martes, 29 de diciembre de 2015

Adios Moneta: la conspiración para que ya no se pague en dinero efectivo

Bélgica, Finlandia y Países Bajos, Dinamarca, Hungría, Suecia y ahora Irlanda. 

Todos estos países de la Unión Europea, algunos de la zona euro, otros no, han tomado distintas medidas para la supresión de las monedas de 1 y 2 céntimos con el redondeo en comercios a la cifra más cercana a 5 céntimos o directamente obligando al pago con tarjeta u otro dispositivo electrónico. 

Pasos todos que abocan al desuso del dinero en efectivo más de 2.600 años después de que las primeras monedas empezaran a circular en la región de Lidia, actual Turquía. 

La realidad es que si las tarjetas bancarias ya han hecho que llevemos cada vez menos billetes y monedas en la cartera, los nuevos sistemas de pago parecen querer dar el golpe definitivo de la mano de Internet y nuestros teléfonos móviles. 

Moneta, protectora de los fondos. En este sentido, en la antigua Roma los denarios (de ahí, "dinero") se acuñaban junto a su templo.
Hay dos puntos a favor que llevaran a que el dinero en efectivo cada vez se use menos. El primero los avances tecnológicos que permiten que, por ejemplo, gracias a nuestro teléfono tengamos Internet accesible en cualquier momento y en casi cualquier lugar, extendiéndose a cada vez más gente. El segundo, que un territorio que parecía exclusivo para el dinero en efectivo, el de los micropagos, ya tiene rival con los nuevos métodos de pago. 

Pagos por "contacto" 

Este crecimiento no sólo surge por el beneficio que se obtiene para los consumidores. Además de las empresas que desarrollan estas nuevas soluciones de pago y los ciudadanos hay un tercero en discordia muy interesado en su implementación, los Gobiernos. Las transacciones que realizamos en efectivo son difíciles de detectar, por ello en muchos países incluso se obliga a informar cuando sacamos o ingresamos dinero a partir de una determinada cuantía, como sucede en España a partir de los 3.000 euros. Pero esto no ocurre cuando utilizamos cualquier medio electrónico, en donde siempre nuestro dinero deja rastro. Con lo cual, con casi todos interesados, el problema está en quién asume el coste del cambio. 

Comentario: Todo deja rastro en un banco o caja de ahorros, hasta el mínimo céntimo. Lo único que no se rastrea son las cuentas de los millonarios y de los ladrones, evidentemente. 

Por ello, el primer cambio es el más barato, y consiste en "modernizar" el parque de tarjetas por otras que incluyan tecnología de pago por contacto o "contactless". Se está produciendo un crecimiento de este sistema en dos sentidos, por un lado por parte del consumidor (desea utilizarlo por comodidad) y por otro lado por parte del comercio, ya que instala en sus establecimientos los nuevos terminales con esta capacidad. Este sistema permite que tan sólo acercando la tarjeta al terminal, se realiza el pago de nuestras compras sin que entren en juego otras medidas de seguridad como la ya anticuada firma o el pin. Con ello lo que se consigue es que las pequeñas compras como una revista, un billete de autobús o un kilo de tomates sean pagados con tarjeta, compras que hasta ahora eran territorio del pago en efectivo. 

Esta apuesta se consolida día tras día porque a medida que las tarjetas van caducando, se están sustituyendo e incluyendo esta tecnología alcanzando incrementos que según Visa alcanzan el 40% anual y de forma paralela el número de transacciones con este tipo de tarjetas suben en tasas que alcanzan el 37% del total. 

Mobil para todo 

Paralelamente al contactless, se está desarrollando la tecnología NFC (Near Field Communications) por la que podemos comprar acercando el móvil a un terminal de venta. Pero esta tecnología tiene un reto, un handicap, ya que es necesario que tanto comprador como vendedor hayan asumido esta tecnología. 

