domingo, 29 de abril de 2018

Documento del FBI revela existencia de extraterrestres, y detalla su fisiología, origen y tecnologías

El documento desclasificado por el FBI afirma: «…Parte de los platillos llevan equipos, otros están bajo control remoto; la nave y los cuerpos de los visitantes se materializan automáticamente al entrar en la velocidad vibratoria de nuestra materia densa…».

Numerosos gobiernos en todo el mundo están poco a poco lidiando con la idea de que la población mundial tiene derecho a saber si estamos solos o no en el universo. De hecho, el movimiento de divulgación nunca ha sido tan fuerte como lo es hoy en día con innumerables oficiales militares, funcionarios del gobierno y astronautas hablando sobre la existencia de vida extraterrestre y naves espaciales alienígenas.

Entre todos los gobiernos del planeta, se cree que Estados Unidos tiene mucha información por revelar. La candidata presidencial Hilary Clinton declaró que si era elegida presidenta de los Estados Unidos, revelaría todos los documentos relacionados con los extranjeros y llegaría al fondo del fenómeno OVNI.




Jon Podesta, que era el hombre del presidente Barack Obama, y ​​el jefe del Estado Mayor bajo la administración de Clinton, tuiteó no hace mucho tiempo que uno de sus mayores arrepentimientos de 2014 fue su fracaso en «asegurar la divulgación de archivos OVNI». Tenemos declaraciones de las fuentes más creíbles, las que están en condiciones de saber, acerca de un fenómeno fascinante cuya naturaleza aún está por determinarse.

Pero a pesar de los serios intentos de divulgación, el gobierno de los Estados Unidos asegura que no tiene conocimiento de información relacionada con el fenómeno extraterrestre / OVNI.

Sin embargo, muchos sostienen que la razón por la cual la revelación aún no ha ocurrido no es por el gobierno. Es muy probable que tal tema pueda incluso ir mucho más allá, extendiéndose en poderosas corporaciones y un grupo estrecho de élites internacionales.

Muchos gobiernos de todo el mundo han desclasificado una serie de documentos relacionados con OVNIs que sólo demuestran que han estado muy interesados ​​en el fenómeno OVNI durante años. Sin embargo, no sólo los gobiernos han liberado información clasificada, organismos como el FBI, la NSA y la CIA también han desclasificado algunos de sus archivos más secretos sobre los OVNIs y la vida alienígena en el universo.

El siguiente documento desclasificado, del FBI, estaba dirigido a «ciertos científicos de distinción», a «autoridades aeronáuticas y militares» y a «varios funcionarios públicos».

El documento desclasificado es una carta enviada al director del FBI en Washington desde su oficina en San Francisco, detallando OVNIs y extraterrestres.


El documento ( páginas 21 y 22 ) describe lo siguiente:
Parte de los discos llevan equipos; otros están bajo control remoto.
Su misión es pacífica; los visitantes contemplan establecerse en este planeta.
Estos visitantes son de tipo humano, pero mucho más grandes en tamaño.
No son personas excarnadas de la Tierra, sino que provienen de su propio mundo.
Los discos poseen algún tipo de energía radiante.
No vienen de ningún «planeta» cuando usamos la palabra, sino de un planeta etérico que se interpenetra con el nuestro y no es perceptible para nosotros.
Los cuerpos de los visitantes y la nave también se materializan automáticamente al entrar en la velocidad vibratoria de nuestra materia densa.
Ellos vuelven a entrar en el etérico a voluntad, y simplemente desaparecen de nuestra visión, sin dejar rastro.
La región de donde provienen no es el plano astral, sino que corresponde a los lakas o Talas. Los estudiantes de asuntos esotéricos comprenderán estos términos.

Sin embargo, este es sólo uno de los muchos archivos que se han publicado al público que describen con gran detalle las visitas.




Muchas cosas siguen siendo un misterio. Si bien los documentos antes mencionados dan detalles fascinantes sobre las visitas, todavía nos deja con un gran número de preguntas, por ejemplo: ¿Es posible que existan varias razas de extraterrestres por ahí? ¿Son físicos o extra dimensionales?

«Sí, se han derribado naves, y los cuerpos se recuperaron. No estamos solos en el universo; han venido aquí por durante tiempo.» – Apolo 14 Astronauta, Capitán de la Fuerza Aérea y Fundador del Instituto de Ciencias Noéticas, el Dr. Edgar Mitchell.

El documento desclasificado del FBI puede ser visto en el siguiente enlace.




Bill Gates: "EE.UU. no está preparado para una pandemia que podría matar a 33 millones en 6 meses"

El empresario ha señalado que el país corre riesgo de sufrir un ataque bioterrorista y ha enfatizado la importancia de EE.UU. en la financiación de la investigación avanzada sobre nuevas terapias.

El cofundador del gigante tecnológico Microsoft, Bill Gates.
Hannah Mckay / Reuters


El cofundador del gigante tecnológico Microsoft, Bill Gates, alerta de que el Gobierno de EE.UU. no está dedicando suficientes esfuerzos a la preparación del país y del mundo entero ante la "posibilidad significativa de que ocurra una pandemia grande y letal durante nuestras vidas", informa The Washington Post.

El filántropo multimillonario y su esposa Melinda han advertido en repetidas ocasiones que una pandemia es la mayor amenaza inmediata para la humanidad. Los especialistas confirman que el riesgo es alto, porque la aparición de nuevos patógenos es constante y en un mundo interconectado como el actual podría transmitirse con facilidad.




Muchos expertos coinciden con el empresario en que EE.UU. sigue sin estar preparado para una pandemia o una amenaza bioterrorista. La creciente burocracia del Gobierno, dicen, no es lo suficientemente ágil para lidiar con mutaciones que repentinamente convierten un virus de influenza en una cepa particularmente virulenta, como la gripe de 1918, que causó entre 50 y 100 de muertes en todo el mundo.

Si un patógeno aéreo altamente contagioso y letal como la gripe de 1918 actuara hoy, en solo seis meses morirían casi 33 millones de personas en todo el mundo, señaló Gates durante el discurso de este viernes ante la Sociedad Médica de Massachusetts sobre los desafíos asociados a las epidemias modernas.
Financiación vital

Mientras tanto, en una entrevista también con The Washington Post, el multimillonario señaló esta semana que discutió el problema de la preparación para una pandemia con el presidente de EE.UU., Donald Trump, en la última reunión que mantuvieron el mes pasado. Gates dijo que el país está expuesto a un riesgo cada vez mayor de un ataque bioterrorista y enfatizó el importante papel que desempeña EE.UU. en la financiación de la investigación avanzada sobre nuevas terapias, incluida una vacuna universal contra la gripe que proteja contra todas o la mayoría de las cepas de este virus.

El empresario, que pronunció un discurso para la Sociedad Médica de Massachusetts, señaló sin embargo que se necesita tiempo para desarrollar y aplicar las vacunas, y también para que estas generen inmunidad protectora.

"Por lo tanto, necesitamos invertir en otros enfoques, como medicamentos antivirales y terapias de anticuerposque puedan acumularse o fabricarse rápidamente para detener la propagación de enfermedades pandémicas o tratar a las personas que han estado expuestas", enfatizó.

