lunes, 12 de marzo de 2018

En Paraguay ya se denuncia al feminismo como ingeniería social… ¡En TV!, y Cinco mentiras feministas que damos por hecho

El trabajo de todos estos años está dando sus frutos y en Hispanoamérica, donde la histeria feminista no tuvo tiempo de lobotomizar por completo a las mujeres, ya se denuncia el feminismo como una ingeniería social creada por la élite.




Vídeo grabado de la TV, pero histórico.


by rafaadmin



"La sexualidad es para el feminismo lo que el trabajo es para el marxismo... la formación, dirección y expresión de la sexualidad organiza a la sociedad en dos sexos: mujeres y hombres. Esta división subyace en la totalidad de las relaciones sociales".

Catharine MacKinnon, Hacia una teoría feminista del Estado

Catharine McKinnon, una de las fundadoras del "feminismo radical".

Hace algunos años comencé un viaje inesperado hacia el misterioso mundo del feminismo. Fue en 2014 cuando mi abuela me preguntó por el ganador del Concurso de Eurovisión y me encontré incapaz de explicarle quién era el ganador: Conchita Wurst, un hombre que se viste como una mujer y usa maquillaje, pero lleva barba. 

En retrospectiva, me doy cuenta de que este viaje fue un proceso doloroso, probablemente porque tocó algo profundo en mí. Los datos que descubrí estaban en conflicto con mi instinto protector, algo que está profundamente conectado en los hombres. Mientras que las mujeres están programadas por la naturaleza para nutrir y cuidar, los hombres lo están para proveer y proteger. 

Así que cuando un hombre se ve expuesto a mujeres victimizadas (como se describe en la narrativa feminista), desencadena su instinto central y su deber social de proteger. Además, la toma de control por parte de los instintos y los valores culturales profundos tienden a inhibir cualquier funcionamiento intelectual apropiado. 

Lo anterior podría ser una de las razones por las cuales la victimización de las mujeres es tan central a la ideología feminista. También podría ser una de las razones por las que tantos hombres aceptan ciegamente narrativas feministas. 

El feminismo no inventó nada utilizando la victimización de una población para promover su agenda política. Mucho antes de las feministas, la revolución francesa se justificó por la victimización de los "tiers état" (los campesinos), la revolución bolchevique por la victimización del proletariado y la revolución nazi por la victimización de los "arios". Pero la historia demuestra que los revolucionarios, ya sea en Francia, Rusia o Alemania, nunca se preocuparon por las presuntas víctimas. Cada vez la población victimizada terminaba en una situación mucho peor después de la "revolución" que antes. 

Las presuntas víctimas son sólo un pretexto para señalar con el dedo a los opresores (la nobleza, el clero, los judíos), destruirlos y arrebatarles sus derechos y bienes (abandonando sus deberes), y éso es exactamente lo que estamos presenciando hoy con el movimiento feminista. 

Todos los días nos bombardean historias sobre la acción afirmativa, los derechos de las mujeres, el empoderamiento de la mujer, las iniciativas de las mujeres, las organizaciones de mujeres, los eventos de mujeres, los refugios para mujeres, las marchas de mujeres, los espacios de seguridad de las mujeres... todas estas reivindicaciones políticas se basan en un solo fundamento: la victimización de las mujeres, que se da ampliamente por sentado. Pero, ¿existe realmente la victimización que el feminismo profesa? 

1/ Las mujeres son las víctimas de la violencia doméstica 

Narrativa: Se cree ampliamente que la violencia doméstica es una epidemia desenfrenada que afecta a una gran parte de los hogares estadounidenses:

"La mitad de las mujeres en EEUU son maltratadas." 

Langley & Levy 1977, La paliza a la esposa: la crisis silenciosa

Según la narrativa ampliamente aceptada, la mayor parte de la epidemia de abuso doméstico se debe a los hombres:

"Las mujeres tenían entre siete y catorce veces más probabilidades de informar que sus parejas íntimas las habían golpeado, estrangulado, amenazado con armas o tratado de ahogarlas." 

