martes, 27 de febrero de 2018

Las Matemáticas y su misterioso poder utilizado en secreto.







3 Eventos Astronómicos que cambiaron la historia de la humanidad

La astronomía ha existido desde el inicio de los tiempos. Durante siglos no se relacionó con la física, sino con la religión, pero incluso cuando nuestros ancestros comenzaron a leer los cielos de forma precisa, usando matemáticas, no le quitaron lo divino al cielo. Después de todo, existían fenómenos imposibles de explicar en esa época. 

Distintos movimientos estelares y fenómenos naturales fueron interpretados como señales en el pasado. Algunas evitaron guerras, otras anunciaron “el fin del mundo” y otras parecían cumplir alguna extraña profecía.

Incluso hoy somos susceptibles a creer que un fenómeno natural como un eclipse total de sol puede ser signo de cambio total, así que es lógico entender que hace miles de años, cuando los humanos estábamos mucho más conectados a los misterios de la naturaleza, fuera una cuestión central en los estudios de la ciencia.




Tres veces en la historia, un evento astronómico y su interpretación dieron un giro a la historia por completo. Esto es lo que han dejado.

1. El eclipse que terminó una guerra

Un eclipse solar en el siglo VI a.C. logró prevenir la destrucción de dos pueblos. 

En esa época el rey Ciáxares de Media (una zona en lo que hoy es Irán, permitió que el pueblo nómada de los Scitianos se instalara en sus terrenos a cambio de que ellos entrenaran a los jóvenes de Media en arquería, pero poco a poco las relaciones se rompieron e incluso los scitianos mataron a uno de los jóvenes arqueros que estaban entrenando y se lo dieron de comer a la gente de Media sin que lo supieran. 

Comenzó una guerra que duró seis años y después de demasiadas muertes, durante una pelea, el historiador Herodoto escribió que “un día, de repente, era de noche”. El horror de la gente fue tal que decidieron hacer la paz al casar a los hijos de los reyes.

 Lo más impresionante es que Herodoto dijo que Tales de Mileto había predicho eso, por lo que hoy se sabe que se trató del eclipse del 28 de mayo del 585 a.C. y es considerada la primera predicción de un eclipse total de sol registrada en la historia. 

2. El eclipse de la victoria

Pocos años después del eclipse del 585 a.C., 28 para ser específicos, otra guerra terminó gracias a un eclipse total de sol. 

El filósofo e historiador griego Jenofonte pasó por las ruinas de la ciudad de Larissa y escribió que cerca de 100 años antes, la ciudad era una fortaleza impenetrable para los persas, que durante 200 años intentaron invadirla sin éxito. 

Fue el 19 de mayo del 557 a.C. que el sol desapareció atrás “de una nube”, por lo que el pueblo de Larissa salió de su fortaleza y corrió a refugiarse en otros lugares, dejando la ciudad a merced de los persas. 




3. ¿La muerte de Jesús?

No hay duda alguna de que Jesús existió. Tal vez es más un mito que un hombre, pero los historiadores están tan seguros de su existencia que no pueden decir con exactitud qué día murió. 

Sin embargo, las escrituras en el evangelio de San Lucas dicen que durante la crucifixión, el cielo se oscureció por completo. 

Suponiendo que se trate de un eclipse total de sol, se podría tratar del que sucedió el 24 de noviembre del año 29, mismo que fue total en Siria e Irak, pero que pudo ser contemplado desde Jerusalén. 

Los movimientos astronómicos han ganado guerras, ahuyentado al enemigo, servido de distracción e incluso como profecía. Aunque tal vez la más certera fue la de Mark Twain, que nació el año en que el cometa Halley pasó por la órbita terrestre y que dijo: 

“Yo nací con el cometa Halley en 1835. Va a volver el año que viene y yo espero irme con él. Sería para mí la mayor desilusión de mi vida si no ocurriera así. Estoy seguro de que el Todopoderoso lo ha pensando: estos dos monstruos han llegado juntos, que se vayan juntos» ¡Oh, yo lo espero fervientemente!”. 