Publicado: 29 abr 2018 01:31 GMT
https://actualidad.rt.com/actualidad/269858-gates-eeuu-fallar-pandemia-matar-millones

Big data. Las innovaciones que vienen.





La actividad paranormal que la policía australiana no logra explicar

Estas son las misteriosas imágenes de un suceso de aparente naturaleza paranormal registrado por cámaras de seguridad en la estación de la Policía australiana de Nueva Gales del Sur, al sureste de Australia, que los agentes no consiguen explicarse.




En el video se aprecia cómo la puerta de un garaje de las dependencias policiales se abre sola y, acto seguido, una escoba sale del interior y durante unos segundos flota, antes de caer al suelo. Los hechos ocurrieron el pasado 12 de abril a las 5:37 (hora local).







Exclusivo de BBC Mundo: los macabros detalles de Colonia Dignidad que escondían los archivos desclasificados por Alemania

El Parlamento alemán aprobó solicitar al gobierno la creación de un fondo de ayuda para las víctimas de Colonia Dignidad al tiempo que reconoció la responsabilidad del Estado en el fracaso a la protección de los DD.HH. de centenares de víctimas.

Este es el reportaje que publicó BBC Mundo en julio de 2016, después de que el gobierno desclasificara miles de documentos diplomáticos sobre la secta.

Derechos de autor de la imagenAFPImage caption

Colonia Dignidad fue fundada en los años 60.




"Por un periodo indeterminado fui sometido a tortura con electroshock durante la cual perdí varias veces el conocimiento. Las preguntas eran respecto a mi militancia […] y otros opositores al régimen de Pinochet.

"En un momento recuerdo volver en mí y escuchar cerca de mi oído la voz de un hombre amenazando con apretar el gatillo si yo no hablaba […] Sentí la boca del cañón del arma sobre mi sien izquierda y […] escuché el 'click' de un arma al ser gatillada sin un proyectil...".

Recuerdo volver en mí y escuchar cerca de mi oído la voz de un hombre amenazando con apretar el gatillo"

Testimonios como el de este hombre sometido a tormentos con los ojos vendados en Colonia Dignidad, el enclave fundado por nazis en Chile en 1961, forman parte de miles de documentos diplomáticos que fueron desclasificados por la Cancillería de Alemania en 2016, a los que tuvo acceso BBC Mundo.




Sobre Colonia Dignidad se ha dicho y escrito mucho, pero estos archivos revelan numerosos detalles —varios de ellos hasta ahora desconocidos— y confirman otros sobre las operaciones en su interior y las atrocidades cometidas por sus líderes.

Arrojan nueva luz sobre su estrecha colaboración con la DINA (la policía secreta de Augusto Pinochet), a la que "entrenó para que fuera brutal" y supuestamente dio apoyo técnico en construcciones subterráneas y comunicaciones.

Fin de las recomendaciones

Y también sobre el origen de los "incalculables" recursos financieros del reducto; su "notorio" arsenal de pistolas, ametralladoras y granadas, y su grado de influencia en los círculos de poder en Chile y Alemania.

Colonia Dignidad es una mancha indigna en la historia chilena, una comuna agraria de alemanes fundada por un exmilitar nazi; una secta que durante décadas, mediante el encierro y el adoctrinamiento, creó "robots" humanos, un sitio donde se abusó sexualmente de decenas de menores y en cuyo hospital se administraron psicofármacos ilegales y se aplicaron electroshocks a miembros de la comunidad.

Finalmente, un centro clandestino de detención y torturas tras el golpe de Pinochet contra el presidente socialista Salvador Allende en 1973.

Todo eso era la Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad que creó y lideró cerca de la ciudad de Parral, a unos 350 kilómetros al sur de Santiago, un siniestro personaje ya fallecido: Paul Schäfer, alias "el profesor", médico del Wehrmachtdurante la Segunda Guerra Mundial.Derechos de autor de la imagenVILLA BAVIERAImage captionAsí se ve hoy el enclave, hoy conocido como Villa Baviera.

Pero los archivos desclasificados también muestran que el reducto fue un episodio indigno en la política internacional.

Dejan en falta al gobierno de Alemania, ya que durante la segunda mitad de la década del 70 y principios de los 80, cuando se denunciaron los peores abusos de los derechos humanos en la Colonia, el gobierno que en aquel momento tenía sede en Bonn no hizo lo suficiente para frenar a Schäfer y proteger a sus ciudadanos.

El actual ministro de Relaciones Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, ha reconocido que Colonia Dignidad es un "capítulo oscuro"en la diplomacia de su país.
"Campo de concentración"

Las decenas de miles documentos desclasificados se encuentran en unas 200 carpetas gruesas, cada una con varios centenares de páginas en alemán.

Estuvimos una semana revisando exhaustivamente esos papeles en el Archivo Político de Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania en la Kurstrasse de Berlín, cerca de la Isla de los Museos. Desde que esa dependencia abría sus puertas hasta que las cerraba.

(En el recuadro al final de este artículo explicamos cómo son los archivos y cuáles fueron las condiciones de acceso).

Nuestra investigación resultó tan esclarecedora como escalofriante.

Derechos de autor de la imagen

EPA/VILLA BAVIERAImage caption

En Colonia Dignidad llegaron a vivir centenares de personas bajo el lema: "Silencio es fortaleza"

De los documentos se desprende que Colonia Dignidad era "un Estado dentro de otro Estado", una fortaleza inexpugnable, hermética, pero con más fuerza e influjo hacia afuera de lo que se creía, lo que le permitió operar con impunidad durante mucho tiempo.

Schäfer, quien llegó a Chile siendo fugitivo de la justicia alemana por cargos de pederastia, creó un reducto secreto rodeado por una valla con alambres de púa, que además poseía una torre de vigilancia y reflectores, y era custodiado por perros.

Los casi 300 ciudadanos alemanes y 20 niños huérfanos chilenos que vivían allí —según los archivos desclasificados— tenían "todo" lo que necesitaban: una escuela, un hospital con 60 camas, panadería, carnicería, talleres, establos, áreas de cultivo, un generador eléctrico y hasta un departamento jurídico propio.

Uno de los alemanes que huyó de Colonia Dignidad asegura que "los miembros […] deben trabajar de mañana a noche, sin fines de semana libres".

En los documentos se especifica que el enclave poseía sus propias reglas: Dios, esfuerzo, disciplina, y que las almas "rebeldes" o "difíciles" eran sometidas a tratamientos con psicofármacos y electroshock.

En una de las oficinas colgaba un cartel que intentaba justificar este espanto: "Silencio es fortaleza".




Derechos de autor de la imagen

EPA/VILLA BAVIERAImage caption

Numerosos niños fueron víctimas de abusos sexuales.

"Los medicamentos se procuran ilegalmente en nombre de pacientes chilenos", se advierte en un informe reservado de la Cancillería alemana.

Asimismo, los ingresos económicos de los miembros de la comunidad eran retenidos por los líderes, al igual que sus cédulas de identidad y pasaportes, para evitar que huyeran y se fueran a otro país.