Arias et al. 2002

Realidad: En primer lugar, la violencia doméstica afecta a una minoría de parejas. Dependiendo del método y las muestras, entre el 85 y el 99% de las parejas estadounidenses no experimenta ningún tipo de violencia doméstica. 

Además, los hombres están lejos de ser los únicos perpetradores de la violencia doméstica, al contrario. La violencia unilateral (es decir, la violencia no recíproca) la cometen con más frecuencia las esposas que los maridos:

"70% de los perpetradores de violencia conyugal unilateral son mujeres." 

Whittaker et al., Encuesta nacional de los CDC de 2007 

La mayor prevalencia de la violencia doméstica perpetrada por mujeres también se aplica a las agresiones graves:

El 10% de las parejas casadas y el 13% de las parejas que cohabitan reportaron que las mujeres utilizaban violencia severa cuando la pareja masculina era no violenta (golpiza al esposo) 
El patrón inverso (ataque de la esposa) fue 6% al 7%. 

Así que golpear al marido fue el doble que a la esposa. 

Stets y Strauss, 1989/1992

En el estudio de violencia doméstica más completo jamás realizado (un meta-análisis con una muestra de 64.000 sujetos), la conclusión fue que:

"Las mujeres son ligeramente más propensas que los hombres a usar violencia íntima"d' =. 05 

Archer, 2000




Curiosamente, la prevalencia de la violencia doméstica cometida por las mujeres es más pronunciada en las generaciones más jóvenes, como lo demuestra un estudio realizado entre estudiantes universitarios (19 países - 9.549 asignaturas).

"En promedio, la violencia de pareja femenina tuvo una incidencia 21% mayor que la violencia de pareja masculina." 

Douglas y Strauss, 2006

Aunque el mito de que la violencia doméstica es principalmente perpetrada por hombres sigue siendo ampliamente aceptado, incluso las feministas reconocen que las mujeres son las principales perpetradoras de la violencia doméstica.

"Las mujeres están golpeando, tanto o más que los hombres." 

Betty Friedan, Cambió mi vida: Escritos sobre el Movimiento de Mujeres

Las estadísticas sobre la violencia lésbica, que eliminan completamente la influencia masculina de la ecuación, confirman que la mayor prevalencia de la violencia doméstica la cometen las mujeres. Las parejas lesbianas tienen la tasa de violencia más alta, alrededor del 50% más alta que la prevalencia de la violencia en las parejas heterosexuales.

"Prevalencia durante toda la vida de violación, violencia física o acoso por parte de una pareja íntima, centrándose por primera vez en la victimización por orientación sexual. En su estudio, hubo una prevalencia de victimización de 43.8 por ciento para lesbianas". 

CDC 2010 Encuesta Nacional sobre la Violencia de Pareja Intima y Violencia Sexual 2010

Conclusión: la violencia doméstica no es tan desenfrenada como se describe. Más del 95% de las parejas no reportan violencia íntima (Laroche 2005). Para la minoría de parejas en las que se ha producido violencia, las mujeres son con frecuencia las perpetradoras y no los hombres. Esta tendencia está empeorando y observamos un aumento de la violencia perpetrada por las mujeres en las generaciones más jóvenes. 

Un factor por el cual los hombres maltratan menos que las mujeres es probablemente el fuerte tabú alrededor de los hombres que golpean a las mujeres:

"Sólo el 2% de los hombres norteamericanos concuerdan en que 'está bien golpear a tu esposa para mantenerla en la fila'". 

Simon et al., 2001

Por el contrario, el hecho de que las mujeres golpeen a los hombres no parece ser un tabú. Tal comportamiento es percibido positivamente por la mayoría de los testigos que lo ven como una señal de empoderamiento o defensa personal inofensiva. Vea este interesante experimento social donde las mujeres golpean a los hombres (en un parque público) y las reacciones de apoyo de los testigos:


Ahora, compare esto con la situación inversa en la que una pareja (representada por actores) en un parque de Londres se mete en una discusión acalorada y el hombre comienza a abusar físicamente de su novia. Los espectadores, hombres y mujeres, inmediatamente se dan cuenta y actúan:


2/ Las mujeres son víctimas de violación 

Narrativa: De acuerdo con las voces feministas ampliamente difundidas por los medios de comunicación tradicionales, el mundo occidental está sufriendo una epidemia de violaciones que se origina en una "cultura de violación" profundamente arraigada. Básicamente, todos los hombres son violadores, al menos en potencia, si es que aún no lo son en los hechos.

