viernes, 9 de marzo de 2018

Benjamin Fulford (05/Marzo/2018): Es el final del juego para el cabal mientras se acercan los juicios de Nuremberg II

Varias fuentes coinciden en que la facción de la mafia jázara que ha estado tratando de comenzar la Tercera Guerra Mundial y matar al 90% de la humanidad está agonizando. 

La señal más clara de esto fue una orden ejecutiva y un anexo de 636 páginas emitido el 1 de marzo por el presidente estadounidense Donald Trump y el Departamento de Defensa que prepara el camino para los tribunales al estilo de Nuremberg.

https://www.whitehouse.gov/presidential-actions/2018-amendments-manual-courts-martial-united-states/

https://www.regulations.gov/document?D=DOD-2017-OS-0032-0003

La esencia de estas órdenes era que todos los civiles estadounidenses estarían sujetos a la justicia militar y que los militares podrán contratar expertos legales no militares para ayudar con los próximos tribunales, según fuentes del Pentágono. La siguiente cláusula en la página 2 del Anexo 2 es de particular interés, ya que describe un ejercicio de jurisdicción militar como: “Un gobierno que gobierna temporalmente a la población civil dentro de su territorio o una parte de su territorio a través de sus fuerzas militares, según requiera la necesidad. (Ley marcial).”




Las fuentes del Pentágono explican que “Trump firmó la Orden Ejecutiva 3/1 enmendando el manual de los tribunales militares para obtener ayuda legal civil y preparar al público para los tribunales militares de Nuremberg II antes de la verdad y la reconciliación”. Parece que al menos algunos asesinos en masa no van a salir del paso con solo decir “lo siento”.

La otra gran jugada del gobierno de Trump la semana pasada fue disparar las primeras salvas de una guerra comercial. La primera explosión fue un anuncio de que los Estados Unidos pondrían aranceles de 25% y 10%, respectivamente, sobre las importaciones de acero y aluminio.

Esto es extraño, por decir lo menos, porque el movimiento se dirige principalmente a los aliados de EE. UU. Canadá, que tuvo un déficit comercial de 7,700 millones de dólares con los EE. UU. en 2017, representa el 16% y el 41%, respectivamente, de las importaciones de acero y aluminio de EE. UU. China, que tuvo un superávit comercial de 288 mil millones de dólares con los EE. UU. en 2017, solo representa el 2% y menos del 1%, respectivamente, de las importaciones de acero y aluminio de EE. UU. Las otras grandes víctimas de estas tarifas planificadas son supuestos aliadas como Japón, Corea del Sur y Brasil.

También está claro que este movimiento no está conectado con el ejército de los EE. UU. El secretario de Defensa de los Estados Unidos, James Mathis, envió una carta al Departamento de Comercio señalando que los militares estadounidenses solo utilizan el 3% de la capacidad de fabricación de acero y aluminio de los EE. UU. Y que estaban preocupados por el “impacto negativo en nuestros aliados clave”.

https://www.commerce.gov/sites/commerce.gov/files/department_of_defense_memo_response_to_steel_and_aluminum_policy_recommendations.pdf

En apariencia, parece que los vaqueros del Departamento de Comercio de Trump están más ansiosos por intimidar a los países débiles más que por lidiar con el déficit comercial de 800 mil millones de dólares al año.

Si la pelea fuera realmente sobre el comercio, entonces los EE. UU. deberían haber impuesto aranceles sobre los 262 mil millones de dólares en equipos electrónicos y maquinaria que importa de China cada año. Los cowboys de Commerce no apuntaron a China porque necesitan asegurarse de que China les preste más dinero para mantener la bancarrota a raya.

La verdadera razón del ataque del régimen Trump a Canadá y otros aliados es que esos países quieren que se reemplace al gobierno corporativo estadounidense en bancarrota con un régimen completamente diferente. Recuerde, los europeos, incluidos el Reino Unido, Alemania, Italia, Suiza, Francia y Canadá, se separaron de los mafiosos jázaros que controlan el sistema financiero de EE. UU. para trabajar con China en su AIIB, y ahora en su One Belt, One Road ( OBOR) iniciativa. La iniciativa OBOR de 8 billones de dólares es aproximadamente 60 veces más grande que el famoso Plan Marshall. En este momento, los EE. UU. se está quedando fuera de esta acción.




En el próximo gran movimiento geopolítico de ajedrez, la comercialización de futuros de petróleo usando yuanes respaldados por oro comenzará en China el 26 de marzo. Esto agregará otro golpe a los controladores financieros del petrodólar, que ahora solo controlan a EE. UU., Japón e Israel y Arabia Saudita. Todo apunta a que Arabia Saudita y Japón están a punto de cambiar, por lo que pronto se reducirá a solo EE. UU. e Israel.

