sábado, 5 de mayo de 2018

Científicos holandeses crean un embrión artificial y logran transferirlo al útero

Un equipo de científicos de la Universidad de Maastricht ha desarrollado un embrión utilizando células madre distintas a los espermatozoides y los óvulos y ha conseguido transferirlo al útero de un ratón.

Los investigadores, que desarrollaron «por primera vez» en laboratorio in vitro estas estructuras parecidas a embriones naturales en su origen, esperan que este trabajo ayudará a entender cómo se forma la placenta y cómo el embrión se implanta en la mucosa del útero.

Cuando son transferidas in utero, las esferas celulares, obtenidas a partir de dos tipos de célula madre de roedor, activan mecanismos de adaptación parecidos a los observados durante la implantación en la pared uterina.




Embriones artificiales cultivados en laboratorio. Aunque estas estructuras embrionarias precoces no evolucionaron hasta el estado de embriones maduros, sirvieron a los investigadores como modelo de estudio del desarrollo del embrión en sus inicios, una etapa todavía poco conocida.

Pocos días después de la fecundación, el óvulo de mamífero se desarrolla normalmente en blastocisto, que corresponde al embrión en las primeras etapas de su desarrollo.

Se trata entonces de una estructura esférica compuesta de una capa de células externas (la futura placenta) que envuelve una cavidad llena de líquido que contiene una masa de células embrionarias.




El fracaso del desarrollo del embrión sería debido a la ausencia de un tercer tipo de células «que tiene un papel esencial en la estructuración del embrión (…) y que está mal producido por las células madre embrionarias», precisa el profesor Robin Lovell-Badge, según el Science Media Centre.

Obtener resultados comparables con células humanas sigue siendo un gran desafío para los investigadores que querrían crear embriones humanos de esta manera.




¿Clonación humana?

Por su parte, el profesor Nicholas Rivron de la Universidad de Maastricht, líder del grupo de investigación, piensa que un embrión desarrollado podría crearse en solo tres años más, empero, un embrión humano tomará décadas de pruebas.

«Los embriones son muy preciados, pero es imposible utilizarlos para detectar medicamentos que podrían ayudar con la fertilidad sin el suficiente número de ellos. Con los blastocistos artificiales podemos ampliar los números y con el tiempo llegar a comprender por qué algunos embriones no se implantan», explica Rivron.

Los autores de avance han matizado que no tienen la intención de reproducir este experimento con células humanas y han aclarado que, antes de hacerlo, se necesitaría la autorización del gobierno.

 «No creo en el uso de los blastocistos para la reproducción humana. Sería clonar a alguien que ya está vivo. Es éticamente muy cuestionable», agrega en declaraciones a Mail Online.

El profesor Robin Lovell-Badge del Instituto Francis Crick en Londres expresó que mientras el desarrollo puede considerarse un gran avance en la ciencia, es un alivio que aún no pueda aún ser utilizado para crear, por ejemplo, un lote de humanos genéticamente idénticos. «Incluso sería ilegal —al menos en el Reino Unido— implantar los embriones en una mujer», concluye.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".