"Los hombres, en general, tienen un botón de violación. Todos los hombres son capaces de violar". 


Las "cifras" proporcionadas para respaldar la' epidemia de violaciones' son preocupantes. 

Una mujer estadounidense tiene una probabilidad del 26% de ser violada en su vida. La situación en las universidades es aún peor: supuestamente, 1 de cada 5 mujeres sufrirá agresión sexual en la universidad. Por ejemplo, la tasa de violación en Berkeley se estimó en 3.000 casos por año (Gilbert 2005). Así pues, con 20.000 estudiantes mujeres en un período medio de 4 años, la tasa global de violación es superior al 50%. 

Realidad: Tomemos el caso de Berkeley. De las 3.000 violaciones proyectadas por año, sólo 40-80 estudiantes buscan orientación cada año del centro de consejería sobre violaciones y sólo dos reportan a la policía. (Esto es un informe, no una condena.)

Cuando las víctimas de Koss fueron interrogadas directamente, 

-El 73% de las mujeres con quienes alguien había intentado tener relaciones sexuales no deseadas no creía que habían sido violadas. 

-42% tuvo sexo después con el hombre que las "violó". 


Carrera en Ropa Interior Cal State Fullerton: Edición Primavera 2016

Si la tasa de violación en el campus fuera superior al 50%, ¿cree que las alumnas participarían en "carreras en ropa interior", como la que se muestra en la imagen de la derecha? 

La epidemia exagerada de violación de Berkeley no es un caso aislado. El reporte sobre Victimización Violenta de Estudiantes Universitarios se basa en reportes policiales reales (no reclamos) y cuenta una historia muy diferente a la narrativa de Berkeley.

"Entre 1995 y 2002, el Departamento de Justicia determinó que había seis violaciones o agresiones sexuales por cada mil al año. Esto significa una tasa de violación del 2,5% anual". 


Además, las mismas estadísticas del Departamento de Justicia muestran que la tasa general de violaciones está en fuerte declive: desde 1995, la tasa de violaciones o agresiones sexuales a las mujeres ha disminuido en un 60%. 

Es interesante que los análisis de la violación casi siempre se centran en la violación femenina, como si no existiera la violación masculina. De hecho, la violación masculina no existía legalmente hasta 2013. Antes de eso, la definición del FBI de violación excluía explícitamente a los hombres del recuento de víctimas:

[la violación es] "el conocimiento carnal de una mujer a la fuerza y contra su voluntad". 


Una vez que la nueva definición fue aplicada y los hombres no fueron excluidos de la agresión sexual o como víctimas potenciales de violación, las cifras proporcionadas por el CDC (Centro Estadounidense para el Control de Enfermedades) pintan un cuadro mucho más equilibrado:




"Las tasas de contacto sexual no consentido básicamente igualadas, con 1.270 millones de mujeres y 1.267 millones de hombres que afirman ser víctimas de violencia sexual." 


La nueva definición incluye instancias en las que los hombres fueron forzados a "penetrar". Debido a factores culturales, generalmente asumimos que si un hombre tiene una erección, debe querer sexo. Después de todo, los hombres son insaciables sexualmente, ¿no? 

Así pues, imaginemos por un segundo que aplicamos la misma lógica a las mujeres, sabiendo que varias mujeres muestran signos de excitación fisiológica durante la violación:

"He asistido a más mujeres jóvenes de las que puedo contar con este mismo tema... Ha habido muy pocos estudios sobre el orgasmo durante la violación, pero la investigación hasta ahora muestra números de 10% a más del 50% teniendo esta experiencia." 


La supervisora McCormik fue hallada culpable en un caso que involucró a 12 prisioneros menores que demandaron por abuso sexual y físico.

En ambos casos, los signos de excitación fisiológica no son prueba de consentimiento.Si la excitación de los hombres no está allí, hay muchas maneras de crearla artificialmente. 

