lunes, 2 de julio de 2018

¿Adónde llevará la guerra comercial de Trump?

Materias primas y productos esenciales 

(Estados Unidos) - Peter Navarro (el rabioso asesor comercial antichino de Trump) es ahora un firme defensor del proteccionismo y los aranceles. Sin embargo, en su libro de 1984, él advertía que "como la historia ha enseñado dolorosamente, cuando comienzan las guerras proteccionistas, el resultado probable es una espiral descendente fatal y casi imparable para toda la economía mundial".




 Agregó que "los consumidores pagarán decenas de miles de millones de dólares más por una selección de productos mucho más limitada a precios más elevados". Vemos, pues, que las teorías económicas son muy políticas y fungibles. Pasando por alto tales hipocresías, el hecho es que las tarifas no son ni buenas ni malas por sí mismas, y la solución óptima depende de las características específicas de cada caso en particular. 

Los aranceles pueden ser útiles si un país tiene industrias incipientes que necesitan ser protegidas contra la competencia extranjera desarrollada. China ha utilizado con éxito los aranceles protectores en los últimos 40 años para convertirse en una superpotencia económica; y EE.UU. hizo lo mismo durante el siglo XIX para mantener a raya a los competidores europeos. Sin embargo, hay muchas situaciones en las que los aranceles se vuelven contraproducentes. 

Consideremos el hipotético caso de un arancel del 25% sobre los granos de café importados a Estados Unidos. Como dependemos casi completamente de las importaciones de ese productor, nadie se beneficiaría de ello. Starbucks y otras tiendas de café reducirían sus ganancias y simplemente transferirían parte o todo el costo extra a los clientes. 

La misma lógica se aplica a todas las materias primas como el petróleo, el hierro, el carbón, el algodón, etc. La economía en su conjunto se beneficia cuando las empresas tienen acceso a materias primas baratas con las que pueden elaborar productos rentables. 

Los aranceles sobre productos esenciales como los alimentos también perjudican a la economía. Fíjese en todas las verduras, frutas y granos en el supermercado que llevan etiquetas extranjeras y verá por qué sería perjudicial aplicarles aranceles. 

Bienes intermedios 

Luego están los bienes intermedios, como el acero y la madera, que se utilizan para fabricar o construir productos con un valor añadido. Si se eleva el precio del acero, también subirán los precios de numerosos productos acabados, ya sean latas, electrodomésticos o automóviles. Un claro ejemplo de este efecto dominó es que, gracias a los aranceles sobre el acero, uno de los mayores fabricantes de clavos de EE.UU. ya ha despedido gente y ahora está a punto de quebrar. 

De manera similar, el arancel de Trump sobre la madera de construcción canadiense ha aumentado el precio de una casa estadounidense promedio en 9.000 dólares. El número de puestos de trabajo obtenidos en la industria maderera estadounidense será muy inferior al de los empleos perdidos en los sectores de la construcción, los bienes raíces y la vivienda. (Un nuevo hogar también crea demanda de electrodomésticos, muebles y muchos otros bienes). 

Cuando los productos terminados generan empleos 

Trump quería salvar la industria solar de EE.UU., por lo que aplicó una tarifa del 30% a los paneles solares importados. Si bien esto puede ayudar a un puñado de empresas estadounidenses a vender paneles solares a un precio más alto, las ventas totales en la industria disminuirán. 

El abaratamiento de los paneles solares significa que más estadounidenses ahorrarán dinero en sus servicios públicos, habrá menos contaminación por combustibles fósiles y más trabajos de servicio en las instalaciones. Por lo tanto, hay un equilibrio entre los puestos de trabajo en la industria manufacturera y los puestos de trabajo en el sector de servicios, además de otros beneficios para la sociedad. 

En este caso, una mejor solución podría ser que el gobierno de EE.UU. subsidie a R&D para innovar paneles solares que generen más electricidad. Esto permitirá que las empresas estadounidenses vendan productos relativamente caros sin dejar de ser competitivas, y los consumidores también tendrán más opciones. 

Cuando es capitalismo clientelista 

A veces, las corporaciones simplemente sobornan a los políticos para que aumenten los aranceles a sus competidores extranjeros, sin justificación. Por ejemplo, eche un vistazo a los ingresos del gigante de máquinas de lavar Whirlpool

Ganancias de Whirlpool durante los años 2012-2017 (en miles de millones de dólares).Whirlpool es bastante rentable, pero se enfrenta a una fuerte competencia de empresas surcoreanas como LG y Samsung.