Fuentes de la CIA y el Pentágono dicen que la bolsa de valores va a colapsar para quebrar a los cabalistas restantes en Estados Unidos e Israel y preparar el camino para un nuevo sistema financiero respaldado por activos para Occidente, para complementar el que China está a punto de lanzar.

El ejército estadounidense, por su parte, está pasando por alto al Departamento de Comercio y está abriendo negociaciones directas con China, según un funcionario del Pentágono involucrado en estas negociaciones. El ejército de Estados Unidos está pensando en intercambiar algunos productos de alta tecnología, principalmente en los campos de la energía y la aeronáutica, a cambio de una cancelación de deuda de los EE. UU. y financiación para la reestructuración total de la economía de EE. UU. y su infraestructura, dice la fuente. También hay planes serios para comenzar una contraparte occidental del proyecto chino OBOR que creará un boom económico sin precedentes”, dice.

El resto del mundo ya prometió aumentos de sueldo y un presupuesto más grande a los militares de los EE. UU. como agradecimiento por su ayuda en la limpieza de la mafia jázara. Por lo tanto, son los miembros no militares del régimen de Trump -los que podrían perder sus empleos- quienes intentan utilizar las amenazas de una guerra comercial para extorsionar a los aliados.

También son las personas no militares en el gobierno de EE. UU. las que han estado detrás de las constantes amenazas histéricas de comenzar una guerra con Corea del Norte. Los militares de EE. UU. , con razón, dicen que una guerra con Corea del Norte sería un desastre total y están trabajando activamente para garantizar que nunca suceda. En cambio, según la princesa Kaoru Nakamaru, prima del emperador Hirohito y un conducto japonés hacia Corea del Norte, el ejército de Estados Unidos aceptó retirarse de Corea del Sur y permitir la unificación coreana.

La verdadera razón de la histeria entre ciertas partes del establishment de los EE. UU., por supuesto, no es Corea del Norte, sino los tribunales militares emergentes que se mencionan en la parte superior de esta historia. Para tener una idea de cuán grandes serán los tribunales, ahora hay más de 18,500 acusaciones selladas, un número que es más de 10 veces mayor que la cantidad de personas juzgadas en Nuremberg y juicios relacionados, dicen fuentes del Pentágono. Además, la lista de “actores malignos” a los que el Departamento del Tesoro de los EE. UU. ha congelado sus activos según la orden ejecutiva de Trump del 21 de diciembre ahora tiene 1.108 páginas.
https://www.treasury.gov/ofac/downloads/sdnlist.pdf

En un movimiento posterior, el gobierno militar de Estados Unidos ha rebajado las autorizaciones de seguridad de 130 miembros del régimen de Trump, incluido a su yerno Jared Kushner. “El agente del Mossad / Chabad, Jared, del primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, está siendo neutralizado por la pérdida de la autorización de seguridad secreta y es blanco de operaciones de contrainteligencia”, explican las fuentes del Pentágono. Además, agregan, “incluso Ivanka [Trump] está bajo investigación del FBI por sus vínculos con el Mossad / Chabad, ya que Trump se ve obligado a poner al país por encima de la familia y a abandonar a Ivanka”.

Mientras coloque al país primero, Trump puede mantenerse como un frente a largo plazo para un régimen estable en los EE. UU., al igual que lo hacen Vladimir Putin y Xi Jinping para Rusia y China, dicen las fuentes.

Además, mientras los militares de EE. UU. se preparan para la meritocracia, han “degradado la CIA a ser un departamento de la NSA, asegurando un control militar total del aparato de inteligencia”, dicen las fuentes del Pentágono. Si bien la idea de un gobierno militar es alarmante para muchos, las fuentes militares de los EE. UU. enfatizan que será solo una medida provisional hasta que los gánsteres sean destituidos del poder y se pueda establecer un gobierno civil saludable.




Mientras tanto, también están sucediendo muchas cosas con órdenes militares antiguas y sociedades secretas. Todavía no se puede informar mucho, pero se puede confirmar que se están llevando a cabo negociaciones en las que participan la ciudad de Londres, los templarios, los Caballeros de Malta, las órdenes militares rusas, los gnósticos Illuminati, los francmasones P2 y otros. Existe un consenso general entre ellos de que la forma en que hemos estado dirigiendo este planeta debe ser reformada y renovada desde sus cimientos.

Para todo el que quiera comentar o aportar infos sobre el informe de Benjamin de esta semana deberéis hacerlo desde el blog oficial de Benjamin Fulford en Castellano. Os coloco enlace:


09 de marzo de 2018
Traducido por Victoriakent 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".