jueves, 31 de mayo de 2018

Ruinas en la luna: Un misterio ENCUBIERTO durante Decadas



Ciudades selenitas. Las construcciones ocultas de la luna.

LA TRANSMISIÓN DEL APOLO 11
Parte de la transmisión que, según Otto Binder (ex-empleado de la NASA), algunos radioaficionados recogieron con sus propios equipos VHF, el día de la llegada del Apolo 11 a la Luna:



Astronauta 1: ¡Pero! ¿Qué es aquello?
Astronauta 2: ¿Tenéis alguna explicación?
–BEEP–
Houston:No tenemos, ¡no os preocupéis, seguid con el programa!
–BEEP–
Astronauta 1: Oh chico, es, es increíble! ¡Esto es fantástico, no lo habrías podido ni imaginar!
–BEEP–
Houston:Roger ¡Lo sabemos, id por el otro lado!
–BEEP–
Astronauta 1: ¿Pero qué tipo de maravilla es esto? ¡Es increíble! …Dios… ¿qué es eso?
–BEEP–
Astronauta 1: ¿Me decís qué demonios es eso?
Houston:¡Usad Tango, Tango!
–BEEP–
Astronauta 1: ¡ah, ahora hay una especie de luz allí!
–BEEP–
Houston: Roger, ¡Cambiamos la comunicación, usen Bravo Tango, Bravo Tango, y seleccionen Jezebel, Jezebel!
–BEEP–
Astronauta 1: …¡Sí!… pero todo esto es increíble!

Sin embargo, las pruebas de este encuentro en la Luna son muy débiles.

Neil Armstrong, el primer hombre que pisó la Luna, informó al investigador Timothy Good que no se registró, ni se encontró, ni se vio ningún objeto durante la misión del Apolo 11, ni en ningún otro vuelo Apolo que no fuese natural.


Únicamente Maurice Chatelain (experto en comunicaciones de la NASA) confirmó que un retardo de tiempo en la transmisión del diálogo entre el centro de control y el Apolo 11 permitió a la NASA censurar la información referente a los visitantes.

También cierto profesor, que desea permanecer en el anonimato, mantuvo una conversación con Neil Armstrong durante un simposio:

– Profesor: ¿Qué ocurrió realmente con Apolo 11?

– Armstrong: Fue increible; claro, pero el hecho es que nos advirtieron que debíamos irnos. Nunca se nos dijo nada sobre una estación lunar…

– Profesor: ¿Qué quiere decir con eso de que “nos advirtieron que debíamos irnos?”.

– Armstrong: No puedo entrar en detalles, excepto para decir que sus naves eran muy superiores a las nuestras en tamaño y tecnología.

– Profesor: ¡Pero la NASA envió otras misiones después de Apolo 11!

– Armstrong: Naturalmente, la NASA estaba comprometida en esa época y no podía arriesgarse a desatar el pánico en la Tierra, pero sí, fue algo rápido y de ida y vuelta.

Según el Dr. Vladimir Azhazha, presidente del Centro de OVNIs de Moscú: “Neil Armstrong transmitió al Centro de Control un mensaje de que dos objetos grandes y misteriosos los observaban cuando alunizaron. Pero este mensaje nunca fue oído por el público, ya que la NASA lo censuró.”
El Dr. Aleksandr Kasantsev afirma que Aldrin hizo un grabación en color de los OVNIs desde el interior del módulo.

Más tarde, en 1985, el astronauta Gordon Cooper, hizo una alarmante advertencia: “Creo que… vehículos extraterrestres y sus tripulaciones nos están visitando desde otros planetas, y que están técnicamente mas avanzados que nosotros.

Considero que necesitamos un programa de alto nivel para recoger y analizar la información referente a cualquier tipo de encuentro y para determinar la mejor manera de relacionarnos amistosamente con estos visitantes.”

Periódico ruso dice que existen vestigios humanos en la Luna y que EEUU oculta la verdad

Los eruditos no pueden explicar esta franja ancha en la Luna, que se parece a una franja de despegue y alunizaje.