Twain tenía mucha razón, el 21 de abril de 1910 el cometa Halley pudo ser visto al mismo tiempo que el escritor fallecía. 

FUENTES:

http://www.labioguia.com/notas/3-eventos-astronomicos-que-cambiaron-la-historia-de-la-humanidad

Cual era el Verdadero aspecto de los "dioses" Anunnaki?

Las tablillas sumerias no hablan de estos dioses como criaturas etéricas, sino de seres biológicos de carne y hueso. Cuando uno oye la palabra «dioses», suele evocar imágenes en la mente de nebulosos espíritus celestes surgidos de las lindes de un plano indeterminado de la realidad. Pero esa no es la descripción que hacen los sumerios de estos seres…

Según las ancestrales tablillas, los dioses convivían con el hombre, compartiendo sus vidas en las mismas ciudades. Eran seres físicos y palpables, que comían, dormían y fornicaban como nosotros. Y también morían. Incluso a veces, elegían algunos seres humanos para copular. Tanto mujeres como hombres se sentían muy halagados de poder tener el privilegio de acostarse con un dios o diosa.

Ningún humano podía resistirse a sus encantos, y si lo hacían, significaba enfurecerles, lo cual se traducía en una muerte instantánea. Además, viajaban en vehículos aéreos propulsados, que emitían grandes resplandores, y estruendosos ruidos que hacían temblar las montañas. 




Los Anunnaki eran una raza guerrera, arrogante y con unos instintos de conquista y poder insaciables. Sabemos por los grabados, que físicamente, en comparación con los hombres, eran muy altos, probablemente una altura superior a los 3 metros. Y también mucho más fuertes. En los grabados sumerios, los Annunaki eran representados en forma humanoide, y aunque sus rasgos faciales quedaban parcialmente ocultos, en parte debido a sus barbas de lapislázuli, parecían tener un rostro humano. Pero somos muchos quienes sospechamos que en relación a su aspecto real, hay algo que no encaja. Los Annunaki les prohibieron a los sumerios que en sus grabados y estatuas los reflejaran en su aspecto real. 

¿A qué obedecía esta prohibición? Si eran tan humanos como nosotros, ¿qué clase de inconveniente hubieran tenido en dejarse reflejar tal como eran? En casi todos los grabados y relieves donde están representados los Anunnaki, observamos 3 elementos muy recurrentes. En primer lugar, si observamos el relieve en la imagen que sucede a este párrafo, vemos a un dios que con su mano derecha sujeta una especie de piña. Para algunos investigadores, como el norteamericano David Wilcock, la piña venía a simbolizar la glándula pineal, ya que en ella, se encontrarían depositadas la mayor parte de habilidades psíquicas, como la videncia, la visión remota, o la telepatía. Según Wilcock, los Anunnaki sabían cómo estimular dicha glándula para extraer todo su potencial.

Un segundo elemento común es el misterioso recipiente que sujetan, y que según Sitchin y otros autores, vendría a ser el bote donde depositaban la llamada «Agua de la Vida», algo así como un banco de genes utilitario que debían emplear en sus largos experimentos genéticos, no sólo sobre seres humanos, también en animales. Un tercer objeto recurrente es esa especie de pulsera en cada una de sus muñecas, y que si observamos de cerca, nos recuerda sospechosamente a un reloj. ‘Copyright’ reptiliano En Babilonia denominaban a los Anunnaki con el término «SIR», que significa ‘Dragón’ o ‘Gran serpiente’. De hecho, el dios Enki pertenecía a una estirpe familiar llamada La Hermandad de la Serpiente, ya que su madre, la concubina Nannu era descendiente de esta sangre. 