Este punto queda ilustrado por el siguiente caso sudafricano, en el que tres mujeres secuestraron a un hombre, lo retuvieron durante tres días y lo violaron en grupo mientras lo obligaban a tomar Viagra y bebidas energéticas. Ese había sido el quinto incidente de este tipo en Sudáfrica de secuestro y violación en grupo de un varón por un trío de mujeres en un lapso de un par de años. 

El estudio de los CDC que muestra que la violencia sexual está distribuida equitativamente entre hombres y mujeres no ofrece un panorama completo porque los datos de la prisión y la cárcel no están integrados en su informe. 

En comparación con el resto de la sociedad, las cárceles presentan tasas muy elevadas de violencia sexual, con una prevalencia que varía entre el 9% y el 23%, dependiendo de las fuentes.

Mientras que la creencia común describe la violación en la cárcel como un crimen de hombre a hombre, las pocas encuestas sobre los asaltos sexuales en la cárcel revelan resultados inesperados:

"Esas encuestas revelaron lo contrario de lo que generalmente pensamos que es verdad. Las mujeres eran más propensas a ser maltratadas por otras reclusas, y los hombres por los guardias, y muchos de esos guardias eran mujeres. 

Por ejemplo, de los menores que denunciaron faltas de conducta sexual del personal, el 89 por ciento eran varones que denunciaban abusos por parte de un miembro del personal femenino. En total, los prisioneros reportaron la cifra astronómica de 900.000 incidentes de abuso sexual". 


El número total de agresiones sexuales perpetradas en las cárceles estadounidenses proviene directamente del Departamento de Justicia y empequeñece el número de agresiones sexuales cometidas fuera de la cárcel:

"Hay más casos de violación de hombres en Estados Unidos que de mujeres, según cifras que incluyen el abuso sexual en las cárceles. En 2008, se estimó que 216.000 reclusos fueron agredidos sexualmente mientras cumplían condena, según las cifras del Departamento de Justicia. Eso se compara con 90.479 casos de violación fuera de la cárcel". 


3/ Las mujeres ganan menos que los hombres 

Narrativa: Las feministas y los medios de comunicación dominantes han estado repitiendo durante décadas que las mujeres reciben salarios más bajos que los hombres. Incluso Barack Obama, en su discurso sobre el Estado de la Unión de 2016, repitió el mantra feminista según el cual "las mujeres ganan 77 centavos por cada dólar que gana un hombre". Esto es naturalmente una "prueba evidente" de discriminación sexista sistémica contra las mujeres. 

Realidad: En primer lugar, observemos que en la década de 1970 se decía que las mujeres ganaban aproximadamente el 65% de lo que ganaban los hombres. Hoy en día, esa cifra es de aproximadamente el 80%. Así pues, sea cual fuere la causa de la brecha salarial, se ha reducido desde los años setenta. 

La cifra del 77% de Obama es simplemente la diferencia en los ingresos medios anuales de los trabajadores y trabajadoras de tiempo completo. Está comparando manzanas y naranjas, ya que no tiene en cuenta las diferencias en ocupaciones, posiciones, educación, ocupación laboral u horas trabajadas por semana. 

Cuando se consideran estos factores relevantes, la brecha salarial se reduce hasta el punto de desaparecer. Más que desaparecer, en algunos países, como en el Reino Unido, la diferencia de retribución se invierte:

"Cuando se comparan las tarifas por hora, una encuesta reciente del Reino Unido revela que la diferencia salarial se invierte de 20 a 40 años. Las cifras recopiladas por la Asociación de la Prensa muestran que entre los 22 y 29 años de edad, una mujer suele ganar 1.111 libras esterlinas más al año que sus homólogos masculinos. La 'brecha salarial inversa' se extiende a los trabajadores de entre 30 y 39 años, en el que las mujeres ganan un 0,2% más que los hombres". 


Estas cifras sólo tienen en cuenta la tarifa horaria y dejan a un lado el hecho de que los hombres y las mujeres no trabajan de la misma manera. 

