sábado, 15 de septiembre de 2018

Ooparts: El Hombre de Hierro de Kottenforst (Alemania)

Resultado de imagen de El Hombre de Hierro de KottenforstEL HOMBRE DE HIERRO

Esta en los jardines de Kottenforst, en Bonn (Alemania), La pieza con aspecto de lingote áspero, poroso e irregular, mide cerca de un metro y 20 centímetros en su parte visible. Las medidas del ancho de sus caras varían entre los 21 y los 10 centímetros, promediando los 15 centímetros.

 Casi la mitad de ella está enterrada bajo la superficie, según las excavaciones del profesor Klaus Grewe realizadas en 1978. Tanto así que, según dice una leyenda local, no logró ser arrancada ni con un tractor cuando se tuvo la intención de quitarla del lugar donde aún permanece.

A pesar de la humedad del ambiente y de la exposición constante a los elementos, la barra no muestra rastros de gran corrosión, óxido ni crecimiento de moho; sólo el ennegrecimiento de herrumbre, por el paso del tiempo, lo que plantea un severo desafío a lo que se conoce hasta ahora en la historia oficial sobre los talentos de la metalurgia y particularmente del hierro.

El análisis de la composición material demostró que contiene algunas proporciones de carbón, manganeso, fósforo, silicio y sulfuro.

Debido a este velo de misterio que cubre al “Hombre de Hierro”, es objeto de una gran cantidad de leyendas y supersticiones sobre su origen y sobre sus supuestos poderes.

Aparece mencionada en crónicas del siglo XVII, creyéndosela traída por legionarios romanos que habían llegado mucho antes a la región, y sería un resto de antiguos acueductos levantados por esos ejércitos y cuyas ruinas se encuentran cerca del lugar.





En un relato de 1625 se le menciona como un hito de demarcación entre Alfter y Heimerzheim, punto de división del bosque con las comarcas aldeanas, al parecer para las actividades de los cazadores. Habría sido desplazado desde su ubicación original, según este dato.

El nombre “Eiserne Mann” parecerá sólo en 1717, pero su ubicación volverá a variar. En 1727, fue cambiada de lugar hasta la posición definitiva, para señalar un intermedio entre la ruta de caza de Augustsburg en Brühl y el palacio de Herzogsfreude, en Röttgen.

Para el año 1826, el sacerdote Gustav Bischoff aseguraba que el objeto provenía de un meteorito que después había sido trabajado por maestros metalúrgicos. Según los análisis científicos, la pieza parece haber sido fundida en el siglo XIII.

En la parte inferior, además, tiene una especie de ancla en forma de T, detalle que aparentemente ya habían conocido algunos cronistas, pues el citado relato de 1625 mencionaba al objeto con semejanza a una cruz enterrada. Grewe considera que la barra sería un resto de una fundición que funcionó en Kottenforst hasta la Edad Media.

En un lingote de hiero de esas dimensiones en aquella época no tenían ninguna dificultad en su fabricación pero si nos vuelve a hacer pensar en una cierta involución de los conocimientos de metalurgia al realizar un objeto que después de los años, desde S.XIII según las primeras crónicas, que no tiene ni oxido, ni corrosión, ni moho.

EL CUBO DE ORION, Increíble Dispositivo Alienígena Para ver el Futuro

Hoy tratamos un tema fascinante, de la mano del Dr. Dan Burish, quién asegura que algunos grises alienígenas no son tales, sino viajeros del tiempo. 





Analizamos cada aspecto de esta fascinante historia con unos datos nunca vistos hasta ahora…




El analista jefe del banco de los Rockefeller: “El mundo está al borde de una supercrisis”


Por Sputnik

Economistas destacados predicen que el mundo está al borde de una nueva crisis económica que tendrá un enorme impacto sobre la economía mundial, escribe Iván Danílov, columnista de Sputnik.

En su columna analizó los posibles escenarios de la nueva crisis que acecha a la economía mundial y las consecuencias que podría desencadenar.





Verdadera dimensión de una supercrisis económica

El analista jefe del banco JP Morgan —también conocido como el banco de la familia Rockefeller—, Marko Kolanovic, opina que, en caso de darse esta crisis, habrá disturbios callejeros, pánico generalizado, nacionalización y revueltas sociales a nivel mundial inéditas en el último medio siglo.

Según el informe que Kolanovic publicó con motivo del décimo aniversario de la crisis financiera mundial del 2008, los mercados financieros de todo el mundo son ahora vulnerables ante una nueva crisis incluso más que antes.

El economista concluye que, en el escenario más pesimista, la crisis tendrá una magnitud tan grande que, para salvar la economía, los bancos centrales se verán obligados a nacionalizar las compañías más afectadas comprando sus acciones en el mercado.

¿Por qué debemos escuchar a Kolanovic?