El símbolo de Enki eran las dos serpientes enroscadas del caduceo, un símbolo asociado a nuestra actual medicina, pero que podría ocultar hasta 3 tipos de significados: La naturaleza reptiliana de los Anunnaki: Una posibilidad cada vez más contemplada por investigadores de todo el mundo, en vista de que casi todas las culturas antiguas hablan de «Dioses Serpiente» u «Hombres Lagarto» bajados de las estrellas, a quienes se les atribuye la creación misma de nuestra especie. Genética Reptil: Según esta interpretación, debido a que las dos serpientes enroscadas guardan una estrecha similitud con las dos hélices de la cadena del ADN humano, sería todo un sello distintivo, para indicamos que ellos nos crearon. 

El caduceo sería como un copyright que viene a recordamos quién es el «fabricante» de nuestra raza. Sabiduría espiritual: ¿Es el caduceo un símbolo de la síntesis del conocimiento y la sabiduría espiritual? Tal como viene simbolizado por el hinduismo, la serpiente enroscada es la energía Kundalini que el hombre guarda latente en su chackra sacro, en espera de que ascienda hacia la iluminación, recorriendo todos los centros energéticos hasta alcanzar el séptimo y último chakra, el coronal, que estaría vinculado al Nirvana.

Pero más allá de la simbología implícita en la serpiente, ¿existen mayores indicios de la naturaleza reptil de los Anunnaki? La respuesta es afirmativa. Al norte de Irak, a los pies de las montañas Zagros, los arqueólogos encontraron el yacimiento de Jarmo. Allí estaban los vestigios de una comunidad proto-neolítica que desapareció hace 2000 años. Así como miles de estatuillas de dioses sumerios, entre ellas, varias representaciones de «Diosas Madre de la Fertilidad». 




El problema es que aquellas figuras, aunque mostraban un cuerpo antropomorfo, sus cabezas y rostros no eran humanos, sino más bien zoomórficos. Tanto machos como hembras presentaban características de lagartos; ojos rasgados muy grandes, rostros alargados con hocicos afilados, rasgos de «lagartija», cráneos alargados en forma cónica, anchos hombros, y figura estilizada.

Una de las figuras más desconcertantes es la de una hembra («Diosa Madre») que sostiene un bebé acurrucado contra su pecho, en pleno proceso de lactancia. Si observamos al bebé, veremos que su cabeza es de reptil y sus ojos son rasgados como su madre. Hasta aquí, uno puede pensar que la simbología de la serpentaria y el hallazgo de estas figuras son una mera coincidencia. El problema es que ya se han encontrado cráneos alargados que presentan un nivel de deformación que no corresponde con el ser humano, pero sí con las cabezas de aquellas estatuillas reptilianas… 

Cabezas de cono En el Museo Arqueológico de Lima (Perú), y en el Museo nacional de Ica, están expuestos una serie de extraños cráneos que no parecen pertenecer ni al hombre de Neandertal, ni al de Cromañón, ni al Homo erectus, pero mucho menos al Homo sapiens actual. Son cráneos de tipo dolicocéfalo, con cuencas oculares inusualmente grandes, y una mandíbula robusta con mentón saliente.

Los detractores aseguran que estos cráneos son perfectamente humanos, y que estas deformaciones forman parte de rituales de ciertas culturas para parecerse a los dioses. Serían prácticas de deformación craneal que se remontan al antiguo Egipto. Para ese fin, utilizaban tablas de madera o cintas de cuero pegadas al cráneo desde el nacimiento. El niño sufría una compresión craneal constante que podía efectivamente deformar la frente, los laterales y la nuca. 

Lo que resulta imposible es modificar la capacidad craneal en centímetros cúbicos. Estas prácticas deformarían el hueso, pero no podrían aumentar su volumen. Y la prueba de ello, es que los cráneos encontrados que realizaban estas deformaciones, no tienen nada que ver con los cráneos anómalos del tipo coneheads. El mayor tamaño de cráneo humano del que se tiene constancia, medía 1980 c.c. Pero algunos de estos cráneos anómalos alcanzaban un tamaño de unos 3200 c.c. Sin duda, una diferencia muy sustancial que desafía cualquier explicación convencional. 

