¿Así pues, qué debemos pensar de estas historias? Parece sin duda que Manly P. Hall conocía la existencia de este texto y trató de resumirlo en su conferencia. Es la opinión del autor que toda aquella antigua 'sabiduría' merece ser reconocida, ya que muchas de estas tradiciones tenían el propósito de llevar el conocimiento y la sabiduría a través de las generaciones. 

¿Eran gigantes los ‘Seguidores de Horus’?

Los Seguidores de Horus, quienes habrían sido los creadores del montículo primordial en Guiza mucho antes de que los Faraones construyeran las primeras pirámides, en ocasiones son mencionados como gigantes. Las primeras excavaciones arqueológicas realizadas en Egipto apuntan a esta realidad:

"Hacia finales del IV milenio a. C. las gentes conocidas como los Discípulos de Horus aparecen como una aristocracia muy dominante que gobernaba todo Egipto. La teoría de la existencia de esta raza está respaldada por un descubrimiento realizado en tumbas predinásticas del norte del Alto Egipto: los restos anatómicos de individuos con cráneos y cuerpos más grandes que la población nativa, con tanta diferencia como para excluir cualquier hipotético origen racial común."




El profesor Walter B. Emery (1903-1971) fue el egiptólogo que excavó Saqqara en la década de 1930 y descubrió allí restos predinásticos. Éstos presentaban cráneos dolicocéfalos, más grandes que los de la etnia local, pelo rubio y una complexión más alta y fuerte. Emery anunció que esta estirpe no era indígena de Egipto pero habría desempeñado un importante papel sacerdotal y gubernamental en el país. Este grupo de población mantuvo las distancias con el pueblo llano, mezclándose tan sólo con las clases aristocráticas, y habría formado parte de los Shemsu Hor , los “discípulos, (o seguidores) de Horus.”

Típico enterramiento de Saqqara hallado en el transcurso de excavaciones realizadas en la primera mitad del siglo XX ( Egypt Exploration Society )

El autor Freddy Silva también desvelaba una tentadora descripción de estos 'dioses gigantes' en los Textos de la Construcción de Edfú:

“Los consejos para los iniciados en el templo de Edfú nos ofrecen una pista en cuanto a cuál podría haber sido el aspecto de los dioses constructores, ya que se instruía a los iniciados para que “se pusieran de pie con los Ahau” ('Dioses que están de pie'), quienes medían 9 codos de altura. ¡Eso es aproximadamente 15 pies o 4,6 metros!”

Objetos gigantes del primer faraón del antiguo Egipto

El primer Faraón de Egipto (c. 3150 a. C.) se llamaba Menes (o Narmer), pero es más célebremente recordado como "El Rey Escorpión." No existe registro conocido de su estatura, pero se le describe como muy alto en la famosa Paleta de Narmer (c. 3100 a. C.) y durante su reinado se crearon objetos de gran tamaño que se conservan actualmente en un museo de Oxford, Inglaterra.

La Paleta de Narmer nos muestra a un rey gigante derrotando a sus enemigos. c. 3100 a. C. (Dominio público )

En julio del 2017, visité el Museo Ashmolean para investigar las misteriosas esferas de piedra labrada de Escocia, pero me tomé un tiempo para mirar la exposición egipcia. Para mi sorpresa, había un objeto obviamente gigante de la Dinastía I y la estatua de un faraón gigante de la Dinastía II, quien se cree que alcanzaría más de ocho pies (2,44 metros) de estatura.

En la vitrina central de exposiciones, un extraño objeto me llamó la atención, ya que claramente no parecía egipcio. Su forma era exactamente la misma que la de un bumerán australiano, por lo que leí la placa de información, que lo describía como un "palo para lanzar." La conexión entre Australia y Egipto es una fascinante área de investigación, ya que he visitado los jeroglíficos de Gosford al norte de Sydney que podrían apuntar a un antiguo contacto entre estas culturas.

En la misma vitrina había algunos cuchillos de sílex bellamente tallados, pero uno de ellos era tan grande que en un principio no lo vi, ya que ocupaba casi todo el ancho de la vitrina. Era por lo menos diez veces más grande que el resto, y parecía haber sido 'utilizado' como cuchillo. El panel de información decía de él que era "probablemente ceremonial", ya que ésta es la única manera de explicar su tamaño. Fue descubierto en Hieracómpolis, bajo los cimientos de un templo posterior de la Dinastía I. Se desconoce por qué fue deliberadamente enterrado y oculto tan concienzudamente, pero tal vez era una forma ceremonial de honrar a los dioses, que muy posiblemente fueran gigantes.