Uno de los documentos hechos públicos cita a un alemán que logró escapar confirmando que ninguno de los habitantes de la comunidad tenía documentos válidos: "Todo es eliminado […] y guardado en la oficina de la Colonia bajo llave".

"La mayor parte de ellos no tienen contacto con el dinero chileno y no se han vinculado con el exterior por décadas", añade otro fugado.

En una comunicación con la Cancillería en Bonn, la embajada alemana en Santiago alerta sobre el maltrato a los miembros de Colonia Dignidad, sobre el encierro y el aislamiento contra su voluntad, y sobre la preocupante situación de los menores en el enclave.

"Sería importante cambiar las condiciones de vida que tienen reminiscencias de los campos de concentración […] y que al señor Schäfer no se le permita que los niños duerman con él".

Derechos de autor de la imagenEPA/VILLA BAVIERAImage caption

La escuela dentro de la "fortaleza".

De acuerdo con los archivos desclasificados, la embajada en Santiago estaba al tanto desde el comienzo de las denuncias de vejaciones y pederastia en el lugar.

Sin embargo, cuando sus funcionarios trataban de entrar al enclave, Schäfer y otros directivos —en especial su mano derecha, el médico Hartmut Hopp— repelían las visitas y, cuando las consentían, negaban todas las denuncias y pintaban un cuadro de vida pacífica, armoniosa y sana.

En uno de los documentos diplomáticos, uno de los habitantes que huyó del enclave recuerda que durante un almuerzo Schäfer presumió, mientras alzaba una mano con el puño cerrado: "A la embajada la tengo así entre mis manos".
Búnkeres y túneles

Pero si las acusaciones de abusos a adultos y menores rondaron a Colonia Dignidad desde su creación, ése era sólo el inicio de su historia perturbadora: luego vendría el periodo de cooperación con la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), el organismo encargado de la represión política durante el régimen de Pinochet.

Según surge de los documentos liberados por el gobierno alemán, en esa época se pone de relieve el verdadero grado de poder e influencia —poco esclarecido hasta ahora— que llegó a tener el reducto de alemanes mientras participaba activamente en la tortura y desaparición de disidentes.

Derechos de autor de la imagenAPImage caption

Los vínculos entre la Colonia y Augusto Pinochet eran fluidos.

"Tengo conocimiento que desde 1973 Manuel Contreras [jefe de la DINA], incluso con su mujer, a menudo era un invitado en el fundo [Colonia Dignidad]", asegura, de acuerdo con los archivos, una mujer que consiguió escapar del enclave.

"En aquel momento yo estaba en la cocina y pude cocinar para él".

Otro fugado alemán ratifica que la Colonia "ha trabajado […] estrechamente con el gobierno. Pinochet ha volado en helicóptero al complejo; la Sra. Pinochet ha participado en la inauguración de la escuela".

Derechos de autor de la imagenEPA/VILLA BAVIERAImage caption

La zona de aterrizaje.

En otro documento desclasificado se recoge la versión de un exagente de la DINA que dice haber participado en interrogatorios y torturas de personas en Colonia Dignidad.

Es más: afirma que el reducto "es un campo de entrenamiento, dirigido por alemanes, del Servicio Secreto Nacional, en el que permanecen internados numerosos presos políticos [habla de 112 en ese momento], siendo la estación de radio allí instalada la Central de Recepción de la Red de Información del extranjero que posee la DINA".

El testimonio de un exsoldado chileno que estuvo allí, el cual figura en una presentación ante la justicia alemana, confirma que "ellos entrenaban a gente de la DINA para que fueran brutales" y destaca los conocimientos de los miembros del reducto en materia de comunicaciones.

Añade que los alemanes incluso le proveían al ejército transmisores portátiles de gran potencia cuando los necesitaban.

Derechos de autor de la imagenEPA/VILLA BAVIERAImage caption

Así era la central telefónica de Colonia Dignidad: al parecer eran expertos en comunicaciones.

Un escrito confidencial de la Cancillería de Alemania apunta a que el régimen de Pinochet también aprovechó los conocimientos del enclave alemán en materia de búnkeres y túneles.

"Se habla de que los habitantes de la Colonia son recogidos con helicópteros del gobierno […] para ayudar en instalaciones subterráneas en la nueva residencia del presidente [Pinochet], ya que en la Colonia tienen gran experiencia en tales construcciones".

Cabe preguntarse si la poderosa estación de radio de la Colonia fue usada en el marco de la llamada Operación Cóndor, el plan de coordinación de acciones y ayuda mutua de los regímenes militares sudamericanos.




Derechos de autor de la imagenEPA/VILLA BAVIERAImage caption

La sala de vigilancia del enclave.

Los documentos desclasificados no dan una respuesta. Pero sí ofrecen algunos pormenores, incluso logísticos, de cómo Schäfer y sus hombres colaboraron con la DINA en la desaparición de personas.

En ellos, un miembro de Colonia Dignidad que desertó incluso sostiene que a partir de 1973 vehículos del enclave alemán ingresaban habitualmente a la unidad de la DINA en la cercana ciudad de Parral para recoger detenidos y llevárselos a la comunidad agraria.

A los prisioneros les decían que los llevarían a "un lugar bello" donde se volverían "más dignos", según una serie de denuncias penales presentadas contra Schäfer ante la justicia de Alemania por violaciones de los derechos humanos contra dirigentes y militantes políticos (todas ellas referidas en los documentos diplomáticos).

Derechos de autor de la imagenASOC. POR LA MEMORIA Y LOS DD.HH. COLONIA DIGNIDADImage caption

Fosa donde se encontraron cuerpos en Colonia Dignidad.

En una de estas querellas se cita a un excolaborador de la DINA que, junto con su superior, llevó a un detenido a Colonia Dignidad a mediados de los 70.

"Luego de que el prisionero fuera retirado por los alemanes —dice el texto—, [el excolaborador] conoció a un hombre que su superior llamaba 'profesor'. Para el testigo quedó claro, por lo que el 'profesor' decía y cómo lo decía, que ese hombre había matado a detenidos que habían llevado ahí. El 'profesor' usó la palabra 'liquidar' [fertig en alemán]".

Asimismo, un informe reservado de la Cancillería alemana sugiere que Colonia Dignidad se apropió de bienes de víctimas.

Cita la versión de que "en un enorme aparcadero subterráneo [en el reducto] hay una hilera de vehículos chilenos de personas que en el transcurso de los años desaparecieron".
"Al mando" de una masacre

Sin embargo, los archivos desclasificados van más allá y ofrecen detalles aún más estremecedores de la participación directa de la directiva de Colonia Dignidad en la masacre de Cerro Gallo, en 1975, en el marco de la llamada Operación Colombo.

Allí, escuadrones militares chilenos fusilaron a decenas de prisioneros, a quienes una vez muertos hicieron pasar por guerrilleros que intentaban ingresar al país desde Argentina cruzando los Andes.

Derechos de autor de la imagenEPAImage caption"

Vestían viejos uniformes alemanes", dice un testimonio.