Además, estos cráneos poseen un 15% más de ancho en sus órbitas oculares, y la perfecta simetría de sus lóbulos descartaría cualquier presión mecánica externa. La conclusión a la que se llega, es que no pertenecen a ningún ser humano.

En cambio, guardan un gran parecido con las cabezas de los Anunnaki expuestas en las anteriores figuras. Según el investigador suizo Nassim Haramein, experto en física, estos cráneos a los que denomina «Cabezas de cono», pertenecen a los antiguos Anunnaki y constituyen la prueba de que no eran humanos. Para el escritor francés Antón Parks, autor de Las Crónicas del Girku, el siguiente sería el verdadero aspecto de un Anunnaki:

¡Auténticos reptiloides de cráneo cónico y grandes ojos de un amarillo refulgente! Historia prohibida Muchos de nuestros lectores pueden pensar que el relato extraído de dichas tablillas no es más que un conjunto de mitologías. La arqueología «oficial» concibe a estos dioses como a seres incorpóreos surgidos de la fértil imaginación de nuestros ancestros. Pero entonces, surge la pregunta, si toda esta historia no es más que pura leyenda… 




¿por qué entre el 10 y el 14 de Abril del 2003, en plena invasión de Irak, el ejército de los EE.UU saqueó el Museo Nacional de antigüedades de Bagdad? ¿Por qué el 80% de los 170.000 objetos de albergaba el museo fueron sustraídos y destruidos? Eran tablillas, tesoros, y estatuillas que nos hubieran revelado mayores detalles de la historia prohibida. Durante el saqueo, se produjo un incendio en la Biblioteca Nacional de Bagdad que destruyó archivos de incalculable valor histórico. Si son «solo leyendas», ¿qué ejército entraría en dicho Museo volando la entrada con un tanque para no dejar huellas de estos vestigios?

Por David Parcerisa. (Extraido con permiso del autor de su libro Los Anunnaki: Creadores de la Humanidad).

Artículo publicado en MysteryPlanet.com.ar: ¿Cuál era el verdadero aspecto de los dioses Anunnaki?

El dia ya no dura 24 horas





La triste historia del niño que inspiró el personaje Peter Pan

Michael LLewelyn Davies, ataviado de Peter Pan en su infancia, y de adulto/Imagen: dominio público en Wikimedia Commons

James Matthew Barrie ya era un escritor y dramaturgo muy conocido cuando el 27 de diciembre de 1904 estrenó su obra más famosa, Peter Pan, or The Boy Who Wouldn’t Grow Up (Peter Pan o el niño que no quería crecer), que en 1911, dado el éxito que alcanzó, convirtió en una novela infantil titulada Peter Pan y Wendy.

El personaje se hizo muy popular y apareció en más cuentos, pasando luego a adaptaciones a musicales y cine de las que la más famosa fue la de Walt Disney en 1953. Lo más curioso es que Peter Pan estaba basado alguien real, un amigo del autor, llamado Michael Llewelyn Davies.




Barrie no había tenido una infancia feliz pese a nacer en el seno de una familia acomodada del pueblo de Kirriemuir, Escocia, en 1860. Ello se debió a la muerte de su hermano mayor, David (la superficie congelada de un lago se hundió a su paso cuando patinaba sobre ella), que impactó emocionalmente a su madre con tanta gravedad que le ignoraba o le trataba despectivamente, mientras que el padre se mantenía al margen afectivo de los suyos, como era costumbre en la Inglaterra victoriana. Es posible que esta situación le afectase psicosomáticamente, pues experimentó un considerable retraso en el crecimiento -un paralelismo primigenio con Peter Pan- del que sólo se recuperó cuando se trasladó a Londres y empezó a escribir.


En realidad esa recuperación fue parcial, psicológica, pues el enanismo la acompañó toda la vida (no superaba el metro y medio de altura), lo que no fue óbice para que en 1894 llegara a casarse con una actriz llamada Mary Ansell. La cosa no salió bien; según unos porque ella sólo quería su dinero, según otros porque él sólo buscaba la madre que no tuvo. Se divorciaron en 1909, cuando ya habían roto al saberse que Mary tenía un amante. Pero antes, en 1897, Barrie ya había conocido a un matrimonio formado por Arthur Llewelyn Davies y Sylvia du Maurier (cuya sobrina sería la célebre escritora Daphne du Maurier, autora de Los pájaros, nacida en 1907). Se dice que con ella mantuvo un romance que quizá influyó también en el divorcio.

