viernes, 19 de enero de 2018

"La piedra más extraña del planeta" sigue desafiando a los científicos

Los investigadores sudafricanos tratan de poner los puntos sobre las íes acerca de la piedra misteriosa llamada Hipatia. No obstante, cuantas más respuestas encuentran, más preguntas van surgiendo. 

Desde los tiempos del antiguo Egipto las extrañas piedras de desierto Líbico llamaban mucho la atención. 

Las piedras amarillas conocidas como cristal líbico se utilizaban para elaborar joyas y puntas de armas. Mucho más tarde los científicos revelaron que la formación rara era nada menos que un legado de los meteoritos. 

Al impactar, los meteoritos y cometas calientan la arena del desierto hasta que llega a fundirse. Al endurecerse de nuevo, la sustancia se convierte en una especie de piedra transparente. 




Sin embargo, el cristal líbico no era la única cosa escondida en la arena del desierto. En al año 1996 los científicos hallaron en el suroeste de Egipto "la piedra más extraña del planeta". Los investigadores no tardaron en descubrir que la piedra, que recibió el nombre de Hipatia -en honor de la filósofa y científica de Alexandría del siglo IV- tenía un origen extraterrestre. 

Más que eso, la piedra misteriosa no se parecía a ninguno de los meteoritos conocidos y contenía unos compuestos microminerales jamás vistos en el Sistema Solar, según afirman los científicos. Los investigadores se ocuparon de explorar los componentes extraterrestres de la piedra. 

Cabe destacar que los meteoritos no metálicos, conocidos como condritas, tienen una composición parecida a la misma Tierra y contienen una pequeña cantidad de carbono y una gran cantidad de silicio. No obstante, el caso de Hipatia es opuesto, ya que en la piedra he halla una cantidad de silicio sorprendentemente pequeña. 

Además, la piedra contiene una gran cantidad de compuestos de carbono específicos, llamados hidrocarburos poliaromáticos, que representan un componente principal del polvo interestelar que existía antes de la formación del Sol, explica Jan Kramers de la Universidad de Johannesburgo. 

No obstante, los resultados más sorprendentes fueron obtenidos gracias al análisis detallado de los pequeños granos minerales. Explorando los granos, los científicos hallaron aluminio en su forma metálica pura -que se encuentra muy raramente en el Sistema Solar- y otros elementos extremadamente raros. 

Las investigaciones de Hipatia permitieron que los científicos hallaran algunas respuestas, sin embargo siguen surgiendo numerosos misterios para resolver. Por el momento se puede concluir que "la piedra más extraña del planeta" se formó en un ambiente frío, a temperaturas inferiores a 196 grados centígrados bajo cero. Los científicos suponen que Cinturón de Kuiper -ubicado más allá de la órbita neptuniana- o la Nube de Oort podrían ser la 'tierra natal' de Hipatia

vie, 12 ene 2018 20:40 UTC

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".