A continuación se presentan los factores que generalmente favorecen a los hombres y ayudan a explicar por qué los hombres ganan más. Demuestra que los hombres tienden a ganar más dinero no porque sean privilegiados, sino porque su aportación de trabajo es diferente. Esta lista fue compilada del excelente libro de Warren Farrel, Why Men Earn More: The Startling Truth Behind the Pay Gap - and What Women Can Do About It (Por qué los hombres ganan más: La sorprendente verdad detrás de la brecha salarial - y qué pueden hacer las mujeres al respecto):




Los hombres gravitan más hacia ocupaciones de mayor remuneración en tecnología y ciencias duras (por ejemplo, ingeniero petrolero). 
Los hombres eligen ocupaciones de mayor riesgo y pago con mayores riesgos de seguridad para lesiones y fatalidades en el trabajo (por ejemplo, trabajadores de campos petroleros, techadores y madereros). 
Los hombres están más dispuestos a trabajar al aire libre en ambientes de trabajo incómodos y físicamente exigentes (construcción, trabajadores de campos petroleros, pesca comercial, tala). 
Los hombres están más dispuestos que las mujeres a elegir trabajos exigentes e intensos en los que no se puede salir al final de la jornada laboral (por ejemplo, abogado corporativo, personal de la Casa Blanca). 
Los hombres seleccionan trabajos con salarios más altos pero con menor satisfacción personal (contable fiscal). 
Los hombres seleccionan trabajos con mayores riesgos financieros y emocionales (por ejemplo, capitalista de riesgo). 
Los hombres están más dispuestos que las mujeres a trabajar los peores turnos en las peores horas. 
Los hombres a menudo eligen subcampos de pago más altos (por ejemplo, cirugía y anestesiología). 
Los hombres están más dispuestos a trabajar en ambientes sucios o desagradables con un contacto humano mínimo (por ejemplo, guardias de prisiones, trabajadores del acero, camioneros). 
Los hombres trabajan más horas por semana y más semanas durante el año que las mujeres en promedio. 
Los hombres invierten con más frecuencia que las mujeres en la actualización de sus habilidades con mayores beneficios económicos (por ejemplo, una maestría en informática frente a una maestría en educación). 
Los hombres son más propensos que las mujeres a tener más años de experiencia continua en su ocupación actual. 
Los hombres son menos propensos que las mujeres a ausentarse del trabajo (visitas al médico, días de baja por enfermedad, tomar tiempo libre cuando los niños están enfermos, etc.). 
Los hombres están más dispuestos que las mujeres a tolerar tiempos de viaje al trabajo más largos. 
Los hombres están más dispuestos a reubicarse, especialmente a lugares no deseados, a petición de su empresa. 
Los hombres están más dispuestos que las mujeres, en promedio, a viajar extensamente como parte del trabajo. 
Los hombres están más dispuestos que las mujeres a asumir el riesgo de un ingreso variable, por ejemplo, que se les pague por comisión frente a un salario fijo. 
Los hombres a menudo producen más, por ejemplo, artículos de investigación académica para profesores universitarios. 

El gráfico que se presenta a continuación ilustra el primer punto tratado en la lista anterior y muestra cómo los hombres eligen predominantemente carreras bien remuneradas, mientras que las mujeres eligen empleos con salarios predominantemente bajos: 

Empleo mejor remunerado y peor remunerado por género y salario medio.

Eventualmente, incluso las feministas tuvieron que dar marcha atrás a los años de propaganda y finalmente admitieron que la brecha salarial se debe principalmente a las decisiones de las mujeres:

"La Asociación Americana de Mujeres Universitarias (AAUW) finalmente ha admitido que la 'brecha salarial de género' es causada principalmente por las elecciones de las mujeres, no por la discriminación". 


Sin embargo, este retroceso no es más que palabrería, ya que el mito de las diferencias salariales sigue siendo ampliamente difundido en los medios de comunicación, la academia y las escuelas. 

4/ Los hombres son abusadores de niños 

Narrativa: Los hombres son intrínsecamente violentos. Golpean a sus esposas y golpean a sus hijos. Eso es lo que Kahneman y Tversky (1982) llaman un "heurístico representativo", donde los agresores tienen atributos de masculinidad, y sólo ellos representan un riesgo para el niño. 

