viernes, 15 de enero de 2016

Una señal económica muy alarmante

UNA SEÑAL ECONÓMICA MUY ALARMANTE



Por primera vez en la historia, el Baltic Dry Index ha caído por debajo de los 400 puntos.

De hecho, en el momento en que se escribe este artículo, se encuentra en los 383 puntos.

En anteriores artículos ya hemos hablado de este importante indicador de la actividad económica real.

Sin ir más lejos, el 10 de noviembre, en el artículo titulado ALARMA: EL COMERCIO GLOBAL SE CONTRAE DRAMÁTICAMENTE ya nos poníamos las manos en la cabeza porque el Baltic Dry Index se situaba en los 628 puntos, tras caer desde los 809 del anterior mes de octubre.

Bien, ahora estamos en enero y ya está en 383 puntos. Esto no es paranoia, es una realidad.

Para quien no lo recuerde, el Baltic Dry Index, es un índice de los fletes marítimos de carga a granel seca de hasta 20 rutas clave marítimas del mundo. El índice es un cálculo diario de la media del precio del transporte por mar de las principales materias primas sólidas y a granel, como carbón, mineral de hierro, granos, azúcar, etc. Refleja la cantidad de contratos de envío de mercancías que se cierran en las principales rutas marítimas mundiales.

Por lo tanto, es un indicador adelantado del mercado y se revela como un eficaz termómetro de la evolución de la economía mundial. De la economía real, tangible, aquella que está relacionada con el intercambio físico de mercancias y no con la especulación financiera.

Cuando la economía mundial entra en crisis, se reducen los contratos de transporte de materias primas y en consecuencia el Baltic Dry Index desciende. Por lo tanto, es un indicador directo de la situación real de la economía.

En agosto pasado, el Baltic Dry Index estaba situado en los 1.222 puntos, y desde entonces ha estado en una caída constante.

Como es de suponer, el Baltic Dry Index ya cayó con fuerza justo antes de la gran crisis bursátil de 2008; pero a estas alturas ya está más abajo que en cualquier momento durante toda esa crisis.

Esta es una prueba más de que el comercio mundial está a punto de paralizarse y de que 2016 podría ser un “año catastrófico” para la economía mundial.

El BDI es uno de los indicadores clave que los expertos miran cuando están tratando de determinar hacia dónde se dirige la economía mundial. Y en este momento, nos está diciendo que nos estamos dirigiendo a una importante recesión económica en todo el mundo.

Hay expertos, sin embargo, que tratan de desestimar la reciente caída en el Baltic Dry Index alegando que las tarifas de transporte se han reducido porque simplemente hay un exceso de buques de mercancias que fueron construidos durante los “años de bonanza”, algo que ahora los astilleros están pagando.

Por ejemplo, los astilleros chinos informaron de una disminución del 59% en los pedidos durante los primeros 11 meses de 2015.

Pero esto no explica el nivel de caída del Baltic Dry Index.

Lo cierto es que las exportaciones han bajado en todo el mundo. China, Estados Unidos, Corea del Sur y muchos otros países exportadores están mostrando cifras de exportación muy tristes. El comercio mundial se está contrayendo con rapidez.

Sin embargo, aún hay gente que centra su atención en lo que sucede en las bolsas y en sus fluctuaciones constantes que tienen que ver más con la especulación que con la economía real, perdiendo la perspectiva a largo plazo.

La gente se deja embaucar porque la bolsa sube un día 200 puntos (probablemente rebotando tras días de caída) y se olvida de que, por ejemplo, desde principio de este año, ya se han evaporado 3,2 billones de dólares en valor en las bolsas de todo el mundo, en los primeros 13 días de 2016.

Y otra señal a tener en cuenta, referente a las bolsas norteamericanas.

En los últimos seis meses, se han producido dos “correcciones” del 10% para las acciones estadounidenses. Las únicas veces que hemos visto múltiples correcciones de este tipo fue en los años 1929, 2000 y 2008. En esos 3 años, el mundo fue testigo de caídas históricas de los mercados de valores.

El impresionante colapso del Baltic Dry Index es sólo otra evidencia más de que la economía mundial ha entrado en una crisis deflacionaria. Las mercancías no están en movimiento, el desempleo está aumentando en todo el planeta, y los precios de los productos básicos han caído a niveles que no hemos visto en más de una década.

En todo el mundo, ha habido dramáticos desplomes de la bolsa, al comienzo de este año y es de esperar que veamos muchas más turbulencias en los mercados durante las semanas y meses venideros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...