En una de las demandas penales presentadas contra Schäfer en Alemania, en este caso por el asesinato de un dirigente de izquierda de Chile, se dice que la víctima murió en esa matanza "a manos de unidades del ejército bajo el mando de líderes de Colonia Dignidad" que "vestían viejos uniformes alemanes".

Además asegura que el propio Schäfer supervisó el operativo sobrevolando la zona en helicóptero.

El testimonio de un exsoldado chileno que participó en el operativo de Cerro Gallo —reproducido en un documento presentado ante la fiscalía de Bonn y recogido por la diplomacia alemana— presenta más indicios de la complicidad de la Colonia en la masacre.

"Fuimos allí a perseguir a unos extremistas y los alemanes nos ayudaron […] Conocían una montaña, el Cerro Gallo, donde decían que habían visto a extremistas. Pero no usamos nuestros vehículos. Sólo los de ellos […] Ellos iban uniformados como militares con vestimenta alemana […] Los vehículos eran Unimog [Mercedes Benz]".

Derechos de autor de la imagenEPAImage caption

Testigos dicen que cuando caía la noche, la actividad en la Colonia era "frenética".

"Dormimos en la Colonia. Como nos dijeron que había numerosos extremistas [en el cerro], habían venido refuerzos militares de Chillán, Talca, Curicó y un grupo de infantería de Santiago. Éramos unos 70 […] Vi que había un helicóptero y pequeños aviones en la Colonia […] Esa Colonia es una fortaleza".

En el predio había "al menos una pista de despegue y aterrizaje de 2 km, adecuada para […] grandes aviones", se alude en los documentos desclasificados.

El exmilitar cuenta que la noche que pernoctaron en Colonia Dignidad, previa a la masacre de Cerro Gallo, le llamó particularmente la atención la frenética actividad nocturna en el lugar.

Derechos de autor de la imagenEPA/VILLA BAVIERAImage caption

De día "se veía sólo a mujeres".

"Se escuchaba mucho movimiento de máquinas, de diversas máquinas, y había una frecuencia de radio tan potente que no podíamos comunicarnos […] De día había poco movimiento, se veía sólo a mujeres, pero de noche únicamente a hombres".

Y sobre el momento de la matanza cuenta: "Allí estaban ambos jefes, mi capitán y el líder de ellos [Schäfer]. Los alemanes conocían el cerro, sin ellos no hubiéramos logrado nada. Ellos eran los primeros, todo lo sabían […] Algunos de ellos andaban de civil, tipo la policía secreta".

Un "notorio" arsenal

Ese mismo documento da algunas precisiones sobre otra de las preguntas clave en torno de Colonia Dignidad: ¿cuán importante era su arsenal?

El exsoldado comenta: "Tenían mejores armas que nosotros. Algunas ametralladoras gigantes. Cuando iban de civil llevaban abrigos de lana y nadie podía ver lo que había debajo".

Varios informes reservados de la Cancillería alemana se hacen eco de la afirmación de que en Colonia Dignidad "existe un notorio arsenal".

Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGESImage caption




Bajo la fachada pacífica se escondían numerosas armas.

También sostienen que en 1986, cuando las denuncias arreciaban, un juez quiso "investigar las pistolas de 7,5 mm de 21 miembros" del enclave, pero no tuvo éxito.

En uno de los textos diplomáticos se cita a un miembro arrepentido de Colonia Dignidad afirmando que en el reducto además "se fabricaban armas, entre ellasgranadas de mano".

También figuran varias cartas de parlamentarios de Alemania que, preocupados por la situación, le piden a la Cancillería en Bonn explicaciones sobre fuertes sospechas de una colaboración alemana con el reducto en Chile en materia de armamento.

"¿Qué facilidades técnicas importó Colonia Dignidad de la República Federal Alemana para la fabricación de armas, y hubo planes sobre la compra de materiales estratégicos como uranio y titanio desde Chile a través de Colonia Dignidad?", se exige en una de las misivas.

Derechos de autor de la imagenWIKIMEDIAImage caption

A Gerhard Mertins, una famoso traficante de armas, se le atribuye la creación de un "círculo de amigos" de Colonia Dignidad.

En otra, un legislador llama la atención sobre la versión de que el renombrado traficante de armas alemán Gerhard Mertins, un nazi vinculado a Schäfer, creó en Alemania un "círculo de amigos" de la Colonia.

E inquiere: "¿Sería admisible que, según las regulaciones de exportación de armas de la República Federal Alemana, se enviaran armas a 'colonos alemanes' en Chile sin permiso de exportación?".

El mismo arrepentido de Colonia Dignidad citado en un documento diplomático da pistas sobre ese tipo de operaciones ilegales: "Por orden de P. Schäfer compré armas en el mercado negro en 1970/71, especialmente pistolas, 2 MG [ametralladoras] y algunas pistolas-ametralladoras. 
Las canalicé bajo la cubierta de envíos caritativos a Chile".

Derechos de autor de la imagenAPImage captionColonia 

Dignidad pasó a llamarse Villa Baviera en 1991.

Por otra parte, un informe de la embajada al gobierno de Bonn reproduce declaraciones de testigos clave que apuntan a que un representante de Colonia Dignidad en Alemania tenía vínculos con Christoph Willeke, un oficial del ejército chileno que fue condenado en 2010 por el asesinato de Carlos Prats —comandante en jefe del Ejército y ministro durante el gobierno de Allende— en Buenos Aires en 1974.

En el documento, uno de ellos dice que Willeke ayudó a organizar el transporte de valijas sospechosas hacia Colonia Dignidad en vuelos de la aerolínea LAN desde Fráncfort.

El testigo, que hacía de correo, declara: "Bueno, yo no puedo garantizar lo que llevaban esas maletas adentro, yo no sabía qué había en su interior, pero lo que se me decía era que contenían implementos de hospital […] yo las hacía pasar como maletas de pasajeros".
"Amplios medios financieros"

La cantidad de fondos con los que contaba Colonia Dignidad es otra de las grandes interrogantes en busca de respuestas específicas.

Derechos de autor de la imagenEPA/VILLA BAVIERAImage caption

Los habitantes de Colonia Dignidad se dedicaban, entre otras cosas, a la agricultura.

Entre los archivos desclasificados por el gobierno germano figura el testimonio de uno de los varios alemanes fugados del enclave que es especialmente revelador acerca de los "cuantiosos" recursos económicos de la organización de Schäfer.

Allí se alude a la fuente diciendo: "Su carácter social y su trabajo social son fachadas de la empresa. En realidad se trata de una muy potente firma comercial que suministra productos a 2 supermercados y en cuya operación probablemente haya también minas de oro y extracción de titanio".

Y continúa: "Ha sido notablemente fácil el despacho de aduana de contenedores descargados en CD [Colonia Dignidad]. Esto puede deducirse de una buena cooperación con el gobierno [chileno]".




Por otra parte, sostiene, el reducto "mantenía cuentas en dólares en Alemania".

Derechos de autor de la imagenEPAImage caption

El carácter social de Colonia Dignidad era aparentemente la "fachada" de una gran empresa.

En cuanto a las operaciones mineras del enclave, hay un informe de la embajada alemana en Santiago a la Cancillería en Bonn, tras una visita diplomática a Colonia Dignidad a fines de los años 80, que da más detalles de ellas.

