lunes, 30 de abril de 2018

El misterio de las cajas «extraterrestres» de 100 toneladas descubiertas en Egipto

Pesan más de 100 toneladas, son de granito sólido de Asuán y están diseñadas con precisión para tolerancias que se considerarían notables incluso hoy en día.

Entonces, ¿cómo los antiguos egipcios construyeron y colocaron las 24 extrañas y siniestras cajas negras con forma de ataúd descubiertas enterradas en un sistema de cuevas en la ladera, a 12 millas al sur de La Gran Pirámide de Giza? y ¿por qué?

La habilidad del corte de piedra, con una precisión de tan solo unas pocas micras, es tan notable que algunos expertos han llegado a la conclusión de que no fueron construidos para los faraones de Egipto sino que de hecho fueron abandonados en la tierra por una raza extraterrestre y simplemente los faraones se apropiaron de ellas.




El verdadero propósito y función de las cajas sigue sin estar claro, pero fueron claramente importantes, ya que fueron cortadas con tal precisión que permanecerían herméticas durante muchos milenios.

Se cree que las tumbas son los lugares de enterramiento de los toros Apis, adorados como deidades en el Antiguo Egipto.

Son conocidos como el Serapeum de Saqqara en la ahora abandonada ciudad de Memphis, Egipto.

En egiptología, un serapeum es un templo u otra institución religiosa dedicada a la deidad sincrética greco-egipcia Serapis, que combinaba aspectos de Osiris y Apis en una forma humanizada.

Serapis fue reconocido en toda la región del Mediterráneo y emerge en las religiones griega y gnosílica, generalmente bajo el disfraz de un hombre con un perro de tres cabezas en una cadena.

Se cree que el lugar de enterramiento formal fue construido hace unos 3300 años por Ramsés II.

La exactitud con que fueron construidos deja estupefactos a los investigadores.

Las investigaciones recientes sugieren que era un lugar de entierro de toros Apis, que fueron adorados como encarnaciones del dios Ptah.

Egiptólogos dicen que debido a que los toros fueron honrados como dioses Jaemuaset, un hijo de Ramsés II ordenó que un túnel se excavara a través de una de las montañas en el sitio y diseñado con cámaras laterales que contienen grandes sarcófagos de granito de hasta 100 toneladas cada uno, para mantener los restos momificados de los toros.

Se creía que los toros Apis eran encarnaciones del dios Ptah

El templo fue descubierto por Auguste Mariette, que había ido a Egipto para recoger manuscritos coptos, pero luego se interesó por los restos de la necrópolis de Saqqara.

En 1850, Mariette encontró la cabeza de una esfinge sobresaliendo de las cambiantes dunas de arena del desierto, despejó la arena y siguió el bulevar hacia el sitio.

Después de usar explosivos para despejar las rocas que bloqueaban la entrada a la catacumba, excavó la mayor parte del complejo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".