Realidad: De hecho, dos estudios importantes sobre la violencia contra los niños y niñas sacaron conclusiones muy similares. Las madres son más propensas que los padres a ser violentas con sus hijos.

los niños están casi tres veces más expuestos a la violencia de las madres 
4.3% expuestos a violencia severa de sexo masculino a sexo femenino 
11,4% expuestos a violencia severa de sexo femenino a sexo masculino 

McDonald et al., 2006

En una encuesta realizada por el Ministerio de Salud de Canadá en 2001, se comprobó que las madres cometieron 4 de cada 5 tipos de violencia con mayor frecuencia que los padres:

Las madres biológicas (en comparación con los padres biológicos) son más propensas a ser el perpetrador confirmado de la violencia: 

abuso físico (47 contra 42%) 
negligencia (86% vs. 33%) 
maltrato emocional (61% vs. 55%) 
categorías múltiples (66% contra 36%) 

El padre biológico es el perpetrador más probable de abuso sexual (15% vs. 5%). 


Una encuesta estadounidense sobre el maltrato infantil realizada en 2004 entre más de 700.000 personas reveló una brecha de género aún mayor que la encuesta canadiense: encontró que las madres tienen más del doble de probabilidades que los padres de maltratar a sus hijos. 


El maltrato de los niños, perpetrado por las madres, es mayor en términos de prevalencia y también de grado. Según esa encuesta norteamericana de 2004, entre todos los casos de niños que murieron de maltrato en 2003, el 30,5% fueron causados por la madre y el 18,2% por el padre. 

El hecho de que las madres tiendan a pasar más tiempo que los padres en la crianza de sus hijos es probablemente un factor importante, pero estos datos disipan el mito de que son los hombres quienes son predominantemente crueles con los niños. 

5/ Acusador Femenino = Víctima 

Andrea Dworkin

Narrativa: Cuando se trata de asuntos tan personales y sensibles como el abuso sexual, las mujeres no tienen ninguna razón para mentir. De hecho, se necesita mucho coraje para superar la vergüenza y compartir memorias tan dolorosas. 

Realidad: Hombres y mujeres mienten. Esto se agrava cuando el sistema legal protege excesivamente al acusador, despoja al acusado de sus derechos más elementales y revierte las acusaciones cuando la carga de la prueba recae sobre el acusado en lugar del acusador. El concepto de "inocente hasta que se demuestre lo contrario", que ha prevalecido durante siglos, se ha vuelto contra él. En un espantoso giro totalitario, muchos hombres son hoy declarados culpables hasta que se demuestre su inocencia.

Hoy en día, los trabajadoras sociales y los abogados alientan a las mujeres a presentar acusaciones contra sus parejas y cónyuges, tienen incentivos financieros (obtener la casa, la pensión alimenticia), tienen total anonimato (mientras que el nombre del acusado es ampliamente reportado), son inmunes a ser demandadas por hacer falsas acusaciones, los tribunales civiles ofrecen menores estándares de evidencia, y más. 

Los artículos sobre el tema políticamente delicado de las acusaciones falsas de violación son escasos, pero sin embargo existen:

"El sociólogo de la Universidad Purdue, Eugene J. Kanin, encontró que 'el 41% del total de los casos de violación resueltos fueron declarados oficialmente falsos' durante un período de nueve años, es decir, tras la admisión de la parte acusadora de que no se había producido ninguna violación y que el cargo, por lo tanto, era falso. 

Un estudio de seguimiento en una universidad encontró que el 50% de las acusaciones eran falsas, de nuevo puramente por la retractación de la parte acusadora. 




Las acusaciones no retractadas ciertamente elevan mucho más el porcentaje real de acusaciones falsas. Kanin concluyó que "estas falsas alegaciones parecen cumplir tres funciones principales para la parte acusadora: proporcionar una coartada, buscar venganza y obtener compasión y atención". 