A medida que se extienda su adopción a otros países será cuestión de tiempo que se consoliden las posibilidades de los sistemas NFC como alternativa de pago. Únicamente habrá un problema por resolver,la manera en la que se adaptan los terminales en las tiendas. Mientras que la instalación de datafonos en tiendas supone un gran interés por parte de la entidad bancaria debido a las comisiones que reciben, la tecnología de pagos móviles requiere una mayor inversión para los comerciantes - muchos no se lo pueden permitir- y además la entidad reduciría esa parte de comisiones. 

¿Triunfarán las fórmulas intermedias? 

Además del contactless y de la tecnología NFC, la tecnología nos está dejando todo tipo de soluciones "mixtas" con un futuro en el que las dudas son las protagonistas, como por ejemplo los códigos QR o los lectores de tarjetas tradicionales para móviles. 

El principal problema de todos estos métodos está en la seguridad y en no conseguir que tengamos una experiencia de compra fácil y satisfactoria: cómoda, fácil y segura con opciones complementarias como el control de nuestros de gastos. 

Aún queda mucho que hacer e incógnitas que despejar como que qué estándar ganará la batalla y cuando se alcanzará un número de usuarios elevados para que la tecnología se implante definitivamente, pero si quedan claras varias tendencias. El efectivo va en declive, a las tarjetas les queda mucha vida y queda por definir que estándares de pagos móviles triunfarán.

Comentario: Todo parece muy bonito y poco a poco nos quieren hacer pensar que es mejor pagar sin dinero efectivo. No solamente estamos ya muy controlados con nuestros teléfonos mobiles, nuestras llamadas, nuestro ordenador, nuestros pagos con la tarjeta Visa, pero ahora, lo que ellos quieren instaurar es que dependamos completamente de la maquina para vivir, a todos los niveles, hasta para ir a comprar una docena de huevos. ¿Y que pasará con los que no tienen acceso a los mobiles? ¿O simplemente no quieren pagar con su mobil? Nos tenemos que empezar a dar cuenta que si proponen algo no es para nuestro bien, si no más bien para el suyo, estos manipuladores de datos, estos jefes de banco dónde ya apenas hay dinero, estos inventores de maquinas que "supuestamente" nos hacen la vida más fácil cuando es todo lo contrario. De más en más aparecerán artículos de este tipo como el que acabamos de leer, mostrándonos las ventajas de vivir enteramente con la "ayuda" de las maquinas. También los medios de información nos están advirtiendo que nos vayamos preparando a una vida sin dinero efectivo. Para ir a comprar una docena de huevos necesitaremos una maquina: ¿Y si la maquina no funciona? Simple: nos quedaremos sin huevos para el desayuno. 


Puede seguir leyendo:
mar, 29 dic 2015 13:19 UTC
http://es.sott.net/article/43367-Adios-Moneta-la-conspiracion-para-que-ya-no-se-pague-en-dinero-efectivo


Suecia entierra el efectivo: hasta los “sin techo” usan pago electrónico

La gran mayoría de las personas que viven en Estocolmo pagan sus consumos con tarjetas de crédito y débito o apps. Crédito: Shutterstock

Por ahora son pocos los lugares en el mundo que están avanzando hacia un futurosin dineroen efectivo para realizar transacciones. Suecia va a la vanguardia, según una nota que publicaThe New York Times.

Los ejemplos en este sentido abundan: los feligreses pagan su diezmo por mensaje de texto;los puestos de venta callejera de los “sin techo” tienen sistema de posnetcon tecnología móvil; y ni siquiera el museo de ABBA, santuario de la célebre banda de la década del 70 que compuso el tema “Money, Money, Money”, acepta billetes, por considerarlos algo muy del siglo pasado.

Todos estos casos se tratan de una cuestión de orden práctico, ya que muchos de los bancos suecos ya no aceptan ni entregan dinero en efectivo. Un gigantesco cambio que transformó a la sociedad sueca en adicta a la practicidad de pagar con tarjetas o apps.

“No nos queremos quedar en el pasado, aceptando un dinero en efectivo que ya está de salida”,afirma en el ABBA Museum Bjorn Ulvaeus, ex integrante del grupo musical y responsable de haber convertido su legado en un exitoso ícono comercial.

