miércoles, 20 de enero de 2016

La Comisión Europea admite que se debe realizar una evaluación de los residuos tóxicos presentes en la soja transgénica

La mezcla de los residuos tóxicos procedentes de la fumigación con una combinación de herbicidas plantea problemas de salud.


En una carta enviada a Testbiotech y GeneWatch del Reino Unido, el Comisario Europeo Vitenis Andriukaitis admite que “es cierto que la legislación tiene que recoger los efectos acumulativos y sinérgicos de los residuos de plaguicidas”. Al mismo tiempo, también afirma que todavía no se dispone de los métodos para evaluar estos efectos en la salud. La carta de la Comisión es una respuesta al llamamiento realizado por estas dos organizaciones para que se paralice la autorización de la comercialización de la soja transgénica resistente al glifosato. Estas plantas pueden ser tratadas con una combinación de herbicidas, tales como el glifosato, dicamba o isoxaflutol.

De acuerdo con un reciente expediente toxicológico, se cree que esta mezcla de residuos tiene efectos adversos en la salud, tales como genotoxicidad, toxicidad hepática y aparición de tumores. Los consumidores y los animales de granja podrían estar expuestos a una combinación de tales sustancias, que pueden encontrarse como residuos en la cosecha de estos cultivos, utilizados para la alimentación y en piensos. Sin embargo, la toxicidad combinada de estos herbicidas nunca ha sido evaluada por las autoridades de la UE. Los expertos de los Estados miembros ya votaron dos veces sobre esta cuestión, pero nunca se ha llegado a una mayoría cualificada. Ahora se espera que la Comisión Europea permita la importación y su empleo en alimentos y piensos.

Testbiotech y GMWatch UK exigen que no se conceda esta autorización. Según explican en su respuesta a la Comisión Europea, “Si la Comisión Europea y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) no son capaces de evaluar los efectos que estas mezclas pueden tener sobre la salud, porque no hay disponibles métodos adecuados, entonces no se puede conceder una autorización de comercialización. El Reglamento de la UE requiere de los más altos estándares de protección al consumidor y del medio ambiente. En el caso relacionado con las plantas modificadas genéticamente, el principio de precaución debe ser aplicado y la aprobación de comercialización no debe ser aceptada”.

Testbiotech también presenta una petición al Presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Junker, para evitar la importación a la UE de la soja. En este contexto, Testbiotech también espera obtener apoyo de la Comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo, donde se discutirá el próximo 21 de enero.

Información adicional:

– Carta de la Comisión Europea: www.testbiotech.org/en/node/1546

– Respuesta de Testbiotech y GeneWatch UK: www.testbiotech.org/en/node/1547

– Expediente toxicológico: www.testbiotech.org/node/1532

– La petición al Presidente de la Comisión Europea: : http://www.testbiotech.org/en/campaign_toxic_soy

Traducción de la petición:

Ayúdenos a detener la aprobación de la soja tóxica

La mezcla de residuos que quedan en las plantas tras la fumigación de un combinado de herbicidas plantea problemas de salud

Hacemos un llamamiento para que el proceso de aprobación de la autorización de comercialización de la soja transgénica resistente a los herbicidas producidos por Bayer y Monsanto no sea concedida. Esta soja puede ser tratada con una combinación de herbicidas, tales como el glifosato, junto con dicamba o isoxaflutol (MON87708 x MON89788 y FG72). De acuerdo con un reciente expediente toxicológico, se cree que las mezclas de estos residuos tienen efectos adversos en la salud, tales como genotoxicidad, toxicidad hepática y aparición de tumores. Los consumidores y animales de granja podrían estar expuestos a una combinación de estas sustancias: los residuos se pueden encontrar en las cosechas destinadas para su importación a la Unión Europea. En una carta enviada a Testbiotech en enero de 2016, se admite que “es cierto que la legislación tiene que recoger los efectos acumulativos y sinérgicos de los residuos de plaguicidas”. Pero también afirma de que todavía no se disponen de los métodos para evaluar los efectos en la salud: “ Si la Comisión Europea y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) no son capaces de evaluar los efectos que estas mezclas pueden tener sobre la salud, porque no hay disponibles métodos adecuados, entonces no se puede conceder una autorización de comercialización. El Reglamento de la UE requiere de los más altos estándares de protección al consumidor y del medio ambiente. En el caso relacionado con las plantas modificadas genéticamente, el principio de precaución debe ser aplicado y la aprobación de comercialización no debe ser aceptada”.

Para enviar por correo electrónico al Sr. Jean-Claude Juncker (desde la página de Testbiotech)

Sr. Jean-Claude Juncker, Presidente de la Comisión

y

Sr. Frans Timmermans,

Primer Vicepresidente de la Comisión

CC: Comisario Europea Sr. Vytenis Andriukaitis

Estimado Sr. Junkers, estimado Sr. Timmermans:

Solicitamos la paralización de la autorización de comercialización de la soja transgénica tratada con una mezcla tóxica como resultado del empleo de un combinado de herbicidas.

Le ruego se asegure de que no se concede la autorización de comercialización de la soja transgénica que puede ser tratada con una combinación de glifosato, dicamba o isoxaflutol (MON87708 x MON89788 y FG72).

Según se señala en un reciente expediente toxicológico, la mezcla de estos residuos son sospechosos de tener efectos adversos en la salud, tales como genotoxicidad, toxicidad hepática y aparición de tumores. Los consumidores y los animales de granja podrían estar expuestos a una combinación de estas sustancias que se encuentran como residuos en las cosechas de estos cultivos. Sin embargo, la toxicidad combinada de esos herbicidas nunca ha sido evaluado por las autoridades de la UE.

En una reciente carta de enero de 2016, el Comisario de la UE Vytenis Andriukaitis admite que “es cierto que la legislación tiene que recoger los efectos acumulativos y sinérgicos de los residuos de plaguicidas”.

Si la Comisión Europea y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) no son capaces de evaluar los efectos que estas mezclas pueden tener sobre la salud, porque no hay disponibles métodos adecuados, entonces no se puede conceder una autorización de comercialización. El Reglamento de la UE requiere de los más altos estándares de protección al consumidor y del medio ambiente. En el caso relacionado con las plantas modificadas genéticamente, el principio de precaución debe ser aplicado y la aprobación de comercialización no debe ser aceptada.

Un cordial saludo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...