"Hasta hace pocos años CD extraía en el área de Temuco (Nuevo Imperial) también oro. Allí se encontraron cantidades significativas en la cuenca seca del río. Esa fuente, sin embargo, se ha agotado".

El mismo reporte habla de la existencia en Colonia Dignidad de una planta trituradora de piedra que vende su producto a una empresa de transporte público en Santiago, sin especificar de cuál se trata.

Respecto del manejo del dinero en sí, el testimonio de un miembro de la cúpula de Colonia Dignidad que desertó detalla que "todo el efectivo de la Sociedad era guardado en la habitación de Schäfer" y que "nadie sabía cuánto dinero manejaba" el jefe del reducto.

Derechos de autor de la imagenAPImage captionSe cree que todo el dinero era guardado en la habitación de Schäfer.

Los documentos también ventilan las sospechas de legisladores alemanes de que Schäfer adquirió la parcela en la que instaló su comunidad "con la venta de inmuebles de las fuerzas armadas de Alemania".

Incluso mencionan posibles vínculos de Colonia Dignidad con la poderosa industria de Alemania, pero el gobierno de Bonn dice no tener conocimiento de ello.

Sin embargo, los archivos sí muestran que hubo un lazo comercial entre funcionarios de la sede diplomática alemana en Chile y Colonia Dignidad.

Uno de los integrantes que desertó del enclave denunció que la embajada "desde el primer contacto se convirtió en cliente. Así, por ejemplo, cada lunes recibía suministros de la colonia alemana".

Más tarde, en otro documento, el embajador le escribe a la Cancillería en Bonn: "Encontré que sin mi conocimiento un funcionario de los servicios intermedios llevaba productos a su vivienda privada y los distribuía".

Derechos de autor de la imagenEPAImage caption

Alemania ha reconocido que Colonia Dignidad es un "capítulo oscuro" en su diplomacia

"Inmediatamente después de enterarme de esta práctica les di estrictas indicaciones a todos los empleados de que tomaran distancia de todo trato comercial con representantes de Colonia Dignidad".

Ahora bien: ¿dónde acabó el dinero de Schäfer y su círculo íntimo?

Aún no hay respuestas concluyentes al respecto, pero sí sospechas —no verificadas— de que los fondos podrían estar ocultos en un paraíso fiscal en el Caribe.
La coraza de Colonia Dignidad

De los documentos desclasificados se desprende que, a pesar de haber tenido conocimiento de informes y denuncias sobre lo que pasaba en Colonia Dignidad desde el principio, la República Federal Alemana "miró al costado" y falló a la hora de detener los abusos en esa comuna.

Así lo reconoció recientemente el ministro de Relaciones Exteriores germano, Frank-Walter Steinmeier.

La embajada perdió la orientación en su afán por mantener buenas relaciones con el país anfitrión"

Frank-Walter Steinmeier, ministro de Relaciones Exteriores de Alemania

El gobierno de Alemania "debió haber ejercido presión diplomática sobre la cúpula de la Colonia", se lamentó Steinmeier.

"La embajada perdió la orientación en su afán por mantener buenas relaciones con el país anfitrión".

Y cuando a fines de los 80 Bonn se decidió a actuar, ya era demasiado tarde. El régimen de Pinochet estaba en su ocaso, en coincidencia con la caída del Muro de Berlín, símbolo de la Guerra Fría.

De los archivos se deduce una serie de factores por los cuales Colonia Dignidad se mantuvo impune durante tanto tiempo: no sólo su estrecha relación con el régimen de Pinochet, sino también sus vínculos con círculos políticos deAlemania, además de su formidable aparato jurídico.

Un documento diplomático cita a un arrepentido de la cúpula de la Colonia afirmando que el enclave se amparó en "un diestro sistema de contactos con las autoridades competentes y los más altos puestos en el gobierno [chileno]".

Y agrega que el enclave tuvo "contactos con personalidades de la vida pública en la República Federal Alemana".

Derechos de autor de la imagenWIKIMEDIAImage caption

Franz-Josef Strauss era un influyente dirigente del partido de gobierno en Alemania.

Aparentemente Colonia Dignidad contaba con un lobby en el partido gobernante en Alemania, la Unión Demócrata Cristina (CDU), y su influyente brazo en el estado sureño de Baviera, la Unión Social Cristiana (CSU).

De hecho Franz-Josef Strauss, presidente de la CSU y jefe de gobierno bávaro, visitó el enclave en Chile, donde hasta mediados de los 90 colgaba un retrato firmado por él.

Y uno de sus correligionarios, Wolfgang Vogelgesang, fue interpelado por el Parlamento alemán tras ser sindicado como uno de los integrantes del "círculo de amigos" de Colonia Dignidad fundado por el traficantes de armas Gerhard Mertins.

Los archivos dejan más preguntas sobre la conducta del gobierno de Alemania.




Entre ellas llama la atención esta: ¿por qué el gobierno mantuvo por un tiempo en confidencialidad algunas declaraciones de arrepentidos de Colonia Dignidad a pesar de insistentes pedidos de parlamentarios en Bonn?

Un legislador llegó a escribirle a la Cancillería: "No logro entender cómo informes 'a autoridades alemanas' pueden ser a priori secretos, de modo que el control legislativo sobre decisiones políticas o diplomáticas no es posible".

Derechos de autor de la imagenEPA/VILLA BAVIERAImage caption

La entrada a una cámara subterránea en Colonia Dignidad.

Otra pregunta —más fundamental— que también le formula un parlamentario al Ejecutivo en Bonn es por qué la República Federal Alemana no solicitó a Chile la extradición de Schäfer, quien era buscado en ese país por acusaciones de pederastia.

Desde hace tiempo hay sospechas de que los servicios secretos alemanes cooperaron con el enclave chileno, pero estas denuncias no han podido ser comprobadas de manera fehaciente.

Y difícilmente sean constatadas hasta que se revelen los documentos catalogados como ultrasecretos, cosa que no se sabe cuándo sucederá.
Contraataque jurídico

Lo que sí queda claro en los archivos desclasificados es que durante muchos años Colonia Dignidad logró instalar con éxito un cerco jurídico que la protegía gracias a sus buenos contactos y su propio departamento legal.

En los escritos se advierte que Alemania tendía a derivar las denuncias a las autoridades chilenas y que la consecuencia ello era la dilación.

Derechos de autor de la imagenEPA/VILLA BAVIERAImage caption

Cuando las acusaciones arreciaban, Colonia Dignidad exhibió su formidable aparato jurídico.

Un documento de la Cancillería en Bonn se queja de que "en el gobierno chileno han sido demorados los procesos que tenían una mirada o un tratamiento crítico de los problemas en CD [Colonia Dignidad]".

Cuando en la segunda mitad de los 80 ya se habían acumulado demasiadas denuncias contra el reducto y los embajadores de Alemania se habían puesto más críticos e inquisidores, los directivos de la Colonia hicieron todo lo posible para bloquear las visitas de delegaciones diplomáticas, frenándolas en seco ante el famoso arco de entrada del predio.