Cuchillo de sílex de gran tamaño expuesto en el Museo Ashmolean. En su descripción se puede leer que su uso era 'ceremonial'. Fotografías de Hugh Newman.

En la vitrina opuesta podían contemplarse algunas mazas de gran tamaño, antiguas posesiones del legendario ‘Rey Escorpión’ que captaron mi atención en una esquina de la sala deAntigüedades de Egipto . Una vez más, estos elementos eran descritos como ceremoniales. ¿Pero es posible que fueran del tamaño adecuado, habiendo sido diseñados para reyes gigantes?

Mazas de piedra caliza, versiones gigantescas de las pequeñas armas de piedra que eran ajuar funerario típico durante el Período predinástico. Se convirtieron en símbolos de la élite egipcia en torno al 3100 a. C. Fotos de Hugh Newman.

En la 2ª parte de este artículo, Hugh Newman continúa considerando los rasgos gigantes del antiguo Egipto, incluidos faraones que medían 8 pies (2,44 metros) de altura, (más de dos pies y medio por encima de lo habitual y sorprendentemente altos incluso para hoy en día), representaciones de gigantes, sarcófagos de gran tamaño y más hallazgos de esqueletos gigantes.

Imagen de portada: Las evidencias sugieren la posibilidad de que existieran gigantes en el antiguo Egipto. Fuente: Hugh Newman
Autor: Hugh Newman

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Referencias

Translation from French by Jason Colavito - www.jasoncolavito.com/akhbar-al-zaman.html
Professor Walter B. Emery, Archaic Egypt: Culture and Civilization in Egypt Five Thousand Years Ago .
Robert Temple, Egyptian Dawn, 2010, pp.194-195
Ibid p.197
W.M. Flinders Petrie, A History of Egypt, Volume l, From the Earliest Kings to the XVth Dynasty, 10 th edn.
Das Geheimnis des Gruselfingers aus Ägypten [The Mystery of the Creepy Giant Mummified Finger],” Bild.de, March 9, 2012, www.bild.de/news/mystery-themen/mystery/in-aegypten-gefunden-23053704.bild.html.

3 OCTUBRE, 2017 - 19:02 ANCIENT-ORIGINS


¿Captó el Curiosity una planta o árbol fosilizado en Marte?

Una imagen panorámica tomada por el rover Curiosity en el mes de marzo de 2016 muestra lo que parece ser el tronco de una planta, y que ha llevado a muchos internautas a cuestionar la fotografía de NASA. ¿Acaso, se trata realmente de una evidencia que muestra vida en Marte o solo es pareidolia?

Un usuario anónimo del sitio web Black Vault ha presentado un hallazgo logrado de una gran cantidad de fotos obtenidas de Marte. Afirma que la imagen en cuestión muestra vida vegetal o un árbol en Marte, y que NASA la habría liberado sin percatarse de lo que contenía.

¿Realmente se logró capturar en imagen un árbol o una planta en la superficie marciana? ¿O es esto simplemente un error o un truco de sombras?




«En Sol 1450, Curiosity abrió sus ojos y capturó los enormes montes a su alrededor a medida que se dirigía al objetivo principal. Este es tal vez el más grande y claro conjunto de imágenes tomado dentro de esta área», citael sitio web The Black Vault en un artículo publicado hoy.

La anomalía que muchos han identificado como una planta o tronco, forma parte de uno de los 99 fotogramas que componen la imagen panorámica superior que puede consultarse aquí: http://gigapan.com/gigapans/192648.

En el siguiente vídeo se puede ver en mayor detalle el hallazgo:



Esta es una captura de imagen que muestra el posible árbol o planta en Marte.





Teorias sobre la otra evolución del Homo Sapiens – El homo Floresiensis El hobbit REAL

En este programa hablaremos sobre los otros homínidos que poblaron la tierra, entre ellos el homo floresiensis, más conocido como el hobbit por su estatura.






Gran encuentro OVNI en Nevada

Nellis AFB, Las Vegas, Nevada (EEUU)

Testimonio: "Disparé este video de mi patio trasero en el área de Summerlin de Las Vegas, Nevada en la noche del 19 de febrero de 2017."








23 DE FEBRERO DE 2017
Informando http://ovnisultimahora2.blogspot.com/

La Bélgica que da lecciones de democracia: Permitió «zoológicos humanos» de negros hasta mediados del siglo XX

El fenómeno circense y cruel de exhibir a seres humanos como si fueran animales tuvo su eco más persistente en la Exposición General de Bruselas de 1958, donde una de las atracciones incluía a familias enteras africanas en pequeñas jaulas de bambú

El racismo científico nacido en el corazón de Europa utilizó pseudo-disciplinas, tales como la frenología o la fisiognomía, para clasificar como superiores algunas razas sobre otras, lo que sirvió durante el Nuevo Imperialismo 1880–1914 para justificar que los europeos sometieran a los «atrasados» pueblos de África y Asia. Así las cosas, al abrigo de esta teoría supuestamente científica –hoy obsoleta por completo– surgió un cruel tipo de museo donde las piezas exhibidas no eran jarrones o fósiles, sino seres humanos procedentes de estos pueblos estimados como inferiores.