Cuando se hizo amigo de ellos tenían tres hijos, George, John y Peter, de cuatro, tres y dos años respectivamente. En 1900 llegó el cuarto, Michael y en 1903 un quinto, Nicholas. Barrie conectaría especialmente con el primogénito y con Michael, hasta el punto de que el nacimiento de este último lo reflejó en una novela fantástica titulada The little white bird (El pajarito blanco), también conocida en algunas versiones como Adventures in Kensington Gardens (Aventuras en los Jardines de Kensington), en el que apareció Peter Pan por primera vez, como un bebé capaz de volar gracias al polvo de hadas y a pensamientos maravillosos.

Arthur Llewelyn Davies con sus hijos; Michael es el de delante/Imagen: dominio público en Wikimedia Commons

Para ser exactos, Peter Pan, sublimación de la etapa más feliz de la infancia de Barrie (la anterior a la muerte de David), era una combinación de Michael y George con el nombre del tercer hermano. De hecho, tras el triunfal estreno de The Boy Who Would not Grow Up, que vino seguido de una enfermedad de Michael que llevó a Barrie a montar una espectacular función para él en su propio hogar con la colaboración de otros amigos, el escritor escocés empezó a escribir una secuela sobre un hermano de Peter Pan que se llamaba precisamente Michael, aunque al final optó por juntar el texto con el anterior al pasar la obra teatral a novela.

En 1907 falleció Arthur y Sylvia le siguió tres años más tarde, de manera que los niños fueron adoptados por Barrie. Esto estrechó aún más los vínculos afectivos y es inevitable identificar a los Llewelyn Davies en la familia del personaje de Wendy. Cuando también murió George en 1915, durante la Primera Guerra Mundial, el escritor y el joven pasaron a ser como uña y carne.

Davies estudió en Eton, desde donde mantuvo correspondencia diaria con su mentor, al que llamaba Tío Jim, ya que no se adaptó bien al alejamiento y las pesadillas que tenía desde niño se agudizaron. No obstante, logró sobreponerse, hizo amistades y se convirtió en un alumno brillante, especialmente dotado para la poesía y el arte.

Barrie y Michael jugando como el capitán Garfio y Peter Pan en 1906/Imagen: dominio público en Wikimedia Commons

Eso le abrió las puertas de las universidades de Oxford y París, donde se formó en artes. En la ciudad inglesa se hizo amigo inseparable de Rupert Buxton, hijo de un magistrado aristócrata, que también componía versos y la gustaban las artes escénicas.

Al parecer, Buxton fue la única amistad de Michael con quien Barrie congenió; otro amigo, Robert Boothby, que luego sería político del Partido Conservador, confirmaría décadas después aquello a los apuntaban los rumores: que la relación entre los dos jóvenes era de naturaleza homosexual.




Hablaba con conocimiento de causa porque él también lo era y además, como amigo íntimo de Michael, desveló que éste ya había tenido relaciones de ese tipo anteriormente con otro estudiante llamado Roger Senhouse. Asimismo, describió la relación del joven con Barrie como “morbosa” e “insana”, aunque descartando cualquier matiz sexual en ella. Nicholas, el menor de los Llewelyn Davies, también negó que su padre adoptivo hubiera hecho jamás algo inapropiado con ellos.Rupert Buxton en 1920/Imagen: Wikimedia Commons

Sin embargo, la de Michael y Buxton era otra cosa hasta el punto de que se apunta a ella precisamente como desencadenante del trágico final de ambos. Ocurrió el 19 de mayo de 1921 en un lugar conocido como Sandford Lasher, un rincón del Támesis cercano al muelle de Sandord Lock, no lejos de Oxford, donde el río alcanza entre seis y nueve metros de profundidad. Los dos se ahogaron mientras se bañaban, originando muchas especulaciones sobre las fatales circunstancias.