Más de la mitad de las sucursales de los principales bancos suecos ya no aceptan ni entregan coronas, la moneda nacional del país escandinavo.
Shutterstock

Las contras

Sin embargo, no todos festejan con la histórica modificación en el sistema de pagos de Suecia. El cambio ya encendió las alarmas en las asociaciones de consumidores y otras voces críticas, que advierten sobre los riesgos para la privacidad y la creciente vulnerabilidad ante uncibercrimen cada vez más sofisticado.

Durante 2014, la cantidad de casos de fraude electrónico trepó hasta los 140.000,más del doble que hace una década, reveló el Ministerio de Justicia de Suecia, diceThe New York Times.

LOS CASOS DE FRAUDE ELECTRÓNICO LLEGARON A 140.000

Aquellos que están en contra de la variante también señalan que los ancianos y los refugiados,frecuentes usuarios de dinero en efectivo, pueden terminar marginados.Y que los jóvenes que utilizan la aplicación de su teléfono móvil para comprar de todo o solicitar un crédito corren el riesgo de endeudarse.

“Estará de moda y todo lo que uno quiera, pero cuando una sociedad deja de manejarse con dinero en efectivo surgen riesgos de todo tipo”, afirma Bjorn Eriksson, ex jefe de la Policía sueca y ex presidente de la Interpol. No obstante, Eriksson defiende este proceso y señala que la principal razón por la cual las naciones deberían dejar de manejarse con dinero es la seguridad personal.

Shutterstock

Cifras y ejemplos

En la actualidad los billetes y las monedas representan apenas un 2% de la economía total de Suecia, frente al 7,7% en Estados Unidos y el 10% en la eurozona. Durante 2015, apenas alrededor de un 20% de todos los pagos de consumidores suecos se realizó en efectivo, frente a un promedio del 75% en el resto del mundo, de acuerdo a los números registrados por la agencia Euromonitor International.

En más de la mitad de las sucursales de los principales bancos del país, incluidos el SEB, Swedbank, Nordea Bank y otros, ya no hay coronas suecas (la moneda nacional) disponibles ni tampoco se aceptan depósitos en dinero contante. Y por ello muchas entidades financieras dicen haber reducido sus gastos en seguridad, ya queno hay motivos para asaltar las sucursales.

Pero a pesar de todo esto, el efectivo no ha muerto en el país escandinavo. Si bien el banco central sueco (Riksbank) predice su rápido declive, al mismo tiempo asegura que dentro de 20 años seguirá en circulación. En este sentido, acaba de emitir monedas y billetes con un nuevo diseño, aunque cada día son más los consumidores que ya no llevan dinero en sus bolsillos.

CADA DÍA SON MÁS LOS CONSUMIDORES QUE NO LLEVAN DINERO EN SUS BOLSILLOS

La fuerte tendencia ya se ha extendido a los rincones más improbables de la economía sueca. Stefan Wikberg, de 65 años, fue un “sin techo” durante cuatro años tras perder su trabajo pero ahora tiene lugar donde vivir, vende revistas de una organización benéfica y cuando vio que ya nadie llevaba dinero encima, comenzó a utilizar un posnet móvil para acepar pagos con tarjeta o hasta por SMS, lo cual hizocrecer sus ventas en un 30 por ciento.

En Filadelfiakyrkan, una iglesia de Estocolmo, son tantos los fieles que ya no llevan dinero encima que tuvieron que adaptarse, según confiesa el pastor Soren Eskilsson. Durante una misa realizada hace algunas semanas decidieron proyectar el número de cuenta bancaria de la iglesia en una pantalla gigante, y tras ello los feligreses sacaron sus dispositivos móviles y pagaron eldiezmo a través de una app llamada Swish. Éste es un sistema de pagos implementado por los principales bancos, que rápidamente se está convirtiendo en un rival de temer para las tarjetas.

Shutterstock
http://www.infobae.com/2015/12/28/1779320-suecia-entierra-el-efectivo-los-sin-techo-usan-pago-electronico

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...