En lugar de trabajar duro para hacer lavadoras mejores y más baratas, Whirlpool simplemente gasta millones de dólares para presionar a los políticos: 



Gastos anuales para la presión política de Whirlpool Corp.Gastar algunos millones de dólares para sobornar a los políticos ha resultado en aranceles estadounidenses sobre los productos coreanos, lo que ha permitido que Whirlpool suba sus precios en un 20% en los últimos meses.

Se trata simplemente de un capitalismo clientelista corrupto, que perjudica a los consumidores y a la innovación. 

Dispararnos a nosotros mismos en el pie 

Muchas importaciones de China son simplemente productos americanos hechos en China (iPhones, zapatillas Nike, automóviles de GM, etc). Por lo tanto, los aranceles sobre los productos "chinos", tal como los define el Departamento de Comercio de EE.UU., significan aranceles sobre las empresas y los consumidores estadounidenses. 

Muchos productos de China también incluyen piezas de nuestros aliados como Japón, Corea del Sur, Taiwán, etc. Por lo tanto, no es de extrañar que, como muestra el gráfico de PIIE, los aranceles sobre los productos "chinos" afecten más a las corporaciones multinacionales que a las empresas chinas: 


Proporción de importaciones procedentes de China de empresas chinas frente a empresas extranjeras, 2017.Incluso los productos aparentemente estadounidenses, como los automóviles Tesla, tienen numerosas piezas procedentes de todo el mundo. Los aranceles sobre esas piezas significan mayores costos para los productos hechos en Estados Unidos. 

Por último, muchos bienes de consumo (prendas de vestir, juguetes, etc.) involucran la manufactura de bajo costo y la mano de obra extremadamente barata, por lo que probablemente nunca más serán fabricados en Estados Unidos. Los aranceles sobre estos bienes simplemente significarán mayores costos comerciales para los minoristas e inflación para los consumidores estadounidenses. 

¿Pueden los aranceles recuperar los empleos? 

El aspecto más revelador y esclarecedor del debate sobre los aranceles es que las corporaciones y los grupos empresariales están casi unánimemente en contra de los planes de Trump de hacer que los puestos de trabajo regresen a EE.UU. General Motors ha dicho que los aranceles aumentarían los precios de los vehículos, reducirían las ventas y resultarían en salarios más bajos y menos trabajadores. 

La discusión sobre "¿Qué es bueno para Estados Unidos?" es compleja, ya que lo que es bueno para los trabajadores estadounidenses no es necesariamente bueno para las corporaciones. Para las élites financieras internacionales que son accionistas importantes de los fabricantes de automóviles estadounidenses, japoneses y europeos, lo que importa es el número total de automóviles vendidos, no dónde se fabrican; y lo que importa es la ganancia neta, no el aumento del empleo o de los salarios en un país dado. 

De aranceles a guerras comerciales 

Los aranceles punitivos repentinos pueden convertirse en guerras comerciales en las que ningún país quiere parecer débil. Las repercusiones de estas guerras comerciales pueden ser enormemente perjudiciales para el comercio mundial, los mercados de valores mundiales y las economías nacionales. Cientos de millones de empleos en todo el mundo dependen de las importaciones y exportaciones. Ningún país es una isla en nuestra economía globalizada y altamente entrelazada. 

Solución 




Los aranceles existen desde hace siglos y persistirán a pesar de todos los acuerdos de libre comercio. Siempre habrá algunos sectores que son política o estratégicamente demasiado importantes para que los países se sacrifiquen en el altar del libre comercio. 

Los aranceles más eficaces se planifican cuidadosamente y se fijan con precisión. Deberíamos tener un comité neutral y sin afiliación política para analizar situaciones específicas y hacer recomendaciones sensatas que incluirían los aranceles, las cuotas y los subsidios. Al mismo tiempo, necesitamos que las empresas beneficiarias se comprometan a aumentar la producción nacional, a contratar a estadounidenses y a no aumentar los precios.


Chris Kanthan es un autor de San Francisco, y escribe sobre política, asuntos mundiales, alimentos y salud. Le encanta viajar y ha estado en 35 países de todo el mundo. Síguelo en Twitter: @GMOChannel y su blog: 
https://worldaffairs.blog/

Chris Kanthan
dom, 01 jul 2018 15:08 UTC
https://es.sott.net/article/60910-Adonde-llevara-la-guerra-comercial-de-Trump

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".