Sandford Lasher forma una especie de embalse de aguas aparentemente tranquilas pero que estaban consideradas peligrosas por la corriente, tal como advertían varios carteles del entorno porque ya se habían producido desgracias con anterioridad e incluso se erigió un monumento en su memoria. Los dos jóvenes, por lo visto, hicieron caso omiso de las señales y se metieron, aún cuando Michael no era buen nadador. Algunos testigos declararon haber visto cómo Buxton nadaba hacia su amigo, aparentemente para intentar ayudarlo; no obstante, también dijo que no apreció movimientos violentos, como suele pasar cuando se intenta salvar a alguien de un ahogamiento.

La noticia del ahogamiento en la prensa/Imagen: Wikimedia Commons

El hecho de que los cadáveres se recuperasen abrazados -alguna fuente hasta especificó que atados, aunque el forense lo desmintió- llevó a hacer sospechar que habían pactado un suicidio juntos, si bien la falta de pruebas concretas llevó a que el informe final sólo hablase de accidente.

Sin embargo, Boothby sí consideró la posibilidad de que la muerte de Michael fuera deliberada -no tanto la de Buxton- mientras que los hermanos Lewellyn Davies también admitieron que era una teoría plausible.

Otro que creyó en ella fue Barrie, que se sintió desolado. Moriría de neumonía en 1937 legando su patrimonio a su secretaria Cynthia Asquith excepto los derechos de las obras en que salía Peter Pan, que donó al Great Ormond Street Hospital de Londres, el primer centro sanitario infantil de la historia de Inglaterra, fundado en 1852.

Años más tarde Peter, no Pan sino el hermano de Michael que le dio nombre, publicaría un libro titulado Morgue que incluía buena parte de la correspondencia de Barrie y aclaraba más sobre su relación con la familia. Peter se suicidó poco después arrojándose al paso de un tren.

La estatua de Peter Pan en los Jardines de Kensington/Foto: PlusMinus en Wikimedia Commons

De toda esta historia quedan hoy las obras de Barrie, mil veces adaptadas a todo tipo de géneros, y la famosa estatua de Peter Pan que decora, cómo no, los Jardines de Kensington, exactamente en el mismo sitio donde vio a los niños Llewelyn Davies por primera vez. Se erigió en 1912, de noche para que a la mañana siguiente fuera una sorpresa, pero la que se llevó Barrie fue negativa.

Él estaba informado, por supuesto, pero pensaba que el escultor George Frampton iba a usar las fotos de Michael que le había facilitado y al final resultó que prefirió recurrir a otro niño como modelo. El escritor quedó decepcionado y manifestó que la figura no mostraba “al diablo que hay en Peter”.






https://www.labrujulaverde.com/2018/02/la-triste-historia-del-nino-que-inspiro-el-personaje-peter-pan

Una fuerte tormenta magnética azotará todo el planeta el 18 de marzo

Tres días antes de la tormenta se registrarán perturbaciones en la magnetosfera.


NASA / GSFC / SDO

Una tormenta magnética azotará todo el planeta el 18 de marzo, según un gráfico de la actividad magnética elaborado por el Laboratorio de Astronomía Solar de Rayos X del Instituto Físico de la Academia de Ciencias de Rusia.





De acuerdo con el gráfico, tres días antes de la tormenta, los días 14, 16 y 17 de marzo, se experimentarán alteraciones geomagnéticas. 

Antes de ese período, la magnetosfera estará en calma.

La tormenta magnética que llegará a la Tierra el 18 de marzo será la tercera desde el comienzo de este año. La primera se registró el 15 de enero y la segunda el 19 de febrero.


Publicado: 26 feb 2018 20:27 GMT
https://actualidad.rt.com/actualidad/264060-fuerte-tormenta-magnetica-planeta-18-marzo


Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".