Y no sólo eso; empezaron a entablar demandas contra todos aquellos que mostraban a Colonia Dignidad bajo una luz desfavorable, incluyendo a Amnistía Internacional, varios medios de comunicación alemanes e incluso dos cónsules de la embajada.

En este último caso Schäfer consiguió que la justicia chilena les retirara la inmunidad a los diplomáticos para que enfrentaran juicios por calumnias y extralimitarse en sus funciones consulares, algo que después fue revertido por la presión de Europa y Naciones Unidas.

Derechos de autor de la imagenAPImage caption

En los 90 el presidente democrático Patricio Aylwin se comprometió a investigar a Schäfer y su reducto.

El "profesor" negaba su participación personal y la de Colonia Dignidad en violaciones de los derechos humanos.

"Es una locura, una tontera", insistía.

Pero con el retorno de la democracia a Chile, sus días estaban contados.

El nuevo presidente, Patricio Aylwin, se comprometió a investigar a Colonia Dignidad y más tarde se creó una Comisión de la Verdad.

Schäfer huyó a Argentina en 1997, donde lo arrestaron en 2005.

Un año después, luego de que lo extraditaran a Chile, fue condenado a un total de 33 años de prisión por abuso sexual de menores, torturas, asesinato y posesión ilegal de armas.

Murió del corazón en una cárcel de Santiago en 2010. Tenía 88 años.

Su mano derecha, el médico Hartmut Hopp, fue sentenciado en 2011 por la justicia chilena a cinco años de cárcel por ayudar a Schäfer a violar menores.

Derechos de autor de la imagenEPA/VILLA BAVIERAImage caption

El médico Hartmut Hopp, mano derecha de Schäfer, en 2000. 

Hoy vive "cómodamente" en Alemania.

Hopp, quien actualmente tiene 72 años, escapó a Alemania antes de comenzar a cumplir su pena.

Hoy, después de serios cuestionamientos sobre su cómoda vida en el pueblo de Krefeld, cerca de la ciudad de Colonia, un tribunal analiza una solicitud de la fiscalía de esa localidad para que el médico enfrente la condena que recibió en Chile en una prisión alemana.

Entretanto, la infame Colonia Dignidad fue rebautizada como Villa Baviera tras perder su personería jurídica en 1991 y luego fue reformada.

Sin embargo, su legado sigue presente, ya que los familiares de los desaparecidos continúan exigiendo que se investigue a fondo lo ocurrido allí.
"Queremos saber"

La semana pasada, la Asociación por la Memoria y los Derechos Humanos Colonia Dignidad presentó una querella "contra los responsables de crímenes de exterminio" en el enclave.

"Nuestro objetivo es buscar verdad y justicia", le dijo a BBC Mundo Margarita Romero, presidenta de la entidad.

Queremos que se sigan buscando más fosas comunes en el predio"
Margarita Romero, Asociación por la Memoria y los Derechos Humanos Colonia Dignidad

"Queremos saber cuántos desaparecidos hubo en Colonia Dignidad [se cree que fueron más de un centenar], cuáles eran sus nombres y cuál fue su destino final. Además, queremos que se sigan buscando más fosas comunes en el predio; sabemos de 8 o 9, pero podría haber más".

Romero explicó que la acción legal "también tiene como fin que Chile y Alemania se comprometan a formar una comisión bilateral de esclarecimiento, justicia y reparaciones", además de establecer las responsabilidades de cada uno de los Estados en los hechos.

La presentación de la querella coincidió con la visita a Santiago del presidente alemán, Joachim Gauck, quien reconoció que los diplomáticos de su país debieron actuar ante las atrocidades cometidas en Colonia Dignidad, aunque aclaró que Alemania no tuvo responsabilidad en ellas.

Derechos de autor de la imagenAPImage caption

El presidente de Alemania, Joachim Gauck, estuvo recientemente en Chile y dijo que su país está dispuesto a "ayudar" en la investigación.

Un factor inesperado influyó en la decisión de desclasificar los archivos en Berlín.

Fue la película "Colonia Dignidad", protagonizada por Emma Watson y Daniel Brühl y dirigida por Florian Gallenberger. Este cineasta investigó el tema durante cinco años y visitó varias veces el enclave.

La influencia del filme fue reconocida por el propio ministro de Relaciones Exteriores Frank-Walter Steinmeier, quien comentó que eso demuestra cómo la cultura puede "actuar como un impulso para la política".Derechos de autor de la imagenPRODUCCIÓN DE "COLONIA DIGNIDAD"Image captionFlorian Gallenberger, director de la película "Colonia Dignidad".

Una de las portavoces de Steinmeier, Maike Feytag-Pitrocha, le dijo a BBC Mundo que la desclasificación "busca echar luz sobre lo que ocurrió en Colonia Dignidad y aprender lecciones para el futuro".

La Colonia ya no existe como tal, pero la verdadera historia de su infamia, a más de cuatro décadas del golpe militar en Chile, apenas comienza a entenderse.

LOS ARCHIVOS: ACCESO CON CONDICIONES

Derechos de autor de la imagenBBC MUNDOImage caption

El Archivo Político de la Cancillería alemana, en Berlín.

La mayoría de los documentos diplomáticos sobre Colonia Dignidad que fueron desclasificados por el gobierno alemán no están etiquetados por temas, sino más bien organizados por números, cronológicamente.

El gobierno alemán decidió desclasificar antes de tiempo los archivosdiplomáticos sobre Colonia Dignidad: a los 20 años en lugar los 30 que suelen permanecer protegidos.

Eso ha permitido que investigadores y la prensa accedan a documentos fechados entre 1986 y 1996 (hasta el momento sólo se podían ver hasta 1985).

Los archivos liberados incluyen comunicaciones entre la embajada de Alemania en Santiago y la Cancillería de ese país; informes y correspondencia de diplomáticos y parlamentarios; declaraciones de testigos chilenos y alemanes ante la justicia en Bonn, y testimonios de miembros que huyeron de la Colonia.

"Son documentos producidos por diferentes unidades de trabajo y por la embajada en Chile, las cuales decidieron en su momento que los documentos contenían información delicada y debía ser clasificada", le explicó a BBC Mundo Julius Calamitus, portavoz del Archivo Político.

Claro que nuestro acceso tuvo condiciones: no se podían sacar copias ni fotografiar los folios.

Además, en este artículo sólo ha sido posible citar documentos producidos por la diplomacia alemana y no, por ejemplo, los del gobierno chileno que también están incluidos en los archivos desclasificados.

Y al reproducir lo que dicen no está permitido dar los nombres de las personas mencionadas, ni los remitentes ni destinatarios de los mensajes.

Así lo establece la ley alemana.


Max Seitz BBC Mundo, enviado especial a Berlín, @max.seitz
22 julio 2016
http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-36792543


Guardias civiles, tras el 1-O: «Ya no merece la pena vivir aquí, en Cataluña. Es irrespirable»

Los agentes destinados en Cataluña y sus familias describen una atmósfera de aislamiento. Los secesionistas señalan con odio a sus hijos pequeños

«Mamá, ¿a ti qué bandera te gusta más la estelada o la española?, le pregunta a Lorena su hijo, que aún no ha cumplido seis años, bajo la sombra de la que preside el cuartel en el que viven en Solsona (Lérida). 