Entre 1870 y 1930 se popularizaron «los zoológicos humanos» por la geografía occidental, especialmente en Francia, Bélgica y Alemania. La idea era exhibir de forma pública, y casi siempre itinerante, a mujeres, niños y hombres de carne y hueso, procedentes de África y otras regiones subdesarrolladas. Los indígenas salvajes eran presentados en el siguiente escalón después de los monos y otros animales, con los que incluso compartían barrotes. Un guiño darwiniano para desplegar un espectáculo racista e inhumano que contaba con gran popularidad tanto en Europa como en EE.UU.

Se considera que el primer promotor de este tipo de espectáculos fue Carl Hagenbeck, uno de los padres de los zoológicos modernos, que introdujo a partir de 1874 en sus exhibiciones circenses a samoanos y lapones, como «poblaciones puramente naturales», junto con sus tiendas, arpones y trineos. Este domador de circo alemán hacía pocas distinciones entre traer al continente animales salvajes como tigres o secuestrar seres humanos exóticos como esquimales.

Si en EE.UU lo habitual fueron exhibiciones de nativos americanos (Buffalo Bill realizó una gira europea con indios del Viejo Oeste que asombró Barcelona), en países europeos como Bélgica, Francia o Reino Unido se recurrió a habitantes de sus colonias en África y Asia. La idea era que aparecieran en escenarios que se asemejaran lo máximo posible a su lugar de origen y realizando actividades tribales. Claro está, que las costumbres y rituales de estos indígenas eran en muchas ocasiones tergiversados para favorecer el entretenimiento por encima de la ciencia. El exotismo era la clave.

Teóricamente, estos indígenas accedían a participar en los espectáculos como voluntarios a cambio de un acuerdo económico, pero lo más habitual es que fueran secuestras tribus enteras o engañadas con falsas promesas. Las malas condiciones en las que vivían los indios, las giras maratonianas y las vejaciones ponían en riesgo, en muchas ocasiones, su vida. Sin ir más lejos, 11 fueguinos fueron capturados en el Estrecho de Magallanes por un ballenero belga y mostrados en jaulas en Londres, París y Bruselas, en 1889. Se sabe que los supervivientes devueltos tiempo después a Tierra del Fuego no fueron más de seis.

Bélgica, un país reincidente

La Segunda Guerra Mundial, en el que el régimen nazi llevó al extremo sus ideas del racismo científico, y la «Declaración Universal de los Derechos Humanos» de 1948 marcaron el principio del fin de estos zoológicos humanos. A ello también ayudó la llegada del cine, que deslució las muestras y acercó el exotismo de las tribus del mundo a un público más masivo. No obstante, en 1958 fueron exhibidas en la Exposición General de primera categoría de Bruselas, o Expo 58, familias enteras africanas en pequeñas jaulas de bambú. Un total de 41 millones visitantes pudieron acercarse a observar, alimentar y acariciar a los prisioneros.

Las ferias internacionales fueron durante mucho tiempo un lugar de coincidencia entre obras de arte, ciencia y estas odas al racismo. En la célebre Exposición Universal de París, donde se inauguró la torre Eiffel (1889), el principal y más visitado espectáculo fue «Un pueblo Negro» (village nègre), una atracción donde fueron mostradas 400 personas indígenas. Más concretamente, las llamadas exposiciones coloniales, organizadas durante el siglo XIX y en la primera mitad del siglo XX en los países europeos, tuvieron por objeto específico mostrar a los habitantes de la Metrópolis las distintas facetas de las colonias para lo que, a menudo, era necesario trasladar a la fuerza desde sus lugares de origen a autóctonos para que representaran una suerte de función pública. Aquí se vieron algunos de los «zoológicos humanos» más aparatosos.