Las predicciones del analista de JP Morgan no se explican por un deseo de ganarse fama o atraer la atención de los medios. De hecho, el informe del experto atrajo la atención de los medios debido a su reputación.

“El problema es que hay analistas normales, los hay famosos, los hay con experiencia y está Marko Kolanovic. (…) Él tiene reputación de ‘matemático visionario’ que calcula el comportamiento de los mercados igual que los astrónomos predicen el movimiento de los planetas”, destaca Danílov.

El experto del banco de los Rockefeller ya predijo episodios problemáticos en el mercado mundial, lo cual explica la lógica de los medios: si ya pudo predecir varias crisis menores, también es capaz de pronosticar el surgimiento de una más grande.

Además, JP Morgan controla activos por valor total de 2,7 billones de dólares, así que un cualquiera no podría ser el analista líder de una entidad tan potente.

El ‘verdugo’ de la economía mundial, una computadora

Marko Kolanovic, graduado en ciencias físicas, apunta que la vulnerabilidad de las actuales estructuras de los mercados financieros proviene de los… ordenadores.

Después de la crisis económica de 2008 aumentó drásticamente el número de operaciones en bolsa y las decisiones financieras tomadas por sistemas computarizados automáticos, agrega el experto.





Así, citando a la compañía Aite Group, el medio The Economist estimó en 2014 que aproximadamente el 65% de las operaciones en la bolsa estadounidense las llevaron a cabo algoritmos computarizados, no seres humanos.

Precisamente a estos algoritmos se deben las ‘minicrisis’ descritas por Kolanovic, como la que tuvo lugar en febrero de este año.

Lo que ocurre es que estos sistemas están programados para venderlo todo en un instante en caso de que haya incertidumbre.

Kolanovic explica que esto conduce a una reacción en cadena donde el ‘pánico’ de unas cuantas computadoras contagia a las demás, que también comienzan a vender todo lo que tienen a cualquier precio.

Esta venta ‘en cadena’ puede desembocar en un colapso total del mercado, afirma el columnista y destaca que, en el pasado, los humanos prevenían estas situaciones al comprar las acciones abaratadas. Pero ahora los humanos han sido reemplazados con las máquinas.

Los humanos podrán arreglarlo todo, ¿o no?

Según Kolanovic, un desenlace como este puede llevar a una “gran crisis de liquidez” y asume que la medida radical de los bancos centrales será otra vez imprimir más dinero, lo cual podría tener consecuencias sociales y económicas impredecibles.

Los humanos podrían volver a traer el orden al mercado y reestablecerlo, pero eso sería posible solo en caso de que el ‘shock’ que pondrá comienzo a esta reacción en cadena de los ordenadores sea breve.

No obstante, como el ‘shock’ tenga carácter sistémico, el mercado ya no podrá ser rescatado con métodos convencionales, opina el analista.

¿De dónde provendrá la nueva crisis?

Otro profeta de la crisis mundial y principal economista de la agencia financiera Moody’s, Mark Zandi, habló sobre el posible ‘shock’ que podría desencadenar la nueva crisis económica.En su informe, Zandi traza un paralelismo con la crisis del 2008. En aquella ocasión, el desencadenante fue el mercado inmobiliario, cuya crisis se abalanzó sobre todo el sector financiero y la economía en general.

Esta vez podrían generarla las compañías estadounidenses endeudadas. La razón es que en los últimos 10 años, la política reguladora de EEUU llevó al surgimiento de la burbuja de ‘empresas basura’, explica Zandi.

Así, en su informe afirma que si la política monetaria fuera más dura, estas compañías no deberían haber tenido fácil acceso a los préstamos. En consecuencia, las deudas potencialmente ‘tóxicas’ de las empresas estadounidenses ascienden a los 2,7 billones de dólares y siguen creciendo, añade el economista.

Zandi expone que la mayor parte de estas deudas tienen tasas de interés flotantes y opina que, en caso de que la Reserva Federal de EEUU las aumente, caerán tanto estas compañías como sus acreedores.

El economista de Moody’s señala que aún es prematuro afirmar que serán precisamente las deudas tóxicas las que iniciarán el colapso. Sin embargo, la situación es similar a la de la crisis de 2008 e Iván Danílov considera que este podría ser el ‘gran shock’ que iniciará el pánico en la bolsa.

¿Qué consecuencias cabe esperar fuera de EEUU?

El columnista destaca que, debido al alto nivel de integración de la economía mundial, incluso los países que no tienen ninguna relación con los orígenes de la crisis estadounidense sufrirán pérdidas.





Lo mismo ocurrió en 2008, pero en el caso de que surja una nueva crisis muchos países querrán “dar una vuelta a la globalización” o aislar mejor a Washington en el continente norteamericano para “salvar al mundo de la indudablemente tóxica influencia política y económica de EEUU”.


septiembre 14, 2018
http://selenitaconsciente.com/?p=282014

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".