miércoles, 6 de junio de 2018

Los seis remedios de Tabarnia para derrotar a Tractoria

Jaume Vives, micrófono en mano, asomado al balcón de su casa, en la calle Balmes de Barcelona (el "balcón de la resistencia"), desde donde se hizo famoso por sus proclamas con humor y desparpajo contra los indepes. CRÓNICA

Cómo enfrentarse a la Cataluña independentista y excluyente, según Jaume Vives, el portavoz de Tabarnia, que ha convertido su 'biblia' en libro

"Regala una sonrisa a los que te insultan; ve TV3, tiene unos efectos parecidos a la fibra; dispara sin miedo en redes sociales..."

Hablando en plata, vivir en Cataluña se está volviendo un coñazo -con el permiso de las feministas modernas enemigas del diccionario-. No vayan tampoco ustedes a alarmarse, no hay revolución en las calles. Para eso hace falta miseria y valentía, y aquí nos faltan las dos. Sólo tenemos a algunos burgueses protestones, algún contenedor que ilumina y poco más. No es ese el problema.



Lo que en esta preciosa tierra pasa es algo mucho más grave. Odio, desprecio, tensión y personas separadas por las malditas ideas.

Y aunque es jodido encontrar a alguien que pueda tirar la primera piedra, es fácil descubrir quiénes han montado todo el tinglado. Cuatro ricachones provistos de una buena dosis de bilis, mucho tiempo y dinero que consagraron su vida al levantamiento de un pueblo. Necesitaban crear un enemigo para tapar sus vergüenzas, levantar bajas pasiones para legitimar su estrategia torticera, e inventar un relato fantástico para encender los corazones. Y así nació la Cataluña nacionalista.

Pero como tampoco vamos a lamentarnos eternamente, mejor intentar descubrir cuál es el modo de frenar el nacionalpopulismo que nos malgobierna y que todo lo impregna.

Algo muy populista que está de moda son los article lists, así que como dicen que tenemos que hablar para que nos entiendan, voy a empezar con una lista de seis remedios caseros para frenar el nacionalpopulismo.

1. Grita a los cuatro vientos lo facha que eres

Da igual que seas de izquierdas, de derechas, de arriba, de abajo o que no seas de nada. En la Cataluña milenaria o eres nacionalista o lo eres todo: nacionalista -pero español- ultraderechista, fascista, nazi, felipista V, colono, inadaptado, genocida y torturador.

Así que como ya está todo el pescado vendido, no te cortes un pelo, habla y grita sin miedo. Da igual lo que digas, tu sólo disfruta al hacerlo. Sal al balcón si es necesario, incluso puedes montar tu propio gobierno en el exilio para desconectar de la epidemia.

Pero lo más importante, disfruta verbalizando tus pensamientos, esos que tanto tiempo han estado escondidos en el desván por temor a toda esa retahíla de vocablos que utilizan los indepes contra la disidencia. Sé libre. Sube a Montserrat con tu pulserita de España y rézale a la Moreneta. Ve a Banyoles e imagínate que el dragón se llama Pujol. Camina por Sort y deja claro que a ti también te sobran cojones para decir que eres catalán y amas España.

2. Sonríe mucho

Los científicos ya han dejado más que demostrado que la teoría de la revolució dels somriures estaba equivocada, que nunca ha existido. Los estudios recientes tienen el foco puesto ahora en la contrarevolució dels somriures. Todo apunta a que tiene muchos visos de ser cierta.

No ilumines contenedores ni frunzas el ceño, ilumina las banderas de tu balcón y regala una sonrisa a los que te insultan (Punto número 1).

Tenemos 47 millones de posibles amigos, se trata de eso, no de tirarnos la vajilla por la cabeza. La justicia se pone las pilas. Tenemos un gobierno propio que vive clandestinamente en Jafre. Llarena ha venido para quedarse. El proceso de autodestrucción masiva del nacionalismo ha dado el pistoletazo de salida...

En fin... también somos buenos, tenemos nuestros trabajos y nuestras familias, nos gusta la buena comida y la cerveza fresca, no hace falta que vayamos por la plaza mayor de Vic pidiendo perdón.