El país de Leopoldo II –el Rey belga que cometió algunas de las peores atrocidades de la historia de la humanidad en el Congo– volvió a reincidir en su error hasta fechas recientes. Como explica Christian Baez y Peter Mason en su monográfico «Zoológicos humanos. Fotografías de fueguinos y mapuche en el Jardin d’acclimatation de París, Siglo XIX», todavía en julio y agosto de 2002 se presentaron diez pigmeos de Camerún en una aldea reconstruida en Yvoir, Bélgica, por iniciativa de un organismo sin fines de lucro llamado Oasis Nature. La ONG pretendía pasar página ante el terrible pasado colonial de Bélgica y, de paso, sensibilizar al pueblo de los actuales problemas de los pigmeos. Logró justamente lo contrario. Varias organizaciones humanitarias denunciaron la exposición de estos aborígenes, que cantaban y bailaban para el público, por ser una flagrante violación de los derechos humanos y prolongar el recuerdo de aquellos zoológicos de la época colonial.

JUEVES 09 DE NOVIEMBRE DE 2017 21:00
Fuente: ABC
http://www.elespiadigital.com/index.php/noticias/historico-de-noticias/19115-la-belgica-que-da-lecciones-de-democracia-permitio-lzoologicos-humanosr-de-negros-hasta-mediados-del-siglo-xx

La NASA confirma que una gran fuente de calor subterránea está derritiendo la Antártida

Bajo la Antártida existe una actividad volcánica llamada pluma de manto que genera lagos y ríos por la fusión de hielo. Esto es especialmente notorio bajo la Tierra de Marie Byrd, al occidente. (NASA)

Un estudio de la NASA reveló nuevas evidencias de una gran fuente de calor anómala debajo de la Tierra de Marie Byrd de la Antártida, la cual explica la fusión de la capa de hielo y la presencia de lagos y ríos por debajo.

Esta fuente de calor corresponde a un tipo de vulcanismo que se suele llamar ‘pluma del manto’, y aunque parece increíble, existe en el continente helado.

Se caracteriza por corrientes calientes que vienen del interior de la Tierra (están extendidas en el manto), y suben por estrechos corredores a través de las rocas. Por ahí fluye un material en parte fundido, que hace que la corteza se hinche hacia arriba.




No se trata de una fuente de calor nueva en la Antártida, que haya aparecido recientemente, pero ahora se confirma su existencia, y ello permite de una vez explicar el por qué la capa de la Tierra de Marie Byrd se ha derrumbado fácilmente, dice la NASA.

Foto: Tierra de Marie Byrd en la Antártida.

De hecho los investigadores suponen que la ‘pluma del manto’ se formó aquí antes que la Antártida se congelara y fuera cubierta por una capa de hielo, hace 50 a 110 millones de años.

Como desde hace 11.000 años, época que marca el final de la última glaciación, la Tierra está perdiendo hielo de manera sostenida, es por eso que el aumento del nivel del mar en la Antártida está empujando el agua caliente de estas regiones volcánicas más cerca de la corteza de hielo, y las debilita.


Entonces el calor de la pluma del manto contribuye a la fusión y mayor posibilidad de rupturas del hielo.

Foto: Hielo y roca de la Tierra de Marie Byrd en la Antártida. (Wikimedia)

Hoy bajo la Antártida existe agua que está en continuo movimiento, con ríos y lagos que se llenan y vacían constantemente en Marie Byrd, y esta mayor o menor cantidad de agua de deshielo está haciendo que la Antártida Occidental se eleve o baje hasta 6 metros de nivel.

El movimiento ha permitido a los científicos de la NASA estimar dónde y cuánta agua debe existir en la base, y definir cuánta fuente de calor es la que está generando estos cambios.

Hélène Seroussi, investigadora del Laboratorio de Propulsión de la NASA, registró estas mediciones y estableció que el nivel de energía de este vulcanismo anómalo es de 150 milivatioes, es decir como un 75% del existente en el volcán Yellowstone, de 200 milivatios, sin incluir sus géiseres, donde es más caliente, y tiene tres veces más energía que una zona sin actividad volcánica activa (40 a 50 milivaltios).

“Pensé que era una locura”, dijo Seroussi antes de concluir su investigación. “No vi cómo podríamos tener esa cantidad de calor y aún tener hielo encima”, explicó hasta confirmar sus datos.

Hace unos 30 años ya se había propuesto que bajo Tierra Marie Byrd existía este calor anómalo de la pluma del manto, pero no se había confirmado.

Existe otra zona en la Antártida, al interior del mar de Ross, conocida por grandes cantidades de flujos de agua de deshielo, pero acá, explica la autora, el calor brota a través de una grieta, es decir por una fractura en la corteza terrestre, que es similar a la existente en el Gran valle del Rift de África.

LA GRAN ÉPOCA 09/11/2017
https://www.lagranepoca.com/ciencia-y-tecnologia/noticias/204409-gran-fuente-de-calor-anomalo-de-la-tierra-produce-lagos-y-rios-de-la-antartida.html

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".