Stephen Baskerville, The New Politics of Sex

Aquí hay dos ejemplos de acusaciones falsas flagrantes y totalmente documentadas. Primero, una porrista llama a la policía y dice que su novio la intentó estrangular y la golpeó. La policía está a punto de arrestar al hombre cuando él provee un video que muestra que en realidad es exactamente lo opuesto a lo que pasó:


En el segundo caso, la novia de un joven abogado amenaza con hacer una acusación falsa de violencia doméstica contra él para sacarlo de su casa:


¿Cuántos otros casos existen en los que los hombres no recogieron pruebas de las acusaciones falsas, y así terminaron en prisión basándose únicamente en esas acusaciones falsas? 
Un factor crítico cuando se miente a las autoridades es si la mentira será creída o no. El siguiente documento evaluó los sesgos de las autoridades en los casos de violencia doméstica, dependiendo de si el perpetrador era hombre o mujer:

Cuando una mujer llamó a la policía para denunciar la violencia intrafamiliar, el hombre fue expulsado de la casa en el 41,4% de los casos. Cuando un hombre llamó, la mujer fue expulsada de la casa en el 0% de los casos.

Cuando una mujer llamó, el hombre fue amenazado de inmediato con arresto en 28.2% de los casos. Cuando un hombre llamó, la mujer fue amenazada con arresto en 0% de los casos.

Cuando una mujer llamó, el hombre fue amenazado con arresto en una fecha posterior en el 10.7% de los casos. Cuando un hombre llamó, la mujer fue amenazada con arresto en una fecha posterior en 0% de los casos.

Cuando una mujer llamó, el hombre fue arrestado en 15.2% de los casos. Cuando un hombre llamó, la mujer fue arrestada en 0% de los casos. En 12.1% de los casos en los que el hombre llamó, fue el hombre mismo quien fue arrestado.1985 Encuesta Nacional de Violencia Familiar de Estados Unidos, realizada por Murray A. Straus y Richard J. GellesEstas encuestas muestran que es muy poco probable que los hombres denuncien la violencia (violación, violencia doméstica, maltrato infantil) cometida por su cónyuge porque, en el mejor de los casos, no se les creerá y, en el peor de los casos, son ellos los que terminarán tras las rejas. Curiosamente, eso es precisamente lo que muchas mujeres afirman que les sucede cuando denuncian violaciones. 

Por el contrario, se anima a las mujeres a reportar porque sus alegaciones (ya sean verdaderas o falsas) son más probables de ser creídas, e incluso si la acusación es falsa, no enfrentarán ninguna repercusión legal. 

Como resultado, es probable que todas las estadísticas anteriores estén sesgadas por los reportes de menos de hombres y los reportes de más de las mujeres. Teniendo en cuenta este sesgo de denuncia, aumentaría aún más la prevalencia de la violencia doméstica, los malos tratos a los niños y las violaciones perpetradas por mujeres. 

Un ejemplo ilustra perfectamente los efectos maquiavélicos de las mentiras feministas: el cuidado de acogida familiar. En teoría, esos servicios están diseñados para proteger a los niños del maltrato que sufren en el hogar. 

La prevalencia de denuncias falsas sobre abuso infantil durante las disputas de custodia es sorprendentemente alta: 55%. Por lo tanto, la mayoría de los casos están, en el mejor de los casos, distorsionados, en el peor de los casos son puramente inventados. 

Pero las acusaciones falsas de maltrato infantil pueden conducir a la colocación en hogares de acogida familiar de un niño que hasta entonces había vivido una vida pacífica, libre de negligencia y violencia. En los hogares de acogida familiar, el niño probablemente experimentará una vida mucho menos pacífica:

"Hay 10 veces la tasa de maltrato físico y más de 28 veces la tasa de abuso sexual de niños en hogares de grupos que en la población general ". 

Stephen Baskerville, The New Politics of SexEs más que un poco irónico (y decididamente trágico) que el resultado de la exageración feminista en torno al abuso infantil en la unidad familiar sea la facilitación del traslado de los niños de los hogares familiares seguros a los centros de acogida donde el niño es más probable que experimente abuso. 

Conclusión 

La violación, la violencia doméstica y el abuso infantil se limitan a una pequeña parte de la población y, en general, las cifras revelan una disminución general. También está claro que la brecha de género está muy distorsionada. Hombres y mujeres ganan dinero, violan, maltratan y maltratan a sus hijos en proporciones comparables. 