3. No te canses de leer

La lectura es un hábito muy importante, y es esencial identificar los dos tipos de lectura que hay: las desestresantes y las provechosas.

Lee Vilaweb, El Nacional, Nació Digital... para pasar un buen rato con los amigos. Unas risas vienen siempre bien a cualquier hora del día. También puedes incluir el visionado de algún programa de TV3; tiene unos efectos parecidos a la fibra, ayuda a visitar al sr. Roca.

Pero no todo es ocio en esta vida, y el no ocio también es bueno. Aquí es donde entra en escena el gran abanico de ofertas que el no nacionalista tiene para nutrir sus neuronas de hechos, argumentos y una buena dosis de realidad. Dolça Catalunya es un muy buen aliado para esto, también la infinidad de libros que se han ido publicando. Hay uno que apunta maneras, creo que se llama Tabarnia: la pesadilla de los indepes.

Lo único que puedes dejar de leer son los whatsapps. Pueden producir embotamiento y quitarte tiempo para leer el Twitter de Rufián, que sí que es importante.

4. No tengas miedo si estás cansado

Algunos no nacionalistas pensaban que después de años sin ir a los entrenamientos estarían en plena forma. Pues no, todavía nos queda un poco para el balón de oro.

Uno tiene que pensar que el nacionalismo lleva algunos años entrenando a la masa. Cada semana hay calentamiento en plaza Sant Jaume, cada 11 de septiembre se juntan todos y se dan las manos para practicar pasos de animadoras, y son unos genios en el noble arte de confeccionar pancartas.

Que no panda el cúnico, es normal. Son muchos años de preparación y muchos millones invertidos para que el club de amiguetes funcione.

Y claro, llega un tipo que los últimos años ha estado desempeñando labores más importantes y cuando le toca salir a la calle por tercera vez ya está exhausto. No pasa nada. Paciencia y práctica. Es una carrera de fondo y con el paso del tiempo iremos cogiendo físico. Tenemos los pulmones llenos de libertad y sentido del humor.

5. Calibra bien tus armas

Pastrana sabe mucho de eso. Uno tiene que estar siempre con el dedo en el botón de tuitear por si empieza la batalla. Las redes son armas de precisión que si se disparan en el momento oportuno y apuntando donde toca son altamente eficaces.

Durante mucho tiempo Twitter y Facebook eran dos páramos que parecían The Walking Dead, un lodazal peligroso, pero ha llegado Rick Boadella y compañía y esto ya tiene otro color. Empezamos a ocupar posiciones, Negan ya está por tierras germanas y los Salvadores poco a poco van abandonando las trincheras.

En cualquier caso, dispara sin miedo. Da igual si utilizas cinco o 155 caracteres. Lo importante es que para hacerlo no olvides los pasos 1, 2 y 3. Y si intentas seguir el ritmo de Rufián -en ningún caso su afinado ingenio- recuerda el paso número 4.

6. Huye de la equidistancia

O eres un facha de pies a cabeza o un nacionalista como la copa de un pino, pero esto de ser facha para unas cosas y nacionalista para otras no es bueno para la salud.

Un ejemplo claro clarísimo: ir a votar el 1 de octubre al butifarréndum con la bandera de España es un ejercicio de equidistancia que puede cortocircuitarte. Otro ejemplo que está clarinete: ser Beatriz Talegón y ponerte un lacito amarillo en apoyo a las víctimas del síndrome de Estocolmo tampoco es saludable.

Al final ese es uno de los problemas de los equidistantes: como decía Pastrana hace poco en Tabarnia, siempre equidistan hacia un lado.

No seas impaciente, ve por pasos, primero empieza con estos seis remedios caseros que puedes preparar tú mismo, y cuando ya los tengas por la mano pasaremos a los siguientes. No intentes seguir el ritmo frenético de los indepes, hay cosas más importantes de las que ocuparse.



Y cuidado con el estrés si no quieres quedarte calvo. No aceptes de primeras el difícil encargo de representar a la Cataluña nacionalista por el mundo, ya sabemos las consecuencias que tiene para la salud capilar.


"Tabarnia. La pesadilla de los indepes", de Jaume Vives. Editorial Libros Libres. Sale a la venta este martes, 10 de abril.

JAUME VIVES
13 ABR. 2018 17:32

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".