«La que a ti te guste, cariño, pero ya sabes que somos españoles», le responde su madre con el entusiasmo justo para satisfacer la curiosidad del niño. «Son muy pequeños, no tienen por qué entrar en ese discurso en el colegio», cuenta disgustada. Lorena es catalana -ahí nació y ahí vive- y está casada con Pedro, guardia civil y padre de sus dos hijos. Ni las banderas ni el secesionismo se sientan a la mesa de esta familia que volvió a la tierra de ella desde la de él (Canarias) para que sus padres les echaran una mano con los críos.




«Presume de su papá»

La menor tiene dos años y su mayor interés se concentra en las andanzas de Peppa Pig, pero el de cinco ya entra machaconamente en la competición de banderas a fuerza de discurso aprendido. El primer día de clase tras el referéndum ilegal -el lunes 2 de octubre del año pasado-lo sacaron al patio del colegio junto a sus compañeros de infantil (de tres a seis años) para contarles que la Policía había pegado a la gente. «Mi niño presume de que su papá es policía, para él es un orgullo y no quiero que nadie le arrebate su inocencia».

Solsona ronda los 9.000 habitantes, está gobernado por ERC y en el pequeño cuartel solo viven cuatro familias: dos con hijos y dos sin. «No nos limpian ni la calle por orden del Ayuntamiento», cuenta Pedro Jesús Rodríguez, su marido, que nació en la isla de La Palma y mira a su alrededor con escepticismo y asombro. «En 50 kilómetros a la redonda del cuartel es la única bandera de España que se puede ver». Es el secretario general de la Asociación Unificada de Guardia Civil (AUGC) en Lérida y le asoma el carácter reinvidicativo. «Se han vuelto locos. Los pueblos pintados de amarillo, las carreteras, los plásticos por todas partes...» Describe una atmósfera asfixiante, de pueblo, de aislamiento, de tolerancia ejercida en una sola dirección. «Mi mujer catalana, de padres catalanes, no se siente integrada. ¿Alguien cree que eso es normal?».

Hace tres años se difundió un cartel del Carnaval de Solsona con el reclamo «ven a matar a españoles» y la imagen de una mujer empuñando una pistola. Ese es el ambiente de partida. A la pregunta de si se ha sentido odiado, Pedro no lo duda. «Por algunos es evidente, que sí».

«Los guardias civiles son unos animales, solo saben dar palos»; «parecen perros rabiosos»; «¿estarás contento con lo que hizo ayer tu padre?». Son tres de las expresiones con las que profesores de un instituto de Sant Andreu de la Barca (Barcelona) se dirigieron a hijos de guardias civiles tras el referéndum y que han acabado esta semana con la denuncia de la Fiscalía por un delito de incitación al odio.

El hijo de Laura (nombre ficticio porque le preocupa que la señalen con el suyo) volvió del colegio y le soltó a su padre: «He visto vídeos en clase de tus compañeros pegando a la gente». El niño tiene siete años. Su padre, guardia civil en el puerto de Tarragona, le recordó que a él también le regañaba si no obedecía... «La directora del colegio es independentista. 

Tienen pancartas colgadas dentro del centro, pegatinas pidiendo la libertad de los políticos encarcelados, un muñeco vestido de amarillo...», enumera Laura, que oyó los gritos contra la Guardia Civil procedentes del patio mientras paseaba a su perro. «Soy catalana para mi desgracia a día de hoy, pero también soy española y no me respetan».

Cuenta Laura, que atraviesa un momento vital complicado, que empiezan eliminándote en la red social Facebook y acaban sin dirigirte la palabra por la calle. «Eso son los indepes, los que el otro día le chillaron a mi hermana que dónde iba con esa mierda de pulsera (una de España). Yo no quiero explicarle a mi hijo cosas que no le corresponden por edad ni forman parte de nuestra vida, pero tengo miedo de que tomen represalias contra él por ser hijo de un guardia».Un cuartel en Solsona (Lérida) reclama la libertad de los exconsejeros catalanes en prisión-Inés Baucells

Viven en un pueblo de Tarragona -«ni se te ocurra poner el nombre tampoco»-, advierte; un pueblo tomado por el amarillo, que se ha convertido en la llave para no ser un apestado y estar en el círculo en determinados ambientes.

«Me dicen los profesores que le ponga TV3 para que vea los dibujos en catalán, pero esa es mi pequeña venganza», resume esta catalana cuya familia es de origen madrileño. Ella y su marido tomaron una decisión drástica: él ha pedido el traslado a Ceuta. No se lo han dado. Van a insistir y eso que el cambio le supone a Laura cambiar sus revisiones médicas oncológicas. «Ceuta, porque nos permite seguir manteniendo nuestra casa aquí, a ver si se calma el ambiente».
El artículo 155

El cultivo de esta fractura social ha sido lento, macerado y no parece que el 155 esté enmendando plana alguna. «Mi hijo no me dijo nada, pero un amigo suyo llegó a casa con un papel muy bien doblado: “Mami, traigo una cosa muy importante aquí”. Era la estelada que la habían dibujado en clase, ¡con cinco años!», explica Lorena noqueada aún por la fractura social que ha reducido de forma progresiva su círculo de amistades.

«Yo me llevo bien con mis compañeros de trabajo pero el grupo de amigos se ha roto y otros nos hablan a la fuerza. Las relaciones se han enturbiado, son falsas. El otro día me preguntaron qué opinaba de los detenidos por los CDR. Mi respuesta fue: yo no opino nada que luego todo se sabe». 

Trabaja en un supermercado y vive en un cuartel. Lo normal, si no fuera por el enrarecimiento que se ha adueñado de la normalidad. Lorena es la segunda generación de catalanes que hunden sus raíces en Cádiz y el mar de olivos de Córdoba. Dice que no se ha enfrentado cara a cara con familiares aunque las redes sociales sí han sido escenario de batalla entre la parentela. «Me han dolido comentarios, insultos a la Guardia Civil. Pedro es el padre de mis hijos y no lo tolero».

«Estamos creando un pequeño País Vasco, el aislamiento y el silencio se empieza a parecer». Son palabras de Francisco Javier Favorecido, de la Unión General de Guardia Civil (UGC) en Tarragona. Ha pasado 25 de sus 45 años en Cataluña. A este pontevedrés le queda un rastro poco evidente de su acento gallego y soslaya el discurso de medias tintas. «Tengo que comerme la bandera independentista en la plaza del pueblo con el 155 vigente y no pasa nada. Los independentistas se han crecido porque nadie les ha rebatido y ahora nos vemos así».