Éste es un punto muy importante y debe impedir cualquier tipo de generalización orientada al género. Las cifras muestran que un pequeño porcentaje de adultos actúa violentamente. Los factores predictores más importantes para tales comportamientos tienen poco que ver con el género, pero están fuertemente correlacionados con factores como los trastornos de personalidad, la emocionalidad negativa, el trauma experimentado durante la infancia, etc. 

A pesar de esta igualdad de género en términos de violencia y salario, cabe destacar la tendencia al alza de la violencia perpetrada por las mujeres en los últimos años. 

"Quiero ver a un hombre golpeado hasta que quede como una masa sangrante, con un tacón alto en la boca, como la manzana en la boca de un cerdo." Cita de Andrea Dworkin, líder feminista y defensora del incesto y la pedofilia.Uno podría preguntarse si esto no es el resultado de mentiras feministas infectando algunas mentes. Durante décadas, las feministas han representado a las mujeres como víctimas: maltratadas, violadas y discriminadas por los hombres. Esto podría haber desencadenado una ola de resentimiento, derechos, "empoderamiento" y odio entre muchas mujeres, lo que, a su vez, ha llevado a un aumento de la violación sexual de hombres, el maltrato infantil y la violencia doméstica. 

Aquí se puede ver la naturaleza muy kafkiana del movimiento feminista en su totalidad. Las feministas fantasean sobre un mundo dominado por la cultura de la violación y los hombres violentos, pero están creando casi lo contrario: un mundo en el que cada vez más mujeres adoptan el crimen y la violencia contra los hombres, las personas a las que esos mismos crímenes fueron injustamente atribuidos en primer lugar. 

Siempre habrá individuos patológicos junto con sus ideologías destructivas. Eso es algo que no podemos cambiar. Lo que podemos cambiar es cómo percibimos y abordamos este problema. Son los mismos individuos patológicos que crean movimientos revolucionarios señalando con el dedo a un sector de la población como chivo expiatorio (la nobleza, la burguesía, los judíos). 

Es una distracción, simple y llanamente, que canaliza la ira justificada de la gente hacia el culpable equivocado: el chivo expiatorio en lugar de los patológicos titiriteros. 

Las feministas le dicen a las mujeres que todos los problemas de las mujeres se deben a los hombres. Esta técnica de chivo expiatorio puede ser muy efectiva porque ofrece una mentira muy cómoda, que luego se proyecta sobre el otro y exonera a las mujeres de cualquier responsabilidad. 

Éste es el núcleo mismo del credo feminista/postmodernista, donde el otro es el infierno, el otro es la fuente de todo el sufrimiento, el otro es la dominación. Pienso que el mensaje para recordar es justamente lo contrario; dejemos de proyectar sobre los demás nuestra propia debilidad, nuestros miedos y nuestra vergüenza; dejemos de tratar de cambiar al otro con nuestra visión arbitraria, despótica y distópica de lo que es el bien. 

Centrémonos en la única cosa que potencialmente podemos cambiar -nosotros mismos- y en vez de alimentar nuestra importancia personal -ya sea expresada en forma de autocompasión, victimización, grandeza o culpabilidad- tomemos responsabilidad por nuestras vidas y nuestras sociedades y veamos el mundo y a nosotros mismos no como quisiéramos que fueran, sino como son. Sólo desde una posición de plena comprensión de nosotros mismos y de los demás podemos esperar tomar las decisiones correctas que resulten en un mundo mejor para todos.
Pierre Lescaudron
dom, 21 ene 2018 17:00 UTC

Pierre Lescaudron (MSc, MBA) siguió la carrera en la gestión ejecutiva, consultoría y enseñanza de posgrado en áreas de alta tecnología.
Luego se convirtió en editor y escritor de SOTT.net, cumpliendo su sueño de investigación la ciencia, la tecnología y la historia.
Pierre es un Instructor Certificado de Éiriú Eolas y disfruta construyendo cosas en su tiempo libre.

https://es.sott.net/article/57739-Cinco-mentiras-feministas-que-damos-por-hecho

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".