Despedidos altos funcionarios de la NASA ofrecieron el 30 de octubre de 2006 una conferencia de prensa, en la cual revelaron un secreto mantenido por el gobierno norteamericano durante cerca de 40 años: Existen vestigios de construcciones humanas en la Luna.

Según reveló el periódico ruso “Komsomolskaya Pravda”, en el Club Nacional de la Prensa en Washington se celebró el día 30 una conferencia, convocada por Ken Johnston, director de la Sección de Conservación de Fotos del Laboratorio de la NASA sobre la Luna despedido repentinamente el 23 de octubre, y el ex asesor de la NASA Richard Hoagland; ambos habían participado en el proyecto “Apolo” y el último presidió la transmisión del alunizaje de Apolo por la televisión en vivo y en directo.

Johnston confirmó lo siguiente: En los años 70 del siglo pasado, astronautas norteamericanos vieron y registraron con cámaras fotográficas “vestigios de construcciones humanas de antigüedad remota” en la Luna y fotografiaron algunos vestigios tecnológicos.



Al traer las fotos a la Tierra, las entregaron a Johnston, responsable de la conservación de fotos; dirigentes de la NASA le ordenaron destruirlas y, sin embargo, esas fotos fueron secretamente conservadas por él. Casi 40 años después, Johnston decidió publicar estas fotos que estremecerían al mundo.

Al mismo tiempo, acusó a la NASA de falsificar, pues todas las fotos oficialmente dadas a conocer pasaron por un tratamiento especial y, en particular, las fotos del alunizaje fueron modificadas.

Hoagland dijo: Los astronautas también trajeron de regreso algunos productos artificiales, cuyas tecnologías ya han sido utilizadas por Estados Unidos, Rusia, China, India y Japón. Estos países están llevando a cabo una nueva rueda de contienda por la Luna.

Que yo sepa, los norteamericanos trajeron de regreso a la Tierra un secreto sorprendente descubierto durante la permanencia de los astronautas en la Luna y mantuvieron en confidencialidad este secreto durante muchos años. “La nueva rueda de contienda tendrá un desenlace y, a diferencia de la competencia política con Rusia hace 50 años, este desenlace decidirá el destino de todos y cada uno de los seres humanos de la Tierra.”



Estas dos personas acabaron definitivamente la situación tranquila, pues si se cree en lo que ellas han dicho, la historia escrita por la NASA está llena de mentiras. No obstante, la NASA sí realmente tiene derecho a no dar a conocer las informaciones científicas, tecnológicas y relacionadas con la humanidad y está libre de la vigilancia del Congreso, lo que constituye una protección facilitada por el Departamento de Defensa de Estados Unidos. Hoagland señaló claramente que además de la verdad encubierta sobre la Luna, también fue ocultado el hecho de que la nave no tripulada “Pirata” de 1976 descubriera microbios en la superficie de Marte.

Debido a que recibió muy tarde la noticia, el mencionado periódico no informó con mayores detalles sobre las pruebas concretas, pero las dos fotos publicadas pueden comprobar algunas cosas.

Según otra información, Edwin E. Aldrin, uno de los pilotos de “Apolo XI”, dijo hace poco que había visto OVNI en la Luna. Y, no hace mucho, desaparecieron las maletas 698, 699 y 700 en que se conservaban los registros del alunizaje de “Apolo XI” de 1969. También hay una versión en el sentido de que esta decisión norteamericana de “dar a conocer” tiene algo que ver con el satélite “Chang´E I” lanzado el 24 de octubre por China.

El Mirlo Rojo” de la serie emitida por TVE “Planeta Encantado” de J. J. Benitez.
El argumento de “El Mirlo Rojo” es una historia ya muy conocida entre los creyentes en la ufología: que la NASA, en sus viajes a la Luna, encontró ruinas que evidenciaban la existencia de civilizaciones extraterrestres, y procedió a su destrucción para ocultar al gran público tan sensacional hallazgo. Aquí tenéis las tan discutidas imágenes, una prueba irrefutable de la existencia de las ruinas lunares para unos, y un fraude ridículo para otros.





13 abril, 2018
http://www.unsurcoenlasombra.com/las-documentadisimas-ruinas-en-la-luna275/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".