Él no tiene hijos y esa circunstancia le ahorra el trago de muchos compañeros porque es claro que el caso denunciado por la Fiscalía no es único. Su mujer, que trabaja en la recepción de un gran hotel, es una empleada anónima en ese entorno. «Todos nos sentimos mal, sobre todo el que no vive en un cuartel». Sin rastro de provocación, reflexiona: «Si mi mujer o yo nos dedicáramos a forrar la plaza de plásticos rojos, sería vandalismo. Como son amarillos, y son ellos, se mira para otro lado».
Amarillo y verde

Pedro y Lorena describen el día a día. Ellos sí viven en un cuartel, en el de Solsona, donde el amarillo y el verde son enemigos declarados. «El fin de semana pasado estuvimos en un cumpleaños de un niño de clase. Los castellano hablantes nos sentamos en unas mesas y los que hablan catalán en otras. Solo nos juntamos para la tarta», describe con resignación Pedro Rodríguez. Responde rotundo a la pregunta de si es tan evidente la fractura social después del día 1 de octubre. «No sé si el nacionalismo feroz y más radical lo despertó TV3 o nuestra actuación, pero es un hecho».

«Yo esto no lo había vivido nunca», le da la razón su mujer. «Cada uno pensaba como pensaba pero eso no rompía las relaciones. Nosotros hemos perdido muchos amigos». Su marido lo confirma. «Me han llegado a decir barbaridades: “Abre los ojos, sois unos asesinos, de qué lado estáis". Todo el mundo cree que la Guardia Civil es el PP y obviamente hay de todo».

Un joven muestra su apoyo a la Guardia Civil ante la manifestación convocada en contra por los Comités de Defensa de la República (CDR)-EFE




Este agente, al que le encantaría regresar a su tierra, lo tiene claro: «Estamos abandonados por las instituciones y al no tener la Guardia civil competencias aquí nos ven como una policía residual». Lorena lo lleva a su día a día. «Es un trago muy difícil. Solo lo puedes entender si vives aquí. ¿Tú crees que un crío de cinco años puede decir que no se junta con niños que hablan castellano? Esto es lo que llevo peor. No soportaría que se metieran con mis hijos».
«Nos vamos»

La hija de Claudia (también nombre ficticio) es demasiado pequeña para sufrir escarnio, humillación u odio en sus carnes, pero sus padres no. La niña tiene dos años y asiste a la guardería, ajena a la deriva totalitaria y excluyente en la que se han sumido muchos de sus vecinos. Su madre es guardia civil en un pueblo de Tarragona. Su padre trabaja como vigilante. Ambos son gallegos y llevan ocho años afincados en Cataluña. «Nos vamos. Esto ha sido la gota que colma el vaso. En cuanto salgan vacantes nos marchamos», cuentan a dúo.

«Me he sentido odiada solo por decir que soy guardia civil e incluso sin decirlo». Su marido asiente: «Gente con la que tenía trato se cruza de acera para evitar saludarme». La agente marca el 3 de octubre del año pasado como uno de los peores de su vida. «He tenido miedo por mí, por la nena y por mi marido. Eran más de mil personas delante del cuartel (las conocíamos a casi todas) y dentro estábamos seis».

Cuenta Claudia que el día 1 fue complejo, aunque no tuvieron una participación activa ni salieron del cuartel. «Sufrimos una tensión y unos nervios horribles por qué no sabíamos cuál iba a ser nuestra actuación, pero el día 3 fue mucho peor. Había 40 o 50 tractores delante del cuartel además de gente de toda la comarca. El alcalde estaba a la cabeza, con los bomberos. Yo tenía que recoger a mi niña de la guardería y no podía salir. Mi marido tuvo que ir a buscarla y llegó varias horas tarde al trabajo».

Francisco, que tampoco se llama Francisco, pero sí es su marido, completa el relato: «Tuve que pasar entre la gente, claro, y allí estaban las profesoras de la guardería, el frutero, el farmacéutico... ya casi no nos hablan». En su pueblo adoptivo tampoco luce la bandera de España, solo esteladas: en el Ayuntamiento y en el hospital, en las rotondas de las entradas, en las ventanas... En el balcón del consistorio cuelga también la pancarta de apoyo a los «presos políticos».

Los balcones y las plazas recuerdan a otros tiempos y otras latitudes; sin muertos pero con un silencio parecido que arrincona a la minoría. Las banderas han cobrado un protagonismo extemporáneo y definitivo, pero aun así la oficial permanece desaparecida. «Si no piensas como ellos, estás solo. A nosotros nos queda una pareja de amigos y algunos conocidos», cuenta Francisco. «Ya no merece la pena vivir aquí. La gente antes era cerrada, ahora es irrespirable». Palabra de Claudia. Palabra de guardia.
Declaraciones de policías

Lorena, mujer de un guardia civil

«Mi hijo presume: mi papá es policía, para él es un orgullo y yo no quiero que nadie le arrebate su inocencia y le diga que pega a la gente».

«Son muy pequeños, no tienen por qué entrar en ese discurso», reflexiona, tras relatar que su hijo le preguntó si prefería la bandera española o la estelada.

«Yo me llevo bien con mis compañeros de trabajo, pero el grupo de amigos se ha roto y otros nos hablan a la fuerza. Las relaciones se han enturbiado, son falsas».

Claudia, guardia civil en Tarragona

«Me he sentido odiada solo por decir que soy guardia civil e incluso sin decirlo. Gente con la que tenía trato se cruza de acera para evitar saludarme».

«He tenido miedo por mí, por la nena y por mi marido. Eran más de mil personas delante del cuartel (las conocíamos a casi todas) y dentro estábamos seis».

«Nosotros ya hemos decidido irnos. En cuanto salgan vacantes nos marchamos. Ya no merece la pena vivir aquí. La gente antes era cerrada, ahora es irrespirable».

Pedro, guardia civil en Solsona (Lérida)

«Estamos abandonados por las instituciones y al no tener la Guardia Civil competencias aquí nos ven como una policía residual».

«Mi mujer catalana, de padres catalanes, no se siente integrada. ¿Alguien cree que eso es normal?».

«El fin de semana estuvimos en un cumpleaños de un niño de clase. Los castellano hablantes nos sentamos en unas mesas y los que hablan catalán en otras».

Francisco Javier, guardia civil en Tarragona

«Tengo que comerme la bandera independentista en la plaza del pueblo con el artículo 155 vigente y no pasa nada. Se han crecido porque nadie les ha rebatido»

«Estamos creando un pequeño País Vasco, el aislamiento y el silencio se empieza a parecer. Todos nos sentimos mal, sobre todo el que no vive en el cuartel»

«Si mi mujer o yo nos dedicáramos a forrar la plaza de plásticos rojos, sería vandalismo. Como son amarillos, y son ellos, se mira para otro lado»

Laura, mujer de un guardia civil




«Soy catalana para mi desgracia a día de hoy, pero también soy española y no me respetan».

«Esos son los independentistas, los que el otro día le chillaron a mi hermana que dónde iba con esa mierda de pulsera (una pulsera con la bandera de España)».

«Yo no quiero explicarle a mi hijo (de siete años) cosas que no le corresponden por edad ni forma parte de nuestra vida, pero tengo miedo de que tomen represalias contra él por ser hijo de un guardia civil».

29/04/2018 08:40h15
http://www.abc.es/espana/abci-guardia-civil-tras-no-merece-pena-vivir-aqui-irrespirable-201804290137_noticia.html

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".