martes, 19 de junio de 2018

Los rescatados del «Aquarius» huyen de Valencia: «Estoy esperando que vengan a recogerme a la gasolinera»

LAS PRIMERAS COMPRAS DE LOS "REFUGIADOS" DEL AQUARIUS: TABACO, CHUPITOS Y PAGANDO CON BILLETES DE 100 EUROS...

Varios inmigrantes del «Aquarius» están abandonando el centro de acogida en Cheste. Tienen 45 días de libre circulación por territorio Schenguen y, si no solicitan asilo en ese plazo, pasarían a ser ilegales

Sami (izquierda) y Seife, dos argelinos que se conocieron durante el rescate del «Aquarius», relatan a LA RAZÓN el periplo que les llevó a Valencia / Cipriano Pastrano


«¿Me dejas hacer una llamada desde tu móvil?», dice Hakim. «Bueno... vale», contesta Raquel (nombres ficticios). Porque ¿quién no va a hacerle ese pequeño favor a alguien que ha estado once días a la deriva en el mar?Así han comenzado a gestionar muchos inmigrantes que llegaron en el «Aquarius» sus salidas del centro de acogida habilitado en una residencia de estudiantes de Cheste. No están recluidos y, por tanto, pueden salir a la calle. Ayer muchos salieron por los alrededores de este «campamento base» para comer, comprar tabaco, pasear y, algunos, para huir a otra ciudad o país. Probablemente ya no regresen nunca a Cheste.



 Muchos aprovecharon esta primera salida para llamar a sus conocidos en España o a «contactos» que quizás les hayan pasado las mafias para continuar su periplo. Desde que llegaron a Valencia obtuvieron un permiso de 45 días para circular por todo el territorio Schengen; tiempo en el que pueden solicitar el asilo o las recomendaciones que les haga el abogado de oficio. «He quedado aquí, en la gasolinera y me voy a Sagunto», decía uno de ellos a LA RAZÓN. Otro trataba de explicarle a alguien que no conocía mucho la zona donde exactamente se encontraba porque sólo podía hacer llamadas pero no tenía conexión a internet para enviar su ubicación.

Aunque fuentes cercanas a la organización de la acogida en España del «Aquarius» ya preveían que esto iba a suceder, desde Cruz Roja no esperaban esta «huida» y ayer se sorprendían de que muchos no regresaran a cenar. «Sabíamos que habían estado todo el día fuera pero creíamos que volverían», dice un trabajador social. Y es que el día, al menos una docena de ellos, lo pasaron en el cercano restaurante de carretera Los Torrijos. 

Es el único que hay en la zona porque el pueblo de Cheste queda a unos cinco kilómetros. A la camarera le sorprendió que pidieran chupitos de whisky y que compraran tanto tabaco. «Me han dejado la máquina vacía», decía a mediodía. «Me ha llamado mucho la atención que me pagaran con billetes de 100». «Había uno que tenía en una bolsa un fajo de billetes de 50 pero se veía que estaban mojados. No sé donde habrán cambiado a euros, los traerían ya antes de coger el barco», apuntaba otro camarero. 

A los del «Aquarius» se les reconoce rápido porque van todos igual vestidos, con el kit de emergencia que les dio Cruz Roja nada más bajar del barco: chándal negro nuevo y zapatillas deportivas con suela blanca muy ancha. Recibir este kit y comer un menú «halal» fue lo segundo que hizo Sami Benosmone, de 28 años, al pisar, al fin, tierra firme. Fue de los primeros porque llegó en el «Dattilo», la primera de las embarcaciones. 

Lo primero que hizo fue un control policial. La Policía Nacional les asignó un NIE a cada uno con el nombre y la edad que dieron (venían indocumentados). Se les tomó las huellas y les hicieron fotos. «¡Parecía un criminal: de frente y de perfil!», cuenta riendo. Él es argelino pero se fue a trabajar a Libia y le pilló la guerra. Dice que tenía 21 años cuando decidió dejar su país porque es el hermano mayor y quería ganar más dinero para ayudar en casa. Comenzó a trabajar para un «hombre rico» en la ciudad de Zuara, ciudad costera al noroeste de Libia. 

Hacía labores de pintor en la mansión cuando la guerra comenzó a hacerse más cruenta. «Un día andando por la calle me pararon unos tipos y me dijeron que eran del Ejército. Me pidieron el pasaporte y dinero a cambio de devolvérmelo pero yo no llevaba nada encima. Me lo rompieron en mi cara y me quedé indocumentado», explica. Entonces el hombre para el que trabajaba se aprovechó de su situación y le hizo esclavo.

 «Me dejó de pagar y me daba comida cada dos días. Un día peleamos y me agredió con un cuchillo», dice mostrando una cicatriz en el costado. En la calle, muchos se enteraron de que no tenía pasaporte y me intentaron captar para terrorista del Daesh». Le ofrecían mucho dinero pero él no quería.

 «Soy un musulmán que ama la vida, no podría matar pero ellos sí querían matarme a mí por negarme. Por eso tenía que salir del país». Pero cerraron las fronteras y él no tenía ningún documento que acreditara que era ciudadano argelino. «Cada día escuchaba tiros, mi cabeza enfermó, tenía que salir». La única vía, explica, era el mar. 

Y como casi todas las salidas están controladas por las mafias. «Nadie puede salir de forma ilegal por su cuenta», asegura. «Tuve que pagar 1.000 euros por una plaza en una zodiac. Íbamos casi cien personas en cada una y aquella noche salimos seis». Hace casi quince días de esto. Pasó «mucho frío de noche, mucho calor luego, pero sobre todo mucho miedo». Como eran los últimos días del Ramadam no le importó estar sin comer. Pero allí estaban a la deriva, esperando que alguien les rescatara. El conductor de la lancha no es más que otro inmigrante que quiere huir pero, a cambio de hacer esta labor, no tiene que pagar nada a la mafia, según Sami. 

Tras un día en el mar, llegó el «Aquarius». Ya se había hecho colega de un compatriota, a quien conoció en la Zodiac. Se llama Seife, tiene 30 años y ahora son «hermanos». Seife aún tiene heridas en los labios del agua salada y el sol abrasador durante tantos días. «Cuando subimos nos sentimos aliviados pero al poco Italia no nos dejaba entrar y ése iba a ser nuestro destino, según el de la mafia al darle el dinero». A Sami se le llenan los ojos de lágrimas cuando recuerda el momento en el que pensaba que volvían a Libia. 



«Me hubiera tirado al agua. Prefiero morir ahogado. Aún tengo ataques de ansiedad por la guerra». Entonces llegó la noticia de que España les acogería. «Aquel día hicimos una fiesta en el barco. Bailamos, cantamos y fumamos mucho». Y después de once días navegando, al fin pisó Valencia. «No me había mareado en el barco y al pisar el puerto sentí mareo al ver que nada se movía pero el médico me dijo que era normal». 

Tras tomarle la tensión, la temperatura y auscultarle se pesó. Había perdido diez kilos. «Mira cómo estoy, yo antes era fuerte, soy boxeador y muy deportista». Sami es uno de los que quiere ir a Francia. Además de que tiene familia, dice que allí es más sencillo conseguir permiso de residencia. ¿Por qué? «Ah, no sé, eso dice Macron», afirma.

https://www.larazon.es/sociedad/dia-1-los-rescatados-huyen-de-espana-HK18742014

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".